La es­fin­ge

Esas cla­ses me­dias, más edu­ca­das, me­jor in­for­ma­das, preo­cu­pa­das de su fu­tu­ro, han de­ci­di­do los úl­ti­mos tor­neos elec­to­ra­les. Aún más: en un cua­dro de al­tas abs­ten­cio­nes, co­mo las que se han pro­du­ci­do des­de el 2012 en ade­lan­te, pa­re­cen ser las que más vo­tan

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Moi­sés Naím ha de­no­mi­na­do “hu­ra­cán po­lí­ti­co” a las trans­for­ma­cio­nes que es­tá pro­du­cien­do el in­cre­men­to de las cla­ses me­dias a es­ca­la glo­bal: a ellas le atri­bu­ye la elec­ción de Trump, el Bre­xit, la caí­da de go­bier­nos (de­mo­crá­ti­cos) y la “olea­da mun­dial de pro­tes­tas ca­lle­je­ras”. Uno de sus ejem­plos es Chi­le, “una de las so­cie­da­des más es­ta­bles de La­ti­noa­mé­ri­ca”, sa­cu­di­da por pro­tes­tas, abs­ten­ción y ex­pre­sio­nes de de­cep­ción con el go­bierno y las ins­ti­tu­cio­nes.

La cla­se me­dia, sin em­bar­go, ca­re­ce de de­fi­ni­ción o, me­jor di­cho, só­lo acep­ta una de­fi­ni­ción re­la­ti­va: es to­da la gen­te que, en una so­cie­dad da­da, no es ri­ca ni po­bre, dis­po­ne de los me­dios de su­per­vi­ven­cia y tie­ne ac­ce­so a to­dos los ser­vi­cios bá­si­cos de la ci­vi­li­za­ción. No es igual la cla­se me­dia chi­na que la bel­ga, ni la bra­si­le­ña que la ru­sa. Pa­ra que ocu­rra en­tre to­das ellas un fe­nó­meno co­mún se tie­ne que pro­du­cir una con­ver­gen­cia en­tre orí­ge­nes muy di­fe­ren­tes: en las so­cie­da­des ri­cas, el es­tan­ca­mien­to; en las so­cie­da­des po­bres, el te­mor al re­tro­ce­so en­tre las per­so­nas que re­cién han lo­gra­do sa­lir de la po­bre­za. Es­te úl­ti­mo es el fe­nó­meno ma­si­vo en Chi­na y Bra­sil, y el fe­nó­meno pro­gre­si­vo en Chi­le.

Las cla­ses me­dias de­fi­ni­rán las elec­cio­nes de no­viem­bre, co­mo de­ci­die­ron ya las del 2013. ¿Quié­nes las in­te­gran? Si se to­ma co­mo me­di­da el in­gre­so per cá­pi­ta ajus­ta­do a pre­cios de pa­ri­dad de com­pra (unos 23.950 dó­la­res), la me­dia-me­dia del in­gre­so de los chi­le­nos es­tá en el or­den de un mi­llón 200 mil pe­sos. Pe­ro las cla­ses me­dias se ex­pan­den ha­cia aba­jo y ha­cia arri­ba, des­de los 600 mil pe­sos has­ta los dos mi­llo­nes. La so­ció­lo­ga Em­ma­nue­lle Ba­ro­zet ha he­cho no­tar una pa­ra­do­ja: con es­ta de­fi­ni­ción eco­nó­mi­ca cum­ple só­lo el 30% de los chi­le­nos, pe­ro las en­cues­tas de iden­ti­fi­ca­ción so­cio­eco­nó­mi­ca in­di­can que un 70% “se sien­te” de cla­se me­dia. Es­ta dis­tin­ción es im­por­tan­te, por­que re­fle­ja la con­vi­ven­cia ti­ran­te de una reali­dad ma­te­rial con una psi­co­lo­gía so­cial, una ten­sión cu­ya ex­pre­sión po­lí­ti­ca se tor­na aún más im­pre­de­ci­ble que con la so­la de­fi­ni­ción de cla­se. Y re­fle­ja tam­bién una se­gun­da co­sa: las fa­mi­lias sa­li­das de la po­bre­za en las dos úl­ti­mas dé­ca­das -más o me­nos un 20% de las fa­mi­lias- se apre­tu­jan en las zo­nas ba­jas de las cla­ses me­dias, con es­fuer­zos dra­má­ti­cos pa­ra no caer de allí.

En cual­quier ca­so, reales o ima­gi­na­rias, esas cla­ses me­dias, más edu­ca­das, me­jor in­for­ma­das, preo­cu­pa­das de su fu­tu­ro, han de­ci­di­do los úl­ti­mos tor­neos elec­to­ra­les. Aún más: en un cua­dro de al­tas abs­ten­cio­nes, co­mo las que se han pro­du­ci­do des­de el 2012 en ade­lan­te, pa­re­cen ser las que más vo­tan. Y to­das las se­ña­les co­no­ci­das in­di­can que lo ha­rán en una di­rec­ción con­tra­ria a la que to­ma­ron ha­ce cua­tro años. ¿Es es­to po­si­ble?

El mar­xis­mo tra­di­cio­nal de­tes­ta­ba (de­tes­ta) a las cla­ses me­dias pre­ci­sa­men­te por su na­de­ría, por su sig­ni­fi­ca­ción nu­la den­tro de la gran con­fron­ta­ción en­tre el ca­pi­tal y el tra­ba­jo, en­tre la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do. Po­día ad­mi­tir alian­zas de opor­tu­ni­dad con ellas, co­mo fue­ron los fren­tes am­plios y las alian­zas an­ti­fas­cis­tas, pe­ro a la ho­ra de la re­vo­lu­ción ten­drían que su­frir el mis­mo des­tino que los ex­plo­ta­do­res, co­mo efec­ti­va­men­te ocu­rrió pri­me­ro en la Unión So­vié­ti­ca y des­pués en Chi­na. El mar­xis­mo sos­pe­cha­ba (sos­pe­cha) que es­tas cla­ses me­dias, por su pro­pio ori­gen -co­mer­cio, ser­vi­cios, ar­te­sa­na­do, in­ter­me­dia­ción-, es­ta­ría siem­pre al ser­vi­cio del ca­pi­ta­lis­mo y por eso le re­ser­va­ba has­ta una de­sig­na­ción con un to­que des­pec­ti­vo: pe­que­ña bur­gue­sía.

El des­pre­cio del mar­xis­mo es tam­bién un re­fle­jo de la di­fi­cul­tad pa­ra in­ter­pre­tar a las cla­ses me­dias. Por mu­cho tiem­po se asu­mió que es­ta ta­rea la cum­pli­rían los par­ti­dos de cen­tro, si es que es­to exis­te. Er­go, la alian­za en­tre los par­ti­dos de iz­quier­da y los de cen­tro ten­dría que cons­ti­tuir una “ma­yo­ría so­cio­ló­gi­ca”, una he­ge­mo­nía in­dispu­table por to­do el tiem­po que esa alian­za du­ra­se.

Esa pre­sun­ción es la que se ha ve­ni­do res­que­bra­jan­do des­de el 2009 en ade­lan­te. Y lo esen­cial de ese cam­bio se en­cuen­tra en el cre­ci­mien­to de las cla­ses me­dias: allí na­cen la vo­la­ti­li­dad po­lí­ti­ca, los pro­ble­mas de par­ti­ci­pa­ción y la dis­cu­sión so­bre la le­gi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes.

Las cla­ses me­dias ca­re­cen de ideo­lo­gía o, me­jor aun, la re­cha­zan ins­tin­ti­va­men­te. Cuan­do más, tie­nen una éti­ca po­lí­ti­ca aso­cia­da a su historia fa­vo­ri­ta: el sa­cri­fi­cio, el es­fuer­zo y el pre­mio co­rres­pon­dien­te. En esa an­chu­ra se pue­den en­con­trar al mis­mo tiem­po las peo­res ex­pre­sio­nes de egoís­mo (co­mo la xe­no­fo­bia) y las ma­yo­res mues­tras de ge­ne­ro­si­dad. La idea in­di­vi­dua­lis­ta, li­be­ral, del pro­gre­so ob­te­ni­do gra­cias al es­fuer­zo pro­pio se com­bi­na, en do­sis va­ria­bles, con la idea co­lec­ti­vis­ta, ili­be­ral, del de­re­cho a re­ci­bir un fuer­te so­por­te del Es­ta­do o, di­cho de otra ma­ne­ra, la obli­ga­ción del go­bierno de pro­veer las se­gu­ri­da­des pa­ra no re­tor­nar nun­ca a la po­bre­za.

Así co­mo es re­la­ti­va la de­fi­ni­ción de cla­se me­dia en fun­ción de la si­tua­ción de la eco­no­mía en que vi­ve, tam­bién es re­la­ti­va en fun­ción de su con­tex­to po­lí­ti­co y de su historia cer­ca­na. En el Es­te de Eu­ro­pa, don­de una vez cam­pea­ron los re­gí­me­nes co­mu­nis­tas, las cla­ses me­dias sos­tie­nen a go­bier­nos fron­te­ri­zos con el fas­cis­mo, y de sus ma­nos ha cre­ci­do la ul­tra­de­re­cha en Fran­cia y Ale­ma­nia. Pe­ro en Bra­sil o Uru­guay, que su­frie­ron dic­ta­du­ras de de­re­cha, han glo­ri­fi­ca­do a per­so­na­jes co­mo Lu­la o Pe­pe Mu­ji­ca, y en Ita­lia apo­yan a una ex­cen­tri­ci­dad li­de­ra­da por un có­mi­co.

Las cla­ses me­dias pue­den ser enig­má­ti­cas co­mo las es­fin­ges, pe­ro no im­pe­ne­tra­bles ni in­com­pren­si­bles. Su ló­gi­ca no es li­neal y de­ri­va de una com­bi­na­ción muy com­ple­ja de fac­to­res per­so­na­les y am­bien­ta­les. Qui­zás más que nun­ca, los po­lí­ti­cos de hoy ne­ce­si­tan oí­dos ex­tre­ma­da­men­te fi­nos. En las elec­cio­nes de no­viem­bre, las cla­ses me­dias ac­tua­rán con su ra­cio­na­li­dad de siem­pre: un ojo en el pre­sen­te y el otro en el fu­tu­ro in­me­dia­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.