Trump en la ONU

Con fre­cuen­cia, Trump no es­tá po­nien­do en prác­ti­ca su pro­pio po­pu­lis­mo, sino el de un am­plio sec­tor de es­ta­dou­ni­den­ses, lo que con­vier­te ese po­pu­lis­mo más bien en un re­pre­sen­tan­te de un cier­to que ada­lid de una gran rup­tu­ra.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Las ver­sio­nes pe­rio­dís­ti­cas de lo que di­jo Do­nald Trump an­te la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU – y de lo que di­je­ron alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos como el Pre­si­den­te Emmanuel Ma­cron y la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May- tien­den a ser sen­sa­cio­na­lis­tas, lo que im­pi­de que el ciu­da­dano que no si­gue es­tas co­sas de cer­ca se pue­da ha­cer una idea ca­bal de cuál es la vi­sión in­ter­na­cio­nal del ac­tual go­bierno es­ta­dou­ni­den­se.

Si hu­bie­ra que ca­li­fi­car el dis­cur­so con una eti­que­ta, qui­zá lo jus­to se­ría ha­blar de “po­pu­lis­mo light”. ¿Qué es el po­pu­lis­mo light? Una for­ma de fi­jar la fron­te­ra en­tre el po­pu­lis­mo du­ro y el po­pu­lis­mo blan­do es de­cir que el se­gun­do es­tá li­mi­ta­do por ba­rre­ras y con­tra­pe­sos, que pue­den ser ins­ti­tu­cio­na­les o cul­tu­ra­les, del país o el ré­gi­men en el que el po­pu­lis­ta ope­ra. En es­te ca­so, Es­ta­dos Uni­dos, país con una só­li­da Cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca y más bien li­be­ral, pe­ro tam­bién con cos­tum­bres y pa­tro­nes cul­tu­ra­les que des­con­fían del ex­ce­so de po­der de los go­ber­nan­tes, im­po­ne a Trump cier­tos lí­mi­tes que ha­cen im­po­si­ble que se con­vier­ta en un dic­ta­dor po­pu­lis­ta o en un po­pu­lis­ta de de­re­cha con es­pa­cio pa­ra lle­var sus ins­tin­tos a las má­xi­mas con­se­cuen­cias.

Es­to va­le no só­lo en po­lí­ti­ca in­ter­na sino tam­bién en po­lí­ti­ca ex­ter­na. Trump no pue­de ha­cer en po­lí­ti­ca in­ter­na lo que ha­ce, por ejem­plo, el po­pu­lis­ta au­to­ri­ta­rio Vik­tor Or­bán en Hun­gría, ni pue­de por­tar­se en po­lí­ti­ca ex­te­rior como el ru­so Vla­di­mir Pu­tin. In­clu­so si re­tó­ri­ca­men­te de tan­to en tan­to des­bor­da el mar­co de lo to­le­ra­ble, en la prác­ti­ca el po­pu­lis­mo de Trump es más bien light.

Con fre­cuen­cia, ade­más, Trump no es­tá po­nien­do en prác­ti­ca, o in­ten­tan­do lle­var a ca­bo, su pro­pio po­pu­lis­mo sino el de un am­plio sec­tor de es­ta­dou­ni­den­ses, lo que con­vier­te ese po­pu­lis­mo más bien en un re­pre­sen­tan­te de un cier­to “mains­tream” an­tes que ada­lid de una gran rup­tu­ra. Por ejem­plo, cuan­do de­fien­de el pro­tec­cio­nis­mo con ma­ti­ces, Trump no ac­túa como un ex­tra­ño ins­ta­la­do en un país abru­ma­do­ra­men­te li­be­ral. Al con­tra­rio: un am­plio sec­tor del país que es­tá a su iz­quier­da y una par­te del que es­tá a su de­re­cha pien­sa lo mis­mo que él en es­ta ma­te­ria. Por eso, el Con­gre­so no apro­bó el TPP an­tes de que él lle­ga­ra al po­der. Del mis­mo mo­do, cuan­do Trump im­po­ne lí­mi­tes a la in­mi­gra­ción que van más allá de lo que han he­cho sus an­te­ce­so­res, no es­tá in­tro­du­cien­do ex­ce­sos per­so­na­les en un país don­de to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co es ra­zo­na­ble. Al con­tra­rio: es­tá si­guien­do la lí­nea ma­yo­ri­ta­ria de la de­re­cha con­ser­va­do­ra, es­pe­cí­fi­ca­men­te la del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, res­pon­sa­ble de que no se ha­ya apro­ba­do una ley pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma de los 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos ac­tua­les y de los fu­tu­ros.

Trump es­tá li­mi­ta­do por las ins­ti­tu­cio­nes y las cos­tum­bres de su país. Por eso las li­mi­ta­cio­nes mi­gra­to­rias son has­ta aho­ra más agre­si­vas y abe­rran­tes en el plano re­tó­ri­co que en el real, y en al­gu­nos ca­sos si­guen fre­na­das por los tri­bu­na­les, que la Ca­sa Blan­ca no pue­de evi­tar.

¿Adón­de voy con es­to? A que su dis­cur­so de po­lí­ti­ca ex­te­rior es el de un po­pu­lis­ta light al que el sis­te­ma, tan­to na­cio­nal como in­ter­na­cio­nal, le im­po­ne lí­mi­tes. Como el sis­te­ma in­terno lo cons­tri­ñe, no pue­de desafiar a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal más allá de un cier­to pun­to, por­que es­to no se le per­mi­ti­ría in­ter­na­men­te tam­po­co.

Mu­chas ver­sio­nes pe­rio­dís­ti­cas nos ha­blan de un lo­co sin freno ame­na­zan­do al mun­do des­de la tri­bu­na de la ONU. No fue exac­ta­men­te así. Vea­mos la di­fe­ren­cia en­tre lo que di­jo Trump, el po­pu­lis­ta al que los fre­nos obli­gan a ser light, y lo que di­ría un po­pu­lis­ta du­ro.

Por lo pron­to, el po­pu­lis­mo de de­re­cha du­ro en Es­ta­dos Uni­dos cues­tio­na el mul­ti­la­te­ra­lis­mo has­ta el pun­to de que­rer que su país se re­ti­re de la ONU o la ex­pul­se de Nue­va York. No du­do que Trump en su fue­ro in­terno se in­cli­na por es­to. Pe­ro en el po­dio se li­mi­tó a de­cir que su país pa­ga el 22% del pre­su­pues­to y que le gus­ta­ría que hu­bie­ra una res­pon­sa­bi­li­dad fi­nan­cie­ra me­jor dis­tri­bui­da, así como a pe­dir que “es­ta be­lla en­ti­dad” es­té su­je­ta “a una ma­yor ren­di­ción de cuen­tas” y sea “más efec­ti­va” pa­ra que cum­pla sus pro­pios idea­les, que di­jo com­par­tir. Tam­bién cri­ti­có que ha­ya re­gí­me­nes im­pre­sen­ta­bles en el Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU. Nin­gu­na de es­tas ex­pre­sio­nes ale­ja a Trump de lo que pien­san y di­cen mu­chos otros lí­de­res. De he­cho, The­re­sa May sos­tu­vo en ese mis­mo po­dio co­sas pa­re­ci­das y tam­bién las de­cía Geor­ge W. Bush. En es­to Trump no ac­tuó como el po­pu­lis­ta de de­re­cha ex­tre­mo, sino como un re­pre­sen­tan­te del “es­ta­blish­ment” de la de­re­cha es­ta­dou­ni­den­se.

En lo que res­pec­ta a la “so­be­ra­nía”, pa­la­bra que uti­li­zó va­rias ve­ces pa­ra en­fa­ti­zar la idea de que un go­bierno es res­pon­sa­ble pri­mor­dial­men­te an­te sus pro­pios ciu­da­da­nos, pa­sa al­go si­mi­lar. El so­bre­en­ten­di­do es que no res­pon­de an­te or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les ni an­te otros go­bier­nos, sino an­te su pro­pio pue­blo. Di­cho en el con­tex­to del mun­do glo­bal de nues­tros días y vi­nien­do de Trump, del que sa­be­mos que des­con­fía del mun­do ex­te­rior, pue­de pa­re­cer un ejem­plo de po­pu­lis­mo ais­la­cio­nis­ta du­ro. Pe­ro nó­te­se que aquí tam­bién fue­ron evi­den­tes los cons­tre­ñi­mien­tos que li­mi­tan su cam­po de ac­ción. No hu­bo re­fe­ren­cia a la so­be­ra­nía de su país que no es­tu­vie­ra acom­pa­ña­da de una de­fen­sa de la so­be­ra­nía de los de­más paí­ses y de la ne­ce­si­dad de ar­mo­ni­zar esas so­be­ra­nías me­dian­te la “coo­pe­ra­ción”, pa­la­bra que uti­li­zó mu­chas ve­ces. La idea era: dé­jen­me de­cir en Es­ta­dos Uni­dos “Ame­ri­ca first” pe­ro no to­men es­to como una afren­ta a us­te­des o una de­ci­sión de de­jar el es­pa­cio que ocu­pa Es­ta­dos Uni­dos en el con­cier­to mun­dial. Es más: al ha­blar de so­be­ra­nía, ata­có a Rusia y a Chi­na in­di­rec­ta­men­te por vio­lar la de otros paí­ses, “de Ucra­nia al Mar de la Chi­na Me­ri­dio­nal”. Otra vez, el Trump que ha­bló es el que, a di­fe­ren­cia de Pu­tin, no pue­de ha­cer en po­lí­ti­ca ex­te­rior lo que le ven­ga en ga­na.

En ma­te­ria de co­mer­cio ex­te­rior, el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se de­fen­dió el pro­tec­cio­nis­mo, pe­ro tam­bién lo hi­zo de un mo­do obli­ga­da­men­te ma­ti­za­do y con fra­ses com­pen­sa­to­rias. Di­jo, como ha di­cho mu­chas ve­ces, que Es­ta­dos Uni­dos no per­mi­ti­rá que otros “sa­quen ven­ta­ja” de él y no ha­rá acuer­dos “en los que Es­ta­dos Uni­dos no ga­na na­da”. Su pos­tu­ra aquí, como la de tan­tos pro­tec­cio­nis­tas con­tem­po­rá­neos, no es re­nun­ciar al co­mer­cio ex­te­rior sino di­ri­gir­lo de mo­do que cier­tos sec­to­res que­den pro­te­gi­dos. Pe­ro no di­jo que aca­ba­rá con los tra­ta­dos exis­ten­tes. De he­cho, só­lo ha aca­ba­do has­ta aho­ra con el que no es­ta­ba vi­gen­te, es de­cir el TPP, no con los de Mé­xi­co o Co­rea del Sur, por ejem­plo. Si pu­die­ra lo ha­ría, pe­ro Trump sa­be que no pue­de lle­gar tan le­jos, de allí que uti­li­ce la re­tó­ri­ca pa­ra lo­grar de la par­te con­tra­ria “con­ce­sio­nes” que, en su vi­sión li­mi­ta­da del co­mer­cio ex­te­rior, cree in­dis­pen­sa­bles.

Se ha ha­bla­do mu­cho de las fra­ses que Trump de­di­có a cua­tro paí­ses en par­ti­cu­lar: Co­rea del Nor­te, Irán, Cuba y Ve­ne­zue­la. Si Trump pu­die­ra –me mue­vo en el te­rreno res­ba­lo­so de la con­je­tu­ra—, ata­ca­ría Co­rea del Nor­te e Irán, eli­mi­na­ría la “nor­ma­li­za­ción” que lle­vó a ca­bo Ba­rack Oba­ma con Cuba y pro­ba­ble­men­te or­de­na­ría una in­va­sión li­mi- ta­da con co­ber­tu­ra hu­ma­ni­ta­ria a Ve­ne­zue­la. Pe­ro ¿qué di­jo? No afir­mó que pre­ten­de “des­truir to­tal­men­te Co­rea del Nor­te”. Es­to es lo que di­jo: “Es­ta­dos Uni­dos tie­ne fuer­za y pa­cien­cia, pe­ro si se ve obli­ga­do a de­fen­der­se o a de­fen­der a sus alia­dos, no ten­dre­mos otra op­ción que des­truir to­tal­men­te Co­rea del Nor­te”. Es­ta fra­se sig­ni­fi­ca que si Pyong­yang ata­ca, por ejem­plo, la is­la es­ta­dou­ni­den­se de Guam en el Pa­cí­fi­co, o bom­bar­dea Seúl o To­kio, Es­ta­dos Uni­dos ha­rá va­ler sus acuer­dos in­ter­na­cio­na­les y sal­drá en de­fen­sa de sus alia­dos pa­ra des­truir Co­rea del Nor­te. Ad­viér­ta­se aquí que el len­gua­je es al­ta­men­te po­pu­lis­ta (“des­truir to­tal­men­te”), pe­ro el fon­do no se apar­ta un ápi­ce de la tra­di­ción nor­te­ame­ri­ca­na des­de fi­na­les de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Ofre­cer un “pa­ra­guas” nu­clear a los alia­dos de Asia es el precio que pa­ga Es­ta­dos Uni­dos des­de mu­cho an­tes de Trump por lo­grar que paí­ses como Co­rea del Sur y Ja­pón re­nun­cien a te­ner sus pro­pias ar­mas nu­clea­res a pe­sar de es­tar ro­dea­dos de pe­li­gro.

En lo que ha­ce a Irán, Trump usó un ar­ma po­pu­lis­ta de de­re­cha al cri­ti­car el acuer­do nu­clear que lle­vó a ca­bo Oba­ma con Irán, pe­ro esa es la po­si­ción de to­da la de­re­cha es­ta­dou­ni­den­se. No di­jo que ha­ría lo que real­men­te qui­sie­ra ha­cer, que es eli­mi­nar­lo. Só­lo lan­zó una ame­na­za ve­la­da: “No creo que sea lo úl­ti­mo que oí­mos acer­ca de es­to”. Aquí Trump es como el bo­xea­dor que quie­re gol­pear al con­tra­rio pe­ro no pue­de por­que el ár­bi­tro lo su­je­ta, de ma­ne­ra que que­da re­du­ci­do a lan­zar un de­re­cha­zo ver­bal.

Trump ata­có a Cuba –como lo ha­ce la de­re­cha nor­mal­men­te- lla­mán­do­la “des­es­ta­bi­li­za­do­ra” pe­ro no dio el me­nor in­di­cio de que va­ya a ce­rrar su em­ba­ja­da. Só­lo di­jo que man­ten­drá las san­cio­nes has­ta que ha­ya re­for­mas fun­da­men­ta­les, po­si­ción que es la tra­di­cio­nal del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, in­clu­yen­do la de Mar­co Ru­bio, el je­fa­zo de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Se­na­do. Con res­pec­to a Ve­ne­zue­la, men­cio­nó que ha im­pues­to “san­cio­nes cal­cu­la­das” y que po­drían ve­nir más si se gra­va el da­ño que in­fli­ge Ma­du­ro a su pue­blo. Pe­ro ¿de qué san­cio­nes ha­bla? ¿De un em­bar­go eco­nó­mi­co? No, só­lo de me­di­das con­tra miem­bros de la dic­ta­du­ra, al­go que la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na aprue­ba ple­na­men­te. Esas san­cio­nes, por lo de­más, las pi­dió el Par­ti­do Re­pu­bli­cano in­sis­ten­te­men­te an­tes de que se apli­ca­ran.

Por úl­ti­mo, la cues­tión mi­gra­to­ria la tra­tó muy al pa­so, con la ob­via in­ten­ción de evi­tar de­ma­sia­da po­lé­mi­ca. Sos­tu­vo que la “mi­gra­ción sin con­trol” es “pro­fun­da­men­te in­jus­ta” tan­to pa­ra los paí­ses de los que la gen­te emi­gra como aque­llos a los que in­mi­gra, pe­ro no anun­ció me­di­das. Es más: pa­ra com­pen­sar es­ta ob­ser­va­ción, en­fa­ti­zó la ayu­da fi­nan­cie­ra que brin­da pa­ra ayu­dar a las víc­ti­mas de los con­flic­tos del Me­dio Orien­te, los re­fu­gia­dos o aque­llos que bus­can re­fu­gio, a asen­tar­se cer­ca de sus paí­ses de ori­gen. Es­ta vi­sión, cu­yo es­pí­ri­tu es cla­ra­men­te con­tra­rio a la in­mi­gra­ción, no es en los he­chos dis­tin­ta de la que la de­re­cha eu­ro­pea de­fien­de hoy, in­clu­yen­do a Emmanuel Ma­cron. Por ejem­plo, An­ge­la Mer­kel, que hoy se­rá re­elec­ta can­ci­ller en su país, ha si­do ata­ca­da por to­do el es­pec­tro de la de­re­cha eu­ro­pea por ha­ber da­do aco­gi­da a un mi­llón de re­fu­gia­dos de Si­ria y otras par­tes.

En re­su­men; el po­pu­lis­ta du­ro que hay en Trump la es­tá pa­san­do mal ba­jo los cons­tre­ñi­mien­tos que la acen­dra­da de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se y que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal –léa­se las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les más al­gu­nos alia­dos asiá­ti­cos- le im­po­nen. Pe­ro no es­tá for­zan­do esos lí­mi­tes ex­ce­si­va­men­te, como lo de­mues­tra su dis­cur­so an­te la ONU, don­de lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es el con­te­ni­do light de su po­pu­lis­mo. Un triunfo, en cier­ta for­ma, de las ins­ti­tu­cio­nes y la tra­di­ción es­ta­dou­ni­den­ses que los crí­ti­cos del po­pu­lis­mo de­be­mos va­lo­rar an­tes de caer en ca­ri­ca­tu­ras que os­cu­re­cen el ver­da­de­ro per­fil de las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.