La ideo­lo­gía de la ma­la suer­te

Cuan­do un gru­po hu­mano, una ins­ti­tu­ción, atri­bu­ye al azar las co­sas que han fa­lla­do, es por­que no quie­re ser exa­mi­na­do ba­jo la luz de lo que hi­zo mal.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

El pe­rio­dis­ta ve­ne­zo­lano Ib­sen Martínez re­cor­da­ba ha­ce al­gu­nos me­ses una en­tre­vis­ta con­cer­ta­da muchos años atrás con el ya Pre­si­den­te Hu­go Chá­vez, en la que és­te lo es­pe­ró en un pe­que­ño jar­dín, de pie y de es­pal­das, en­si­mis­ma­do y mi­ran­do ha­cia lo al­to de un ce­rro. Martínez en­ten­dió que el co­man­dan­te que­ría com­po­ner pa­ra él el cua­dro de “la so­le­dad de los im­pres­cin­di­bles” que es par­te de la ha­gio­gra­fía re­vo­lu­cio­na­ria.

Es­ta so­le­dad acom­pa­ña al fra­ca­so y la ma­la for­tu­na den­tro de la cacharrería bo­li­va­ria­na, e Ib­sen Martínez re­me­mo­ra­ba tam­bién que, po­co an­tes de mo­rir, Chá­vez le­yó en te­le­vi­sión los pa­sa­jes fa­vo­ri­tos de la no­ve­la de Gar­cía Már­quez so­bre Bolívar, un ver­da­de­ro au­to­rre­tra­to pro­yec­ta­do: so­le­dad, fra­ca­so, in­for­tu­nio, una épi­ca del lí­der fi­lan­tró­pi­co que no es­tá equi­vo­ca­do, sino que se le han da­do mal las co­sas.

Unos me­ses an­tes de con­cluir el go­bierno al cual ha ser­vi­do des­de múl­ti­ples po­si­cio­nes, el nue­vo mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Ey­za­gui­rre, ha pro­pues­to es­ta idea: la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, di­ce, ha te­ni­do “ma­la pa­ta”, por­que le to­có el ci­clo más ma­lo del pre­cio del co­bre y jus­to aho­ra co­mien­za a su­bir, con lo cual tam­bién se han ele­va­do las es­ti­ma­cio­nes so­bre cre­ci­mien­to pa­ra el 2018, a un na­da des­pre­cia­ble ran­go de en­tre 2,5% y 4%. Ten­dría que haber agre­ga­do que el co­bre em­pe­zó a su­bir en no­viem­bre del 2016, por lo que al ter­mi­nar el go­bierno ha­brán pa­sa­do 15 me­ses de bue­nos pre­cios por en­ci­ma de los 2,6 dó­la­res. Y que el pri­mer mi­nis­tro de Ha­cien­da del cua­trie­nio, Al­ber­to Arenas, tu­vo pre­cios más cer­ca­nos a los 3 dó­la­res.

Con to­do, se en­tien­de: las co­sas no se die­ron bien y se da­rán me­jor, pe­ro pa­ra otros, los otros que, se­gún se des­pren­de del tono del mi­nis­tro, se­rán los de la opo­si­ción. Es­te se­ría só­lo otro de los ra­ma­la­zos ver­ba­les de Ey­za­gui­rre, si no fue­ra por­que co­ro­na una ex­ten­sa se­rie de que­jas con que el ofi­cia- lis­mo ha ex­pli­ca­do su desem­pe­ño des­de fa­ses muy tem­pra­nas. Las pri­me­ras se re­mon­tan a abril del 2014 – cuan­do lle­va­ba me­nos de un mes-, a pro­pó­si­to del te­rre­mo­to que gol­peó a Iqui­que.

En el 2015 el re­per­to­rio fue mu­cho más nu­tri­do: las erup­cio­nes de los vol­ca­nes Vi­lla­rri­ca y Cal­bu­co, los alu­vio­nes del nor­te, las ma­re­ja­das de in­vierno y el te­rre­mo­to de Illa­pel. En al­guno de esos pun­tos la Pre­si­den­ta hi­zo pú­bli­ca una sentencia que ya cir­cu­la­ba en su círcu­lo más cer­cano. “Ca­da día pue­de ser peor”.

No se in­cluían en es­tos re­cuen­tos - ¿por no ser fe­nó­me­nos na­tu­ra­les?- ni la re­for­ma tri­bu­ta­ria, con la que ca­yó el pri­mer mi­nis­tro de Ha­cien­da; ni el ca­so Ca­val, que se lle­vó al ga­bi­ne­te Pe­ñai­li­llo; ni los pri­me­ros im­pac­tos de la re­for­ma edu­ca­cio­nal, que tam­bién hi­cie­ron que un mi­nis­tro se cam­bia­ra de lu­gar. To­dos es­tos he­chos no tu­vie­ron nin­gu­na re­la­ción con la suer­te, pe­ro han si­do ellos, y no las des­gra­cias te­lú­ri­cas, las que han hun­di­do la po­pu­la­ri­dad del go­bierno. Bien por el con­tra­rio, pa­re­ce po­si­ble que la Pre­si­den­ta se ha­ya man­te­ni­do arri­ba del 20% gra­cias a su obs­ti­na­ción por ha­cer­se pre­sen­te en ca­da desas­tre, trans­mi­tien­do su sen­ti­do de la re­sis­ten­cia y su co­ra­je per­so­nal.

Tam­po­co es la ma­la suer­te la que hi­zo sal­tar al equi­po eco­nó­mi­co ha­ce dos se­ma­nas, ni la que ex­pli­ca que es­te go­bierno va­ya a te­ner el peor ni­vel de cre­ci­mien­to des­de el pri­mer de­ce­nio de Pi­no­chet. Ni se­rá la ma­la suer­te la que ex­pli­que que las re­for­mas “es­truc­tu­ra­les” que­den in­con­clu­sas y al bor­de del fra­ca­so, ni la que ilus­tre por qué que­da­rán pen­dien­tes los pro­yec­tos de ley en­via­dos a úl­ti­ma ho­ra pa­ra cum­plir con el pro­gra­ma. La suer­te no tie­ne nin­gu­na in­ter­ven­ción en que la deu­da se ha­ya du­pli­ca­do, el em­pleo pú­bli­co ha­ya au­men­ta­do ca­si cua­tro ve­ces y el pre­su­pues­to del 2018 va­ya a que­dar es­tran­gu­la­do. Tam­po­co ha par­ti­ci­pa­do –por el la­do lu­mi­no­so- en el con­trol de la in­fla­ción y en evi­tar el al al­za del des­em­pleo.

Pe­ro ca­da uno pue­de creer en lo que le pa­rez­ca. ¿Qué im­por­tan­cia tie­ne, en­ton­ces, que el go­bierno cul­pe de sus re­sul­ta­dos a la “ma­la pa­ta”?

La suer­te tie­ne la fuer­za in­te­lec­tual pa­ra su­plan­tar a la au­to­crí­ti­ca. La suer­te pue­de ser una ideo­lo­gía, un sis­te­ma pa­ra con­tem­plar al mun­do y – aún me­jor- pa­ra evi­tar­lo.

Cuan­do un gru­po hu­mano, una ins­ti­tu­ción, atri­bu­ye al azar las co­sas que han fa­lla­do, es por­que no quie­re ser exa­mi­na­do ba­jo la luz de lo que hi­zo mal. Es­to tie­ne es­pe­cial re­le­van­cia pa­ra la cen­troiz­quier­da, que no só­lo se apres­ta pa­ra per­der el go­bierno, sino que ha que­da­do en un es­ta­do de des­truc­ción po­lí­ti­ca co­mo no se veía des­de los años 70. Qui­zás ven­ga des­pués de no­viem­bre, co­mo al­gu­nos creen, la no­che de los cu­chi­llos lar­gos. Qui­zás no. Pe­ro la re­com­po­si­ción no se­rá na­da fá­cil.

Lo que el gol­pe de Es­ta­do de 1973 le en­se­ñó a la izquierda, do­lo­ro­sa, in­clu­so cruel­men­te, fue es­to: sin au­to­crí­ti­ca no vol­ve­ría ja­más a ser una op­ción real de po­der. Y si lo fue, des­de el 90 en ade­lan­te, es por­que ese pro­ce­so de­bió ser pro­fun­do, des­car­na­do, a fon­do. No to­dos los mis­te­rios que­da­ron re­suel­tos por el ejer­ci­cio au­to­crí­ti­co, pe­ro al me­nos fue po­si­ble que la izquierda su­pie­ra qué co­sas de los 70 no te­nían que vol­ver a ocu­rrir.

Por for­tu­na pa­ra to­dos, no hay nin­gu­na si­mi­li­tud en­tre lo que ocu­rrió en los 70 y lo que pa­sa hoy. Los úni­cos que qui­zás no se­pan eso son al­gu­nos gru­pos del Fren­te Am­plio, pa­ra los cua­les no exis­ten el pa­sa­do ni la his­to­ria.

Pe­ro a to­do el res­to del cen­tro y la izquierda no le bas­ta­rá con es­pe­rar que a la derecha le va­ya mal o que le ven­ga la bue­na suer­te: ten­drá que exa­mi­nar­se de­jan­do el azar a un cos­ta­do, re­nun­cian­do a la épi­ca del fra­ca­so, re­cha­zan­do el con­sue­lo de las bue­nas in­ten­cio­nes. Y en ese aná­li­sis só­lo dos co­sas no po­drán es­tar au­sen­tes: la cons­ti­tu­ción de la Nue­va Ma­yo­ría y la ges­tión del ac­tual go­bierno. Son los dos ele­men­tos que la han con­ver­ti­do en mi­no­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.