Abor­to y Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas, los chi­le­nos des­cu­brie­ron que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal -una ins­ti­tu­ción so­bre la que no sa­ben ca­si na­da, ni si­quie­ra su nú­me­ro de miem­bros- tie­ne un po­der enor­me. El TC pue­de des­rie­lar pro­yec­tos de ley apro­ba­dos por una am­plia ma­yo­ría del Con­gre­so, o cam­biar­los en for­ma ra­di­cal. Se ha di­cho que el TC ope­ra co­mo “una ter­ce­ra cá­ma­ra le­gis­la­ti­va”, ya que tie­ne el po­der de al­te­rar el sen­ti­do (y el fon­do) de la le­gis­la­ción apro­ba­da de­mo­crá­ti­ca­men­te por el sis­te­ma po­lí­ti­co. El pro­ble­ma, ase­gu­ran, es que es­ta “ter­ce­ra cá­ma­ra” es­tá com­pues­ta por in­di­vi­duos ele­gi­dos “a de­do” y en ba­se a un cuo­teo po­lí­ti­co ab­yec­to.

Se­gún sus de­trac­to­res, eso se­ría lo que el TC hi­zo con “la ob­je­ción de con­cien­cia” en el pro­yec­to de abor­to por tres cau­sa­les. El TC cam­bió las pa­la­bras del tex­to apro­ba­do por el Con­gre­so, de mo­do que la ob­je­ción pue­da, aho­ra, te­ner una ba­se ins­ti­tu­cio­nal. Ello, di­cen, fue un tra­je he­cho a la me­di­da de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, y le per­mi­ti­ría a la PUC no prac­ti­car abor­tos en sus de­pen­den­cias clí­ni­cas. Es­to, in­de­pen­dien­te de lo que pien­sen sus mé­di­cos en for­ma in­di­vi­dual. Es­ta de­ci­sión del TC cau­só desa­zón, es­cán­da­lo y con­tro­ver­sia, que al­gu­nos ex­per­tos cons­ti­tu­cio­na­les -en­tre los que des­ta­ca el pro­fe­sor Fer­nan­do Atria- ar­gu­men­ta­ron que la Pre­si­den­ta de­bía ve­tar el pro­yec­to y re­gre­sar­lo al Con­gre­so.

Al fi­nal, y pa­ra evi­tar de­mo­ras y nue­vos de­ba­tes le­gis­la­ti­vos, La Mo­ne­da de­ci­dió pro­mul­gar la ley tal co­mo la re­es­cri­bió el TC. Co­mo con­se­cuen­cia, Chi­le tie­ne aho­ra una le­gis­la­ción so­bre abor­to por tres cau­sa­les, pe­ro es una ley que no re­fle­ja en for­ma ca­bal las “in­ten­cio­nes ori­gi­na­les” del le­gis­la­dor. Es, se pue­de ar­gu­men­tar, una ley que vio­la los prin­ci­pios bá­si­cos de un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Un mis­te­rio

Pe­ro, más allá de es­te ca­so con­cre­to, lo más sor­pren­den­te es la po­quí­si­ma im­por­tan­cia y el ca­si nu­lo in­te­rés que, has­ta aho­ra, se le ha da­do al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en las dis­cu­sio­nes po­lí­ti­cas chi­le­nas. No es una exa­ge­ra­ción de­cir que pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos es­ta es una ins­ti­tu­ción os­cu­ra y mis­te­rio­sa.

Es­te de­sin­te­rés con­tras­ta fuer­te­men­te con lo que su­ce­de en otros paí­ses, co­mo los Es­ta­dos Uni­dos, don­de las ac­cio­nes de la Cor­te Su­pre­ma -ins­ti­tu­ción que jue­ga el rol de cor­te cons­ti­tu­cio­nal- son se­gui­das con aten­ción y de­ta­lle por la pren­sa y el pú­bli­co en ge­ne­ral.

Ha­ce unos días hi­ce la si­guien­te prue­ba: les pre­gun­té a ocho ami­gos y ami­gas chi­le­nas -to­das per­so­nas in­for­ma­das, ex mi­nis­tros, pe­rio­dis­tas in­flu­yen­tes y co­lum­nis­tas de fus­te- cuán­tos miem­bros del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal po­dían nom­brar. El que más nom­bres pu­do dar, nom­bró a tres; va­rios de ellos no pu­die­ron dar­me ni un so­lo nom­bre (aun­que ca­si to­dos sa­bían que el nue­vo pre­si­den­te del TC ha­bía si­do un asi­duo co­lum­nis­ta de re­vis­tas de cor­te na­zi).

Lue­go le pre­gun­té al mis­mo gru­po por los con­se­je­ros del Ban­co Cen­tral. Y si bien tan so­lo uno de los en­cues­ta­dos es eco­no­mis­ta, la gran ma­yo­ría pu­do nom­brar a los cin­co in­te­gran­tes del con­se­jo del ins­ti­tu­to emi­sor.

Re­pe­tí el ejer­ci­cio en los EE.UU. con un gru­po de ami­gos de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas. To­dos ellos, sin ex­cep­ción, pu­die­ron iden­ti­fi­car a los nue­ve in­te­gran­tes de la Cor­te Su­pre­ma; en con­tras­te, tan so­lo uno pu­do re­fe­rir­se a más de un miem­bro de la Re­ser­va Fe­de­ral.

Lo re­cién con­ta­do no es una crí­ti­ca. Es tan so­lo la cons­ta­ta­ción de la enor­me di­fe­ren­cia que exis­te en los dos paí­ses. En Chi­le hay una preo­cu­pa­ción pre­pon­de­ran­te por lo eco­nó­mi­co, mien­tras que en los EE.UU. hay mayor in­quie­tud por las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas y por el pro­ce­so a tra­vés del cual el sis­te­ma ad­ju­di­ca y de­ci­de las con­tro­ver­sias cons­ti­tu­cio­na­les.

Trans­pa­ren­cia vs. os­cu­ri­dad

Ha­ce unos me­ses, el Pre­si­den­te Do­nald Trump no­mi­nó al juez de la Cor­te de Ape­la­cio­nes del Dé­ci­mo Cir­cui­to, Neil Gor­such, pa­ra una va­can­te en la Cor­te Su­pre­ma. Se­gún el sis­te­ma es­ta­dou­ni­den­se, el Se­na­do en pleno tie­ne que dar su con­sen­ti­mien­to pa­ra que el nom­bra­mien­to se ha­ga efec­ti­vo. El Se­na­do vo­ta des­pués de va­rios días, en los que el can­di­da­to es so­me­ti­do a un agre­si­vo in­te­rro­ga­to­rio por par­te de la Co­mi­sión de la Ju­di­ca­tu­ra de la Cá­ma­ra Al­ta. El pro­ce­so fue trans­mi­ti­do en vi­vo, ín­te­gra­men­te y sin in­te­rrup­cio­nes, por la ca­de­na CNN, y tu­vo una enor­me co­ber­tu­ra en el res­to de la pren­sa. No es una exa­ge­ra­ción de­cir que el país se se­mi­pa­ra­li­zó pa­ra es­cu­char es­ta suer­te de exa­men oral que ren­día uno de los ju­ris­tas más res­pe­ta­dos del país an­te una vein­te­na de se­na­do­res.

El es­pec­tácu­lo fue alu­ci­nan­te. Un hom­bre cal­ma­do, se­gu­ro de sí mis­mo, con gran do­mi­nio de las teo­rías cons­ti­tu­cio­na­les, gra­dua­do en una de las me­jo­res es­cue­las de De­re­cho del mun­do (Har­vard Law), con­tes­ta­ba pre­gun­tas di­fi­ci­lí­si­mas, he­chas por hom­bres y mu­je­res gra­dua­dos de es­cue­las igual­men­te bue­nas, con un mis­mo gra­do de so­fis­ti­ca­ción y ex­pe­rien­cias. Mu­chos de los se­na­do­res ha­bían si­do fis­ca­les en sus res­pec­ti­vos es­ta­dos y ha­bían en­se­ña­do de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal. El “pim­pón” que se pro­du­jo, so­bre teo­rías le­ga­les, pre­ce­den­tes, his­to­ria, in­ter­pre­ta­cio­nes ju­di­cia­les, lin­güís­ti­ca y fi­lo­so­fía fue de un al­tí­si­mo ni­vel (el rec­tor Car­los Pe­ña hu­bie­ra go­za­do; los de­ba­tien­tes re­cu­rrie­ron, en for­ma re­pe­ti­da, a su que­ri­do Ema­nuel Kant pa­ra sub­ra­yar sus ar­gu­men­tos). Se tra­tó de una enor­me lec­ción en educación cí­vi­ca. Tan­to es así que va­rios co­le­gios in­te­rrum­pie­ron las cla­ses pa­ra que los ni­ños pu­die­ran mi­rar lo que es­ta­ba pa­san­do.

Fue un pro­ce­so trans­pa­ren­te y abier­to, de ca­ra a la po­bla­ción. En to­do mo­men­to la gen­te po­día ve­ri­fi­car si el no­mi­na­do te­nía la es­ta­tu­ra re­que­ri­da, los co­no­ci­mien­tos es­pe­ra­dos, la cal­ma, la pre­pa­ra­ción y el tem­pe­ra­men­to ne­ce­sa­rios pa­ra de­ci­dir ca­sos vi­ta­les pa­ra el fu­tu­ro de la na­ción.

La vi­sión cons­ti­tu­cio­nal de Neil Gor­such es con­ser­va­do­ra y, por de­cir lo me­nos, con­tro­ver­sial. Al fi­nal, y des­pués de es­te lar­go dra­ma, que a ra­tos pa­re­cía sa­ca­do de una pe­lí­cu­la de sus­pen­so, fue con­fir­ma­do por un es­tre­cho mar­gen (5445), y la Cor­te Su­pre­ma vol­vió a te­ner su con­tin­gen­te com­ple­to de nue­ve miem­bros.

Re­for­mar el TC

Hay di­fe­ren­tes mo­de­los so­bre có­mo de­ben ser los tri­bu­na­les cons­ti­tu­cio­na­les. En al­gu­nos paí­ses, co­mo en Ale­ma­nia y Chi­le, el TC pue­de opi­nar so­bre la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las le­yes an­tes de que sean pro­mul­ga­das. En otros, co­mo EE.UU., es ne­ce­sa­rio que al­gu­na per­so­na o ins­ti­tu­ción afec­ta­da por una ley ya apro­ba­da -en in­glés, al­guien que ten­ga “stan­ding”- les so­li­ci­te a las cor­tes que se pro­nun­cien so­bre su cons­ti­tu­cio­na­li­dad. El pro­ce­so em­pie­za en las cor­tes fe­de­ra­les más ba­jas, y so­lo al­gu­nos ca­sos -una cen­te­na por año, más o me­nos- lle­gan a la Cor­te Su­pre­ma. Des­pués de un ale­ga­to cor­to, pe­ro muy in­ten­so, la Su­pre­ma emi­te un ve­re­dic­to, pe­ro ja­más re­es­cri­be la le­gis­la­ción co­mo lo hi­zo nues­tro TC en la ley de abor­to por tres cau­sa­les. Eso es le­gis­lar, y el Po­der Ju­di­cial en EE.UU. no pue­de ha­cer­lo; es una vio­la­ción del prin­ci­pio bá­si­co de se­pa­ra­ción de los po­de­res del Es­ta­do.

No sé si Chi­le de­bie­ra se­guir el mo­de­lo ale­mán o el de EE.UU. Am­bos tie­nen as­pec­tos fa­vo­ra­bles y aris­tas ne­ga­ti­vas. Es una dis­cu­sión que de­bié­ra­mos te­ner du­ran­te los pró­xi­mos años.

Pe­ro lo que sí sé son dos co­sas: en pri­mer lu­gar, es de esen­cia que em­pe­ce­mos a pres­tar­le más aten­ción al TC, que si­ga­mos con aten­ción sus de­li­be­ra­cio­nes, que cri­ti­que­mos sus erro­res, que le exi­ja­mos a sus miem­bros ser jus­tos y de­jar la po­lí­ti­ca y las creen­cias re­li­gio­sas en ca­sa; que re­cha­ce­mos con fuer­za su po­li­ti­za­ción, que es­pe­re­mos que sean los me­jo­res ju­ris­ta quie­nes lo com­pon­gan. En se­gun­do tér­mino, el pro­ce­so de nom­bra­mien­to de sus miem­bros de­be ser abier­to, trans­pa­ren­te, su­je­to a audiencias pú­bli­cas, a in­te­rro­ga­to­rios por par­te del Se­na­do, a tes­ti­mo­nios te­le­vi­sa­dos. To­dos sus miem­bros, sin ex­cep­ción, de­bie­ran es­tar su­je­tos a la apro­ba­ción por par­te de la Cá­ma­ra Al­ta.

La ca­li­dad de nues­tra de­mo­cra­cia de­pen­de de es­te tri­bu­nal: es ho­ra de to­mar­lo en se­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.