Ale­lu­ya

La Tercera - Reportajes - - Portada - Ós­car Con­tar­do

Hu­bo un tiem­po en que la te­le­vi­sión pública chi­le­na trans­mi­tía pré­di­cas de evan­ge­lis­tas pen­te­cos­ta­les en ho­ra­rio ma­ti­nal. Eran pro­gra­mas es­ta­dou­ni­den­ses, do­bla­dos al cas­te­llano con acen­to ca­ri­be­ño, que te­nían co­mo fi­gu­ra pro­ta­gó­ni­ca a una suer­te de hom­bre an­cla de la fe, en­car­ga­do de re­pe­tir un men­sa­je de sal­va­ción eter­na a tra­vés de la ora­ción. Los con­duc­to­res so­lían ser va­ro­nes his­trió­ni­cos, que no du­da­ban en de­mos­trar su fu­ria fren­te a la men­ción de al­gún pe­ca­do o llo­rar fren­te a las cá­ma­ras co­mo una ma­ne­ra de sub­ra­yar un pun­to que pa­re­cía nun­ca es­tar su­fi­cien­te­men­te cla­ro: ha­bía que orar. Eso re­pe­tían. Lo de­cían una y otra vez con el sem­blan­te de los de­ses­pe­ra­dos, co­mo si no hu­bie­ra pa­la­bras su­fi­cien­tes pa­ra des­cri­bir su pro­pio con­ven­ci­mien­to y trans­mi­tir­lo en ple­ni­tud a una fe­li­gre­sía in­vi­si­ble tras las cá­ma­ras. Re­zar y obe­de­cer, to­do con­sis­tía en eso.

Uno de esos te­le­evan­ge­lis­tas se lla­ma­ba Jimmy Swag­gart. Era un se­ñor ru­bio, de an­te­ojos de mar­co do­ra­do, que siem­pre ves­tía tra­je os­cu­ro y ha­bla­ba con una ener­gía des­bor­dan­te. Iba y ve­nía ges­ti­cu­lan­do en un set sen­ci­llo, mien­tras su se­ño­ra -una ver­sión pla­ti­na­da de Nancy Rea­gan- lo acom­pa­ña­ba sen­ta­da en una me­sa mur­mu­ran­do “ale­lu­ya”. Ca­da tan­to, ella le plan­tea­ba un pro­ble­ma mo­ral y él lo re­sol­vía in­vo­can­do un pa­sa­je bí­bli­co. Swag­gart da­ba a en­ten­der que to­das las so­lu­cio­nes es­ta­ban en aquel li­bro.

En enero de 1987, Jimmy Swag­gart vi­si­tó Chi­le en su gi­ra por La­ti­noa­mé­ri­ca. Ve­nía des­de El Sal­va­dor, en don­de una mul­ti­tud lo ha­bía re­ci­bi­do en un es­ta­dio. Swag­gart go­za­ba del be­ne­plá­ci­to de va­rios go­bier­nos cen­troa­me­ri­ca­nos que en­con­tra­ron en su obra una fór­mu­la de pa­ci­fi­ca­ción efec­ti­va de la po­bla­ción en tiem­pos de cri­sis. Fren­te a una mul­ti­tud de sal­va­do­re­ños reuni­dos en un es­ta­dio di­jo: “No les pue­do pro­me­ter que ven­drán me­jo­res tiem­pos, pe­ro eso no im­por­ta, por­que de to­dos mo­dos us­te­des irán a un lu­gar me­jor”. Cla­ra­men­te, no se re­fe­ría a una emi­gra­ción ma­si­va, sino más bien a la con­for­mi­dad que brin­da creer en una vi­da des­pués de la muer­te. ¿Pa­ra qué cri­ti­car al go­bierno por la co­rrup­ción im­pe­ran­te si de to­dos mo­dos va­mos a mo­rir? Más im­por­tan­te que eso era em­pren­der­las con­tra las ban­das de heavy me­tal -a quie­nes el pastor acu­sa­ba de ser se­gui­do­res de sa­ta­nás- y el mo­vi­mien­to LGBT -el mis­mí­si­mo de­mo­nio.

Tal era el al­can­ce de su obra en Cen­troa­mé­ri­ca, que a Swag­gart se le atri­bu­ye en par­te la con­ver­sión del ge­ne­ral gua­te­mal­te­co Efraín Ríos Montt al pen­te­cos­ta­lis­mo. Lue­go de abra­zar una nue­va fe, Ríos Montt dio un golpe de Es­ta­do y en­ca­be­zó una se­gui­di­lla de ma­tan­zas que lo lle­va­rían a en­fren­tar en las dé­ca­das si­guien­tes jui­cios por ge­no­ci­dio y crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad.

En aquel ve­rano del 87, Jimmy Swag­gart se reunió con el ge­ne­ral Pi­no­chet en San­tia­go. El pastor lo fe­li­ci­tó por ha­ber en­ca­be­za­do el golpe de Es­ta­do, una ope­ra­ción que ca­li­fi­có co­mo “uno de los gran­des he­chos del si­glo” y que ha­bría da­do ini­cio a un ré­gi­men que Swag­gart con­si­de­ra­ba “una ben­di­ción pa­ra Chi­le”. Pi­no­chet le fa­ci­li­tó el Es­ta­dio Na­cio­nal pa­ra re­unir­se con sus mi­les de se­gui­do­res, que ora­ron por el bie­nes­tar del ge­ne­ral. Un año más tar­de la mancha del pe­ca­do al­can­zó al evan­ge­lis­ta lue­go de que el hi­jo de un pre­di­ca­dor ri­val -a quien Swag­gart ha­bía acu­sa­do de adul­te­rio­lo fo­to­gra­fia­ra con una pros­ti­tu­ta en un mo­tel. Vino el oca­so, pe­ro no el fin. Don­nie, su úni­co hi­jo, to­mó el re­le­vo.

El do­min­go pa­sa­do, en­tre los ora­do­res del te­deum evan­gé­li­co, hu­bo pas­to­res chi­le­nos, un can­di­da­to opo­si­tor al go­bierno y Don­nie Swag­gart, el he­re­de­ro de una tra­di­ción pen­te­cos­tal que ha de­mos­tra­do los pro­di­gios que pue­den eje­cu­tar­se cuan­do po­lí­ti­ca y re­li­gión se unen en una mis­ma cau­sa. Tal co­mo en Cen­troa­mé­ri­ca en los 80 o co­mo en Bra­sil y Co­lom­bia en la ac­tua­li­dad, la pa­la­bra del Evan­ge­lio pre­di­ca­da por el lí­der ade­cua­do, con las am­bi­cio­nes pre­ci­sas, pue­de ser­vir pa­ra abrir ca­mi­nos in­sos­pe­cha­dos a gru­pos que en lu­gar de de­ba­tir ideas y ar­gu­men­tos, pre­fie­ren eri­gir sus con­vic­cio­nes de hie­rro co­mo un ar­ma en con­tra de quie­nes con­si­de­ran ad­ver­sa­rios. Es la es­tra­te­gia de los su­pre­ma­cis­tas blan­cos cris­tia­nos, una ver­sión rubia del Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Ha­ce una se­ma­na, en fren­te de las más al­tas au­to­ri­da­des del país en me­dio de una ce­le­bra­ción que su­pues­ta­men­te fes­te­ja la re­pú­bli­ca, Don­nie Swag­gart di­jo: “La Bi­blia nos di­ce que la rec­ti­tud ele­va una na­ción y el pe­ca­do es la ver­güen­za, es ho­ra de que sur­ja la jus­ti­cia, que sus vo­ces sean es­cu­cha­das”. Swag­gart -un hom­bre or­gu­llo­so de su pa­dre, un pastor que lla­mó “fi­lis­teo” a Ba­rack Oba­ma y que pre­ten­de re­vi­vir las te­le­pré­di­cas en Chi­le- dio un ser­món que so­na­ba co­mo una aren­ga, ca­si co­mo una ame­na­za, de esas que su pa­dre lan­za­ba por la pan­ta­lla y que su ma­dre co­ro­na­ba mur­mu­ran­do “ale­lu­ya”, co­mo quien po­ne un pun­to fi­nal a to­da dis­cu­sión. Un dis­cur­so sin du­das, re­ple­to de cer­te­zas, pe­sa­do co­mo una lá­pi­da de már­mol que se dis­po­ne so­bre al­go lla­ma­do re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.