El Pa­pa Fran­cis­co, en cam­pa­ña

¿Es es­te un Pa­pa po­lí­ti­co? Sí. To­dos los Pa­pas lo son en vir­tud del po­der de su ins­ti­tu­ción. Es­te lo es tam­bién, por­que par­ti­ci­pa per­so­nal­men­te en la dis­cu­sión pública y en pro­ce­sos de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

La re­cien­te vi­si­ta del Pa­pa a Co­lom­bia y la apa­ri­ción de un li­bro, Po­lí­ti­ca y so­cie­dad, en el que el Su­mo Pon­tí­fi­ce dia­lo­ga con el in­ves­ti­ga­dor Do­mi­ni­que Wol­ton han reabier­to la dis­cu­sión so­bre si Fran­cis­co es un hom­bre po­lí­ti­co y, lo que es más con­tro­ver­sial, si es de iz­quier­da.

En Amé­ri­ca La­ti­na, el asun­to in­tere­sa es­pe­cial­men­te: es un Pa­pa ar­gen­tino, Amé­ri­ca La­ti­na es, jun­to con Áfri­ca, la mayor zo­na de in­fluen­cia de una Igle­sia Ca­tó­li­ca con com­pe­ti­do­res tan­to se­cu­la­res co­mo re­li­gio­sos en to­do el mun­do, y la im­pli­ca­ción del Va­ti­cano en cues­tio­nes po­lí­ti­cas en es­ta re­gión es ob­via.

La res­pues­ta a la pri­me­ra pre­gun­ta -¿es es­te un Pa­pa po­lí­ti­co?- es un ro­tun­do sí. To­dos los Pa­pas lo son en vir­tud del po­der de su ins­ti­tu­ción. Es­te lo es tam­bién por­que par­ti­ci­pa per­so­nal­men­te en la dis­cu­sión pública y en pro­ce­sos de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca.

Ha­ce ape­nas unos días, Fran­cis­co pro­vo­có en Eu­ro­pa un de­ba­te con unas de­cla­ra­cio­nes a fa­vor de la in­mi­gra­ción en las que usó la pa­la­bra “in­con­di­cio­nal” y en las que desa­rro­lló la idea de crear sis­te­mas de in­te­gra­ción y pro­tec­ción pa­ra in­mi­gran­tes. Pa­ra los sec­to­res de de­re­cha crí­ti­cos de la in­mi­gra­ción, es­ta pos­tu­ra pa­pal va con­tra la tra­di­ción del Va­ti­cano co­mo ba­luar­te del cris­tia­nis­mo y del hu­ma­nis­mo, que es­ta­rían en pe­li­gro an­te flu­jos mi­gra­to­rios que re­pre­sen­tan la ne­ga­ción de am­bas he­ren­cias cul­tu­ra­les. Pa­ra los sec­to­res de iz­quier­da, so­bre to­do sin­di­ca­les, que tam­bién ven con ojos des­con­fia­dos a los in­mi­gran­tes, la po­si­ción del Pa­pa ero­sio­na los “de­re­chos” de los tra­ba­ja­do­res.

En el li­bro men­cio­na­do, del que Fi­ga­ro Ma­ga­zi­ne pu­bli­có un ade­lan­to en ex­clu­si­va mun­dial, Fran­cis­co ha­ce una de­fen­sa de la unión ci­vil en­tre per­so­nas de un mis­mo se­xo. In­ser­tán­do­se de lleno en la dis­cu­sión po­lí­ti­co-mo­ral, re­cha­za la idea de lla­mar “ma­tri­mo­nio” a esas unio­nes, pe­ro de­fien­de su equi­va­len­cia en tér­mi­nos de “unión ci­vil”, lo que re­pre­sen­ta un cam­bio en la po­si­ción de la Igle­sia. Es­te Pa­pa que no se con­ten­ta con ha­blar de una mo­ra­li­dad in­di­vi­dual o asun­tos es­pi­ri­tua­les: se in­vo­lu­cra en la ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca y la lu­cha po­lí­ti­ca te­rre­nal.

Sus dos en­cí­cli­cas, “Lu­men Fi­dei” y “Lau­da­to Si”, son po­lé­mi­cas. La pri­me­ra cues­tio­na el sis­te­ma de mer­ca­do glo­bal (“go­bierno de la eco­no­mía mun­dial”) y la se­gun­da pro­fe­sa el eco­lo­gis­mo.

La po­li­ti­za­ción pa­pal no se ago­ta allí. Amé­ri­ca La­ti­na es la de­mos­tra­ción de que es­tá dis­pues­to a in­vo­lu­crar­se en pro­ce­sos po­lí­ti­cos. Es un rol que le re­sul­ta­ría más di­fí­cil ju­gar fue­ra de Amé­ri­ca La­ti­na. Qui­zá no sea de­ma­sia­do exa­ge­ra­do de­cir que pa­ra él Amé­ri­ca La­ti­na es lo que fue Eu­ro­pa cen­tral pa­ra Juan Pa­blo II en los años 80.

Son has­ta aho­ra tres los “ca­sos” en los que Fran­cis­co se ha me­ti­do de lleno: la “nor­ma­li­za­ción” de re­la­cio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba, el pro­ce­so de paz en Co­lom­bia y el “diá­lo­go” de la dic­ta­du­ra de Ni­co­lás Ma­du­ro con la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na. Se ha ofre­ci­do tam­bién a ju­gar un pa­pel en otros es­ce­na­rios, trá­te­se de di­fe­ren­dos, con­flic­tos o ten­sio­nes (en­tre Ve­ne­zue­la y Co­lom­bia, Chi­le y Bo­li­via, Ni­ca­ra­gua y Cos­ta Ri­ca, por ejem­plo).

Fran­cis­co to­mó la ini­cia­ti­va de ofre­cer sus bue­nos ofi­cios a Ba­rack Oba­ma y Raúl Cas­tro en 2014 y se in­vo­lu­cró en las ne­go­cia­cio­nes. El anun­cio, a fi­na­les de 2014, de que am­bos paí­ses ha­bían de­ci­di­do res­ta­ble­cer sus re­la­cio­nes fue el co­mien­zo de un pro­ce­so que hoy ni si­quie­ra Do­nald Trump ha re­ver­ti­do en lo esen­cial.

En el ca­so de la ne­go­cia­ción en­tre el go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos y las Farc, los tiem­pos fue­ron dis­tin­tos, pues Fran­cis­co en­con­tró las ne­go­cia­cio­nes se­cre­tas ya en mar­cha (ha­bían arran­ca­do en 2012 y él fue ele­gi­do en 2013). Su rol pa­só a ser sig­ni­fi­ca­ti­vo a par­tir de 2015, cuan­do San­tos en­ten­dió que la re­sis­ten­cia de un am­plí­si­mo sec­tor de Co­lom­bia po­nía en pe­li­gro su ob­je­ti­vo y que, al mis­mo tiem­po, las Farc ha­bían en­du­re­ci­do mu­cho su po­si­ción.

Un hom­bre im­por­tan­te en las ne­go­cia­cio­nes, o más exac­ta­men­te en el jue­go de po­leas que se dio de­trás de la ne­go­cia­ción ofi­cial, fue el obis­po Gior­gio Lin­gua, a quien el Pa­pa nom­bró nun­cio en Cu­ba con la ex­pre­sa mi­sión do­ble de or­ga­ni­zar su vi­si­ta a la is­la y co­la­bo­rar con las ne­go­cia­cio­nes en­tre Co­lom­bia y las Farc, que se desa­rro­lla­ban en La Ha­ba­na. Lin­gua ya co­no­cía a las Farc des­de los tiem­pos de An­drés Pastrana, cuan­do el go­bierno co­lom­biano de en­ton­ces in­ten­tó lle­var a ca­bo, sin éxi­to, una ne­go­cia­ción de paz con el gru­po te­rro­ris­ta.

El com­pro­mi­so de Fran­cis­co es tal, que res­pal­dó a San­tos cuan­do, de­rro­ta­do el pro­ce­so de paz en un re­fe­rén­dum vin­cu­lan­te lle­va­do a ca­bo en Co­lom­bia, de­ci­dió con­ti­nuar ha­cién­do­lo efec­ti­vo por dis­tin­tas vías. Ello, a pe­sar de que im­pli­ca­ba me­ter­se di­rec­ta­men­te en la de­li­ca­da dis­cu­sión le­gal y cons­ti­tu­cio­nal in­ter­na en di­cho país.

La ter­ce­ra mi­sión pa­pal, la del diá­lo­go en­tre la dic­ta­du­ra ve­ne­zo­la­na y la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca, no ha lle­ga­do a buen puer­to y es qui­zá la más con­tro­ver­sial.

Fran­cis­co eli­gió la opor­tu­ni­dad más de­li­ca­da y pe­li­gro­sa pa­ra fa­vo­re­cer el diá­lo­go: el úl­ti­mo ter­cio de 2016, cuan­do la opo­si­ción, am­pa­ra­da en la Cons­ti­tu­ción (obra del pro­pio cha­vis­mo), pre­ten­día que se con­vo­ca­ra un re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio con­tra Ma­du­ro. El ré­gi­men ve­ne­zo­lano ha­cía lo ne­ce­sa­rio pa­ra ga­nar tiem­po: pron­to ven­ce­ría el pla­zo más allá del cual ya no se­ría po­si­ble, se­gún la Cons­ti­tu­ción, el re­vo­ca­to­rio. Ma­du­ro te­nía es­pe­cial in­te­rés en un diá­lo­go, pa­re­ci­do a los que el cha- vis­mo con­vo­ca ri­tual­men­te ca­da vez que las co­sas se le po­nen co­lor de hormiga pa­ra des­mo­vi­li­zar a la opo­si­ción.

Otro fac­tor aña­día pe­li­gro a la ini­cia­ti­va pa­pal: Ma­du­ro ha­bía vio­la­do la le­ga­li­dad sus­pen­dien­do las elec­cio­nes pa­ra ele­gir go­ber­na­do­res. Te­ner al Va­ti­cano co­mo aval lo pro­te­ge­ría de cual­quier cues­tio­na­mien­to in­ter­na­cio­nal an­te es­te he­cho dic­ta­to­rial.

La his­to­ria aca­bó mal. Las ne­go­cia­cio­nes de la Is­la Mar­ga­ri­ta (que con­ti­nua­ron lue­go en Ca­ra­cas), en las que el en­via­do del Pa­pa, Emil Paul Ts­che­rrig, tu­vo un rol pro­mi­nen­te, re­sul­ta­ron un fias­co. Ma­du­ro no cum­plió na­da de lo que pro­me­tió y el año aca­bó con un en­du­re­ci­mien­to in­ten­so del ré­gi­men. To­do desem­bo­có en el reini­cio de la re­sis­ten­cia ac­ti­va en las ca­lles que, con el te­lón de fon­do de nue­vos diá­lo­gos es­po­rá­di­cos con­vo­ca­dos por Ma­du­ro con ayu­da de tres ex pre­si­den­tes de Es­pa­ña y Amé­ri­ca La­ti­na y de or­ga­nis­mos co­mo Una­sur, y con res­pal­do pa­pal, ayu­da­ron al cha­vis­mo a ca­pear el tem­po­ral.

El res­pe­to que Ma­du­ro tie­ne por el Pa­pa que­dó de­mos­tra­do con su de­ci­sión de eli­mi­nar la Asam­blea Na­cio­nal y ha­cer ele­gir, en co­mi­cios frau­du­len­tos (de­nun­cia­dos, en­tre otros, por la em­pre­sa que or­ga­ni­zó el re­cuen­to), una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te cu­ya úni­ca mi­sión es abo­lir for­mal­men­te la de­mo­cra­cia. Es­te he­cho va­lió a Ma­du­ro la con­de­na con­tun­den­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. En­tre las ex­cep­cio­nes es­tu­vie­ron los fa­ci­li­ta­do­res de los diá­lo­gos de Ma­du­ro con la opo­si­ción, in­clu­yen­do a los ex pre­si­den­tes y al Pa­pa Fran­cis­co. Hoy, cuan­do ya la dic­ta­du­ra ve­ne­zo­la­na se sien­te más se­gu­ra y la opo­si­ción ha sus­pen­di­do la lu­cha en las ca­lles pa­ra re­to­mar alien­to, y cuan­do sur­gen se­rias di­vi­sio­nes en el seno de los de­mó­cra­tas por las desave­nen­cias so­bre la me­jor es- tra­te­gia pa­ra se­guir ade­lan­te, el Va­ti­cano ha vuel­to a res­pal­dar un diá­lo­go ofre­ci­do por Ma­du­ro (que es­ta vez tie­ne co­mo es­ce­na­rio a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na).

La par­ti­ci­pa­ción de Fran­cis­co en to­do es­to ha pro­vo­ca­do una di­vi­sión en el seno de la pro­pia Igle­sia. Los obis­pos ve­ne­zo­la­nos, al­gu­nos de los cua­les tu­vie­ron oca­sión de re­unir­se con él du­ran­te el via­je que aca­ba de rea­li­zar a Co­lom­bia, han de­nun­cia­do pú­bli­ca­men­te a la dic­ta­du­ra, han lla­ma­do “far­sa” a los diá­lo­gos de Ma­du­ro y han afir­ma­do que es­tá muy avan­za­do el pro­yec­to “co­mu­nis­ta”. En pri­va­do, le reite­ra­ron a Fran­cis­co su pos­tu­ra, fron­tal­men­te opues­ta a que la Igle­sia se pres­te a es­tas ope­ra­cio­nes ri­tua­les en­ca­mi­na­das a pre­ser­var el sis­te­ma. Uno de los que han lle­va­do la voz can­tan­te ha si­do el car­de­nal Jor­ge Li­be­ra­to Uro­sa. Pe­ro Fran­cis­co tie­ne con­si­go a pe­sos pe­sa­dos que res­pal­dan su pos­tu­ra, in­clu­yen­do al se­cre­ta­rio de Es­ta­do del Va­ti­cano, Pie­tro Pa­ro­lin, que fue en su día nun­cio en Ca­ra­cas.

He­cha es­ta rá­pi­da com­po­si­ción de lu­gar, ¿ pue­de de­cir­se que es­te es un Pa­pa de iz­quier­da? No exac­ta­men­te. Me atre­ve­ría a de­cir que su po­si­ción ideo­ló­gi­ca, en tér­mi­nos de vi­sión eco­nó­mi­ca, es más bien an­ti­cua­da, pa­re­ci­da a la del “desa­rro­llis­mo” la­ti­noa­me­ri­cano de los 60 y 70, que fue­ron dé­ca­das cla­ve en la for­ma­ción in­te­lec­tual de Ber­go­glio y su ge­ne­ra­ción. Lla­mar a eso “iz­quier­da” es di­fí­cil por­que él per­te­ne­ció al ala de los je­sui­tas (lla­ma­da a ve­ces, pre­ci­sa­men­te, “desa­rro­llis­ta”) que for­ce­jeó du­ran­te dé­ca­das con el ala iz­quier­dis­ta, pro­cli­ve a la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción. Es cier­to que ha he­cho las pa­ces con esa ala (re­ci­bió a Gus­ta­vo Gu­tié­rrez, uno de los ideó­lo­gos de la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción al po­co de asu­mir el pa­pa­do) pe­ro hoy esa co­rrien­te no re­pre­sen­ta un po­der en la Igle­sia y Fran­cis­co es quien tie­ne el man­do. Por otra par­te, no se pue­de, en es­ta dis­cu­sión, ob­viar que Ber­go­glio fue en su día uno de los po­cos con­tra­pe­sos que tu­vie­ron los Kirch­ner en la Ar­gen­ti­na an­te­rior a Mau­ri­cio Ma­cri.

Fran­cis­co tie­ne ra­zón cuan­do di­ce que la Igle­sia tie­ne una he­ren­cia de preo­cu­pa­ción por los po­bres y des­con­fian­za ha­cia el po­der eco­nó­mi­co que es­tá en los Evan­ge­lios y en la pro­pia tra­di­ción ca­tó­li­ca. Una tra­di­ción que res­ca­tó Juan XXIII -y con­ti­nuó Pa­blo VI- con el Con­ci­lio Va­ti­cano II que mo­der­ni­zó par­cial­men­te al ca­to­li­cis­mo en los años 60. Lo in­tere­san­te es que las dos gran­des co­rrien­tes je­sui­tas post- Con­ci­lio Va­ti­cano II, la de los “desa­rro­llis­tas” y la de los “li­be­ra­cio­nis­tas”, fue­ron he­re­de­ras de ese mo­men­to cla­ve de la Igle­sia mo­der­na.

Lo fue­ron tam­bién de otra gran reunión ecle­siás­ti­ca, la Con­fe­ren­cia de Me­de­llín de 1968, li­mi­ta­da a Amé­ri­ca La­ti­na pe­ro qui­zá tan de­ci­si­va co­mo el Con­ci­lio Va­ti­cano II pa­ra el ca­to­li­cis­mo la­ti­noa­me­ri­cano.

Si qui­sié­ra­mos es­ti­rar la li­ga y ha­blar en tér­mi­nos ideo­ló­gi­cos, po­dría­mos de­cir que Ber­go­glio en­car­na la ver­tien­te “so­cial­de­mó­cra­ta” de la Igle­sia fren­te a la otra co­rrien­te, hoy ve­ni­da a me­nos pe­ro en su día po­de­ro­sa en Amé­ri­ca La­ti­na, que te­nía una cla­ra in­fluen­cia mar­xis­ta.

La in­cli­na­ción “desa­rro­llis­ta” y “so­cial­de­mó­cra­ta” en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos pa­sa a ser “so­cial­cris­tia­na” cuan­do se tra­ta de la doc­tri­na y los pre­cep­tos bá­si­cos. De allí que, por ejem­plo, Fran­cis­co man­ten­ga la pos­tu­ra tra­di­cio­nal fren­te al abor­to o que, en lo re­la­ti­vo al ma­tri­mo­nio gay, pre­fie­ra de­can­tar­se por las unio­nes ci­vi­les.

A ese cóc­tel hay que aña­dir­le un in­gre­dien­te más: Fran­cis­co es un la­ti­noa­me­ri­cano de los años 60 y 70. Por eso al­ber­ga cier­ta des­con­fian­za y des­co­no­ci­mien­to de Es­ta­dos Uni­dos y, en asun­tos pun­tua­les, una co­mo­di­dad más allá de la con­ve­nien­te con re­gí­me­nes co­mo Cu­ba y Ve­ne­zue­la. En po­lí­ti­ca ex­te­rior, Fran­cis­co es­tá a la iz­quier­da del Fran­cis­co de la po­lí­ti­ca “in­ter­na”, es de­cir la re­la­cio­na­da con asun­tos doc­tri­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.