El Cuen­to de Nun­ca Aca­bar

La Tercera - Reportajes - - Portada -

El ca­so Do­min­ga, pro­yec­to mi­ne­ro cu­yo des­plo­me arras­tró con­si­go al en­te­ro equi­po eco­nó­mi­co del go­bierno, es el ejem­plo más re­cien­te de caí­da bru­tal en la calidad de ges­tión de la po­lí­ti­ca, del de­te­rio­ro de su con­cep­tua­li­za­ción, de la tor­pe­za de su en­mas­ca­ra­mien­to co­mo lo que no es -en es­te ca­so con una su­pues­ta “sen­si­bi­li­dad am­bien­tal”– y de pa­té­ti­ca ma­la co­mu­ni­ca­ción por par­te del go­bierno. La his­to­ria del es­tro­pi­cio, co­mo en una far­sa de los tres chi­fla­dos, acu­mu­la un epi­so­dio có­mi­co y ri­dícu­lo tras otro. Es “el cuen­to de nun­ca aca­bar”. En efec­to, el pro­yec­to mue­re y re­su­ci­ta por tur­nos: ha si­do re­cha­za­do por unos, apro­ba­do por otros, re­con­si­de­ra­do, re­vi­sa­do, re­plan­tea­do, vuel­to a re­cha­zar y has­ta reha­bi­li­ta­do co­mo tal vez acep­ta­ble en cier­tas con­di­cio­nes por Gi­rar­di, após­tol del me­dio am­bien­te re­cién lle­ga­do de Irán don­de por un mo­men­to ol­vi­dó su vo­ca­ción ver­de y ha­bló con el mi­nis­tro de Mi­ne­ría pa­ra ten­tar­lo a ha­cer ne­go­cios en Chi­le, a to­do lo cual se su­man las mis­te­rio­sas ra­zo­nes da­das por la Pre­si­den­ta acer­ca de no dar­le la es­pal­da a la gen­te pe­ro sí a los nú­me­ros, otras ofre­ci­das por dis­tin­tos mi­nis­tros, las ha­bi­tua­les can­tin­fla­das de la vo­ce­ra, de­cla­ra­cio­nes del fla­man­te mi­nis­tro de Ha­cien­da -“aún no es­tá muer­to el pro­yec­to”– a 24 ho­ras de la caí­da del an­te­rior equi­po que él re­em­pla­zó NO por pen­sar dis­tin­to, por­que pien­sa lo mis­mo, pe­ro a su vez es­co­gi­do co­mo re­em­pla­zo su­pues­ta­men­te por­que no pien­sa lo mis­mo… sal­vo que S.E., quien tal vez ya hoy no pien­se lo mis­mo, desee dar una “señal” al sec­tor em­pre­sa­rial aho­ra que va­rios es­pe­cia­lis­tas en mar­ke­ting a con­tra­ta li­bre­tean al pro­gre­sis­mo ins­tru­yén­do­le pa­ra que ha­ble de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo. To­do eso cons­ti­tu­ye tan en­re­do­so cua­dro de inep­ti­tud, opor­tu­nis­mo y con­flic­tos po­lí­ti­cos cho­can­do en con­fu­sa ma­sa y des­con­cier­to glo­bal y trans­ver­sal que su des­crip­ción y aná­li­sis no tie­ne ca­bi­da en nin­guno de los ni­ve­les en los que usual­men­te fun­cio­na la co­mu­ni­ca­ción, no al me­nos en­tre los se­res hu­ma­nos.

Los ni­ve­les

En un mun­do ra­zo­na­ble­men­te nor­mal la eva­lua­ción o ex­pli­ca­ción de even­tos, pro­ce­sos, ini­cia­ti­vas y pro­yec­tos po­lí­ti­cos pue­de ope­rar en tres di­fe­ren­tes pla­nos. El su­pe­rior es regulado por el mé­to­do cien­tí­fi­co, es­to es, por la ob­ser­va­ción em­pí­ri­ca y el uso de la ló­gi­ca; es lo que se es­pe­ra -y a ve­ces se en­cuen­tra- en un texto aca­dé­mi­co. Por de­ba­jo de aquél se ubi­ca el dis­cur­so ideo­ló­gi­co, el cual pue­de ex­pre­sar­se con ar­ti­cu­la­ción y has­ta elo­cuen­cia, pe­ro de­ja de la­do par­cial o to­tal­men­te la evi­den­cia em­pí­ri­ca, su ló­gi­ca sue­le caer en fa­la­cias pa­ra for­zar pun­tos de doc­tri­na y el pe­so de axio­mas no exa­mi­na­dos o me­ras creen­cias se ha­ce im­por­tan­te. Aún más aba­jo se en­cuen­tra el ter­cer ni­vel, el de la de­ma­go­gia de fren­tón, ar­te­fac­to ver­bal do­mi­na­do por un par­lo­teo que usa co­mo pun­to de par­ti­da una ideo­lo­gía con to­das sus fa­len­cias, pe­ro a la que mu­ti­la aun más pa­ra po­ner­la al al­can­ce de to­das las ore­jas; es en­ton­ces cuan­do ob­ser­va­mos el pre­do­mi­nio de la emo­cio­na­li­dad más des­ca­ra­da, de ad­je­ti­vos es­tre­pi­to­sos, de vo­ci­fe­ra­cio­nes y afir­ma­cio­nes gra­tui­tas pe­ro ca­pa­ces de sus­ci­tar eco en las ma­sas. La de­ma­go­gia ya no tra­ta de de­mos­trar, co­mo en el pri­mer ni­vel, pe­ro tam­po­co de adoc­tri­nar, co­mo en el se­gun­do, sino de “mo­vi­li­zar”. Pa­ra arras­trar a una tur­ba no se ne­ce­si­tan ni ar­gu­men­tos científicos ni in­vo­ca­cio­nes doc­tri­na­rias; bas­ta des­per­tar el ins­tin­to gre­ga­rio y en­cen­der la me­cha de la hor­mo­na­li­dad, a flor de piel en cual­quier mu­che­dum­bre. Arre­ba­tos de amor o de odio, no de com­pren­sión, sue­len ser el re­sul­ta­do de di­chas in­vo­ca­cio­nes de­ma­gó­gi­cas y mu­cho más de lo úl­ti­mo que de lo pri­me­ro. Sin em­bar­go, aun en es­te bas­tar­do ter­cer ni­vel se re­quie­re un mí­ni­mo ab­so­lu­to de cohe­ren­cia pa­ra que di­cha ma­sa se­pa, al me­nos, adón­de ir y a quién odiar y lin­char.

Nor­mal­men­te las so­cie­da­des ali­men­tan su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca con ma­te­rial del se­gun­do y ter­cer ni­vel, de­jan­do al pri­me­ro re­po­san­do en los es­tan­tes de las bi­blio­te­cas, pe­ro en oca­sio­nes el dis­cur­so pue­de des­cen­der to­da­vía más pel­da­ños y de­rrum­bar­se en una to­tal y se­nil in­cohe­ren­cia. Es cuan­do se vuel­ve in­com­pren­si­ble has­ta pa­ra sus ac­to­res. Di­cho es­ta­do agu­do de per­tur­ba­ción po­lí­ti­co-men­tal con cier­to pa­re­ci­do al Alz­hei­mer tie­ne co­mo más no­to­rio sín­to­ma el mo­men­to en que el habla se con­vier­te en inin­te­li­gi­ble bal­bu­ceo.

Pro­pen­sión

Fa­ci­li­ta el desa­rro­llo de ese pe­no­so mal cier­to pro­ble­ma ge­né­ti­co que afec­ta prin­ci­pal­men­te a los sec­to­res cu­yas pos­tu­ras se ali­men­tan más de memes ideo­ló­gi­cos que de sim­ple sen­ti­do co­mún, pe­ro aun mu­cho más de de­ma­go­gia que de ideo­lo­gía. Las abs­trac­cio­nes des­pro­vis­tas de con­te­ni­do pre­ci­so, las me­ras in­vo­ca­cio­nes de vo­ca­blos má­gi­cos co­mo “equi­dad”, “jus­ti­cia”, “mo­vi­mien­tos so­cia­les”, “in­clu­sión”, “calidad de vi­da”, “respeto al me­dioam­bien­te”, etc., sue­len ha­cer ex­pe­di­to el trán­si­to por el te­rri­to­rio de la va­gue­dad, lo que a la pos­tre con­de­na a los via­je­ros a per­der to­da no­ción de ha­cia dón­de se di­ri­gían y en ver­dad has­ta del con­cep­to mis­mo de haber di­rec­cio­nes. Lle­ga­das las co­sas a ese pun­to su­ce­de con la po­lí­ti­ca lo que en los ejer­ci­cios de yo­ga, prác­ti­ca te­ra­péu­ti­ca en la que los tér­mi­nos que se usan y re­pi­ten en can­ti­ne­la ca­re­cen de sig­ni­fi­ca­ción en el es­pa­cio se­mán­ti­co, con­cep­tual y ope­ra­cio­nal, sino só­lo en el fo­né­ti­co pa­ra sus­ci­tar de­ter­mi­na­dos es­ta­dos de áni­mo.

La pér­di­da de rum­bo, si aca­so al­gu­na vez lo tu­vo, es lo que lle­vó al go­bierno a tan ca­la­mi­to­sa co­me­dia de equi­vo­ca­cio­nes. Su con­fu­sión, en es­to co­mo en to­do, o lo pa­ra­li­za o lo arro­ja a es­pas­mos fre­né­ti­cos. Di­cho des­or­den no se que­da en La Mo­ne­da sino afec­ta a to­da la ma­qui­na­ria po­lí­ti­ca y elec­to­ral de la NM, coa­li­ción re­du­ci­da ca­da vez más a ha­cer “pro­po­si­cio­nes de fu­tu­ro” ba­sa­das en ex­pec­to­rar ve­neno con­tra el can­di­da­to de la derecha. Es un es­ta­do aními­co y men­tal que se ma­ni­fies­ta en la fe­no­me­nal in­cohe­ren­cia en el ac­tuar y dis­cur­sear de los ac­to­res en­tre sí y de los ac­to­res den­tro de sí. Co­mo efec­to de di­cha la­men­ta­ble con­di­ción es que he­mos con­tem­pla­do tan dis­tin­tas y opues­tas vi­sio­nes so­bre Do­min­ga, pe­ro al mis­mo tiem­po tan con­sen­sua­das vi­sio­nes so­bre pro­yec­tos am­bien­tal­men­te mu­cho más pe­li­gro­sos. La in­cohe­ren­cia es tal que ni si­quie­ra es to­do el tiem­po in­cohe­ren­te.

Pa­raí­so per­di­do

Una so­la co­sa res­ta cla­ra y cierta pa­ra el elen­co go­ber­nan­te por­que ofre­ce una evi­den­cia fác­ti­ca que, aun en su mo­nu­men­tal ce­gue­ra, to­dos sus miem­bros pue­den ver: es la ho­rri­ble vi­sión de que podrían es­tar a pun­to de per­der la Gra­cia Di­vi­na y ser con­de­na­dos y arro­ja­dos al in­fierno del mer­ca­do y la vi­da pri­va­da. Esa con­vic­ción, aun­que mez­qui­na y es­tre­cha, es al me­nos irre­fu­ta­ble. De ahí que ha­yan desa­rro­lla­do una no­to­ria pre­dis­po­si­ción a ha­cer y de­cir LO QUE SEA pa­ra no per­der su lu­gar al la­do del Se­ñor Pa­dre To­do­po­de­ro­so, el Es­ta­do. Re­du­ci­dos a eso, ya po­co im­por­ta el no sa­ber adón­de van y ni si­quie­ra re­cor­dar adón­de que­rían ir; aho­ra lo que in­tere­sa no es ir a al­gu­na par­te, sino que­dar­se don­de es­tán. De eso de­ri­va no só­lo la con­fu­sión sino la des­ver­güen­za. Lle­ga­do a es­ta fa­se de to­tal des­mo­ra­li­za­ción, es­te co­lec­ti­vo po­lí­ti­co, im­bui­do al­gu­na vez en la arro­gan­te pre­ten­sión de es­tar in­ves­ti­dos de fa­cul­ta­des y vir­tu­des su­pe­rio­res pa­ra sal­var al país, se pre­sen­ta y con­du­ce hoy tan errá­ti­ca­men­te que pa­ra los tes­ti­gos ya ca­si no es po­si­ble dis­cri­mi­nar si en esas al­mas per­di­das deam­bu­lan­do a los tro­pe­zo­nes se en­ca­ra a un cí­ni­co, lo que su­po­ne cierta cla­ri­dad de per­cep­ción, a un hi­pó­cri­ta, lo cual pre­su­me sa­ber qué es lo co­rrec­to pa­ra si­mu­lar­lo, o sim­ple­men­te se es­tá fren­te a un ca­so de sim­ple ne­ce­dad, que es no sa­ber na­da de na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.