El ne­ce­sa­rio si­len­cio de los pe­rio­dis­tas

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Es­cri­bo el jue­ves en la tar­de, an­tes del pri­mer de­ba­te con to­dos los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les. Co­mo la ma­yo­ría de los chi­le­nos, es­pe­ro con an­ti­ci­pa­ción el in­ter­cam­bio de ideas en­tre los pos­tu­lan­tes a la Pri­me­ra Ma­gis­tra­tu­ra. Quie­ro sa­ber qué pien­san so­bre los pro­ble­mas más im­por­tan­tes del país, so­bre los desafíos de la na­ción. ¿Có­mo en­fren­ta­rán la nue­va re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y sus efec­tos so­bre el em­pleo y la com­pe­ti­ti­vi­dad? Le co­men­to el te­ma a un ami­go, quien me mi­ra con es­cep­ti­cis­mo. Lue­go me di­ce: “No te ha­gas ilu­sio­nes”. Agre­ga que es po­co lo que po­drán de­cir. Le en­cuen­tro ra­zón, y apun­tó que ha­bien­do tan­tos can­di­da­tos es muy di­fí­cil que se pro­duz­ca una con­ver­sa­ción a fon­do.

A mi ami­go le da un ata­que de ri­sa. “No”, me di­ce, “el pro­ble­ma no es que sean mu­chos. El pro­ble­ma es que los pe­rio­dis­tas no los de­ja­rán ha­blar. Las pre­gun­tas se­rán ex­tre­ma­da­men­te lar­gas y alam­bi­ca­das. Y cuan­do el can­di­da­to o la can­di­da­ta quie­ra con­tes­tar­la, se­rán in­te­rrum­pi­dos en for­ma agre­si­va, ca­si soez, por los en­car­ga­dos de guiar el de­ba­te”.

Le di­go que no exa­ge­re. Pe­ro la ver­dad es que me de­ja pen­sa­ti­vo, y de­ci­do mi­rar en in­ter­net los de­ba­tes an­te­rio­res; tam­bién en­tre­vis­tas, con y sin par­ti­ci­pa­ción del pú­bli­co. Co­mo en otras oca­sio­nes, mi ami­go tie­ne ra­zón. Más que de­ba­tes o en­tre­vis­tas, mu­chos de esos cer­tá­me­nes pa­re­cen ata­ques fu­ri­bun­dos de par­te de pe­rio­dis­tas agre­si­vos. Ha si­do así con to­dos los can­di­da­tos y can­di­da­tas.

En­ton­ces re­cor­dé lo que di­jo ha­ce unos días Mó­ni­ca González, en Bue­nos Ai­res: es fun­da­men­tal que los pe­rio­dis­tas se des­pren­dan del ego pa­ra ha­cer su la­bor, que en­tien­dan que lo im­por­tan­te es la no­ti­cia o el en­tre­vis­ta­do y no ellos mis­mos.

De to­das las en­tre­vis­tas que he vis­to en mi vi­da, en te­le­vi­sión, en ra­dio y en do­cu­men­ta­les, la más im­pre­sio­nan­te, la que que­dó in­de­le­ble­men­te gra­ba­da en mi me­mo­ria, es la que se le hi­zo a Ro­bert McNa­ma­ra, el se­cre­ta­rio de De­fen­sa de los Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te la gue­rra de Viet­nam. Es un do­cu­men­tal ex­tra­or­di­na­rio, ti­tu­la­do Las nie­blas de la gue­rra (The fog of war). El úni­co per­so­na­je de es­te fil­me es McNa­ma­ra. Es­to es tan cier­to, que na­die re­cuer­da quién o quié­nes fue­ron las per­so­nas en­car­ga­dos de ela­bo­rar las pre­gun­tas.

Un “bad hom­bre”

Pa­ra mu­cha gen­te de mi ge­ne­ra­ción, Ro­bert McNa­ma­ra fue el pro­to­ti­po del “hom­bre ma­lo”. En 1960 fue nom­bra­do se­cre­ta­rio de De­fen­sa por el Pre­si­den­te John Ken­nedy. Co­mo tal es­tu­vo a car­go de la es­ca­la­da de la gue­rra de Viet­nam. Fue ba­jo su man­da­to que el nú­me­ro de tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses au­men­tó enor­me­men­te -de tan só­lo 900 ase­so­res, a más de 16.000 tro­pas de com­ba­te-, y fue él quien dio las ór­de­nes de bom­bar­dear en for­ma ge­ne­ra­li­za­da los te­rri­to­rios del nor­te, in­clu­yen­do al­deas y pue­blos, pa­ra do­ble­gar el es­pí­ri­tu de los viet­na­mi­tas.

An­tes de lle­gar al go­bierno, McNa­ma­ra ha­bía si­do un al­to eje­cu­ti­vo -in­clu­so ge­ren­te ge­ne­ral- de la Ford Mo­tor Com­pany. En ese pues­to de­mos­tró to­do su ta­len­to de ges­tión. Sis­te­ma­ti­zó el con­trol de cos­tos, in­tro­du­jo pro­ce­sos bien de­fi­ni­dos y lo­gró au­men­tar fuer­te­men­te la pro­duc­ti­vi­dad de la com­pa­ñía. Pe­ro hi­zo to­do es­to con un al­to cos­to pa­ra la con­vi­ven­cia den­tro de la em­pre­sa. En­tre otras co­sas, con sus exi­gen­cias y su preo­cu­pa­ción a ul­tran­za por la efi­cien­cia, se ga­nó un fuer­te re­cha­zo de par­te de los sin­di­ca­tos.

Aun an­tes de eso, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, McNa­ma­ra tra­ba­jó en el co­man­do estratégico de la Fuer­za Aé­rea con el gra­do de te­nien­te co­ro­nel. Ahí uti­li­zó to­dos sus co­no­ci­mien­tos de in­ge­nie­ría y de mo­de­los de op­ti­mi­za­ción pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia de los bom­bar­deos de los Es­ta­dos Uni­dos en Ale­ma­nia, y es­pe­cial­men­te en Ja­pón.

A prin­ci­pios de 1968, du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Lyn­don John­son, re­nun­ció a su pues­to en el De­par­ta­men­to de De­fen­sa. John­son lo nom­bró pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial, lo que fue ex­tre­ma­da­men­te con­tro­ver­ti­do en­tre los opo­si­to­res de la gue­rra de Viet­nam. Pa­ra ellos era una gran pa­ra­do­ja que el ar­qui­tec­to de ese ab­sur­do con­flic­to es­tu­vie­ra aho­ra a car­go de las po­lí­ti­cas mul­ti­la­te­ra­les pa­ra ter­mi­nar con la po­bre­za y pro­mo­ver el desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

Lo más sor­pren­den­te del do­cu­men­tal Las nie­blas de la gue­rra, lo que lo ha­ce in­creí­ble­men­te efec­ti­vo, es que las pre­gun­tas que se le ha­cen a McNa­ma­ra nun­ca apa­re­cen en for­ma ex­plí­ci­ta; no las es­cu­cha­mos, ni apa­re­cen es­cri­tas en la pan­ta­lla. Es un do­cu­men­tal re­ple­to de res­pues­tas, pe­ro sin pre­gun­tas.

El hom­bre, ya an­ciano, es­tá sen­ta­do en una si­lla de res­pal­do rec­to, contra un fon­do de co­lor blan­co. Tie­ne las ma­nos so­bre las ro­di­llas y la mi­ra­da fi­ja en la cá­ma­ra. Ha­bla. Es­tá con­tes­tan­do una pre­gun­ta, pe­ro no­so­tros, el pú­bli­co, no sa­be­mos cuál es la pre­gun­ta, no la he­mos es­cu­cha­do. Pe­ro en la me­di­da en que la res­pues­ta avan­za, nos da­mos cuenta de cuál es el te­ma y po­de­mos con­cen­trar­nos com­ple­ta­men­te en lo que McNa­ma­ra tie­ne que de­cir.

Cuan­do ter­mi­na de ha­blar so­bre ese te­ma, se pro­du­ce una pau­sa en la gra­ba­ción. Un cor­te, un momento don­de se mues­tra tan só­lo el co­lor blan­co de la pa­red de fon­do. Lue­go el en­tre­vis­ta­do -pe­ro no así el en­tre­vis­ta­dor- abor­da un nue­vo te­ma. Fue­ra de cá­ma­ra el pe­rio­dis­ta le ha he­cho una nue­va pre­gun­ta, y McNa­ma­ra em­pie­za a res­pon­der nue­va­men­te.

Lo que ha­ce que es­te do­cu­men­tal sea inol­vi­da­ble es la com­bi­na­ción del si­len­cio de los pe­rio­dis­tas y de las res­pues­tas que da McNa­ma­ra. Al­gu­nas res­pues­tas son bre­ves, otras más lar­gas y aún otras son ex­ten­sas, ya que el ex se­cre­ta­rio de De­fen­sa quie­re ex­pli­car por qué en cier­to momento ac­tuó de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra.

El he­cho de que los pe­rio­dis­tas no apa­rez­can en el do­cu­men­tal, ni que se­pa­mos sus pre­gun­tas, no le ha­cen la vi­da fá­cil a McNa­ma­ra. Al con­tra­rio, al fi­nal el pú­bli­co sa­le de la sa­la con­ven­ci­do de que su ac­tua­ción pú­bli­ca fue re­ñi­da con la mo­ral, fue os­cu­ra y les hi­zo mu­cho da­ño a su país y al mun­do.

Qui­zás el momento más im­pre­sio­nan­te es cuan­do ha­bla de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, del rol que él y su uni­dad ana­lí­ti­ca ju­ga­ron en la pla­ni­fi­ca­ción de los bom­bar­deos a Tokio. Di­ce, con su voz de ba­rí­tono, y en una for­ma pau­sa­da que de­no­ta can­san­cio, que los ga­na­do­res de una gue­rra son los que de­ci­den a quién juz­gar y qué ac­tos con­si­de­rar cri­mi­na­les. Agre­ga que si Es­ta­dos Uni­dos hu­bie­ra per­di­do esa gue­rra, sin nin­gún lu­gar a du­das, él y sus co­la­bo­ra­do­res hu­bie­ran si­do de­cla­ra­dos cri­mi­na­les de gue­rra y juz­ga­dos co­mo ta­les. El bom­bar­deo de Tokio con bom­bas in­cen­dia­rias fue un cri­men contra la hu­ma­ni­dad. Es un momento es­ca­lo­frian­te, y cuan­do ter­mi­na de de­cir­lo, McNa­ma­ra se que­da en si­len­cio. El pe­rio­dis­ta tam­bién.

El ca­lor del si­len­cio

Se di­rá que el rol de los pe­rio­dis­tas es ha­cer pre­gun­tas di­fí­ci­les, in­ves­ti­gar, sa­car a la luz pú­bli­ca los pe­ca­di­llos de quie­nes as­pi­ran a con­du­cir un país o a te­ner im­por­tan­tes pues­tos pú­bli­cos. Des­de lue­go, eso es ver­dad.

Sin em­bar­go, hay un momento pa­ra ca­da co­sa, hay es­pa­cios e ins­tan­cias pa­ra la in­ves­ti­ga­ción y el pe­rio­dis­mo de de­nun­cia, y hay otras ins­tan­cias don­de lo que co­rres­pon­de es la mo­des­tia, el si­len­cio re­la­ti­vo, la me­su­ra; de­jar que sean los can­di­da­tos quie­nes ha­blen y sean los pro­ta­go­nis­tas an­te las cá­ma­ras y los mi­cró­fo­nos. Ese es el ob­je­ti­vo de los de­ba­tes po­lí­ti­cos. Es in­for­mar a los ciu­da­da­nos so­bre las ideas en pug­na. De­jar que los can­di­da­tos, reuni­dos en un mis­mo es­ce­na­rio, ha­blen y tra­ten de se­du­cir a los ciu­da­da­nos. Los de­ba­tes po­lí­ti­cos no son pa­ra que los pe­rio­dis­tas se ro­ben el fo­co de luz. Re­cor­de­mos que fue, jus­ta­men­te, Mó­ni­ca González, una de las más gran­des pe­rio­dis­tas in­ves­ti­ga­do­ras de es­te país, quien re­cien­te­men­te ha­bló so­bre la ne­ce­si­dad de que los pe­rio­dis­tas con­tro­len su ego y su afán de fi­gu­ra­ción. Hay mo­men­tos pa­ra ha­blar y mo­men­tos pa­ra el si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.