El ma­pa de la izquierda

Hoy la pug­na es por la pri­ma­cía. Pa­ra la izquierda tra­di­cio­nal, los jó­ve­nes ra­di­ca­li­za­dos de­ja­ron de ser mas­co­tas y pa­sa­ron a ser ame­na­za. Has­ta aquí, sin em­bar­go, el dis­cur­so de la an­ti­gua y la nue­va izquierda es pa­re­ci­do y si­gue la mú­si­ca de los de­re­cho

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Los go­bier­nos no solo de­pen­den de la calidad de sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas o de la bue­na fe de su ins­pi­ra­ción. En­tre otros fac­to­res, tam­bién de­pen­den del ti­po de opo­si­ción que en­fren­ten. Y por lo mis­mo la pre­gun­ta so­bre qué ocu­rri­rá con la izquierda chi­le­na en un even­tual go­bierno de la cen­tro­de­re­cha - cuál se­rá su ma­pa, quié­nes sus lí­de­res- co­bra es­pe­cial re­le­van­cia.

La gran in­cóg­ni­ta no es si va­ya­mos a ver una izquierda de ma­triz tra­di­cio­nal y or­gá­ni­cas par­ti­da­rias más o me­nos fuer­tes en­fren­ta­da a otra izquierda más jo­ven, más hips­ter y rup­tu­ris­ta en cier­to sen­ti­do, por­que eso ya exis­te y a es­tas al­tu­ras se da por des­con­ta­do que se­gui­rá exis­tien­do. Es­tán los par­ti­dos de izquierda de la Nue­va Ma­yo­ría –el PS, el PPD, el PRSD y el PC- y es­tá el Fren­te Am­plio. De mo­men­to se ve di­fí­cil que a cor­to pla­zo pue­dan con­ver­ger en un mis­mo blo­que por­que, al mar­gen de sus di­fe­ren­cias en plan­tea­mien­tos de fon­do, exis­ten bre­chas ge­ne­ra­cio­na­les que has­ta aquí apa­re­cen in­sal­va­bles. Es más: hay ra­zo­nes pa­ra creer que el sur­gi­mien­to del Fren­te Am­plio res­pon­de en bue­na me­di­da a dos fac­to­res a los cua­les la izquierda tra­di­cio­nal les pres­tó po­ca aten­ción en su ho­ra. El pri­me­ro con­cier­ne a la es­cle­ro­sis de sus par­ti­dos, a la fal­ta de re­no­va­ción de sus di­ri­gen­cias y a la obs­ti­na­ción de los vie­jos ter­cios por eter­ni­zar­se en las po­si­cio­nes de po­der. El se­gun­do, muy li­ga­do al an­te­rior, apun­ta a la de­bi­li­dad, al aban­dono y al des­pre­cio in­clu­so del tra­ba­jo po­lí­ti­co de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les en­tre la ju­ven­tud.

Cuan­do la pre­si­den­ta Ba­che­let hi­zo la ob­ser­va­ción ge­ne­ra­cio­nal que tan­ta ré­pli­ca me­re­ció en su mo­men­to, re­co­no­ció un he­cho que es evi­den­te: bue­na par­te de los hi­jos de la di­ri­gen­cia de la izquierda tra­di­cio­nal, los hi­jos de la no­men­kla­tu­ra por de­cir­lo así, ter­mi­na­ron en el Fren­te Am­plio. Ahí ra­di­ca la fuer­za que tie­ne es­ta coa­li­ción en tér­mi­nos de ener­gía, de re­no­va­ción de pen­sa­mien­to y de es­tán­da­res de las prác­ti­cas en su ac­ción po­lí­ti­ca, aun­que a es­ta mis­ma ma­triz es­tán co­nec­ta­das mu­chas de sus de­bi­li­da­des. Son li­mi­ta­cio­nes res­pec­to del tra­ba­jo po­lí­ti­co en poblaciones, en sin­di­ca­tos y en re­gio­nes del país don­de la den­si­dad de los mo­vi­mien­tos uni­ver­si­ta­rios, que fue­ron la can­te­ra de sus ac­tua­les di­ri­gen­tes, es mu­cho me­nor.

Es ob­vio que la pug­na en­tre es­tas dos iz­quier­das se­rá por la pri­ma­cía y es ilu­so pen­sar que la pró­xi­ma elec­ción di­ri­mi­rá el con­flic­to. Por lo vis­to, es­te asun­to va pa­ra lar­go. La izquierda tra­di­cio­nal, que ini­cial­men­te mi­ró, más que con be­ne­vo­len­cia, con un cier­to or­gu­llo de abue­lo bea­tí­fi­co y se­nil la ac­ción ra­di­ca­li­za­do­ra de es­tos mu­cha­chos com­pro­me­ti­dos y arro­ja­dos, ha ido mo­di­fi­can­do sus per­cep­cio­nes en la me­di­da en que co­men­za­ron a ver­los ya no co­mo mas­co­tas, sino co­mo ame­na­za. De­ja­ron de ser re­ga­lo­nes y pa­sa­ron a ser com­pe­ten­cia. Des­de el pris­ma de la di­ri­gen­cia iz­quier­dis­ta his­tó­ri­ca, na­da se­ría más hu­mi­llan­te y re­ve­la­dor de su fra­ca­so, por ejem­plo, que fue­ra Bea­triz Sán­chez y no Ale­jan­dro Gui­llier quien pa­sa­ra a se­gun­da vuel­ta en no­viem­bre pró­xi­mo. Aun­que esa po­si­bi­li­dad, que en un mo­men­to pa­re­ció pro­ba­ble tan­to por los vai­ve­nes de la opi­nión pú­bli­ca (¿no se­ría más exac­to ha­blar de emo­ción pú­bli­ca?) co­mo por los re­tra­sos lo­gís­ti­cos de la can­di­da­tu­ra de Gui­llier, que pa­re­ce ha­ber­se de­bi­li­ta­do en las úl­ti­mas se­ma­nas, se­gui­rá re­pre­sen­tan­do el ma­yor ries­go pa­ra la izquierda ofi­cia­lis­ta de aquí al día de la elec­ción.

Con to­do, la pug­na por el pro­ta­go­nis­mo es solo una va­ria­ble que in­ter­ven­drá en es­ta ecua­ción. Hay va­rias otras. Lle­ga­rá cier­ta­men­te el mo­men­to en que la izquierda tra­di­cio­nal ten­ga que de­fi­nir con ma­yor cla­ri­dad sus po­si­cio­nes, no ya fren­te a la derecha, por­que an­te es­te sec­tor mal que mal ya las tie­ne, sino an­te el Fren­te Am­plio, con el cual qui­so con­vi­vir pa­ter­nal­men­te has­ta que los ni­ños se fue­ron de la ca­sa. Has­ta aquí el dis­cur­so de los de­re­chos so­cia­les ha per­mi­ti­do a una y otra izquierda plan­tear cre­cien­tes de­man- das de edu­ca­ción, de sa­lud, de pen­sio­nes, de sub­si­dios, de res­guar­dos, de be­ne­fi­cios…. pe­ro es du­do­so que es­te elás­ti­co pue­da es­ti­rar­se has­ta el in­fi­ni­to. En al­gún mo­men­to ha­brán de de­fi­nir un mo­de­lo de so­cie­dad que sea via­ble con el pe­so de ese ni­vel de de­man­das. La ex­pe­rien­cia del go­bierno de Ba­che­let de­mos­tró que su­bir­las a de­do o in­dis­cri­mi­na­da­men­te no era tan gra­tis co­mo pa­re­cía. Y aun­que ni La Mo­ne­da ni el ofi­cia­lis­mo pa­re­cie­ran haber to­ma­do no­ta del efec­to, la ciu­da­da­nía sí re­pa­ró en el detalle y es por eso que ac­tual­men­te el sec­tor me­jor po­si­cio­na­do pa­ra triun­far en no­viem­bre es la cen­tro­de­re­cha.

En el que va­ya a ser el ba­lan­ce fi­nal de la izquierda chi­le­na pa­ra los pró­xi­mos años, uno tam­bién di­ría que al­gún rol de­bie­ra ju­gar la izquierda so­cial­de­mó­cra­ta. Mal que mal fue un eje cen­tral de la an­ti­gua Con­cer­ta­ción. Des­pués del re­cha­zo a La­gos por par­te del co­mi­té cen­tral del PS, esa ver­tien­te, que en al­gún mo­men­to fue la es­pi­na dor­sal del lla­ma­do “par­ti­do trans­ver­sal”, que­dó muy de­bi­li­ta­da y prác­ti­ca­men­te fue ex­pul­sa­da de la es­ce­na po­lí­ti­ca. Que­dó dis­mi­nui­da in­clu­so por con­ta­gio en la DC, que ha­bía si­do su gran com­pa­ñe­ra de ru­ta. Es un le­ga­do que, bueno o ma­lo, hoy na­die es­tá reivin­di­can­do y que de he­cho tie­ne en la ac­tua­li­dad me­jor co­ti­za­ción en la derecha que en la pro­pia izquierda. Es ver­dad: la derecha no tie­ne mu­cho tí­tu­lo pa­ra reivin­di­car ese le­ga­do, pe­ro va­ya que tie­ne ga­nas de ha­cer­lo. Cier­ta­men­te es­ta es una ra­re­za de la po­lí­ti­ca chi­le­na, pe­ro en un es­ce­na­rio de de­rro­ta de los blo­ques que in­te­gra­ron la Nue­va Ma­yo­ría, don­de el pro­ce­so de au­to­crí­ti­ca se­rá inevi­ta­ble, es di­fí­cil su­po­ner que el tron­co so­cial­de­mó­cra­ta, va­rias ve­ces agra­via­do, no en­tre a co­brar las cuen­tas que tie­ne pen­dien­tes.

El ma­pa de la izquierda chi­le­na se ve muy di­fu­so pa­ra los pró­xi­mos años. Son mu­chas las de­fi­ni­cio­nes pen­dien­tes. Y co­mo la izquierda las elu­dió cuan­do fue go­bierno, no ten­drá más re­me­dio que afron­tar­las cuan­do sea opo­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.