Las otras per­cep­cio­nes

Es­tas per­cep­cio­nes re­fle­jan un cier­to es­ta­do de áni­mo so­bre los asun­tos en­cues­ta­dos que no coin­ci­den en oca­sio­nes con la ofer­ta dis­cur­si­va que les pre­sen­ta el mun­do po­lí­ti­co.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Co­mo era de es­pe­rar, la úl­ti­ma en­cues­ta del Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos co­rres­pon­dien­te a los me­ses de julio-agos­to de 2017 ha pro­vo­ca­do múl­ti­ples reac­cio­nes y aná­li­sis, so­bre to­do en lo que res­pec­ta a sus me­di­cio­nes de las opi­nio­nes po­lí­ti­co-elec­to­ra­les. Es na­tu­ral que se ha­ya pres­ta­do me­nos aten­ción a otras per­cep­cio­nes de los chi­le­nos que la en­cues­ta mi­de, las cua­les pue­den ser, sin em­bar­go, úti­les pa­ra re­fle­xio­nar so­bre las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas que fi­nal­men­te los elec­to­res to­ma­rán.

Es­tas per­cep­cio­nes re­fle­jan un cier­to es­ta­do de áni­mo so­bre los asun­tos en­cues­ta­dos que no coin­ci­den ne­ce­sa­ria­men­te en oca­sio­nes con la ofer­ta dis­cur­si­va que les pre­sen­ta el mun­do po­lí­ti­co.

Ana­li­zán­do­las, da la im­pre­sión, por ejem­plo, de que no cal­zan con la vi­sión de pro­fun­do des­am­pa­ro e in­jus­ti­cia per­ma­nen­te que plan­tea la iz­quier­da ra­di­cal. Los chi­le­nos, de acuer­do a es­ta en­cues­ta, pa­re­ce­rían no sen­tir­se en un in­fierno so­cial y tam­po­co en un pá­ra­mo eco­nó­mi­co.

Cuan­do les pre­gun­tan por “su sa­tis­fac­ción per­so­nal con la vi­da”, un 65 % se si­túa en un ran­go muy al­to de sa­tis­fac­ción y muy po­cos, ape­nas un 8%, se co­lo­can en un ran­go ba­jo.

Cu­rio­sa­men­te, cuan­do res­pon­den por la sa­tis­fac­ción de sus com­pa­trio­tas, en­cuen­tran que los de­más es­tán al­go peor que ellos, pe­ro no se tra­ta de un des­cen­so dra­má­ti­co. En ge­ne­ral, muy po­cos chi­le­nos apa­re­cen al bor­de de la cri­sis de ner­vios. La mis­ma ten­den­cia se pre­sen­ta en re­la­ción a las pre­gun­tas so­bre la si­tua­ción eco­nó­mi­ca pre­sen­te y fu­tu­ra. Tam­bién en sus res­pues­tas al re­vés de la que di­ce el an­ti­guo re­frán pien­san que el cés­ped de su jar­dín es más ver­de y más bri­llan­te que el de su ve­cino.

Só­lo el 14% con­si­de­ra que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país atra­vie­sa un es­ta­do de de­ca­den­cia, aun cuan­do con rea­lis­mo el 69 % con­si­de­ra que el país es­tá eco­nó­mi­ca­men­te es­tan­ca­do. Los op­ti­mis­tas de fie­rro que pien­san que es­ta­mos pro­gre­san­do son ape­nas el 16%.

Sin du­da, es una per­cep­ción que no se acer­ca a lo óp­ti­mo, pe­ro que se dis­tan­cia fuer­te­men­te de la vi­sión de de­rrum­be apo­ca­líp­ti­co plan­tea­da por vo­ce­ros de la de­re­cha.

De otra par­te, el 53% con­si­de­ra que su si­tua­ción eco­nó­mi­ca no es bue­na ni ma­la, el 26% la en­cuen­tra bue­na y el 21% ma­la, y la mi­ra­da que tie­nen so­bre el fu­tu­ro es más bien se­re­na ti­ran­do pa­ra op­ti­mis­ta: el 57% pien­sa que va a se­guir igual, el 37% que va a me­jo­rar y só­lo el 4% que las co­sas van a em­peo­rar.

Cuan­do res­pon­den las mis­mas pre­gun­tas, ya no so­bre su si­tua­ción per­so­nal, sino del país en su con­jun­to, la mi­ra­da se vuel­ve más som­bría, pe­ro no de ma­ne­ra exa­ge­ra­da.

¡Di­fí­cil ima­gi­nar el asal­to del pa­la­cio de in­vierno con es­te es­ta­do de áni­mo!

La en­cues­ta se­ña­la tam­bién que los pro­ble­mas a los cua­les el go­bierno de­be pres­tar más aten­ción son la de­lin­cuen­cia, la sa­lud y la educación, y plan­tea una se­rie de pre­gun­tas so­bre la sa­lud y la educación su­pe­rior.

En re­fe­ren­cia a la sa­lud, el 40% se­ña­la es­tar bas­tan­te sa­tis­fe­cho con la aten­ción que re­ci­be, el 28% la en­cuen­tra re­gu­le­que y el 32% ex­pre­sa dis­tin­tos gra­dos de in­sa­tis­fac­ción.

Es­tas ci­fras se vuel­ven mu­cho más crí­ti­cas cuan­do se re­fie­ren al sis­te­ma de sa­lud exis­ten­te en Chi­le, ahí só­lo el 26% mues­tra sa­tis­fac­ción, el 27% lo en­cuen­tra re­gu­le­que y un am­plio 47% se en­cuen­tra en al­gún gra­do in­sa­tis­fe­cho.

A tra­vés de es­tas y otras res­pues­tas se pue­de con­cluir que las per­so­nas apre­cian la ca­li­dad del per­so­nal de sa­lud que los atien­de, pe­ro con­si­de­ran que el sis­te­ma co­mo tal pre­sen­ta mu­chas de­bi­li­da­des, tan­to en lo or­ga­ni­za­cio­nal co­mo en lo ma­te­rial.

Sin em­bar­go, con­fie­san re­ci­bir con fre­cuen­cia aten­cio­nes mé­di­cas y rea­li­zar­se exá­me­nes.

Tam­bién per­ci­ben una me­jo­ría del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma en­tre 2011 y 2017.

En sín­te­sis, se per­ci­be un sis­te­ma de sa­lud con bas­tan­tes pro­ble­mas, pe­ro no el de una si­tua­ción de in­de­fen­sión ge­ne­ra­li­za­da.

En re­la­ción con el te­ma de educación su­pe­rior, las res­pues­tas mues­tran que la gen­te ve en el ac­ce­so a la educación su­pe­rior la vía real pa­ra que sus hi­jos ob­ten­gan ma­yo­res in­gre­sos y me­jo­res tra­ba­jos, bas­tan­te más aba­jo apa­re­cen te­mas más in­te­gra­les, co­mo el desa­rro­llo per­so­nal y las as­pi­ra­cio­nes vo­ca­cio­na­les.

Las preo­cu­pa­cio­nes apa­re­cen li­ga­das al en­deu­da­mien­to pos­te­rior o a la va­lo­ra­ción in­su­fi­cien­te de los fu­tu­ros em­plea­do­res res­pec­to de los tí­tu­los ob­te­ni­dos.

Se as­pi­ra a que na­die que­de fue­ra de la educación su­pe­rior por fal­ta de re­cur­sos, a una bue­na ca­li­dad de esa educación y, en ter­cer lu­gar, a que na­die ob­ten­ga lu­cro en la educación su­pe­rior.

Es­tá ca­si au­sen­te el te­ma de la es­ta­ta­li­dad o no es­ta­ta­li­dad de los es­ta­ble­ci­mien­tos que tan­to ator­men­ta a al­gu­nos rec­to­res.

De ma­ne­ra ma­yo­ri­ta­ria (68%) se pien­sa que de­be­ría au­men­tar el nú­me­ro de es­tu­dian­tes de educación su­pe­rior y apa­re­ce di­vi­di­da la opi­nión en torno a si la gra­tui­dad de­bie­ra ser só­lo pa­ra los que tie­nen me­no­res re­cur­sos, que al­can­zan un 51%, y quie­nes son par­ti­da­rios de la gra­tui­dad uni­ver­sal, que al­can­zan un 46 %.

Es evi­den­te que la cen­tra­li­dad po­lí­ti­ca que ha ad­qui­ri­do es­te te­ma en los úl­ti­mos años ha im­pac­ta­do de ma­ne­ra cru­cial en el ima­gi­na­rio de la as­pi­ra­ción fa­mi­liar, ello po­dría ex­pli­car por qué se ha con­ver­ti­do, a mi jui­cio, más allá de una ra­cio­na­li­dad en las prio­ri­da­des del desa­rro­llo edu­ca­cio­nal en el gran de­ba­te edu­ca­ti­vo.

Su per­cep­ción co­mo he­rra­mien­ta irrem­pla­za­ble de mo­vi­li­dad so­cial ex­pli­ca, ade­más, la prac­ti­ci­dad de las preo­cu­pa­cio­nes de los en­cues­ta­dos, ellas tie­nen só­lo muy par­cial­men­te que ver con el con­te­ni­do ideo­ló­gi­co de mo­vi­mien­to so­cial que lo co­lo­có co­mo te­ma cen­tral del ac­tual go­bierno.

El go­bierno apa­re­ce en com­pa­ra­ción con los tres úl­ti­mos que lo pre­ce­die­ron co­mo el peor eva­lua­do en la en­cues­ta julio-agos­to del CEP que se rea­li­za en el úl­ti­mo año del pe­rio­do, tan­to en la apro­ba­ción pre­si­den­cial (24%) co­mo en el ma­ne­jo eco­nó­mi­co (14%). Na­tu­ral­men­te, co­mo lo se­ña­lan otras en­cues­tas, se pue­den pre­sen­tar va­ria­cio­nes en el fu­tu­ro, y pue­de que ellas sean al al­za, pe­ro di­fí­cil­men­te ese au­men­to ten­drá di­men­sio­nes hi­per­bó­li­cas.

Ese ba­jo ni­vel de apo­yo obe­de­ce a múl­ti­ples cau­sas, al­gu­nas es­tán li­ga­das a los vai­ve­nes de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal, otros a fe­nó­me­nos de la fra­gi­li­za­ción de la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad que sa­cu­de a to­das las de­mo­cra­cias, pe­ro tam­bién con­lle­van un jui­cio so­bre la ges­tión del ac­tual go­bierno.

Más allá de lo­gros im­por­tan­tes que se de­ben re­co­no­cer al go­bierno en ma­te­ria de trans­for­ma­cio­nes so­cia­les, ci­vi­li­za­cio­na­les e ins­ti­tu­cio­na­les, su ges­tión pre­sen­ta un con­jun­to de ras­gos que os­cu­re­cen sus con­quis­tas co­mo re­sul­ta­do de una por­fia­da bu­li­mia en la agen­da de re­for­mas que cons­pi­ra con­tra su ca­li­dad, de po­ca pe­ri­cia en la con­duc­ción po­lí­ti­ca, de des­pro­li­ji­dad en la ges­tión, de una bus­ca­da des­preo­cu­pa­ción por li­gar con­ti­nui­dad y cam­bio, cre­ci­mien­to y pro­gre­so so­cial, con­vic­cio­nes y duc­ti­li­dad, as­pec­tos que ter­mi­na­ron por no con­quis­tar el apo­yo de la iz­quier­da ra­di­cal y por des­ba­ra­tar la ar­ti­cu­la­ción de una ma­yo­ría se­re­na y pro­gre­sis­ta.

Quién sa­be si no se­ría pre­fe­ri­ble pa­ra el go­bierno, apro­ve­chan­do un cua­dro eco­nó­mi­co in­ter­na­cio­nal que tien­de a me­jo­rar, ol­vi­dar en es­tos úl­ti­mos me­ses tan­ta preo­cu­pa­ción por sus se­llos y sus le­ga­dos y me­jo­rar su efi­cien­cia pa­ra con­cluir su pe­rio­do con un mayor apre­cio por par­te de la ciu­da­da­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.