“Pi­ñe­ra tie­ne que coop­tar a Ve­las­co y a la DC pa­ra for­jar una ma­yo­ría de lar­go pla­zo”

Es uno de lo hom­bres em­ble­ma de la derecha li­be­ral y sos­tie­ne que Pi­ñe­ra no se ha mo­vi­do del cen­tro. De ahí que vea po­si­ble que el ex pre­si­den­te tien­da puen­tes con Ciu­da­da­nos, la DC, e in­clu­so con el la­guis­mo.

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR MA­RÍA JO­SÉ O’SHEA C. FO­TO­GRA­FÍA MAR­CE­LO SE­GU­RA

NNo es que Pi­ñe­ra se ha­ya de­re­chi­za­do. No es que ha­ya de­ja­do con cue­llo a to­dos aque­llos que apos­ta­ban por­que tras las pri­ma­rias de Chi­le Va­mos su can­di­da­to die­ra un esperado gi­ro al cen­tro. Na­da de eso. Pa­ra Da­vid Ga­llag­her, uno de los hom­bres que más en­car­na la lla­ma­da “derecha li­be­ral”, Se­bas­tián Pi­ñe­ra nun­ca se fue más a la derecha. Ga­llag­her -mi­tad chi­leno, mi­tad in­glés, pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra, eco­no­mis­ta- di­ce que el ex pre­si­den­te siem­pre ha es­ta­do en el cen­tro y que quie­nes se co­rrie­ron de su eje fue­ron otros: al “iz­quier­di­zar­se” la Nue­va Ma­yo­ría, se ex­pan­dió el cen­tro y el can­di­da­to de la cen­tro­de­re­cha tie­ne más don­de aga­rrar.

Ga­llag­her es­tá op­ti­mis­ta. La úl­ti­ma en­cues­ta del Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos –el think tank del cual es par­te- re­fren­dó el cli­ma que ve­nía pal­pan­do: que Pi­ñe­ra, su can­di­da­to, es­tá muy por en­ci­ma de sus con­ten­do­res. Aun así, di­ce que hay que te­ner cui­da­do.

-La en­cues­ta CEP pre­si­den­cial mues­tra que Pi­ñe­ra po­dría ga­nar en pri­me­ra vuel­ta. No creo que va­ya a ocu­rrir, pe­ro no es im­po­si­ble, y de­pen­de de lo que pa­se en las pró­xi- mas se­ma­nas. Él tam­bién pue­de co­me­ter un error y ba­jar. To­do es po­si­ble. Pien­sa que en In­gla­te­rra The­re­sa May te­nía una ven­ta­ja de 17 pun­tos y pre­ten­dió aplas­tar a Je­remy Corbyn y lo­gró, en sie­te se­ma­nas, ba­jar a dos pun­tos, que no le die­ron ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Las elec­cio­nes se han vuel­to im­pre­de­ci­bles.

¿Por el vo­to vo­lun­ta­rio, di­ce us­ted?

Sí, y por­que la gen­te es más cam­bian­te, la gen­te an­da en una pa­ra­da más vo­lá­til, más emo­ti­va.

Pi­ñe­ra igual es­tá en una po­si­ción de ga­na­dor, pro­yec­tan­do un go­bierno a 8 años. ¿Es ries­go­sa esa pos­tu­ra?

Se­ría hi­pó­cri­ta es­tar en una po­si­ción de un can­di­da­to más. Ob­via­men­te tie­ne una ven­ta­ja enor­me y es na­tu­ral que lo re­fle­je. Ade­más, en Chi­le a la gen­te le gus­ta vo­tar a ga­na­dor. Lo que tie­ne que evi­tar es el error que co­me­tió The­re­sa May, de ma­ni­fes­tar una cla­ra in­ten­ción y de­seos de aplas­tar al ad­ver­sa­rio por oja­lá los pró­xi­mos 20 años.

Una ac­ti­tud me­dio ma­to­na.

Sí, y la gen­te reac­cio­nó mu­cho con­tra eso. Creo que es­te vo­to al­tí­si­mo que ga­nó Corbyn tu­vo que ver con un cas­ti­go a ella más que en­tu­sias­mo con él.

Si hoy ana­li­za el vo­to de Pi­ñe­ra, ¿cuál es la ex­pli­ca­ción? ¿Cas­ti­go a la Nue­va Ma­yo­ría?

Mi teo­ría es que Chi­le es un país don­de la ma­yo­ría de la gen­te es­tá en el cen­tro y así lo re­fle­ja la úl­ti­ma en­cues­ta CEP. En­ton­ces tie­nes un go­bierno que si se sa­le mu­cho de eso y se co­rre mu­cho a uno de los pun­tos, co­mo lo ha he­cho la Nue­va Ma­yo­ría, que se iz­quier­di­zó tan­to en re­la­ción a la Con­cer­ta­ción, de­ja un hue­co enor­me en el cen­tro que Pi­ñe­ra es­tá apro­ve­chan­do. Ade­más, creo que Pi­ñe­ra es una per­so­na bas­tan­te de cen­tro.

Muchos es­pe­ra­ron que des­pués de la pri­ma­ria él se vol­vie­se más al cen­tro, pe­ro no lo hi­zo. ¿Tie­ne el cen­tro ga­na­do por­que Ba­che­let se iz­quier­di­zó? Si­gue muy en la derecha.

Yo no veo que ha­ya per­ma­ne­ci­do tan­to en la derecha. Ni si­quie­ra en la pri­ma­ria lo en­con­tré de­re­chi­za­do, eso es un mi­to ur­bano. Él es­tá ape­lan­do a la uni­dad de los chi­le­nos, a un país postideo­ló­gi­co, un país de acuer­dos. Es la an­tí­te­sis de la re­tro­ex­ca­va­do­ra, y no veo que sea de derecha.

Con­ser­va­dor

Se ha vis­to más en los te­mas va­ló­ri­cos, asu­mien­do una po­si­ción más con­ser­va­do­ra.

Cla­ro, se ha pues­to en una cul­tu­ra más con­ser­va­do­ra que la que uno in­tu­ye que po­dría te­ner él. Des­pués de to­do, fue él quien sa­có el Acuer­do de Vi­da en Pa­re­ja, que des­pués se lla­mó AUC, y eso fue un gran avan­ce. Mos­tró un li­be­ra­lis­mo va­ló­ri­co bien no­ta­ble. Pe­ro aho­ra se ha tran­ca­do con el te­ma del ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio y del abor­to en tres cau­sa­les.

En ese pun­to, no te­nía pa­ra qué re­abrir el te­ma que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ya ha­bía ce­rra­do. No tie­ne mu­cho sen­ti­do que ha­ya di­cho que va a re­vi­sar el abor­to en tres cau­sa­les, si es que sa­le elec­to.

Te­nía en­ton­ces una pri­ma­ria, pe­ro tam­bién tie­ne a Jo­sé An­to­nio Kast co­mo can­di­da­to tes­ti­mo­nial de esa agen­da va­ló­ri­ca. Yo en­tien­do que quie­ra man­te­ner ese ti­po de po­si­cio­nes. Ade­más el te­ma va­ló­ri­co es un te­ma trans­ver­sal. Por otro la­do, creo que pue­de te­ner ra­zón Pa­blo Or­tú­zar –con quien ge­ne­ral­men­te no es­toy de acuer­do-, cuan­do di­ce que no es un te­ma tan prio­ri­ta­rio pa­ra los chi­le­nos. En to­do ca­so, creo que es­tá en otra ca­te­go­ría que te­mas co­mo el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía, del em­pleo, la edu­ca­ción. Es una ma­te­ria más de la vi­da pri­va­da. Por lo de­más, la li­be­ra­li­za­ción va­ló­ri­ca ob­via­men­te tie­ne más apo­yo en la Nue­va Ma­yo­ría que en Chi­le Va­mos, en­ton­ces en­tien­do que Pi­ñe­ra sea cau­te­lo­so con el te­ma y creo que po­dría per­der más vo­tos si se pro­nun­cia­ra a fa­vor del abor­to en tres cau­sa­les o ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, que los que va a per­der no ha­cién­do­lo. Aho­ra, es dis­tin­to cuan­do lle­gas al go­bierno. Allí tie­nes más li­ber­tad.

Cla­ro, pe­ro lla­mó la aten­ción que ha­bién­do­se zan­ja­do las tres cau­sa­les, él plan­tee que lo va a re­vi­sar. ¿Pa­ra qué re­vi­vir te­mas que a su sec­tor le in­co­mo­dan?

Es­toy de acuer­do con la pre­mi­sa de la pre­gun­ta, pe­ro no me alar­ma mu­cho. Creo que sí fue afor­tu­na­do el fa­llo del TC pa­ra Pi­ñe­ra. Yo le ha­ría una es­ta­tua a la Ma­ría Lui­sa Brahm. Creo que ha­bría si­do un error gran­de que el TC hu­bie­ra de­ne­ga­do las tres cau­sa­les. En fin, hay par­ti­dos con­ser­va­do­res en el mun­do que se han li­be­ra­li­za­do fuer­te­men­te. Otros que no.

¿En­ton­ces le pa­re­ce se­cun­da­ria la agen­da va­ló­ri­ca pa­ra es­ta elec­ción?

En la agen­da va­ló­ri­ca yo es­toy con la Nue­va Ma­yo­ría, pe­ro en es­te mo­men­to no vo­ta­ría ni muer­to por la Nue­va Ma­yo­ría. Le ha he­cho un da­ño enor­me a Chi­le, que me ha sor­pren­di­do, me ha de­cep­cio­na­do. Sos­pe­cho que hay mu­cha gen­te co­mo yo en ese sen­ti­do. No creo que mu­cha gen­te vo­te por un can­di­da­to por la agen­da va­ló­ri­ca.

¿Hay un cas­ti­go a la Nue­va Ma­yo­ría en ese vo­tan­te de Pi­ñe­ra?

Sí, cuan­do la izquierda se iz­quier­di­za mu­cho y re­pu­dia a su pro­pio pa­sa­do so­cial­de­mó­cra­ta, que­da un hue­co en el cen­tro y es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra la cen­tro­de­re­cha de mo­ver­se al cen­tro, aglu­ti­nar a esa gen­te huérfana y con­ver­tir­se fi­nal­men­te en la ma­yo­ría. Hay una opor­tu­ni­dad pa­ra la cen­tro­de­re­cha de con­ver­tir­se en una fuer­za ma­yo­ri­ta­ria. O sea, una es­pe­cie de ma­yo­ría es­truc­tu­ral por­que da la im­pre­sión de que la izquierda, el PS, PPD, el PC, pa­ra qué ha­blar del Fren­te Am­plio, se va a man­te­ner en una pos­tu­ra muy de izquierda. Por te­mas de iden­ti­dad, de que­rer vol­ver a sus raí­ces. Hay una co­sa emo­ti­va muy fuer­te ahí. Pe­ro pa­ra for­jar una fuer­za ma­yo­ri­ta­ria de lar­go pla­zo, un go­bierno de Pi­ñe­ra tie­ne que ser muy fir-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.