Triun­fa­lis­mo ver­sus pe­si­mis­mo: las ame­na­zas so­bre Pi­ñe­ra y Gui­llier

Mien­tras el ex man­da­ta­rio Se­bas­tián Pi­ñe­ra ha op­ta­do como re­gla prin­ci­pal por con­te­ner las ex­pec­ta­ti­vas de un triunfo -que se tra­du­cen ya en una pe­lea so­te­rra­da en Chi­le Va­mos por car­gos de go­bierno-, el aban­de­ra­do ofi­cia­lis­ta, Ale­jan­dro Gui­llier, ba­ta­lla

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR A. MU­ÑOZ Y F. ARTAZA FO­TO­GRA­FÍA PA­TRI­CIO FUEN­TES

“No to­dos los que des­em­bar­ca­ron en Nor­man­día des­fi­la­ron en Pa­ris”, di­jo ha­ce al­gu­nas se­ma­nas el can­di­da­to pre­si­den­cial de Chi­le Va­mos, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, en una ac­ti­vi­dad pú­bli­ca en el sur del país. El ex man­da­ta­rio res­pon­día a una con­sul­ta que se ha he­cho re­cu­rren­te a me­di­da que au­men­tan las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra su even­tual re­torno a La Mo­ne­da: ¿Al­guien se va a re­pe­tir el pla­to?.

La re­fe­ren­cia his­tó­ri­ca al des­em­bar­co de las tro­pas alia­das en la cos­ta fran­ce­sa, que culminó con la li­be­ra­ción de los te­rri­to­rios de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal ocu­pa­dos por la Ale­ma­nia na­zi, fue un cla­ro men­sa­je a su en­torno, don­de la ca­rre­ra que se ha desata­do por posibles car­gos de go­bierno ya son te­ma obli­ga­do en los par­ti­dos de Chi­le Va­mos.

En un gru­po de WhatsApp de sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos, las pa­la­bras de Pi­ñe­ra fue­ron co­men­ta­das con tal in­ten­si­dad que el ex man­da­ta­rio -días después- con­vo­có a un al­muer­zo de ca­ma­ra­de­ría pa­ra dis­ten­der el am­bien­te.

El ma­ne­jo de las ex­pec­ta­ti­vas an­te un even­tual triunfo -alen­ta­do por el fa­vo­ri­tis­mo que mar­ca en las en­cues­tas- es un fac­tor que Pi­ñe­ra ha de­bi­do ad­mi­nis­trar en la campaña des­de que lo­gró im­po­ner­se con hol­gu­ra an­te Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón y Fe­li­pe Kast en las pri­ma­rias de Chi­le Va­mos.

El pro­pio aban­de­ra­do -cons­cien­te de que la sen­sa­ción de triun­fa­lis­mo, la ima­gen de una suer­te de “co­ti­llón”, le pue­de ju­gar en con­tra­ha to­ma­do me­di­das como evi­tar re­fe­rir­se a fu­tu­ros car­gos, mi­ni­mi­zar las pro­me­sas de campaña -retrasando in­clu­so la en­tre­ga de su pro­gra­ma de go­bierno- e in­ten­si­fi­car los lla­ma­dos a su elec­to­ra­do pa­ra que va­ya a vo­tar en no­viem­bre.

Las ten­sio­nes de la campaña de Pi­ñe­ra -en to­do ca­so- con­tras­tan con las del aban­de­ra­do ofi­cia­lis­ta Ale­jan­dro Gui­llier, quien ha de­bi­do li­diar con el am­bien­te de de­rro­tis­mo que se ha ins­ta­la­do en la Nue­va Ma­yo­ría.

El ini­cio del pe­rio­do le­gal de campaña -que co­men­zó el miér­co­les 21- sor­pren­dió al aban­de­ra­do aún da­ña­do por los em­ba­tes de una can­di­da­tu­ra cu­yo na­ci­mien­to fue aus­pi­cio­so, pe­ro que a los po­cos me­ses se co­men­zó a es­tan­car en las en­cues­tas. Su­ma­do a un es­ce­na­rio iné­di­to en el ofi­cia­lis­mo -por pri­me­ra vez pre­sen­ta a dos car­tas pre­si­den­cia­les, el par­la­men­ta­rio in­de­pen­dien­te y la se­na­do­ra DC Carolina Goic- y al in­ten­so des­em­bar­co de la car­ta del Fren­te Am­plio, Bea­triz Sán­chez, Gui­llier ha de­bi­do en­fren­tar la fal­ta de re­cur­sos y el de­sor­den de su co­man­do, in­te­gra­do por un equi­po que, por pri­me­ra vez, es­tá en las li­gas ma­yo­res de la Nue­va Ma­yo­ría.

El re­sul­ta­do no es un mis­te­rio ni pa­ra Gui­llier: una campaña que re­cién -a dos me­ses de la elec­ción- co­mien­za a re­en­tu­sias­mar a los par­la­men­ta­rios, quie­nes só­lo has­ta ha­ce se­ma­nas ha­bían op­ta­do por en­fo­car­se en sus pro­pias can­di­da­tu­ras al pun­to que al­gu­nos de ellos ni si­quie­ra se ha­bían to­ma­do aún una fo­to ofi­cial.

La lu­cha por los car­gos

Aun­que só­lo ha es­bo­za­do lí­neas ge­ne­ra­les so­bre un even­tual fu­tu­ro equi­po mi­nis­te­rial, Pi­ñe­ra co­men­ta a con­tra­pe­lo que “al­gu­nos se re­pe­ti­rán el pla­to” cuan­do se le pre­gun­ta por un po­ten­cial ga­bi­ne­te. Po­cos du­dan que esa fra­se tie­ne un cla­ro des­ti­na­ta­rio: el ex mi­nis­tro del In­te­rior y hoy je­fe de campaña, An­drés Chad­wick.

El tam­bién ex se­na­dor UDI es hoy por hoy el per­so­ne­ro más in­flu­yen­te de la campaña y, jun­to al res­to de la fa­mi­lia del ex man­da­ta­rio y el pro­pio Pi­ñe­ra, to­man las de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas de la can­di­da­tu­ra.

Dos son los con­sen­sos que exis­ten en Chi­le Va­mos so­bre las di­fe­ren­cias de es­ta campaña de Pi­ñe­ra res­pec­to de la de 2009: la pre­sen­cia ma­si­va de fa­mi­lia­res en ro­les cla­ve -Chad­wick es pri­mo del ex man­da­ta­rio- y la cre­cien­te in­fluen­cia de la UDI en su en­torno.

Es­te úl­ti­mo es un dato no me­nor a la ho­ra de con­fi­gu­rar fu­tu­ros equi­pos, por­que Pi­ñe­ra ha se­ña­la­do que -es­ta vez- es­cu­cha­rá con ma­yor aten­ción la voz de los par­ti­dos.

“El triun­fa­lis­mo siem­pre es bueno. La úni­ca preo­cu­pa­ción es que al­guien cai­ga en la so­ber­bia y co­me­ta erro­res no for­za­dos”, sos­tu­vo la aban­de­ra­da de la de­re­cha en 2013, la hoy al­cal­de­sa de Pro­vi­den­cia, Evelyn Matt­hei.

Y el ex man­da­ta­rio iden­ti­fi­ca en­tre es­te ti­po de equi­vo­ca­cio­nes a dos: alen­tar las ex­pec­ta­ti­vas por un triunfo en pri­me­ra vuel­ta -que se es­ti­ma im­pro­ba­ble y que pue­de des­mo­vi­li­zar a su elec­to­ra­do- y que se co­mien­ce a ins­ta­lar la sen­sa­ción de que ya se sien­te de re­gre­so en La Mo­ne­da. Así, prohi­bió a los per­so­ne­ros de su co­man­do abrir­se pú­bli­ca­men­te a la po­si­bi­li­dad de que se pue­de rom­per la tra­di­ción que se re­pi­te des­de 1999 y tam­bién ce­rró la puer­ta a dis­cu­tir en ins­tan­cias for­ma­les la even­tual con­for­ma­ción de un ga­bi­ne­te.

En pri­va­do, sin em­bar­go, na­die du­da que los par­ti­dos ya co­men­za­ron a per­fi­lar a sus me­jo­res car­tas.

Par­te de la mis­ma sen­sa­ción de triunfo que se ins­ta­ló en las co­lec­ti­vi­da­des de Chi­le Va- mos es la lla­ma­da “ban­ca­da par­la­men­ta­ria”, aque­llos dipu­tados y se­na­do­res que no fue­ron a dispu­tar su re­elec­ción y a quie­nes se con­si­de­ra par­te de la can­te­ra de la que Pi­ñe­ra po­dría ele­gir a su se­gun­do ga­bi­ne­te.

En­tre ellos, los se­na­do­res RN Al­ber­to Es­pi­na y Bal­do Pro­ku­ri­ca y el ti­mo­nel del par­ti­do, Cris­tián Monc­ke­berg. En la UDI, en tan­to, su ex pre­si­den­te Her­nán La­rraín tam­bién op­tó por no re­pos­tu­lar.

La in­ter­ven­ción del ex man­da­ta­rio en la plan­ti­lla par­la­men­ta­ria que con­for­mó la hoy opo­si­ción tam­bién es di­rec­to re­sul­ta­do de su desem­pe­ño en las en­cues­tas.

Par­te im­por­tan­te del elen­co de pos­tu­lan­tes no só­lo tie­ne en su pro­pa­gan­da la fo­to­gra­fía ofi­cial con el aban­de­ra­do, sino que, ade­más, sue­len pre­sen­tar­se como “el can­di­da­to de Pi­ñe­ra”.

Las ten­sio­nes de Gui­llier

Ha­ce una se­ma­na -to­man­do no­ta de la as­fi­xian­te si­tua­ción en el co­man­do de Ale­jan­dro Gui­llier-, la di­rec­ti­va del PS to­mó una de­ci­sión au­daz.

Un per­so­ne­ro so­cia­lis­ta con­cu­rrió a las ofi­ci­nas del ban­co Bci a po­ner so­bre la me­sa la po­si­bi­li­dad de que se le otor­gue un cré­di­to a la campaña de Gui­llier.

Es en esa ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra que la co­lec­ti­vi­dad man­tie­ne en un Fon­do de In­ver­sión los cer­ca de cin­co mil mi­llo­nes de pe­sos de su pa­tri­mo­nio. Y el men­sa­je fue muy cla­ro: el par­ti­do eva­lua­ría el tras­la­do de esos re­cur­sos a un fon­do del Ban­coEs­ta­do en ca­so de que se re­cha­ce -otra vez- el prés­ta­mo de 700 mi­llo­nes so­li­ci­ta­do por el co­man­do del aban­de­ra­do ofi­cia­lis­ta.

Tras la ges­tión, en el equi­po de Gui­llier es­pe­ra­ban que los re­cur­sos so­li­ci­ta­dos o al me­nos par­te de ellos pu­die­ran ser li­be­ra­dos en los pró­xi­mos días.

La fal­ta de financiamiento -que no po­cos

Ha­ce unas se­ma­nas, el ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra tu­vo que or­ga­ni­zar un al­muer­zo con par­te de sus co­la­bo­ra­do­res, quie­nes es­ta­ban in­quie­tos por­que ha­bía sos­te­ni­do que no to­dos los que tra­ba­jan en su campaña lle­ga­rían al go­bierno en ca­so de triunfo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.