Mu­je­res que ma­tan (en de­fen­sa pro­pia) hoy

En la uni­dad de De­li­tos Se­xua­les y Vio­len­cia In­tra Fa­mi­liar de la Fis­ca­lía Na­cio­nal di­cen que han em­pe­za­do a ocu­par un en­fo­que de gé­ne­ro ca­da vez que una mu­jer víc­ti­ma de vio­len­cia ter­mi­na in­ten­tan­do ma­tar o ma­tan­do a su pa­re­ja. Por aho­ra hay dos ca­sos si

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR IG­NA­CIO BA­ZÁN FO­TO­GRA­FÍA MAR­CE­LO SE­GU­RA

Le ha­bían da­do 10 años de pri­sión efec­ti­va. Blan­ca Pa­re­des (55) es­ta­ba en su ho­gar de la ca­lle O’Hig­gins, en el puer­to de Me­ji­llo­nes, Región de An­to­fa­gas­ta, cuan­do lo arries­gó to­do y de­ci­dió que ya era su­fi­cien­te. Al­can­zó un cu­chi­llo pa­rri­lle­ro que te­nía so­bre su ve­la­dor y mien­tras Víc­tor Flo­res (63), su ma­ri­do, dor­mía, se lo en­te­rró en el cue­llo, en la zo­na cer­vi­cal. Ape­nas se des­per­tó, Flo­res vio có­mo le sa­lía san­gre por la bo­ca. Se pu­so pan­tu­flas y ca­mi­nó has­ta lle­gar al hos­pi­tal, a una cua­dra de su ca­sa.

Eran las cin­co de la ma­dru­ga­da, el 31 de ma­yo de 2016.

A pe­sar de que es­tu­vo al bor­de de la muer­te, Flo­res so­bre­vi­vió. Pa­re­des pa­só a pri­sión pre­ven­ti­va por pa­rri­ci­dio frus­tra­do y ca­si un año des­pués, en abril, fue con­de­na­da a 10 años de cár­cel. La sen­ten­cia de­cía: “La víc­ti­ma re­sul­tó con una he­ri­da pe­ne­tran­te cer­vi­cal y shock hi­po­vo­lé­mi­co, ade­más, con le­sio­nes de los va­sos cer­vi­ca­les y yu­gu­la­res ex­ter­nos y so­lu­ción de con­ti­nui­dad de la unión fa­rin­goe­so­fá­gi­ca, de mo­do que de no ha­ber me­dia­do aten­ción mé­di­ca opor­tu­na y efi­caz, di­chas le­sio­nes le ha­brían pro­vo­ca­do la muer­te, tal co­mo se de­ter­mi­nó pe­ri­cial­men­te”.

Que Flo­res ha­ya es­ta­do a pun­to de mo­rir im­por­tó po­co en Me­ji­llo­nes. La ciu­dad se con­mo­vió con la historia de Pa­re­des y se mo­vi­li­zó. La gen­te sa­lió a la ca­lle, se jun­ta­ron 1.300 fir­mas pa­ra que se anu­la­ra el jui­cio, e in­clu­so el al­cal­de de la ciu­dad, Sergio Vega, fue par­te de la cam­pa­ña pa­ra que Blan­ca Pa­re­des re­ci­bie­ra otra con­de­na. “Lo ideal se­ría que se le die­ra una pe­na en li­ber­tad vi­gi­la­da de unos cin­co años, pe­ro arries­gar has­ta 15 años de cár­cel cree­mos que es de­ma­sia­do”, di­jo el al­cal­de lue­go de la sen­ten­cia.

Pa­re­des ha­bía tra­ba­ja­do 10 años, en­tre 2004 y 2014, en la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Me­ji­llo­nes. Mar­ce­la Pi­za­rro fue su je­fa en la uni­dad del pro­gra­ma “Puente”. Y en su de­cla­ra­ción des­cri­bió el tra­ba­jo de Pa­re­des ahí: aten­der a fa­mi­lias en es­ta­do de vul­ne­ra­ción, ha­cer de­nun­cias de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, me­di­das de pro­tec­ción pa­ra ni­ños. Pi­za­rro des­ta­có co­mo inusual que Pa­re­des te­nía pre­jui­cios en te­mas de vio­len­cia contra la mu­jer. “Es­ta de­cía que era por cul­pa de las mu­je­res, que al­go ha­bían he­cho”, di­ce la fun­cio­na­ria en la sen­ten­cia. Pi­za­rro ase­gu­ra­ba que Pa­re­des nor­ma­li­za­ba la vio­len­cia, que en si­tua­cio­nes de abu­so de­cía que era “por­que se ma­qui­lla­ban mu­cho o lle­va­ban la fal­da muy cor­ta. Te­nía con­cep­tos ma­chis­tas muy asi­mi­la­dos”, re­ma­ta­ba Pi­za­rro.

El jui­cio de Pa­re­des fi­nal­men­te se anu­ló, lue­go de que la de­fen­sa pre­sen­ta­ra di­ver­sas prue­bas del his­to­rial de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar que le ha­bía to­ca­do vi­vir a Pa­re­des. La sen­ten­cia del se­gun­do jui­cio, emi­ti­da ha­ce un par de me­ses, fue mu­cho más fa­vo­ra­ble pa­ra la mu­jer: cua­tro años de li­ber­tad vi­gi­la­da.

Lue­go de es­ta sen­ten­cia, la Fis­ca­lía Na­cio­nal emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que prác­ti­ca­men­te apo­ya­ba la de­ci­sión del tri­bu­nal. Un ex­trac­to de la de­cla­ra­ción de la fis­ca­lía di­ce: “La impu­tada du­ran­te el jui­cio re­nun­ció a su de­re­cho a guar­dar si­len­cio y di­jo que du­ran­te 35 años so­por­tó agre­sio­nes y ma­los tra­tos de su es­po­so, tan­to ha­cia ella co­mo a los hi­jos en co­mún. En un ex­ten­so re­la­to, la mu­jer dio cuenta de­ta­lla­da de los ma­los tra­tos tan­to ha­cia ella co­mo a sus hi­jos, así co­mo de si­tua­cio­nes de in­fi­de­li­da­des y de otros hi­jos que tu­vo fue­ra del ma­tri­mo­nio. Du­ran­te el jui­cio de­cla­ra­ron fa­mi­lia­res de la impu­tada, co­mo her­ma­na e hi­jos, que ra­ti­fi­ca­ron es­tas si­tua­cio­nes de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar”.

La de­cla­ra­ción de la fis­ca­lía no fue ca­sua­li­dad. Luis To­rres, el director de la uni­dad de De­li­tos Se­xua­les y Vio­len­cia In­tra Fa­mi­liar del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, di­ce que el en­fo­que pa­ra per­se­guir es­te ti­po de crí­me­nes en la fis­ca­lía ha cam­bia­do, que si ha­ce al­gu­nos años por es­te ti­po de pa­rri­ci­dios se pe­dían pe­nas si­mi- la­res a la de un ho­mi­ci­dio co­mún, aho­ra la fis­ca­lía es­tá adop­tan­do un en­fo­que de gé­ne­ro pa­ra per­se­guir es­tos ca­sos. Y po­ne un ejem­plo em­ble­má­ti­co, co­mo el de Ka­ri­na Se­púl­ve­da, de Puente Al­to, quien en 2011 ma­tó a su ma­ri­do des­pués de 18 años de vio­len­cia y abu­sos por par­te de él. Hu­bo dos jui­cios contra ella y las dos ve­ces fue ab­suel­ta. Des­pués de la pri­me­ra sen­ten­cia, la fis­ca­lía pi­dió la anu­la­ción del jui­cio, y una vez con­se­gui­do ir a una se­gun­da ins­tan­cia, pi­dió una pe­na de 15 años de cár­cel pa­ra Se­púl­ve­da.

A pe­sar de que Se­púl­ve­da acre­di­tó mal­tra­to fí­si­co y psi­co­ló­gi­co y de que en su cuer­po te­nía 64 ci­ca­tri­ces pro­duc­to de ese mal­tra­to, de­bió cum­plir 15 me­ses de pri­sión pre­ven­ti­va en la Cár­cel de San Mi­guel.

To­rres di­ce: “El ca­so de Me­ji­llo­nes, en pri­me­ra ins­tan­cia, es un ca­so co­mo el de Ka­ri­na Se­púl­ve­da, don­de la fis­ca­lía no apli­có en­fo­que de gé­ne­ro pa­ra per­se­guir­la, a pe­sar del his­to­rial de vio­len­cia que su­frió. En el ca­so de Se­púl­ve­da, el ti­po in­clu­so era un lan­za in­ter­na­cio­nal”.

Se­gún To­rres, des­pués de la pri­me­ra con­de­na a Pa­re­des, des­pués de las ma­ni­fes­ta­cio­nes en Me­ji­llo­nes, la fis­ca­lía cam­bió el fo­co pa­ra el se­gun­do jui­cio. “Di­ji­mos, acá no nos pue­de vol­ver a pa­sar es­to. Re­vi­sa­mos to­do y la mu­jer efec­ti­va­men­te ha­bía es­ta­do ex­pues­ta a un ci­clo per­ma­nen­te de vio­len­cia. To­ma­mos con­tac­to con la re­gio­nal y lo­gra­mos que en un se­gun­do jui­cio fue­ra con­de­na­da a cua­tro años con li­ber­tad vi­gi­la­da. Con­ver­sa­mos con la de­fen­sa y el tri­bu­nal y lle­ga­mos a un acuer­do. Fi­nal­men­te, la pe­na que se im­pu­so era la que pe­día la de­fen­sa y no­so­tros no nos opu­si­mos. Esa era la pe­na que co­rres­pon­día”.

El pro­ble­ma tras las ci­fras

Se­gún los da­tos re­co­pi­la­dos por la fis­ca­lía, en 2016 en Chi­le hu­bo 96 con­de­nas por pa­rri­ci­dios, los que, pa­ra efec­to de las ci­fras, in­clu­yen el ase­si­na­to o el in­ten­to de ase­si­na­to de un fa­mi­liar di­rec­to o pa­re­ja (cón­yu­ge o con­vi­vien­te) mas­cu­lino. De los 96 pa­rri­ci­dios, en 38 oca­sio­nes fue una mu­jer quien ma­tó o in­ten­tó ma­tar a su cón­yu­ge, con­vi­vien­te o ex cón­yu­ge.

Pa­ra To­rres, tras vir­tual­men­te ca­da uno de es­tos ca­sos, ha ha­bi­do un his­to­rial de vio­len­cia contra la mu­jer, quien ter­mi­na in­ten­tan­do ejer­cer jus­ti­cia por sus pro­pios me­dios. To­rres des­cri­be el per­fil de quie­nes ter­mi­nan aten­tan­do contra sus pa­re­jas: “Son víc­ti­mas que ge­ne­ran una re­la­ción de de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca con sus agre­so­res, que son due­ñas de ca­sa y tie­nen tres o cua­tro hi­jos, que no pue­den aga­rrar sus co­sas e ir­se. La gen­te ABC1 tie­ne otro ti­po de ba­rre­ras que no son eco­nó­mi­cas, sino que so­cia­les. El qué di­rán, el man­te­ner un es­ta­tus. Ahí es don­de hay que en­trar a eva­luar con pe­ri­ta­jes psi­co­ló­gi­cos so­bre los gra­dos de vio­len­cia ejer­ci­dos por sus pa­re­jas. Por eso es­ta­mos ha­cien­do un tra­ba­jo fuer­te en for­ma­ción en pers­pec­ti­va de gé­ne­ro den­tro de la fis­ca­lía”. To­rres di­ce que aho­ra se in­ten­ta per­se­guir es­te ti­po de crí­me­nes de ma­ne­ra más pro­por­cio­na­da. “An­tes era ‘mu­jer mata a ma­ri­do’ y se pe­dían 20 años. Aho­ra se de­be pe­dir lo que ella real­men­te le de­be a la so­cie­dad. Por aho­ra, yo lo ten­go cla­ro, pe­ro los fis­ca­les en Pa­ri­na­co­ta, no. O en Cas­tro. Te­ne­mos que trans­mi­tir­les es­to a los fis­ca­les de Ari­ca a Pun­ta Are­nas”.

Pa­ra Ca­mi­la Ma­tu­ra­na, abo­ga­da del Cen­tro Re­gio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos y Jus­ti­cia de Gé­ne­ro, Cor­po­ra­ción Hu­ma­nas, to­da­vía fal­ta pa­ra que la jus­ti­cia chi­le­na to­me real­men­te en cuenta el his­to­rial de vio­len­cia su­fri­do por las mu­je­res que ter­mi­nan aten­tan­do contra sus pa­re­jas. “Pa­ra los ór­ga­nos del Es­ta­do ha re­sul­ta­do com­ple­jo com­pren­der el con­tex­to de abu­so per­ma­nen­te que vi­ven las mu­je­res que dan fin a la vi­da de sus pa­re­jas”, di­ce Ma­tu­ra­na, quien, a tra­vés de Hu­ma­na, ha se­gui­do va­rios ca­sos de es­te ti­po. “Pa­ra mí, si­gue ha­bien­do una res­pues­ta ju­di­cial par­ti­cu­lar­men­te

Si ha­ce al­gu­nos años, por es­te ti­po de pa­rri­ci­dios, se pe­dían pe­nas si­mi­la­res a las de un ho­mi­ci­dio co­mún, aho­ra la fis­ca­lía es­tá adop­tan­do un en­fo­que de gé­ne­ro pa­ra per­se­guir es­tos ca­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.