La guar­dia­na de las he­ri­das

Ha de­di­ca­do to­da su vi­da a tra­ba­jar por los de­re­chos hu­ma­nos. Pri­me­ro, por en­con­trar a los des­apa­re­ci­dos; lue­go, por­que las víc­ti­mas de tortura sean re­pa­ra­das, y siem­pre por res­guar­dar la me­mo­ria de la tragedia re­cien­te de Chi­le. Ex vi­ce­pre­si­den­ta de la C

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR MA­RÍA JO­SÉ O’SHEA C. FO­TO­GRA­FÍA MAR­CE­LO SE­GU­RA

EEl Gol­pe de Es­ta­do me pi­lló en un po­li­clí­ni­co en la ca­lle San Pa­blo, don­de tra­ba­ja­ba como asis­ten­te so­cial. Pri­me­ro me sus­pen­die­ron, lue­go me des­pi­die­ron. Y me co­nec­té con las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos des­de el pri­mer día, por­que per­te­ne­cía a un mun­do al que le pa­sa­ron co­sas. Mi ma­ri­do, Hum­ber­to Ve­ga, tra­ba­ja­ba en la Di­rec­ción de Pre­su­pues­tos del go­bierno de la UP y yo te­nía una vin­cu­la­ción con el pro­yec­to de so­cie­dad que se que­ría cons­truir, aun dán­do­me cuen­ta de los pro­ble­mas que ha­bía. Ten­go ami­gos que des­apa­re­cie­ron, otros que ma­ta­ron y mu­chos se fue­ron al exi­lio. El te­ma de las vio­la­cio­nes me to­có de cer­ca sin ser yo víc­ti­ma di­rec­ta, y em­pe­cé muy rápido a tra­ba­jar en el Co­mi­té Pro Paz, y lue­go en la Vi­ca­ría de la Solidaridad, has­ta el año 92. Aten­dí gen­te, fui a la mor­gue a re­co­no­cer per­so­nas, iba a los cam­pa­men­tos, y apo­ya­mos la or­ga­ni­za­ción de las fa­mi­lias de los des­apa­re­ci­dos, que en ese tiem­po eran los “no ubi­ca­dos”. Era tris­te, pe­ro más tris­te era no ha­cer na­da, pen­san­do que qui­zás te­nías un fa­mi­liar al que le po­días sal­var la vi­da.

Jo­sé Ma­nuel Pa­ra­da (asesinado en el ca­so de­go­lla­dos) era muy cer­cano a mí. Ha­bía­mos tra­ba­ja­do jun­tos en el co­mi­té, y pa­ra en­ton­ces, en mar­zo del 85, tra­ba­já­ba­mos jun­tos en la Vi­ca­ria. Su muerte fue de las co­sas du­rí­si­mas que yo he vi­vi­do. El día an­tes de que lo se­cues­tra­ran, ha­bía­mos es­ta­do con­ver­san­do so­bre un ar­qui­tec­to que ha­bía es­ta­do des­apa­re­ci­do va­rios días, y lo ha­bían re­la­cio­na­do con unas de­cla­ra­cio­nes que ha­bía he­cho un ex agen­te del Co­man­do Con­jun­to. Y con Jo­sé Ma­nuel co­men­ta­mos que era sú­per gra­ve, por­que per­fec­ta­men­te po­dría ha­ber un des­apa­re­ci­do real, es de­cir, que co­men­za­ran a ha­ber de nue­vo. Y al día si­guien­te lo de­tu­vie­ron. Yo tu­ve la sen­sa­ción de que lo po­dían ma­tar des­de el se­gun­do en que su­pe que se lo ha­bían lle­va­do. Por la for­ma en que fue: en la puer­ta del co­le­gio don- de tra­ba­ja­ba. Se qui­so ha­cer de una ma­ne­ra que fue­se lo más pú­bli­ca po­si­ble.

Tu­ve mu­chas ve­ces mie­do. Después del aten­ta­do a Pi­no­chet, la no­che sub­si­guien­te in­ten­ta­ron se­cues­trar a un abo­ga­do de la Vi­ca­ría, y nos man­te­nía­mos por te­lé­fono mien­tras iban a bo­tar su puer­ta. Le cor­té y lla­mé a En­ri­que Pa­let, quien lla­mó a los ca­ra­bi­ne­ros, y és­tos al­can­za­ron a lle­gar. Me acuer­do de esa si­tua­ción con un mie­do vis­ce­ral. Tam­bién tu­ve una épo­ca en que me lla­ma­ban al ini­cio y tér­mino del to­que de que­da, pa­ra me­ter susto.

El re­ci­bo

El te­ma del se­cre­to de los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos en la Co­mi­sión Va­lech es sú­per com­ple­jo. Un gru­po pien­sa que es­to es im­pu­ni­dad. Pe­ro quie­ro con­tar el ori­gen de la re­ser­va de los an­te­ce­den­tes.

Lle­gó mu­cha gen­te que nun­ca ha­bía de­cla­ra­do. Que su his­to­ria no la co­no­cía na­die, ni su gru­po más cer­cano. El 67% de las víc­ti­mas de la co­mi­sión fue­ron de­te­ni­das in­me­dia­ta­men­te después. Mu­chas de ellas, cuan­do re­cu­pe­ra­ron su li­ber­tad, no con­ta­ron más. No fue­ron a la Vi­ca­ría, y tam­po­co ha­bía es­pa­cio pa­ra de­nun­ciar la tortura. Ya en los 80 se em­pie­za a de­nun­ciar, in­de­pen­dien­te de que hu­bie­se o no re­sul­ta­dos, pe­ro se po­día ir a tri­bu­na­les. No así en el pri­mer tiem­po. Es­to lo cuento pa­ra gra­fi­car que ha­bía mu­chos que nun­ca ha­bían ha­bla­do. Te­ne­mos el ca­so de un se­ñor que fue a de­cla­rar a la co­mi­sión, y a la sa­li­da, ca­mi­nan­do por el cen­tro de San­tia­go, per­dió el co­no­ci­mien­to y se ca­yó. Lo lle­va­ron a la pos­ta, lla­ma­ron a la fa­mi­lia, y és­ta en­cuen­tra un pa­pel en la cha­que­ta del ca­ba­lle­ro. Era el re­ci­bo que se­ña­la­ba que ha­bía ido a de­cla­rar a la Co­mi­sión Va­lech. Así su fa­mi­lia su­po que ha­bía si­do de­te­ni­do y tor­tu­ra­do. Es cier­to; qui­zás a mu­cha gen­te no se le plan­teó que es­to iba a ser se­cre­to por 50 años. Pe­ro ha­bía otra gen­te que te­nía­mos que re­for­zár­se­lo, por­que lle­ga­ba con te­mor, pre­gun­tan­do quién va a sa­ber, es­pe­cial­men­te la que fue de­te­ni­da jus­to después del Gol­pe, que iban des­de el di­ri­gen­te po­lí­ti­co má­xi­mo has­ta el de la jun­ta de ve­ci­nos. A cual­quie­ra.

Cuan­do se to­ma­ban los tes­ti­mo­nios, no ne­ce­sa­ria­men­te se de­cía que era con­fi­den­cial, por­que mu­chas per­so­nas que fue­ron a la co­mi­sión ya ha­bían ido a tri­bu­na­les. A ellos no era ne­ce­sa­rio de­cir­les, pe­ro a mu­chos otros sí hu­bo que re­for­zár­se­lo. Ade­más, lle­ga­ron si­tua­cio­nes que pa­ra mí eran des­co­no­ci­das; lle­ga­ron cier­tos ti­pos de tor­tu­ras o abu­sos que yo nun­ca ha­bía es­cu­cha­do. Y en for­ma reite­ra­da. Hu­mi­lla­cio­nes ho­rri­bles, he­chas pa­ra que ha­bla­ran.

No­so­tros, como co­mi­sión, oí­mos a una ex­per­ta en ar­chi­vos de las Na­cio­nes Uni­das, nos re­co­men­dó que a lo me­nos de­bié­ra­mos de­jar pa­sar una ge­ne­ra­ción, es de­cir, 30 años, an­tes de le­van­tar la re­ser­va de los tes­ti­mo­nios. Y eso fue lo que re­co­men­da­mos. Pe­ro ha­bía un mon­tón de ma­te­rial que es­ta­ba aso­cia­do a los tes­ti­mo­nios, y que al fi­nal el Eje­cu­ti­vo y el Par­la­men­to de­ci­die­ron in­cluir en la re­ser­va, y por 50 años. Ahí ha­bía ba­ses de da­tos que con­te­nían in­for­ma­ción pú­bli­ca de or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos, in­clui­mos un lis­ta­do que nos lle­gó de for­ma anó­ni­ma del Ejér­ci­to, el que nom­bra­ba más de 12 mil per­so­nas de­te­ni­das. Ese lis­ta­do fue muy útil pa­ra re­sol­ver ca­sos en que te­nía­mos po­cos tes­ti­gos de la de­ten­ción. Tam­bién to­da la in­for­ma­ción de pren­sa vin­cu­la­da a es­te pe­río­do de tortura. Es de­cir, hay un re­gis­tro his­tó­ri­co que uno po­dría ais­lar del tes­ti­mo­nio de las víc­ti­mas y que po­dría ser útil pa­ra la bús­que­da de la jus­ti­cia y la ver­dad.

Mi ex­pe­rien­cia pre­via en el te­ma de re­ser­vas tie­ne que ver con lo que pa­só en dic­ta­du­ra, cuan­do la Vi­ca­ría se ne­gó a en­tre­gar las fi­chas mé­di­cas, que ter­mi­nó en una or­den de de­ten­ción pa­ra el obis­po Va­lech. Ahí em­pe­za­mos a ela­bo­rar nor­mas que siem­pre de­bía­mos te­ner pa­ra el fu­tu­ro. Y apa­re­ció Ri­car­do Ri­va­de­nei­ra, en­tre otros abo­ga­dos, que nos ayu­dó a fun­da­men­tar el se­cre­to con­fia­do en es­ta ins­ti­tu­ción. Y ese fue el ar­gu­men­to que siem­pre usa­mos pa­ra no en­tre­gar las fi­chas. En­ton­ces, cuan­do crea­mos la Fun­da­ción de Ar­chi­vos de la Vi­ca­ría, se es­ta­ble­ció que la car­pe­ta in­di­vi­dual de las víc­ti­mas que aten­di­mos no eran de do­mi­nio pú­bli­co. No así los am­pa­ros, de­nun­cias, in­for­mes pú­bli­cos. Y esa car­pe­ta, has­ta si un juez pi­de in­for­ma­ción, la fun­da­ción no le fo­to­co­pia la car­pe­ta, sino que ex­trae los ele­men­tos de la car­pe­ta que pue­den ser úti­les pa­ra es­ta­ble­cer ver­dad y jus­ti­cia. Eso es has­ta el día de hoy.

Ba­jo se­cre­to

Cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar, sa­bía­mos que no ten­dría efec­tos le­ga­les, en­ton­ces a la per­so­na que tes­ti­mo­nia­ba no le pe­día­mos la iden­ti­fi­ca­ción no­mi­nal de los res­pon­sa­bles. Eso no era por bus­car la im­pu­ni­dad, sino por­que po­día­mos ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas de jui­cio que no éra­mos ca­pa­ces de ha­cer. En­ton­ces, yo pien­so que uno po­dría ex­traer esa in­for­ma­ción aso­cia­da a los tes­ti­mo­nios, pe­ro to­do que­dó ba­jo se­cre­to. En ese mo­men­to nin­gún par­la­men­ta­rio se opu­so, y yo me sor­pren­dí. Aho­ra, en es­ta dis­cu­sión, a mí no me han pre­gun­ta­do na­da, y a nin­guno de los miem­bros de la co­mi­sión con los que he con­ver­sa­do, tam­po­co.

Sé que hay una de­man­da de un sec­tor de las víc­ti­mas de que el se­cre­to se abra, y se ha lle­va­do a ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les, y han re­co­men­da­do que se abra. Creo que se van a en­con­trar mu­cho me­nos co­sas de las que pien­san, pe­ro tam­po­co pue­do de­cir que no se va en­con­trar na­da que pue­da ser­vir. Tam­po­co sé cómo un juez va a sa­ber que ne­ce­si­ta los an­te­ce­den­tes de al­guien si ese al­guien ya no ha ido a re­cla­mar por esa cau­sa. Pe­ro es­toy con­ven­ci­da de que no se pue­de ac­ce­der a la in­for­ma­ción sin la ex­pre­sa vo­lun­tad de las per­so­nas que de­cla­ra­ron y que fue­ron ca­li­fi­ca­dos como víc­ti­mas. For­mas de lle­gar a esas per­so­nas hay, pe­ro soy una con­ven­ci­da de que no se pue­de pa­sar a lle­var la vo­lun­tad de los que no es­ta­rían dis­pues­tos a que se le­van­te el se­cre­to. Me ex­tra­ña, in­clu­so, que se pue­da ac­ce­der al in­for­me de la Co­mi­sión Va­lech 2, por­que es la mis­ma ley la que la ri­ge. No conozco las ra­zo­nes ju­rí­di­cas, y no sé si les ha con­sul­ta­do a las per­so­nas que de­cla­ra­ron ahí si es que quie­ren que se co­noz­can los an­te­ce­den­tes.

Mu­cho más

Creo que las ins­ti­tu­cio­nes de las FF.AA. po­dían ha­ber co­la­bo­ra­do mu­cho más du­ran­te to­do es­te tiem­po, ob­via­men­te. Y des­de el año 2000 que hay un com­pro­mi­so ma­yor de los tri­bu­na­les de avan­zar en cau­sas de de­re­chos hu­ma­nos, han si­do impu­tadas mi­les de per­so­nas vin­cu­la­das a las FF.AA. Es im­po­si­ble que las mis­mas Fuer­zas Ar­ma­das no ha­yan re­cons­ti­tui­do la his­to­ria pa­ra sa­ber si sus agen­tes o ex fun­cio­na­rios tu­vie­ron que ver con los he­chos. Es im­po­si­ble pen­sar, ade­más, que to­dos es­tán des-

Es­toy con­ven­ci­da de que no se pue­de ac­ce­der a la in­for­ma­ción sin la ex­pre­sa vo­lun­tad de las per­so­nas que de­cla­ra­ron y que fue­ron ca­li­fi­ca­das como víc­ti­mas”.

“No ha­llo ra­zón por la cual los pre­sos por vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos ten­gan que es­tar en una me­jor con­di­ción que el res­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.