“Me due­le que al­gu­nos injurien... No se jue­ga con mi ho­nor”

“Es ob­vio que Mi­che­lle Ba­che­let sa­be que no hay pac­tos de si­len­cio con los mi­li­ta­res, por­que ella era la mi­nis­tra de De­fen­sa. Ella par­ti­ci­pó en las dis­cu­sio­nes so­bre có­mo se ha­cía es­to”, plan­tea el ex Pre­si­den­te, mo­les­to por los cues­tio­na­mien­tos al se­cret

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR: MA­RÍA JO­SÉ O’SHEA C. FO­TO­GRA­FÍA: MAR­CE­LO SE­GU­RA

RRi­car­do La­gos es­tá mo­les­to. Ha­bía de­ci­di­do ca­llar has­ta que pa­sa­ra es­ta elec­ción pre­si­den­cial, que cla­ra­men­te no le aco­mo­da. Pe­ro los cues­tio­na­mien­tos a la exis­ten­cia del se­cre­to de los mi­les de tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos en el In­for­me Va­lech le hi­cie­ron rom­per su si­len­cio. Por­que el ex Pre­si­den­te La­gos no so­lo es­tá mo­les­to, sino que tam­bién es­tá tris­te, do­li­do. Que des­pués de ha­ber lu­cha­do con­tra la dic­ta­du­ra, le­van­ta­do el de­do a Pi­no­chet en cá­ma­ra e im­pul­sa­do la exis­ten­cia de se­me­jan­te re­gis­tro his­tó­ri­co le ven­gan a de­cir que es par­te de un pac­to de si­len­cio pa­ra blo­quear la jus­ti­cia, fue más allá de lo que pu­die­se es­pe­rar.

La­gos ha­bla de in­ju­ria, de ma­la fe, de la ba­je­za de po­ner una dis­cu­sión tan de­li­ca­da en tér­mi­nos de blan­co y ne­gro.

Lle­va to­da la se­ma­na, des­de el 11, le­van­tan­do la voz en es­te te­ma que le to­ca las fi­bras, que es­tán ba­jo la du­re­za que pro­yec­ta. Tan­to, que se emo­cio­na al re­cor­dar anéc­do­tas co­mo la de un se­ñor a pun­to de mo­rir, en cu­ya mo­des­ta ca­sa en Val­di­via te­nía una co­pia del In­for­me Va­lech co­mo un tesoro de su vi­da. “Era su or­gu­llo”, di­ce hoy La­gos, dan­do cuen­ta tam­bién de que su or­gu­llo ha si­do he­ri­do en es­ta pa­sa­da.

Ha si­do un sep­tiem­bre mar­ca­do nue­va­men­te por los DD.HH. Es­ta vez, por la de­ci- sión de La Mo­ne­da de agi­li­zar el pro­yec­to que mo­di­fi­ca el se­cre­to de los tes­ti­mo­nios de la Co­mi­sión Va­lech. ¿Qué le ha pa­re­ci­do la dis­cu­sión en ge­ne­ral?

Me gustaría que es­te de­ba­te sir­va pa­ra que se se­pa aho­ra, el 2017, qué di­ce el In­for­me Va­lech, por­que creo que la gran ma­yo­ría no tie­ne idea. Es­te in­for­me di­ce na­da me­nos que la ver­dad de lo que ocu­rrió. Aquí es­tá es­cri­ta ca­da tor­tu­ra, ca­da for­ma de tor­tu­ra. Los mi­les de lu­ga­res don­de chi­le­nos y chi­le­nas fue­ron tor­tu­ra­dos, cla­si­fi­ca­dos por for­mas de tor­tu­ra. En­ton­ces ¡qué se­cre­to! Aquí es­tá la ver­dad, cons­trui­da por 29 mil va­lien­tes que se atre­vie­ron a ir y de­cla­rar.

Pe­ro lo que se pi­de es que los tes­ti­mo­nios, con iden­ti­dad, ya no es­tén so­me­ti­dos a una re­ser­va de 50 años, co­mo es­ta­ble­ce el de­cre­to que crea la Co­mi­sión Va­lech.

Pa­ra que hu­bie­ra una Co­mi­sión Va­lech te­nía que ha­ber gen­te dis­pues­ta a con­tar lo que ha­bía pa­sa­do, y na­die se ale­gra con­tan­do las mi­se­rias de su vi­da, las hu­mi­lla­cio­nes que su­frió. Fue un de­ba­te den­tro del go­bierno, y lle­gó gen­te que sa­be más que yo y de­cía que no ha­bía nin­gu­na par­te del mun­do don­de se hi­cie­ra un es­tu­dio so­bre qué pa­só con los pre­sos po­lí­ti­cos y la tor­tu­ra.

¿Quié­nes eran esas per­so­nas?

Bueno, per­so­nas co­mo Pepe Za­la­quett, quien co­no­ció des­de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal lo que ha­bía en el mun­do. Me de­cía que lo eva­lue­mos bien, por­que es un ges­to de va­len­tía ha­cer­lo. Pe­ro una co­sa es pro­po­ner y des­pués el có­mo se ha­ce. ¿Man­da­ba una ley? ¿Una co­mi­sión pre­si­den­cial? ¿Con qué per­so­nas? Ahí es­ta­ba Ma­ría Lui­sa Se­púl­ve­da, que sa­be tan­to de es­tas co­sas des­pués de tan­tos años en la Vi­ca­ría de la Solidaridad, y sur­gió el nom­bre de mon­se­ñor Va­lech y de un gru­po de dis­tin­gui­dos chi­le­nos y chi­le­nas que pres­ta­ron su co­la­bo­ra­ción. Y des­pués ve­nía el desafío: ¿Se van a atre­ver las per­so­nas a con­tar lo que les pa­só?

Y ahí en­tró la idea de la re­ser­va.

Ahí em­pe­za­mos a pen­sar que na­die que­ría de­cla­rar, por­que era muy vio­len­to. Las per­so­nas re­la­ta­ban su tor­tu­ra y cuan­do les pre­gun­ta­ban qué es lo que que­ría su tor­tu­ra­dor que con­ta­ran, res­pon­dían “que de­la­ta­ra a mis com­pa­ñe- ros, y lo hi­ce, no pu­de más”. U otro ca­so de una per­so­na que en la ig­no­ran­cia pro­fun­da, por­que no te­nía qué de­cir, nom­bró a cual­quier per­so­na. Y qué de­cir de aquel que de­la­tó a dos y mu­rie­ron des­pués. Ese es el dra­ma que es­tá en el In­for­me Va­lech; cuan­do se lle­ga a un ti­po de tor­tu­ra que el ser hu­mano no es ca­paz de re­sis­tir.

Cuan­do for­mó la co­mi­sión, le to­có con­ver­sar es­te te­ma con los mi­li­ta­res y la en­ton­ces mi­nis­tra de De­fen­sa, Mi­che­lle Ba­che­let. ¿Có­mo fue eso?

Yo no lo con­ver­sé con los mi­li­ta­res. Sí des­pués que la co­mi­sión tra­ba­jó, me preo­cu­pé de que los mi­li­ta­res se pre­pa­ra­ran pa­ra lo que ve­nía, que era muy du­ro, y es­pe­ra­ba que a di­fe­ren­cia de lo que pa­só con el In­for­me Ret­tig, no di­je­ran que lo que ha­bía aquí era una men­ti­ra. Las con­di­cio­nes ha­bían cam­bia­do y no di­je­ron eso. En­ton­ces, aquí no hay pac­to de si­len­cio al­guno. Aquí es­tá lo que ocu­rrió an­te el mun­do (di­ce mos­tran­do el in­for­me). Cla­ro, a na­die le gus­ta que su ins­ti­tu­ción sal­ga afec­ta­da, pe­ro te­nían que en­ten­der que la ins­ti­tu­ción ya es­ta­ba afec­ta­da por lo que ocu­rrió y la úni­ca for­ma pa­ra se­guir ca­mi­nan­do jun­tos, por­que las Fuer­zas Ar­ma­das son una ins­ti­tu­ción per­ma­nen­te del país, es re­co­no­cer el error y la cul­pa.

Do­li­do

¿Le ha do­li­do par­ti­cu­lar­men­te es­te epi­so­dio?

A mí lo que me due­le no es que no se re­co­noz­ca lo que el in­for­me es. Me due­le que no se re­co­noz­ca la va­len­tía de los 35 mil chi­le­nos que fue­ron a de­cla­rar, de los cua­les que­da­ron 29 mil ca­sos en la Co­mi­sión Va­lech I. De esos, 66% co­rres­pon­de al pe­río­do que es­tá en­tre el 11 de sep­tiem­bre y el 30 de di­ciem­bre del 73. En la Va­lech II, de los 30 y tan­tos mil se re­co­gie­ron so­lo nue­ve mil.

¿Pe­ro le due­le, en lo per­so­nal, por el tra­ba­jo que reali­zó?

Lo que me due­le es que al­gu­nos injurien, por­que pa­ra mí es una in­ju­ria de­cir “es­te se­ñor hi­zo un pac­to de si­len­cio”. Di­cen que hay un abo­ga­do que an­da di­cien­do eso…

Bueno, el dipu­tado PC Hu­go Gu­tié­rrez di­jo que la re­ser­va de la Co­mi­sión Va­lech es la le­ga­li­za­ción de los pac­tos de si­len­cio que bus- can im­pu­ni­dad. ¿Eso tam­bién es una in­ju­ria pa­ra us­ted?

Sí, se­ñor.

¿Y to­ma­ría ac­cio­nes le­ga­les?

No soy de aque­llos. Pe­ro él sa­be que no tie­ne prue­ba nin­gu­na, por­que eso no exis­te. Y tie­ne que ver con mi ho­nor per­so­nal y con eso no se jue­ga. En­ton­ces, lo otro que me due­le es que aho­ra nie­guen y di­gan que no sa­bían, o que di­gan que el de­cre­to se hi­zo des­pués. ¡No!, el se­cre­to se es­ta­ble­ció en el de­cre­to que cons­ti­tu­yó la co­mi­sión! ¿Es­te abo­ga­do no co­no­cía el se­cre­to? ¿Los mi­les de co­mu­nis­tas que fue­ron a de­cla­rar, sus di­ri­gen­tes no les ex­pli­ca­ron que la de­cla­ra­ción iba a ser se­cre­ta? Es­tos abo­ga­dos de DD.HH. que han de­di­ca­do su vi­da a eso y me­re­cen to­do mi res­pe­to en tan­to de­fen­so­res de los DD.HH. cuan­do era tan di­fí­cil ha­cer­lo y que per­te­ne­cer al PC, ¿no sa­bían aca­so que lo que iban a de­cla­rar sus ca­ma­ra­das era se­cre­to? ¿Y por qué na­die en­ton­ces, cuan­do plan­teé los 30 o 50 años, le­van­tó la mano?

Pe­ro si los de en­ton­ces son los mis­mos de hoy, ¿có­mo se ex­pli­ca us­ted que quie­ran ter­mi­nar con el se­cre­to?

No ten­go ex­pli­ca­ción. Es­tán em­por­can­do un ac­to de va­len­tía de los chi­le­nos de de­cla­rar, y un ac­to de in­te­li­gen­cia de es­te país de atre­ver­se a mi­rar las he­ri­das pro­fun­das que un gru­po de chi­le­nos en un mo­men­to de lo­cu­ra, des­va­río o lo que fue­re, pu­die­ron apli­car esas tor­tu­ras a otros chi­le­nos.

¿Lo de­cep­cio­na que sea la pro­pia Pre­si­den­ta quien se ha­ya subido a es­te ca­rro, con­si­de­ran­do la ex­pe­rien­cia que ella vi­vió en es­te te­ma co­mo mi­nis­tra de De­fen­sa su­ya?

Bueno, es ob­vio que Mi­che­lle Ba­che­let sa­be que no hay pac­tos de si­len­cio con los mi­li­ta­res, por­que ella era la mi­nis­tra de De­fen­sa. Ella par­ti­ci­pó en las dis­cu­sio­nes so­bre có­mo se ha­cía es­to, por­que sa­bía­mos a quié­nes iba a afec­tar. Pe­ro mi pro­ble­ma no era que afec­ta­ra a ellos, sino có­mo ha­go que la gen­te de­cla­re, que sea creí­ble lo que va emer­ger de ahí y no fue­ra un fias­co. En­ton­ces, aho­ra (qui­zás) se­rá que el con­tex­to ha cam­bia­do y al­gu­nos creen que es de bue­na le­che an­dar di­cien­do por ahí “no, es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.