Las tragedias aje­nas

La Tercera - Reportajes - - Portada - Ós­car Con­tar­do

En al­gún mo­men­to al­guien se dio cuen­ta de que fren­te a la tragedia aje­na lo úni­co que nos con­mue­ve es una his­to­ria. Tal vez nos po­de­mos sor­pren­der momentáneamente con una ci­fra que la des­cri­ba –mi­llo­nes de des­pla­za­dos por con­flic­tos en el es­te de Áfri­ca, mi­les de mu­sul­ma­nes ma­sa­cra­dos en Myan­mar-, pe­ro la con­cen­tra­ción del pú­bli­co per­du­ra­rá más si el desas­tre se en­car­na en una bio­gra­fía en par­ti­cu­lar. En­ton­ces, cuan­do eso ocu­rre, los se­gun­dos de in­te­rés po­drán ex­ten­der­se du­ran­te días, se­ma­nas, años o qui­zás que­dar alo­ja­dos pa­ra siem­pre en la me­mo­ria.

Por mu­cho que me es­fuer­ce no po­dría re­cor­dar el nú­me­ro de muertos que pro­vo­có en 1985 el alu­vión que si­guió a la erup­ción de un vol­cán en Co­lom­bia, pe­ro siem­pre es­ta­rá en al­gún rin­cón de mis re­cuer­dos la ima­gen de una mu­cha­cha atra­pa­da, que só­lo po­día aso­mar su ca­be­za fue­ra del ba­rro. Es­tu­vo tres días así, ro­dea­da de cá­ma­ras que in­ten­ta­ban ilus­trar con ella la ca­tás­tro­fe de un pue­blo. Los res­ca­tis­tas ago­ta­ron to­das las po­si­bi­li­da­des, pe­ro no ha­bía me­dios pa­ra sal­var­la. Aque­lla des­gra­cia, la de un pue­blo cu­bier­to por el lo­do en una re­gión ru­ral de un país ex­tran­je­ro, pa­ra mí y pa­ra mu­chos de mis coe­tá­neos que­dó re­su­mi­da en la ima­gen de un he­li­cóp­te­ro que se ele­va­ba y de­ja­ba atrás a una ado­les­cen­te que ago­ni­za­ba en me­dio de un pai­sa­je arra­sa­do.

La gue­rra en Af­ga­nis­tán lo­gró te­ner un ros­tro cuan­do Na­tio­nal Geo­grap­hic pu­so en su por­ta­da la ima­gen de una jo­ven re­fu­gia­da de ojos ver­des, que mi­ra­ba con la des­con­fian­za de los per­se­gui­dos a la cá­ma­ra, y la tragedia desata­da en Bie­lo­rru­sia lue­go del es­ta­lli­do de un reac­tor nu­clear co­bró otra di­men­sión cuan­do Svetla­na Ale­xie­vich pu­bli­có las his­to­rias de las víc­ti­mas en sus Vo­ces de Cher­nobyl. Del mis­mo, más re­cien­te­men­te, la opi­nión pú­bli­ca mun­dial se vol­có so­bre la tragedia Si­ria cuan­do la fo­to­gra­fía de un ni­ño muer­to so­bre la pla­ya se mul­ti­pli­có has­ta el har­taz­go. Su­pi­mos de su pa­dre de­ses­pe­ra­do hu­yen­do de los bom­bar­deos y de las ra­zo­nes que se con­fa­bu­la­ron pa­ra que el ni­ño ter­mi­na­ra a mer­ced de la ma­rea y de nues­tra com­pa­sión. Ha­bía cien­tos de mi­les como él, pe­ro só­lo su tragedia o más bien la ima­gen de su cuer­po iner­te trans­for­ma­do en un ícono ma­ca­bro pa­re­ció re­me­cer­nos.

Es­ta se­ma­na hu­bo un te­rre­mo­to en Ciu­dad de Mé­xi­co. Vi­mos imá­ge­nes de edi­fi­cios des­plo­mar­se y es­cu­cha­mos re­ci­tar to­do el al­fa­be­to sís­mi­co –mag­ni­tud, epi­cen­tro, pla­cas tec­tó­ni­cas- al que es­ta­mos acos­tum­bra­dos. Pe­ro an­tes de co­no­cer los nú­me­ros y los da­tos del desas­tre, apa­re­ció una his­to­ria que como una car­na­da o como el pén­du­lo de un hip­no­ti­za­dor cap­tu­ró nues­tra aten­ción: ha­bía una ni­ña atra­pa­da en­tre los es­com­bros de una es­cue­la. La ni­ña se lla­ma­ba Fri­da So­fía y se ha­bía co­mu­ni­ca­do con le­ves su­su­rros con los res­ca­tis­tas; las au­to­ri­da­des a car­go pen­sa­ban que era po­si­ble sa­car­la con vi­da.

Un ca­nal de te­le­vi­sión me­xi­cano to­mó el ca­so de Fri­da So­fía como la co­lum­na vertebral de sus trans­mi­sio­nes, los me­dios ti­tu­la­ban con el nom­bre de la ni­ña, los pe­rio­dis­tas lla­ma­ban a te­ner calma y fe. Pe­ro to­do era men­ti­ra. No ha­bía una ni­ña vi­va con ese nom­bre ni con nin­gún otro ba­jo los mu­ros des­plo­ma­dos. Los pe­rio­dis­tas de la ca­de­na que ini­ció la co­ber­tu­ra del su­pues­to res­ca­te ase­gu­ra­ron que ellos no eran los res­pon­sa­bles del en­ga­ño y las au­to­ri­da­des no su­pie­ron ex­pli­car de dón­de ha­bía sa­li­do aquel re­la­to per­fec­to pa­ra una au­dien­cia ham­brien­ta de tragedias con desen­la­ces de te­le­no­ve­la. Los re­por­te­ros de un me­dio más pe­que­ño, en cam­bio, en­con­tra­ron tes­ti­mo­nios que ase­gu­ra­ban que los res­ca­tis­tas y las au­to­ri­da­des sa­bían des­de el prin­ci­pio que no exis­tía tal ni­ña es­pe­ran­do ser res­ca­ta­da.

En al­gún mo­men­to al­guien se dio cuen­ta de que fren­te a la tragedia aje­na lo úni­co que nos con­mue­ve es una his­to­ria trans­for­ma­da en es­pec­tácu­lo. Un re­la­to que es­ti­mu­le nues­tras emo­cio­nes, que fa­bri­que con la des­gra­cia de los otros un pro­duc­to que nos brin­de com­pa­sión en for­ma­to de con­su­mo; que trans­for­me la su­per­fi­cie más dúc­til de nues­tros sen­ti­mien­tos de solidaridad en una so­ga que nos man­ten­ga a ra­ya, cap­tu­ra­dos en la co­mo­di­dad vul­gar de una lás­ti­ma pa­sa­je­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.