El ru­mor de las ca­ver­nas

La Tercera - Reportajes - - Portada - Ós­car Con­tar­do

Ocu­rrió ha­ce 11 años. En­tre­vis­té en su ca­sa a un hom­bre jo­ven que es­tu­dia­ba Cien­cias Po­lí­ti­cas y se de­cla­ra­ba na­zi. Él y su mu­jer se re­co­no­cían co­mo ta­les, y cuan­do les pre­gun­té, me di­je­ron que a su hi­ja le in­cul­ca­ban sus mis­mas ideas. Vi­vían en La Gran­ja, en el bor­de de un ba­rrio lim­pio y or­de­na­do, ro­dea­do de po­bla­cio­nes que pa­re­cían ha­ber si­do arro­ja­das a su suer­te, sal­pi­ca­das de si­tios eria­zos y ba­su­ra. El pe­que­ño pa­sa­je de en­tra­da a la man­za­na del do­mi­ci­lio de mi en­tre­vis­ta­do es­ta­ba pro­te­gi­do por una re­ja en am­bos ex­tre­mos de la cua­dra. El te­mor que la ba­ja cla­se me­dia le tie­ne a ser con­si­de­ra­da po­bre es un mie­do que cob­ra for­mas di­ver­sas, ca­si to­das ellas me­tá­fo­ras de es­cu­dos, pun­zo­nes, zan­jas, mu­ros y ba­rro­tes.

Mis an­fi­trio­nes me mos­tra­ron ta­tua­jes con sím­bo­los pa­trios, fo­tos de ri­tos de for­ta­le­za fí­si­ca -que in­cluían de­jar­se que­mar el cuer­po con ci­ga­rros- y me ex­pli­ca­ron en qué con­sis­tían las ba­rri­das con bas­to­nes re­trác­ti­les que sus cer­ca­nos so­lían ha­cer por los su­bur­bios de San­tia­go. Sus com­pin­ches ata­ca­ban in­mi­gran­tes, tra­ves­tis, pros­ti­tu­tas y hom­bres ho­mo­se­xua­les. “Lim­pia­ban la es­co­ria”, de­cían, co­mo si es­tu­vie­ran ha­blan­do de una mi­sión de ser­vi­cio pú­bli­co. Eran ama­bles, edu­ca­dos en su tra­to, aun­que fir­mes en sus con­vic­cio­nes, por las que in­clu­so él ha­bía per­di­do su tra­ba­jo en un hos­pi­tal. Se­gún me ex­pli­ca­ron, el ser­vi­cio de sa­lud es­ta­ba “lleno de ma­ri­co­nes”. No se con­si­de­ra­ban a sí mis­mos xe­nó­fo­bos, pe­ro cul­pa­ban a la in­mi­gra­ción pe­rua­na de los con­tra­tiem­pos eco­nó­mi­cos que su­frían sus cer­ca­nos.

Lle­gué has­ta ellos por­que la jus­ti­cia bus­ca­ba a uno de sus ami­gos por su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en el ase­si­na­to a pu­ña­la­das de un chi­co an­ti­fas­cis­ta. El sos­pe­cho­so -un ta­tua­dor de ape­lli­do Es­par­za- es­ta­ba pró­fu­go. Mis en­tre­vis­ta­dos es­ta­ban ba­jo in­ves­ti­ga­ción por en­cu­bri­mien­to y aso­cia­ción ilí­ci­ta. En su ca­sa te­nían un ejem­plar de El Ju­dío In­ter­na­cio­nal, uno de los po­cos li­bros que la po­li­cía no les in­cau­tó lue­go de un alla­na­mien­to.

La historia de aque­lla pa­re­ja jo­ven era par­te de una no­ta que pu­bli­qué en una re­vis­ta ex­tran­je­ra. Me ha­bía ol­vi­da­do de aquel en­cuen­tro has­ta que ha­ce unas se­ma­nas vi una fo­to de mi en­tre­vis­ta­do co­mo can­di­da­to a Co­re de Chi­le Va­mos. Pen­sé que tal vez era un al­can­ce de nom­bres -Ro­dri­go Pé­rez po­día ha­ber mu­chos-, pe­ro des­pués su­pe que no, que efec­ti­va­men­te era él po­san­do jun­to a Se­bas­tián Pi­ñe­ra y Lo­re­to Le­te­lier, una can­di­da­ta a dipu­tada que min­tió pú­bli­ca­men­te so­bre el lla­ma­do “ca­so que­ma­dos”. Le­te­lier sos­tu­vo en una cuenta de sus re­des so­cia­les que Car­men Glo­ria Quin­ta­na y Ro­dri­go Ro­jas no fue­ron in­cen­dia­dos por una pa­tru­lla de mi­li­ta­res que lue­go los aban­do­nó a su suer­te, tal co­mo cons­ta­tó la jus­ti­cia. La can­di­da­ta de Chi­le Va­mos afir­ma­ba que sus he­ri­das eran pro­duc­to de la ex­plo­sión de unas bom­bas mo­lo­tov que ellos mis­mos car­ga­ban. Eso es­cri­bió la can­di­da­ta, ase­gu­ran­do que era un asun­to com­pro­ba­do, que cons­ta­ba en el ex­pe­dien­te ju­di­cial. Le­te­lier di­fun­dió co­mo ver­da­de­ro al­go ab­so­lu­ta­men­te fal­so y lla­ma­ba “te­rro­ris­tas” a las víc­ti­mas de un cri­men ho­rro­ro­so.

Ma­rio Var­gas Llo­sa, en su re­cien­te vi­si­ta a Chi­le, ha­bló de la exis­ten­cia de una de­re­cha ca­ver­na­ria de la que él -un fa­rol de una ra­re­za que po­dría­mos lla­mar li­be­ra­lis­mo la­ti­noa­me­ri­cano- no se sien­te par­te. Lo di­jo a pro­pó­si­to del re­cha­zo vis­ce­ral que tu­vo un de­ter­mi­na­do sec­tor de la de­re­cha chi­le­na a la des­pe­na­li­za­ción del abor­to. Var­gas Llo­sa di­jo que ese sec­tor “no en­tien­de lo que son hoy los de­re­chos hu­ma­nos, lo que es con­se­guir que la mu­jer sea ver­da­de­ra­men­te igual a un hom­bre. Pa­ra eso es fun­da­men­tal que el abor­to exis­ta y se le­ga­li­ce”. El pre­mio No­bel pe­ruano lla­mó “ca­ver­na­rio” a al­go que aquí sue­le des­cri­bir­se co­mo fir­mes con­vic­cio­nes mo­ra­les, jus­ti­fi­ca­das por la tra­di­ción y el ape­go a un or­den an­ces­tral ema­na­do de al­go su­pe­rior. Nor­mas éti­cas ta­lla­das en már­mol que se in­vo­can de tan­to en tan­to, con una du­re­za de ace­ro pa­ra con­de­nar a los otros en vir­tud de su ori­gen ra­cial y so­cial, sus con­duc­tas se­xua­les, la au­sen­cia de fe o su ad­he­sión ideo­ló­gi­ca. Ri­gi­dez que se ablan­da rá­pi­da­men­te cuan­do se tra­ta de asun­tos de di­ne­ro, in­tere­ses crea­dos y co­rre­ta­je de in­fluen­cias eco­nó­mi­cas. Una mo­ral de la edad de pie­dra so­bre la que mu­chos -co­mo Ro­dri­go Pé­rez y Lo­re­to Le­te­lier- se es­tán en­ca­ra­man­do pa­ra pro­me­ter­nos tiem­pos me­jo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.