“¿Gui­llier o Goic? Pa­so”

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Us­ted sa­lió a de­fen­der su ges­tión en de­re­chos hu­ma­nos, a lo que se su­man los cues­tio­na­mien­tos que ha ha­bi­do de cier­ta par­te de la iz­quier­da ha­cia la obra de la Con­cer­ta­ción. ¿Sien­te es­ta dis­cu­sión co­mo par­te de es­te ai­re re­vi­sio­nis­ta?

Creo que ese fe­nó­meno tie­ne que ver con un con­jun­to de fac­to­res. El pri­me­ro, que cuan­do us­ted cam­bia una so­cie­dad, tie­ne que cam­biar la agen­da. Y los po­lí­ti­cos son más bien con­ser­va­do­res. Cam­bia la so­cie­dad cuan­do us­ted de un 40% de po­bres tie­ne aho­ra un 11% o 12%, y por eso hay otras de­man­das. Tam­bién es­tán, no lo des­co­noz­co, los otros te­mas y vien­tos que lle­gan de afue­ra. Y hay es­ta cla­se me­dia emer­gen­te que ha­ce otras de­man­das y tie­ne ra­zón pa­ra exi­gir. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca re­co­no­cer que hay otra reali­dad, sea no te­ner la in­te­li­gen­cia su­fi­cien­te pa­ra en­ten­der que esa otra reali­dad es pro­duc­to del éxi­to an­te­rior, y que ese éxi­to an­te­rior, en­ton­ces, en lu­gar de lle­nar­nos de or­gu­llo, nos lle­va a de­cir: ¿Y por qué no lo hi­zo? Cla­ro, a ve­ces uno se pi­ca. Una vez me pa­re­ció opor­tuno de­cir que creo que Chi­le es­tá ma­du­ro aho­ra pa­ra dis­cu­tir el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual. Un se­ñor me man­dó un Twit­ter y me di­jo: “¿Y por qué no lo hi­zo cuan­do fue Pre­si­den­te?”. Y ahí sí que me piqué. Le di­je: “Por­que es­ta­ba ocu­pa­do... tra­tan­do de sa­car una ley de di­vor­cio pa­ra que cuan­do ha­ya ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual tam­bién se pue­dan di­vor­ciar”.

¿Y aho­ra es­tá pi­ca­do?

No. Sien­to una tran­qui­li­dad de con­cien­cia enor­me, por­que sé que el In­for­me Va­lech va a que­dar en la his­to­ria co­mo la ver­dad de lo que ocu­rrió en ma­te­ria de pri­sión po­lí­ti­ca y tor­tu­ra. Y es­to, que es iné­di­to en el mun­do, es signo de or­gu­llo pa­ra los chi­le­nos, y lo va a se­guir sien­do por siem­pre. Po­cos paí­ses se atre­vie­ron a crear es­to.

Pe­ro su­ma­do al áni­mo an­ti Con­cer­ta­ción que hay y a que us­ted fra­ca­só en su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, ¿sien­te que no se le ha he­cho jus­ti­cia a su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca?

La tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca y la jus­ti­cia la ha­ce us­ted con su con­cien­cia, no con el aplau­so. Sí, cla­ro, voy a mu­chos lu­ga­res y la gen­te es muy ca­ri­ño­sa; otros po­nen ca­ra de as­cen­sor.

¿Cuál es esa ca­ra?

Tu en­tras a un as­cen­sor, y ¿qué ha­ce el chi­leno? Se que­da de pie y mi­ra así (mi­ra ha­cia to­dos la­dos). No mi­ra al que es­tá al la­do. En otros paí­ses se sa­lu­dan; aquí no. To­dos mi­ran­do el nú­me­ro del as­cen­sor. En­ton­ces, al­gu­nos po­nen ca­ra de as­cen­sor, co­mo di­cien­do no me co­no­cen. Pe­ro me pa­re­ce na­tu­ral, es bueno. Aho­ra us­ted se re­fie­re a la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, cla­ro, me pa­sa­ron co­sas di­ver­ti­das...

¿Co­mo cuá­les?

Voy sa­lien­do con mi se­ño­ra, en una es­ca­le­ra me­cá­ni­ca fren­te a un teatro cul­tu­ral. Vie­ne un se­ñor de­trás de no­so­tros y lo mi­ro co­mo pa­ra sa­lu­dar­lo con un ges­to, pe­ro po­ne ca­ra de as­cen­sor. Bueno, se­guí con­ver­san­do con mi se­ño­ra. Sa­li­mos, em­pe­za­mos a ca­mi­nar ha­cia el au­to, y de re­pen­te veo por el ra­bi­llo que el se­ñor se da me­dia vuel- ta y se di­ri­ge a mí. Y me pre­pa­ré: “Es­te ca­ba­lle­ro me va a de­cir al­go”. Y me di­ce: “Se­ñor, vuel­va, pa­ra que por lo me­nos pon­ga or­den en es­te país”. Lo que él me es­ta­ba di­cien­do con su ges­to, que era de des­pre­cio, has­ta po­día pen­sar que él pen­sa­ba que yo iba a se­guir ro­ban­do, o su­bien­do im­pues­tos y esas co­sas, “pe­ro por lo me­nos pon­ga or­den”. Esas co­sas ocu­rren, pe­ro en ge­ne­ral no me di­cen pe­sa­de­ces, a mí por lo me­nos no me ha to­ca­do. La ca­ra de as­cen­sor me pa­re­ce bien.

Por­que us­ted igual da un cier­to te­mor.

Eso pue­de ser. La gen­te que des­pués me co­no­ce un po­co más me di­ce: “Yo pen­sé que era dis­tin­to”. Lo que sí mu­chos me di­cen que creen que soy más al­to, no sé por qué ra­zón.

¿Le da un po­co de pe­na pen­sar que es­ta era la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad qui­zás de vol­ver a La Mo­ne­da?

No. Quie­ro ser bien fran­co. Yo go­ber­né seis años, y nun­ca me fui de La Mo­ne­da pen­san­do en vol­ver a La Mo­ne­da. Aho­ra, en es­te ca­so, lo re­co­noz­co, lo hi­ce por­que que­ría que­dar­me con mi con­cien­cia tran­qui­la. Mu­chos me de­cían: “La coa­li­ción que tenemos se va a de­sin­te­grar si tú no eres can­di­da­to”. No exis­te nun­ca un ser pro­vi­den­cial ni in­dis­pen­sa­ble, ob­via­men­te. Pe­ro me da­ba cuen­ta de que a lo me­jor mi nom­bre ha­cía más fá­cil un en­ten­di­mien­to pa­ra que hu­bie­ra un can­di­da­to úni­co. Bueno, pe­ro si ni los míos pen­sa­ron que yo ser­vía pa­ra eso… En la ma­ña­na me lla­mó una se­ño­ra que que­ría ver­me, que es “viu­da de La­gos”, co­mo le di­cen a uno. “¿Por qué se ba­jó?”, me di­jo. “Mi­re us­ted, có­mo les voy a pe­dir al res­to de los chi­le­nos que me apo­yen si ni los míos es­ta­ban dis­pues­tos”. Y tie­nen to­do el de­re­cho, ese no es mi pro­ble­ma. Pe­ro sí, sin­ce­ra­men­te, lo hi­ce por­que si no lo hu­bie­ra he­cho y hu­bié­ra­mos lle­ga­do a es­ta si­tua­ción de hoy, co­mo la que hay, to­dos me es­ta­rían di­cien­do “es cul­pa tu­ya. Si tú hu­bie­ras si­do can­di­da­to, es­to no pa­sa”. Mi con­cien­cia es­tá tran­qui­la.

A lo me­jor de­bió es­pe­rar que lo fue­ran a bus­car, más que lan­zar­se a la pis­ci­na.

Eso ya es la pe­tit his­to­ire. Yo es­tas co­sas las ha­go sin cal­cu­la­do­ra. Me di­je­ron “no es que us­ted va a dis­mi­nuir su ca­pi­tal po­lí­ti­co si fra­ca­sa”. El ca­pi­tal po­lí­ti­co es pa­ra usar­lo cuan­do uno cree que es ne­ce­sa­rio. Pun­to.

¿Y ha po­di­do re­com­po­ner las re­la­cio­nes con quie­nes apo­ya­ron a Alejandro Gui­llier en des­me­dro de us­ted?

Las re­la­cio­nes son nor­ma­les. No hay na­da es­pe­cial.

Pe­ro con el can­di­da­to no tie­ne re­la­ción.

Lo vi ha­ce po­cos días, pa­ra el 11 de sep­tiem­bre. Nos sa­lu­da­mos co­mo co­rres­pon­den, con cor­dia­li­dad. Tam­bién igual con la Carolina Goic.

Esa es la pre­gun­ta, ¿dón­de es­tá el co­ra­zón de La­gos? ¿Con Goic o con Gui­llier? ¿O con Pi­ñe­ra?

No, el co­ra­zón mío es­tá con Lui­sa Du­rán.

¿Pe­ro su vo­to?

Pa­so.

“Si no hu­bie­ra pro­pues­to mi can­di­da­tu­ra y hu­bié­ra­mos lle­ga­do a es­ta si­tua­ción de hoy, to­dos me es­ta­rían di­cien­do es cul­pa tu­ya”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.