Trump y los so­ña­do­res

Los “so­ña­do­res”, cu­yo de­li­to es tra­ba­jar y es­for­zar­se por su país de adop­ción, han si­do par­te de un jue­go de po­der del que ni si­quie­ra son muy cons­cien­tes.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

El Pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se ha to­ma­do una de­ci­sión im­po­pu­lar con los vo­tan­tes de­mó­cra­tas, con los vo­tan­tes in­de­pen­dien­tes y con un sec­tor, mi­no­ri­ta­rio pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo, de los vo­tan­tes re­pu­bli­ca­nos. Esa de­ci­sión, la de po­ner tér­mino, en un lap­so de seis me­ses, al pro­gra­ma que da­ba pro­tec­ción le­gal a los in­do­cu­men­ta­dos que in­gre­sa­ron al país sien­do ni­ños, no pue­de, por tan­to, haber si­do to­ma­da de ma­ne­ra en­te­ra­men­te irres­pon­sa­ble. Ni si­quie­ra Trump, go­ber­nan­te im­pul­si­vo y tem­pe­ra­men­tal, adop­ta una me­di­da que sa­be que lo ene­mis­ta con gran par­te del país y que no re­po­sa so­bre un con­sen­so en su pro­pio par­ti­do sin so­pe­sar las con­se­cuen­cias.

Ca­be, pues, pre­gun­tar­se, en qué es­ta­ba pen­san­do el man­da­ta­rio cuan­do, en con­tra de la opi­nión de los je­fes de las gran­des em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses, de los lí­de­res de am­bos par­ti­dos en el Con­gre­so, de los go­ber­na­do­res de muchos es­ta­dos, de la in­men­sa ma­yo­ría de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y de in­fi­ni­dad de ins­ti­tu­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, pu­so fin al pro­gra­ma mi­gra­to­rio que creó Ba­rack Oba­ma en 2012. La pre­gun­ta es tan­to más per­ti­nen­te cuan­to que el pro­pio Trump ha­bía da­do a en­ten­der mu­chas ve­ces que ten­dría una con­si­de­ra­ción es­pe­cial pa­ra con los in­do­cu­men­ta­dos que ha­bían lle­ga­do a Es­ta­dos Uni­dos sien­do ni­ños y no tie­nen otro mar­co de re­fe­ren­cia que su pa­tria adop­ti­va.

Con­vie­ne, an­te to­do, en­ten­der el al­can­ce y con­tex­to de la me­di­da. Ella no afec­ta al con­jun­to de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, só­lo a los que lle­ga­ron sien­do ni­ños, un uni­ver­so de un mi­llón tres­cien­tas mil per­so­nas, de las cua­les só­lo ocho­cien­tas mil se aco­gie­ron a la pro­tec­ción que Oba­ma les con­fi­rió me­dian­te el de­cre­to eje­cu­ti­vo de 2012 (el cer­ca de me­dio mi­llón que no se aco­gió pro­ba­ble­men­te elu­dió ha­cer­lo por des­con­fian­za). Esa pro­tec­ción no era per­ma­nen­te: de­bía ser re­no­va­da ca­da dos me­ses. Tam­po­co era in­te­gral, pues se li­mi­ta­ba a otor­gar per­mi­so de es­tan­cia y de tra­ba­jo a los be­ne­fi­cia­rios.

La ra­zón por la que Oba­ma re­cu­rrió a es­te me­ca­nis­mo es que el Con­gre­so fue in­ca­paz, du­ran­te dé­ca­das, de apro­bar una ley pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma de la in­mi­gra­ción ile­gal. Co­mo le­gis­lar por de­cre­to so­bre el con­jun­to de la in­mi­gra­ción ile­gal era in­con­tes­ta­ble­men­te in­cons­ti­tu­cio­nal, a Oba­ma só­lo le que­da­ba el re­cur­so de con­cen­trar­se en un pe­que­ño seg­men­to, el de los lla­ma­dos “drea­mers” o “so­ña­do­res”, que por lo de­más tie­nen un res­pal­do ma­yor en la ciu­da­da­nía que el res­to de in­do­cu­men­ta­dos.

El con­tex­to del de­cre­to de Oba­ma no era só­lo el de una in­ce­san­te con­tro­ver­sia ideo­ló­gi­ca en­tre los dos gran­des par­ti­dos, y en­tre los con­ser­va­do­res y los li­be­ra­les o la izquierda, sino tam­bién el de su­ce­si­vos fra­ca­sos po­lí­ti­cos. La úl­ti­ma ley mi­gra­to­ria in­te­gral que se apro­bó fue la de 1986 que fir­mó Ro­nald Reagan y le­ga­li­zó a al­re­de­dor de tres mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos. Des­de en­ton­ces, fue im­po­si­ble que am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so se pu­sie­ran de acuer­do en una nue­va ley, que se hi­zo ne­ce­sa­ria al dis­pa­rar­se la in­mi­gra­ción ile­gal en las dé­ca­das si­guien­tes, en par­te por los pro­ble­mas de Amé­ri­ca La­ti­na y en par­te por el efec­to “lla­ma­da” de la bo­nan­za eco­nó­mi­ca ex­pe­ri­men­ta­da por Es­ta­dos Uni­dos.

Hubo in­ten­tos en 1996, 2002, 2004 y 2005 –pa­ra ha­blar de los años anteriores a Oba­ma- que fra­ca­sa­ron es­tre­pi­to­sa­men­te. Du­ran­te el go­bierno de Oba­ma hubo nue­vos es­fuer­zos, se­cun­da­dos por va­rios con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos (en al­gu­nos ca­sos la ini­cia­ti­va par­tió de ellos di­rec­ta­men­te), que el sec­tor más na­cio­na­lis­ta des­ca­rri­ló. Con­ven­ci­do de que su man­da­to ter­mi­na­ría sin ha­ber­le en­con­tra­do a la in­mi­gra­cion ile­gal una res­pues­ta de­fi­ni­ti­va, Oba­ma op­tó por la fór­mu­la aco­ta­da del “DACA”.

La de­ci­sión le va­lió el re­pu­dio, jus­ti­fi­ca­do con ar­gu­men­tos cons­ti­tu­cio­na­les, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les, del ala “du­ra” del con­ser­va­du­ris­mo. Un sec­tor que, no lo ol­vi­de­mos, ju­ga­ría un pa­pel de­ter­mi­nan­te en el asal­to po­lí­ti­co de Donald Trump al vie­jo par­ti­do de Lin­coln pa­ra las pri­ma­rias de 2016. Ese sec­tor ya era par­te de la ba­se re­pu­bli­ca­na pe­ro no en el gra­do en que pa­sa­ría a ser­lo con Trump, cu­ya can­di­da­tu­ra hi­zo au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el nú­me­ro de re­pu­bli­ca­nos ins­cri­tos.

¿Es­tá, en­ton­ces, Donald Trump, ape­lan­do a la ba­se na­cio­na­lis­ta en su de­ci­sión de eli­mi­nar el pro­gra­ma “DACA”? Sí, pe­ro no só­lo eso. El aná­li­sis se­ría in­com­ple­to si se ago­ta­ra allí. Des­pués de to­do, Trump tie­ne mu­chas for­mas, y ya ha em­plea­do al­gu­nas, de agi­tar los sen­ti­mien­tos na­cio­na­lis­tas de su ba­se y de en­viar­le la señal de que si­gue sien­do su lí­der. Por lo de­más, esa ba­se da cons­tan­tes se­ña­les, en las en­cues­tas, en los mí­ti­nes y con su pre­sen­cia en las ins­tan­cias del par­ti­do en mu­chas zo­nas del Me­dio Oes­te y el sur del país, de se­guir fir­me jun­to a Trump.

Em­pe­ce­mos por la ló­gi­ca de la ba­se a la que Trump quie­re ape­lar an­tes de con­si­de­rar las otras ra­zo­nes que es­tán de­trás de la eli­mi­na­ción del pro­gra­ma. Las en­cues­tas re­gis­tran hoy, con res­pec­to a la in­mi­gra­ción ile­gal, nú­me­ros muy in­tere­san­tes que con­vie­ne te­ner en cuen­ta. Al­re­de­dor de dos ter­ce­ras par­tes de los en­cues­ta­dos res­pal­dan la idea de per­mi­tir que los in­do­cu­men­ta­dos (to­dos en ge­ne­ral, no só­lo los “so­ña­do­res”) se que­den en el país, mien­tras que só­lo un 22 por cien­to opi­na lo con­tra­rio (y un 10 por cien­to se in­cli­na por per­mi­tir que si­gan en Es­ta­dos Uni­dos pe­ro sin dar­les la po­si­bi­li­dad de op­tar a la ciu­da­da­nía). En­tre los de­mó­cra­tas, el sen­ti­mien­to fa­vo­ra­ble a los in­do­cu­men­ta­dos au­men­ta has­ta un ele­va­dí­si­mo 86 por cien­to; en cam­bio, en­tre los re­pu­bli­ca­nos se re­du­ce al 36 por cien­to (el 41 por cien­to de los re­pu­bli­ca­nos es­tá en con­tra de per­mi­tir a los in­do­cu­men­ta­dos per­ma­ne­cer en Es­ta­dos Uni­dos y el 17 por cien­to acep­ta­ría su per­ma­nen­cia sin op­ción a la ciu­da­da­nía).

Es­to quie­re de­cir que Trump, en efec­to, tie­ne al­go im­por­tan­te que ga­nar: la leal­tad de una ba­se mi­no­ri­ta­ria en el con­tex­to na­cio­nal pe­ro nu­me­ro­sa al in­te­rior del re­pu­bli­ca­nis­mo. Aun­que es­tas ci­fras se re­fie­ren a in­do­cu­men­ta­dos en ge­ne­ral, las ac­ti­tu­des con res­pec­to al pro­gra­ma pa­ra los que entraron al país sien­do ni­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.