La ca­ja chi­ca

La Tercera - Reportajes - - Portada - Os­car Con­tar­do

El con­trol pre­ven­ti­vo de iden­ti­dad fue im­pul­sa­do por la ma­yo­ría de los par­la­men­ta­rios a con­tra­pe­lo de los nu­me­ro­sos es­tu­dios que ad­ver­tían jus­ta­men­te lo que es­ta se­ma­na se ve­ri­fi­có: Que sir­ve de po­co y na­da. El pro­yec­to unió a le­gis­la­do­res de izquierda y derecha en la ta­rea de dar la imagen de que al­go se es­ta­ba ha­cien­do pa­ra dis­mi­nuir la de­lin­cuen­cia. Vul­ne­rar las li­ber­ta­des ci­vi­les era un detalle, lle­var los pre­jui­cios de cla­se y ra­cia­les has­ta el con­trol po­li­cial, tam­bién. El ob­je­ti­vo era mos­trar­se au­da­ces e im­pla­ca­bles. Quie­nes apo­ya­ron es­ta nue­va ver­sión de la de­ten­ción por sos­pe­cha, no lo ha­cían con ar­gu­men­tos sur­gi­dos des­de la ra­cio­na­li­dad de los in­for­mes de los expertos y las ex­pe­rien­cias in­ter­na­cio­na­les, por­que to­do eso con­tra­de­cía el ob­je­ti­vo. Pre­fe­rían ci­tar un re­frán que no se can­san de re­pe­tir cuan­do se tra­ta de sus­pen­der las li­ber­ta­des de aque­llos que es­tán más allá de su cuo­ta de po­der: el que na­da ha­ce, na­da te­me. Sem­bra­ron la idea de que quie­nes eran con­tra­rios al pro­yec­to, es­ta­ban de­fen­dien­do a los la­dro­nes.

Así fue co­mo lograron ins­ta­lar el con­trol pre­ven­ti­vo de iden­ti­dad. A la vuel­ta de un año es­tán los re­sul­ta­dos. Un in­for­me de la Fun­da­ción Paz Ciu­da­da­na pre­sen­ta­do es­ta se­ma­na en la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, mues­tra que el con­trol de iden­ti­dad no re­sol­vió su prin­ci­pal ob­je­ti­vo. El es­tu­dio ase­gu­ra que “los po­li­cías pri­vi­le­gian los con­tro­les pre­ven­ti­vos por so­bre los in­ves­ti­ga­ti­vos” y que “los con­tro­les pre­ven­ti­vos son me­nos efec­ti­vos pa­ra pes­qui­sar ór­de­nes de de­ten­ción pen­dien­tes”. Aña­de tam­bién que “una de las ra­zo­nes que jus­ti­fi­ca­ba la im­ple­men­ta­ción de es­ta nor­ma era que po­dría ser útil pa­ra po­der pes­qui­sar ór­de­nes de de­ten­ción pen­dien­tes. Sin em­bar­go, cuan­do ha­ce­mos el aná­li­sis de los ca­sos nos da­mos cuen­ta que la nor­ma nue­va tie­ne la mi­tad de efec­ti­vi­dad que la nor­ma an­ti­gua”. Era más im­por­tan­te dar la sen­sa­ción de que se es­ta­ba re­sol­vien­do un pro­ble­ma a tra­vés de una me­di­da efec­tis­ta, de cor­to pla­zo, con una re­tó­ri­ca tram­po­sa, que ha­cer­lo real­men­te. Es el mo­do en el que la ma­yo­ría de los par­la­men­ta­rios ha de­ci­di­do en­fren­tar la pro­fun­da cri­sis de credibilidad que en­fren­tan co­mo ins­ti­tu­ción: Con se­ña­les de ar­ti­fi­cio.

Par­te del Con­gre­so ha trans­for­ma­do su la­bor en una fac­to­ría de ges­tos sin mu­cho con­te­ni­do que sir­ve co­mo es­ca­pa­ra­te. Una es­pe­cie de vi­tri­na aci­ca­la­da que se mon­ta pa­ra mos­trár­se­la a la opi­nión pú­bli­ca, pe­ro que ter­mi­na des­plo­mán­do­se ca­da tan­to cuan­do nos en­te­ra­mos de lo que ocu­rre en la tras­tien­da. El úl­ti­mo vis­ta­zo de las bam­ba­li­nas de es­ta se­ma­na, por ejem­plo, nos ha re­ve­la­do una in­dus­tria fan­tas­ma de ase­so­rías cha­pu­ce­ras en­car­ga­das a pro­fe­sio­na­les vin­cu­la­dos al par­ti­do de oca­sión. Se­na­do­res y dipu­tados pa­ga­ron por in­for­mes que eran po­co más que el ti­je­re­teo de si­tios de in­ter­net im­pre­so en un par de pa­pe­les por los que se pa­ga­ba con la asig­na­ción es­pe­cial de la que dis­po­nen los par­la­men­ta­rios pa­ra esos efec­tos. Usa­ban di­ne­ro pú­bli­co pa­ra cos­tear in­for­mes que evi­den­te­men­te no lee­rían. Esa ne­ce­si­dad era una pan­ta­lla. La asig­na­ción era, a la lar­ga, una es­pe­cie de ca­ja chi­ca pa­ra un en­jam­bre de alle­ga­dos po­lí­ti­cos ne­ce­si­ta­dos de fon­dos. ¿Qué res­pues­ta nos die­ron fren­te al ha­llaz­go? En el ma­yor de los ca­sos, el si­len­cio o el ata­que. Con la ex­cep­ción de la dipu­tada Va­lle­jo –que asu­mió su res­pon­sa­bi­li­dad- la res­pues­ta ha con­sis­ti­do en des­pres­ti­giar al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y ca­var trin­che­ras pa­ra evi­tar una in­ves­ti­ga­ción. Eso es lo que ha he­cho el se­na­dor y can­di­da­to pre­si­den­cial Ale­jan­dro Gui­llier, dis­pa­ran­do con­tra la fis­ca­lía y res­pon­dién­do­le con sar­cas­mos a la pren­sa. Jus­to en la opor­tu­ni­dad en la que pu­do marcar una di­fe­ren­cia éti­ca con su ma­yor con­ten­dor, de­mos­tró que en to­das par­tes se cue­cen ha­bas.

En tan­to, An­drés Zal­dí­var, el pre­si­den­te del Se­na­do, se ha preo­cu­pa­do de edu­car­nos. Zal­dí­var ha su­ge­ri­do pú­bli­ca­men­te que el solo he­cho de ren­dir cuen­tas sig­ni­fi­ca una es­pe­cie de agra­vio pa­ra la ins­ti­tu­ción. De su ló­gi­ca se des­pren­de que el buen nom­bre del par­la­men­to de­pen­de de que se man­ten­ga la opa­ci­dad en el uso que los con­gre­sis­tas le dan a los re­cur­sos que la ley les pro­vee. Eso es lo que im­por­ta. El que los chi­le­nos aho­ra ten­gan una ra­zón más pa­ra me­nos­pre­ciar la la­bor de sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos, ale­jar­se de las ur­nas y aca­bar de­bi­li­tan­do nues­tra de­mo­cra­cia, es lo de me­nos. Hay que pro­te­ger al club, el lu­gar en don­de quien na­da ha­ce, na­da tie­ne que te­mer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.