Jue­go de Su­pre­mos

En di­ciem­bre el pleno de la Cor­te Su­pre­ma ele­gi­rá a su nue­vo pre­si­den­te por los pró­xi­mos dos años. Re­ti­ros anticipados, alian­zas ines­pe­ra­das y el re­cha­zo a la asun­ción de Ha­rol­do Bri­to abren la puer­ta pa­ra que -por pri­me­ra vez en su his­to­ria- una mu­jer en

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR LES­LIE AYA­LA Y GLO­RIA FAÚN­DEZ FO­TO­GRA­FÍA: PA­TRI­CIO FUEN­TES Y. / REINALDO UBILLA

Aprin­ci­pios de se­ma­na el mi­nis­tro Car­los Kün­se­mü­ller lle­gó has­ta el des­pa­cho del pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, Hu­go Dol­mestch. El ma­gis­tra­do que­ría po­ner en an­te­ce­den­tes a su su­pe­rior de una de­ci­sión lar­ga­men­te me­di­ta­da so­bre su fu­tu­ro en el Po­der Ju­di­cial. Así, a po­co de ini­ciar la con­ver­sa­ción, Kün­se­mü­ller no­ti­fi­có a Dol­mestch que -por pro­ble­mas de sa­lud y tam­bién por la opo­si­ción de su fa­mi­lia, par­ti­cu­lar­men­te de su es­po­sa- se re­ti­ra­ba de la ca­rre­ra desata­da por la fu­tu­ra pre­si­den­cia del má­xi­mo tri­bu­nal.

Era la se­gun­da vez -en me­nos de una se­ma­na- que un mi­nis­tro to­ma­ba la mis­ma de­ci­sión. Días an­tes ha­bía si­do el ma­gis­tra­do Héc­tor Ca­rre­ño quien gol­peó la puer­ta de Dol­mestch.

Ca­rre­ño, ago­bia­do por el fan­tas­ma de la fa­lli­da acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal en su con­tra pre­sen­ta­da en 2014 por “aban­dono de de­be­res” y la omi­sión en la in­for­ma­ción so­bre ca­sos de abu­sos con­tra ni­ños de cen­tros del Se­na­me, co­mu­ni­có al pre­si­den­te del má­xi­mo tri­bu­nal que no es­ta­ba dis­po­ni­ble pa­ra se­guir en com­pe­ten­cia.

El mi­nis­tro ya to­ma­ba no­ta de que esa “man­cha” en su ex­pe­dien­te -los dipu­tados re­cha­za­ron el li­be­lo por 71 vo­tos en con­tra, 30 a fa­vor y 10 abs­ten­cio­nes- co­men­za­ba a ser uti­li­za­da por sus de­trac­to­res co­mo ar­gu­men­to pa­ra blo­quear su as­cen­so a la ca­be­za del Po­der Ju­di­cial. En ese es­ce­na­rio, Ca­rre­ño op­tó por dar un pa­so al cos­ta­do.

Por es­tos días la su­ce­sión de Dol­mestch es te­ma obli­ga­do en los pa­si­llos de la Cor­te Su­pre­ma. Y son va­rios los fac­to­res que ha­cen que es­ta elec­ción es­té ten­sio­na­da co­mo nin­gu­na otra en los úl­ti­mos años y que -por lo mis­mo­ten­ga un desen­la­ce in­cier­to.

A los re­ti­ros anticipados de la ca­rre­ra de Kün­se­mü­ller y el pro­pio Ca­rre­ño, se su­ma que quien tie­ne -por tra­di­ción- la pri­me­ra op­ción pa­ra lle­gar a la ca­be­za del má­xi­mo tri­bu­nal, el mi­nis­tro Pa­tri­cio Val­dés, es­tá a pun­to de cum­plir 75 años, edad to­pe pa­ra su per­ma­nen­cia en el Po­der Ju­di­cial.

El com­pli­ca­do puz­le ha ati­za­do las ne­go­cia­cio­nes en las que em­pie­za a sur­gir un nom­bre de con­sen­so que, ade­más, su­po­ne una señal his­tó­ri­ca pa­ra el tam­bién de­no­mi­na­do Ter­cer Po­der: la elec­ción de una mu­jer co­mo pre­si­den­ta de la Cor­te Su­pre­ma. ¿Su nom­bre? Ro­sa Ma­ría Mag­gi.

Sal­tar la tra­di­ción

El pró­xi­mo 13 de fe­bre­ro el mi­nis­tro Val­dés ce­le­bra­rá su cum­plea­ños 75. El abo­ga­do lle­gó a la Cor­te Su­pre­ma en 2006 y tie­ne -en la tra­di­ción ju­di­cial- la pri­me­ra op­ción pa­ra su­ce­der a Hu­go Dol­mestch en la pre­si­den­cia del má­xi­mo tri­bu­nal de­bi­do a que es el ma­gis­tra­do con ma­yor an­ti­güe­dad en el or­ga­nis­mo.

El pró­xi­mo lí­der de la Cor­te Su­pre­ma se­rá nom­bra­do por sus pa­res a me­dia­dos de di­ciem­bre y, lue­go de asu­mir el car­go en la pri­me­ra se­ma­na de enero de 2018, per­ma­ne­ce­rá en fun­cio­nes por dos años.

Al cum­plir sus 75 años, Val­dés tam­bién lle­ga al to­pe de la edad le­gal per­mi­ti­da en el ar­tícu­lo 80 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca pa­ra per­ma­ne­cer en su car­go, por lo que no al­can­za­ría a ejer­cer el pe­rio­do com­ple­to de lí­der del má­xi­mo tri­bu­nal, lo que lo de­ja -tam­bién- fue­ra de la ca­rre­ra.

Se­gún sos­tie­nen va­rias fuen­tes vin­cu­la­das al Po­der Ju­di­cial, el pro­ble­ma se ge­ne­ra de­bi­do a que a quien le co­rres­pon­de­ría por an­ti­güe­dad su­ce­der a Dol­mestch -sin Kün­se­mü­ller y Ca­rre­ño en el ho­ri­zon­te- es al mi­nis­tro Ha­rol­do Bri­to, quien pro­ta­go­ni­zó ha­ce un par de me­ses un du­ro im­pas­se con sus pa­res de la Su­pre­ma que ha­cen in­via­ble su no­mi­na­ción sin ge­ne­rar un quie­bre en el má­xi­mo tri­bu­nal del país.

En una se­rie de su­ce­si­vas reuniones en las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.