Iván Va­len­zue­la, pe­rio­dis­ta

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR FRE­DI VE­LÁS­QUEZ OJEDA FO­TO­GRA­FÍA: PA­TRI­CIO FUEN­TES Y.

Los con­duc­to­res de no­ti­cias de­be­mos ser agra­de­ci­dos de nues­tro tra­ba­jo.

Yo de­pen­do del res­to. Mi pe­ga es pri­vi­le­gia­da, me la ce­le­bran, es más có­mo­da y me pa­gan un po­co me­jor. La re­fle­xión que ha­go de la polémica tras la sa­li­da de Mó­ni­ca Pé­rez de TVN, y to­do lo de su suel­do, es que de­be­mos va­lo­rar y re­co­no­cer el enor­me es­fuer­zo que ha­cen los de­más pa­ra que uno pa­rez­ca in­te­li­gen­te. Ha­blar de pla­ta me pa­re­ce una fal­ta de respeto con las per­so­nas que tra­ba­jan con­mi­go.

An­tes de ser pe­rio­dis­ta fui mú­si­co.

Can­ta­ba con gui­ta­rra de pa­lo, to­ca­ba can­cio­nes de otros ar­tis­tas pe­ro tam­bién te­nía las mías. En las pe­ñas la rom­pía gra­cias a Charly Gar­cía y Sil­vio Ro­drí­guez. Co­mo era tí­mi­do, la gui­ta­rra me ayu­da­ba a acer­car­me a las mu­je­res. Mi ma­yor lo­gro fue te­lo­near a Fa­cun­do Ca­bral en el Cam­pus Orien­te de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, pe­ro to­dos me pi­fea­ron. Aban­do­né mi ca­rre­ra ar­tís­ti­ca por­que no era tan bueno.

Soy un ga­llo su­per­tí­mi­do.

Es­tar en te­le­vi­sión me ayu­da a sal­tar eta­pas que son muy des­agra­da­bles cuan­do uno es in­tro­ver­ti­do. Ser co­no­ci­do me fa­ci­li­ta la re­la­ción con to­do el mun­do sin te­ner los cos­tos de ser su­per­fa­mo­so.

Nun­ca tu­ve bue­na re­la­ción con Jor­ge González.

A él no le gus­ta­ba el po­der y hubo un tiem­po en que la Rock and Pop era la ra­dio más es­cu­cha­da. A González le da­ba lo mis­mo que yo fue­ra un fa­ná­ti­co de los Pri­sio­ne­ros, él des­con­fia­ba de mí.

Es im­po­si­ble cu­brir al je­fe.

Tra­ba­jé en Ca­nal 13 cuan­do per­te­ne­cía a la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. Na­tu­ral­men­te, cuan­do mu­rió Juan Pa­blo II no ha­bía una no­ti­cia más im­por­tan­te. Aho­ra que el due­ño es Luk­sic, ¿vas a ha­cer un re­por­ta­je de­nun­cian­do sus em­pre­sas? Es ab­sur­do pe­dir al­go así. A mí no me con­di­cio­na en na­da quien sea due­ño del me­dio, eso es al­go que no pue­des ele­gir. Otra co­sa es que Luk­sic ten­ga un pro­ble­ma so­cial, de in­te­rés pú­bli­co. Ahí de­be­mos man­te­ner una co­ber­tu­ra ra­zo­na­ble y lo más im­par­cial po­si­ble. Mis prin­ci­pios son la li­ber­tad de ex­pre­sión, el es­cru­ti­nio y la reali­dad. Si los due­ños se me­tie­ran en los con­te­ni­dos del no­ti­cia­rio, me iría de ahí. Pe­ro eso nun­ca ha pa­sa­do.

En Twit­ter to­dos apa­ren­tan ser in­te­li­gen­tes, pe­ro eso no es ver­dad.

En un mo­men­to ce­rré mi cuen­ta por­que le pres­ta­ba de­ma­sia­da aten­ción, le con­tes­ta­ba a to­do el mun­do. No creo en la igual­dad de re­des so­cia­les. La es­tu­pi­dez e in­te­li­gen­cia es­tán dis­tri­bui­das de ma­ne­ra equi­va­len­te en to­dos los ám­bi­tos. Vol­ví por una cues­tión ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro no me agra­da mu­cho.

Con Se­bas­tián Pi­ñe­ra hay una ba­rra bra­va que es­pe­ra que lo tra­tes de la­drón en ca­da en­tre­vis­ta.

Mi op­ción es ser ama­ble, no ten­go que cambiar mi ac­ti­tud pa­ra de­mos­trar in­de­pen­den­cia. En re­des so­cia­les me cri­ti­ca­ron por ha­cer­le una en­tre­vis­ta “cor­ne­te­ra”, pe­ro sien­to que hi­ce las pre­gun­tas que te­nía que ha­cer. No voy a ser agre­si­vo con Pi­ñe­ra pa­ra sa­tis­fa­cer a quie­nes creen que soy fa­cho ni voy a ser­lo con Bea Sán­chez pa­ra quie­nes creen que soy co­mu­na­cho. Ha­go es­fuer­zos por tra­tar­los a to­dos por igual.

La­men­to haber per­di­do la opor­tu­ni­dad de sa­car­me una foto con Paul McCart­ney.

Lo en­tre­vis­té tres ve­ces. En esa épo­ca me ha­cía el cool y pen­sa­ba que no po­día to­mar­me fo­tos por la dis­tan­cia que de­bía haber en­tre pe­rio­dis­ta y en­tre­vis­ta­do. Aho­ra me da lo mis­mo, ten­go fo­tos con pre­si­den­tes y otros fa­mo­sos. Es par­te de los per­mi­sos que te das cuan­do eres vie­jo.

Me sor­pren­de que Bea­triz Sán­chez no ha­ya acep­ta­do en­tre­vis­tas con­mi­go.

Tra­ba­ja­mos jun­tos en Coope­ra­ti­va, no en­tien­do su ne­ga­ti­va. Ale­jan­dro Gui­llier y ella tie­nen el desafío de de­mos­trar que entraron a la po­lí­ti­ca con he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes. Veo di­fí­cil que vuel­van al pe­rio­dis­mo des­pués de la ca­rre­ra pre­si­den­cial. No podrían vol­ver con im­par­cia­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.