El quie­bre en la Vi­ca­ría por el ca­so Chey­re

La emi­sión de un cer­ti­fi­ca­do al ge­ne­ral (R) Juan Emi­lio Chey­re -en el que se es­ta­ble­ce que su nom­bre no fi­gu­ra en el Ar­chi­vo Ju­rí­di­co de la Ví­ca­ría de la So­li­da­ri­dad vin­cu­la­do a de­li­tos por vio­la­cio­nes a los DD.HH.- ge­ne­ró una so­te­rra­da dispu­ta en la embl

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR F. VE­LÁS­QUEZ Y M. J. O’SHEA Y L. AYA­LA FO­TO­GRA­FÍA PA­TRI­CIO FUENTES Y.

Es­tos son par­te de los do­cu­men­tos que li­gan al ge­ne­ral (R) Juan Emi­lio Chey­re con Con­se­jos de Gue­rra efec­tua­dos en La Se­re­na du­ran­te 1973.

To­dos que­da­ron sor­pren­di­dos cuan­do el ge­ne­ral ( R) Juan Emi­lio Chey­re llegó jun­to a su abo­ga­do, Jorge Bo­fill, a las ofi­ci­nas de la Fun­da­ción Do­cu­men­ta­ción y Ar­chi­vo de la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri­dad, ubi­ca­das en La Rei­na. El ex co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to ha­bía concurrido al lu­gar pa­ra en­tre­gar una carta en la que pe­día a los en­car­ga­dos de la ins­ti­tu­ción un re­que­ri­mien­to po­co usual. “Ven­go a so­li­ci­tar a us­ted que se in­for­me al in­fras­cri­to si en los an­te­ce­den­tes, in­for­ma­ción de tra­ba­jo u otro ti­po de fuen­te dis­po­ni­ble que obran en los re­gis­tros his­tó­ri­cos del Ar­chi­vo Ju­rí­di­co de la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri­dad exis­te al­gu­na de­nun­cia, acu­sa­ción, cons­tan­cia, que­ja o al­gún otro an­te­ce­den­te que vin­cu­le a mi per­so­na con vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos en cual­quie­ra de sus for­mas, que ocu­rrie­ron en Chi­le en el pe­río­do com­pren­di­do en­tre sep­tiem­bre de 1973 y mar­zo de 1990”, se lee en la mi­si­va -a la que Re­por­ta­jes tu­vo ac­ce­so­que fue en­tre­ga­da por Chey­re a la se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va de la fun­da­ción, Ma­ría Paz Vergara, el 17 de agos­to del año pa­sa­do.

Pa­ra na­die de los que es­tu­vie­ron al tan­to de esa tra­ta­ti­va el te­ma po­día pa­sar por al­to. Por pri­me­ra vez un miem­bro de las Fuer­zas Ar­ma­das re­que­ría in­for­ma­ción so­bre su pro­pia par­ti­ci­pa­ción en ca­sos de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos per­pe­tra­das por el ré­gi­men mi­li­tar. Has­ta ese día, la ins­ti­tu­ción so­lo ha­bía tra­ba­ja­do con las víc­ti­mas de los apre­mios ile­gí­ti­mos y con sus fa­mi­lia­res.

A ello se su­ma­ba que quien pe­día la in­for­ma­ción no era un mi­li­tar cual­quie­ra. En ese momento, Juan Emi­lio Chey­re es­ta­ba pre­pa­ran­do su de­fen­sa an­te la jus­ti­cia pa­ra en­fren­tar las de­nun­cias de va­rios tes­ti­gos que lo acu­san de ser cóm­pli­ce de los ho­mi­ci­dios ocu­rri­dos en 1973, mien­tras era te­nien­te del Regimiento Ari­ca, en La Se­re­na, en el mar­co de la de­no­mi­na­da Ca­ra­va­na de la Muer­te, una co­mi­ti­va del Ejér­ci­to que re­co­rrió el país pa­ra agi­li­zar y re­vi­sar los pro­ce­sos de de­te­ni­dos tras el Gol­pe Mi­li­tar: la ope­ra­ción ter­mi­nó con el ase­si­na­to y des­apa­ri­ción for­za­da de 97 per­so­nas.

Y el otro­ra uni­for­ma­do, ade­más, fue el pri­mer co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to en asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal en las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos ocu­rri­das du­ran­te el go­bierno de Au­gus­to Pi­no­chet. “Las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos nun­ca y pa­ra na­die pue­den te­ner jus­ti­fi­ca­ción éti­ca”, se­ña­ló en 2004.

El his­tó­ri­co ges­to fue pues­to en en­tre­di­cho 12 años des­pués, cuan­do el mi­nis­tro Ma­rio Ca­rro­za pro­ce­só a Chey­re por ho­mi­ci­dio calificado reite­ra­do. La de­fen­sa del ge­ne­ral (R) ha sos­te­ni­do que al momento de esos he­chos és­te só­lo era un te­nien­te en la­bo­res ad­mi­nis­tra­ti­vas en los jui­cios mar­cia­les que se rea­li­za­ron en el regimiento y que de­ri­va­ron en los fu­si­la­mien­tos.

Jus­ta­men­te pa­ra re­for­zar ese ar­gu­men­to fue que Chey­re y Bo­fill lle­ga­ron a las de­pen­den­cias de la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri­dad.

La res­pues­ta

La se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va de la Vi­ca­ría, Ma­ría Paz Vergara, se­ña­ló que no su­po bien có­mo reac­cio­nar fren­te a la so­li­ci­tud de Chey­re. “En ho­nor a la ver­dad, él te­nía el de­re­cho a pre­gun­tar”, afir­ma al ser con­sul­ta­da por la ges­tión.

Pe­ro aun­que te­nía la fa­cul­tad pa­ra res­pon­der los re­que­ri­mien­tos que sue­len lle­gar a la ins­ti­tu­ción -en ge­ne­ral de víc­ti­mas o fa­mi­lia­res con­sul­tan­do por ar­chi­vos de cau­sas-, Vergara lo­gró ca­li­brar lo de­li­ca­do de la pe­ti­ción y de­ci­dió con­sul­tar al pre­si­den­te del di­rec­to­rio de la ins­ti­tu­ción, Ja­vier Luis Egaña.

El ex director de la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­ción y Cul­tu­ra del go­bierno de Ri­car­do La­gos y ac­tual ase­sor de Asun­tos Re­li­gio­sos de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia fue quien dio luz ver­de a la pe­ti­ción.

El res­to del di­rec­to­rio de la fun­da­ción, com­pues­to por En­ri­que Pa­let, Cris­tián Precht, Fran­cis­co Ja­vier Man­te­ro­la, Ál­va­ro Va­re­la, Ma­ría Lui­sa Se­púl­ve­da y Gus­ta­vo Vi­lla­lo­bos, no fue con­sul­ta­do por el te­ma y se en­te­ró con pos­te­rio­ri­dad, ma­ni­fes­tan­do dis­tin­tas reac­cio­nes fren­te a lo ocu­rri­do.

Se­gún pu­do es­ta­ble­cer Re­por­ta­jes, los en­car­ga­dos de la do­cu­men­ta­ción de la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri­dad bus­ca­ron el nom­bre del ex co­man­dan­te en je­fe en los ar­chi­vos que con­tie­nen in­for­ma­ción re­fe­ri­da a víc­ti­mas del pe­río­do com­pren­di­do en­tre sep­tiem­bre de 1973 y mar­zo de 1990. La res­pues­ta fue en­via­da un día des­pués a Chey­re.

“En nues­tro re­gis­tro no apa­re­ce su nom­bre en re­la­ción a lo con­sul­ta­do ni exis­te nin­gún an­te­ce­den­te que vin­cu­le a su per­so­na con vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos en cual­quie­ra de sus for­mas”, se lee en el do­cu­men­to, que fue en­via­do a los abo­ga­dos del ge­ne­ral (R) con la fir­ma de Ma­ría Paz Vergara.

La res­pues­ta de la em­ble­má­ti­ca ins­ti­tu­ción era es­pe­ra­da en la de­fen­sa de Chey­re: en sus ma­nos es­ta­ba un cer­ti­fi­ca­do ofi­cial de que su nom­bre no apa­re­cía en los re­gis­tros de la ins­ti­tu­ción cla­ve en la cus­to­dia de la do­cu­men­ta­ción e in­for­ma­ción del tra­ba­jo rea­li­za­do por la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri­dad en de­fen­sa de las víc­ti­mas de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos.

Pe­ro el pro­ble­ma se desató a días de co­no­cer­se en la ins­ti­tu­ción la ges­tión so­li­ci­ta­da.

Y es que -ade­más de cons­ti­tuir un ges­to iné­di­to en la historia de la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri­dad- no po­cos ad­vir­tie­ron que, con­tra­rio a lo que es­ti­pu­la el cer­ti­fi­ca­do des­pa­cha­do a Chey­re, el nom­bre del ge­ne­ral (R) apa­re­ce en al me­nos cin­co do­cu­men­tos co­rres­pon­dien­tes a fa­llos du­ran­te los Con­se­jos de Gue­rra en La Se­re­na ocu­rri­dos en oc­tu­bre de 1973 y que es­tán en los ar­chi­vos del or­ga­nis­mo.

En esos do­cu­men­tos el en­ton­ces te­nien­te Juan Emi­lio Chey­re apa­re­ce fir­man­do sen­ten­cias en contra de reos del Regimiento Ari­ca por acu­sa­cio­nes que van des­de “ocul­tar ar­mas y ex­plo­si­vos” y “agi­ta­ción po­lí­ti­ca”, has­ta “per­so­na eje­cu­ta­da”.

Quie­nes co­no­cen el fun­cio­na­mien­to del ar­chi­vo de la Vi­ca­ría ex­pli­can que el error se pu­do co­me­ter por un te­ma de pro­ce­di­mien­to de los en­car­ga­dos del ar­chi­vo, quie­nes bus­ca­ron en la ba­se de da­tos or­di­na­rios, la cual or­ga­ni­za la bús­que­da por nom­bre de ca­da víc­ti­ma. En es­ta lí­nea -se­ña­lan las mis­mas fuentes- es po­co pro­ba­ble que el nom­bre de Chey­re apa­re­cie­ra en los do­cu­men­tos que ellos ma­ne­ja­ban.

Una si­tua­ción que pu­do arro­jar un re­sul­ta­do dis­tin­to en ca­so de que se hu­bie­se bus­ca­do en los ar­chi­vos que res­guar­dan las sen­ten­cias don­de fi­gu­ra el nom­bre del ex co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to co­mo par­ti­ci­pan­te en Con­se­jos de Gue­rra en cin­co opor­tu­ni­da­des.

“Po­lí­ti­ca­men­te fue in­co­rrec­to. La opi­nión pú­bli­ca va a creer que es­ta­mos lim­pian­do la ima­gen de Chey­re, aun­que so­mos una ins­ti­tu­ción que tie­ne cre­di­bi­li­dad por la in­for­ma­ción que te­ne­mos y por eso co­la­bo­ra­mos con los tri­bu­na­les y apo­ya­mos a las víc­ti­mas. ¿Qué ha­ces tú cuan­do ves que no tie­nes na­da que vin­cu­le a su per­so­na con vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos. No ten­go nin­gún tes­ti­mo­nio de per­so­nas que di­gan que él tor­tu­ró”, afir­ma Ma­ría Paz Vergara.

Al ser con­tac­ta­do por Re­por­ta­jes, el pre­si­den­te del di­rec­to­rio de la fun­da­ción y uno de los res­pon­sa­bles de la de­ci­sión, Ja­vier Luis Egaña, pre­fi­rió no re­fe­rir­se al te­ma, adu­cien­do “es­tar con la agen­da co­pa­da”.

El quie­bre re­ser­va­do

El res­to del di­rec­to­rio su­po días des­pués de la vi­si­ta del ge­ne­ral (R) Juan Emi­lio Chey­re y su abo­ga­do a la Vi­ca­ría y fue en­ton­ces que se desata­ron las desave­nen­cias que -has­ta hoy-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.