La grie­ta de Lon­guei­ra con la UDI

La de­fi­ni­ción de la lis­ta par­la­men­ta­ria UDI le de­mos­tró al ex se­na­dor Pa­blo Lon­guei­ra que su as­cen­den­cia ya no es lo que fue en ese par­ti­do. Va­rias de las car­tas que de­fen­dió -in­clui­do su her­ma­no­que­da­ron fue­ra de la nó­mi­na. Ello le sig­ni­fi­có un du­ro quieb

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR AN­DRÉS MU­ÑOZ Y MA­RÍA JO­SÉ O’SHEA FO­TO­GRA­FÍA : ATON

“Aho­ra los ne­ce­si­to, co­mo en tan­tas jor­na­das his­tó­ri­cas que sor­pren­di­mos jun­tos al país, pa­ra una ta­rea igual­men­te re­le­van­te: tenemos que re­ins­cri­bir a la UDI en los pla­zos le­ga­les, a pe­sar de la más fe­roz cam­pa­ña de des­pres­ti­gio que ha en­fren­ta­do una co­lec­ti­vi­dad po­lí­ti­ca en la his­to­ria re­cien­te del país”, se leía en el en­tu­sias­ta men­sa­je que el ex lí­der de la UDI Pa­blo Lon­guei­ra en­vió vía What­sApp a cien­tos de mi­li­tan­tes en mar­zo, en mo­men­tos en que la co­lec­ti­vi­dad ba­ta­lla­ba pa­ra lo­grar el re­fi­cha­je mí­ni­mo exi­gi­do por el Ser­vel.

Pe­se a su re­nun­cia a las fi­las gre­mia­lis­tas en mar­zo de 2016 -lue­go de que la fis­ca­lía co­men­za­ra una in­ves­ti­ga­ción en su con­tra por cohe­cho-, Lon­guei­ra to­mó un rol ac­ti­vo en el pro­ce­so de re­fi­cha­je de la UDI: gra­bó cin­co vi­deos que eran di­fun­di­dos por di­ver­sas re­des so­cia­les e in­clu­so de­jó de la­do su os­tra­cis­mo y acu­dió a al­gu­nos de los stands que el par­ti­do des­ple­gó pa­ra que las per­so­nas se ins­cri­bie­ran. En una de esas vi­si­tas lle­gó al Par­que Arau­co y par­ti­ci­pó jun­to al ex Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra en un vi­deo de mo­ti­va­ción pa­ra el re­fi­cha­je.

Pe­ro el en­tu­sias­mo de uno de los má­xi­mos lí­de­res y fun­da­dor del par­ti­do tu­vo una fi­su­ra no me­nor cuan­do ha­ce tres se­ma­nas la UDI tu­vo que ce­rrar la ne­go­cia­ción par­la­men­ta­ria que sos­tu­vo por más de tres me­ses con sus so­cios de Chi­le Va­mos.

Lon­guei­ra si­guió de cer­ca la no­mi­na­ción de los can­di­da­tos gre­mia­lis­tas que com­pe­ti- rán por un es­ca­ño en el Con­gre­so en no­viem­bre pró­xi­mo. Y fue­ron al me­nos cua­tro las car­tas -en­tre las que se en­cuen­tran su pro­pio her­mano y dos es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res- que el ex mi­nis­tro de­fen­dió fren­te a la di­rec­ti­va que li­de­ra la se­na­do­ra Jac­que­li­ne van Rys­sel­berg­he. Ella, jun­to al se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Pa­blo Te­rra­zas -con quien el tam­bién ex se­na­dor man­tie­ne un es­tre­cho víncu­lo de amis­tad­fue­ron los re­pre­sen­tan­tes de la UDI en las reunio­nes con los di­ri­gen­tes de Chi­le Va­mos.

Aun­que es cla­ro el pe­so que tie­ne el ape­lli­do Lon­guei­ra en el gre­mia­lis­mo, la ti­mo­nel del par­ti­do im­pu­so su pos­tu­ra y de­jó afue­ra de la plan­ti­lla a las car­tas que el ex mi­nis­tro res­pal­da­ba.

El ex se­na­dor, quien es­tu­vo mo­ni­to­rean­do las ne­go­cia­cio­nes has­ta úl­ti­mo mo­men­to, ha­bría he­cho ver su mo­les­tia por los cri­te­rios que la di­rec­ti­va im­pu­so pa­ra ele­gir los can­di­da­tos al Con­gre­so, pues con­si­de­ró que se ce­dió a pre­sio­nes de par­la­men­ta­rios que bus­can ir pro­te­gi­dos den­tro de su pro­pio pac­to.

La de­cep­ción de Lon­guei­ra con la de­ci­sión de la di­rec­ti­va fue tal, que hi­zo que to­ma­ra fuer­za una idea que ve­nía ron­dan­do ha­ce al­gún tiem­po en su ca­be­za: for­mar un nue­vo mo­vi­mien­to po­lí­ti­co.

La dispu­ta con Van Rys­sel­berg­he

El pun­to de quie­bre fue el 21 de agos­to, fe­cha lí­mi­te pa­ra la ins­crip­ción de las lis­tas pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rias. Chi­le Va­mos te­nía den­tro de sus pla­nes lle­gar en ho­ras de la ma­ña­na a las ofi­ci­nas del Ser­vel pa­ra ins­cri- bir a sus can­di­da­tos al Par­la­men­to, pe­ro un nu­do de úl­ti­ma ho­ra hi­zo que los pre­si­den­tes y se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les lle­ga­ran cer­ca de las 23 ho­ras a esas de­pen­den­cias.

El re­tra­so del es­que­ma ini­cial fue por la can­ti­dad de cu­pos que ca­da par­ti­do exi­gía en el dis­tri­to 19, co­rres­pon­dien­te a Chi­llán. A pe­sar de que Pi­ñe­ra tu­vo que in­ter­ve­nir y zan­jó las dis­cre­pan­cias en va­rios de los distritos en dispu­ta, el 19 fue la pie­dra de to­que pa­ra con­cluir una ne­go­cia­ción que to­dos re­cuer­dan co­mo “muy di­fí­cil”.

En Chi­llán, la pe­lea era por seis cu­pos. Has­ta úl­ti­mo mo­men­to la UDI in­sis­tió en que ellos de­bían lle­var tres can­di­da­tos, RN pe­día la mis­ma can­ti­dad de nom­bres y Evó­po­li era de la idea de que ca­da par­ti­do de­bía lle­var dos. Fi­nal­men­te, se im­pu­so la idea de Van Rys­sel­berg­he y la UDI y RN se que­da­ron con to­dos los cu­pos de Chi­le Va­mos, de­jan­do fue­ra a las car­tas de Evó­po­li.

A pe­sar de que se man­tu­vo a los tres can­di­da­tos UDI, Lon­guei­ra no que­dó sa­tis­fe­cho. Uno de los dam­ni­fi­ca­dos fue Juan Ma­nuel San­ta Cruz -una de las dos op­cio­nes que te­nía Evó­po­li-, por quien el ex mi­nis­tro reali­zó un fuer­te “lobby”, tan­to en su ex par­ti­do co­mo en el pi­ñe­ris­mo.

San­ta Cruz, in­ge­nie­ro co­mer­cial de pro­fe­sión, tra­ba­jó des­de 2012 a 2014 en el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía jun­to a Lon­guei­ra, quien asu­mió en esa car­te­ra a me­dia­dos de 2011. Fue el pro­pio ex mi­nis­tro quien lo in­vi­tó a tra­ba­jar con él pa­ra que lo ase­so­ra­ra en te­mas re­la­cio­na­dos con in­no­va­ción, cien­cia y tec- no­lo­gía, se­gún se re­gis­tra en la pá­gi­na de Go­bierno Trans­pa­ren­te.

San­ta Cruz fue com­pa­ñe­ro de cur­so en el co­le­gio Cum­bres de Jo­sé To­más Lon­guei­ra. hi­jo del ex se­na­dor. Ade­más, va­rias fuen­tes se­ña­la­ron que el ex pre­si­den­te de la UDI hi­zo hin­ca­pié en que San­ta Cruz -quien es miem­bro de la fa­mi­lia con­tro­la­do­ra de Li­pi­gas- ve­nía lle­gan­do de es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción Pública en las Es­cue­la de Go­bierno de Har­vard.

Se­gún fuen­tes de la UDI, el día de la ins­crip­ción de las can­di­da­tu­ras Lon­guei­ra lla­mó in­sis­ten­te­men­te a di­ri­gen­tes gre­mia­lis­tas -en­tre ellos al se­na­dor Juan An­to­nio Co­lo­ma y el je­fe po­lí­ti­co de la cam­pa­ña de Pi­ñe­ra, An­drés Chad­wick- pa­ra que no se ba­ja­ra a San­ta Cruz.

Fue ahí cuan­do Lon­guei­ra se en­fren­tó a la di­rec­ti­va de la UDI. Van Rys­sel­berg­he, con en­cues­tas en mano, hi­zo ver a sus so­cios de Chi­le Va­mos que el ex co­la­bo­ra­dor de Lon­guei­ra no era com­pe­ti­ti­vo y que no ha­bía ra­zón al­gu­na pa­ra no­mi­nar­lo. Co­lo­ma res­pal­dó a la ex in­ten­den­ta del Bio­bío y, fi­nal­men­te, se de­ci­dió por de­jar fue­ra de la nó­mi­na a los can­di­da­tos de Evó­po­li. Sin em­bar­go, otras fuen­tes cuen­tan que nin­guno de los can­di­da­tos que pos­tu­la­ban mar­ca­ba en las en­cues­tas; to­dos es­ta­ban en el mar­gen de error.

Pe­ro esa re­so­lu­ción no fue la úni­ca que in­co­mo­dó a Lon­guei­ra. Tres días des­pués de que se ce­rró la lis­ta par­la­men­ta­ria de Chi­le Va­mos, su her­mano, Jo­sé Luis Lon­guei­ra, re­nun­ció a la UDI lue­go de que fue­ra ba­ja­do de la ca­rre­ra par­la­men­ta­ria por el dis­tri­to 9 de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.