Pa­tria se­nes­cen­te…

La Tercera - Reportajes - - Portada -

“Que­re­mos atre­ver­nos a ha­blar por su nom­bre de co­sas que en nues­tra so­cie­dad son ta­bú”, di­jo el lu­nes pa­sa­do la can­di­da­ta pre­si­den­cial de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, Ca­ro­li­na Goic, aun­que no re­fi­rién­do­se al fi­nan­cia­mien­to de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de S.E., asun­to cu­ya in­ves­ti­ga­ción que­dó ha­ce tiem­po sus­pen­di­da co­mo ba­jo los efec­tos del ra­yo pa­ra­li­zan­te de una pe­lí­cu­la de ciencia fic­ción, sino a te­mas se­xua­les res­pec­to de los que hoy en día ne­nes de 13 años pa­ra arri­ba no só­lo los “ha­blan por su nom­bre” sino los prac­ti­can con to­tal de­sen­fa­do, em­ba­ra­zos in­clui­dos. Se pre­gun­ta uno quién le ha­brá re­co­men­da­do to­car ese te­ma, sin du­da más pro­pio de una pa­tria se­nes­cen­te que de una pa­tria re­si­lien­te. Ca­ro­li­na, que aho­ra a ca­ba­llo de otro le­ma de cam­pa­ña se atreve a to­do, se atre­vió a ha­cer­lo en un mee­ting con la ONG “Re­des de Orien­ta­ción de Sa­lud So­cial”, pe­ro no sién­do­le eso su­fi­cien­te pro­pu­so reactivar las Jo­cas, es­to es, las Jor­na­das de Con­ver­sa­ción so­bre Afec­ti­vi­dad y Se­xua­li­dad, idea lan­za­da y fra­ca­sa­da en los años 90 -un cuar­to de si­glo atrás- du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Eduar­do Frei hi­jo. Hoy fra­ca­sa­ría no por tra­tar te­mas ta­bú, sino por ha­cer­se car­go de un com­mo­dity. Quién sa­be, tal vez en la pró­xi­ma oca­sión Ca­ro­li­na Goic pro­pon­drá re­sol­ver de una vez por to­das la “que­re­lla de las in­ves­ti­du­ras” o el vo­to fe­me­nino.

Fue, el que pro­ta­go­ni­zó, no im­por­ta con qué cá­li­da sim­pa­tía se lo mi­re, un epi­so­dio de no­ta­ble anacro­nis­mo. Nor­mal­men­te las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, ca­si to­das inanes y can­tin­fle­ras, al me­nos in­ten­tan apun­tar un im­pe­ra­ti­vo ín­di­ce re­ple­to de li­de­raz­go ha­cia el fu­tu­ro, tie­rra de pro­mi­sión ha­cia cu­yo ho­ri­zon­te se chu­tean to­das las pro­me­sas y to­das las men­ti­ras; del pre­sen­te me­jor ni ha­blar por­que es in­sa­tis­fac­to­rio por el muy ba­jo ren­di­mien­to de los pro­fe­sio­na­les de esa in­dus­tria, pe­ro del pa­sa­do aun me­nos por­que no se pue­de pro­me­ter no ha­cer lo que ya se hi­zo ni afir­mar ha­ber he­cho lo que nun­ca se hi­zo; es co­sa juz­ga­da, mu­seo iner­te don­de se de­sin­te­gran en ce­ni­zas las men­ti­ras de un pa­sa­do aun más re­mo­to. De ahí que tan inusi­ta­do fe­nó­meno de mo­vi­mien­to re­tró­gra­do-par­lan­te de­be te­ner muy poderosa cau­sa. ¿Có­mo en­ten­der que una pro­pues­ta mo­mi­fi­ca­da emer­ja de la­bios de la can­di­da­ta de un par­ti­do “pro­gre­sis­ta” que des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les ju­ra mi­rar ha­cia el fu­tu­ro?

“Sta­sis”

Dos sig­ni­fi­ca­dos apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rios tie­ne la be­lla pa­la­bra “sta­sis” y por eso es útil pa­ra en­ten­der el pro­gra­ma se­xual de Ca­ro­li­na Goic, el cual sin du­da fue un au­daz gol­pe de efec­to 25 años atrás. Una acep­ción del tér­mino es el de pa­rá­li­sis, de­ten­ción de to­da ac­ti­vi­dad, con­ge­la­mien­to de la vi­da, es­ta­do de sus­pen­so que du­ra pa­ra siem­pre en vez de es­tar siem­pre a pun­to de ter­mi­nar. La otra acep­ción es de Tu­cí­di­des (460 a.C.– 395 a.C.), quien la usó pa­ra in­di­car una fa­se de se­ve­ra per­tur­ba­ción del cuer­po po­lí­ti­co. Am­bas acep­cio­nes pue­den ope­rar, al me­nos en es­te ca­so, en con­jun­to y com­ple­men­to por­que la re­su­ci­ta­da pro­pues­ta se­xual de Goic es signo de pen­sa­mien­to de­te­ni­do un cuar­to de si­glo atrás y por lo mis­mo y si­mul­tá­nea­men­te de agi­ta­da per­tur­ba­ción; es el pas­ma­do fru­to de la in­ca­pa­ci­dad de su co­lec­ti­vi­dad pa­ra sa­ber qué pen­sar, de­cir y pro­me­ter, co­sa evi­den­te en ca­da fra­se que ha es­pe­ta­do la can­di­da­ta. No es la úni­ca en “sta­sis”. Do­ña Ca­ro­li­na só­lo re­fle­ja el alar­man­te es­ta­do de con­ge­la­mien­to po­lí­ti­co de su par­ti­do. Por eso en oca­sio­nes re­pi­ten lo di­cho ha­ce 50 años por el ta­ta Frei y otras ve­ces, co­mo aho­ra, echan mano a lo di­cho por su hi­jo, 25 años atrás. Si se va a via­jar en la má­qui­na del tiem­po, que val­ga la pe­na.

Sin em­bar­go, pa­ra ser jus­tos, se­ría mez­quino ase­ve­rar que só­lo la De­mo­cra­cia Cris­tia­na re­ve­la o más bien trai­cio­na en sus ex­pec­to­ra­cio­nes ver­ba­les, con­cep­tua­les y con­duc­tua­les un pro­fun­do es­ta­do de co­ma. Di­cha con­di­ción, la de aja­da Be­lla Dur­mien­te, la com­par­ten con el en­te­ro cuer­po ma­te­rial y as­tral del pro­gre­sis­mo. En to­do lo que pro­po­ne ese sec­tor -y en ca­da una de sus va­rian­tes- ma­ni­fies­ta si­mi­lar ca­ta­lep­sia. La Con­cer­ta­ción fue un pac­to no­ve­do­so, crea­ti­vo “den­tro de lo po­si­ble” y bueno pa­ra el país pre­ci­sa­men­te por­que en­tre otras co­sas es­ta­ba vi­va, co­mo lo es­tán siem­pre el prag­ma­tis­mo y la ra­zón, el buen jui­cio acer­ca de “lo po­si­ble” y lo desea­ble. La NM y los de­más mo­vi­mien­tos y/o gru­púscu­los son, en cam­bio, co­mo esas ma­ri­po­sas de la Era Cre­tá­ci­ca atra­pa­das den­tro de una por­ción de ám­bar, co­lo­ri­das mo­mias en mi­nia­tu­ra, re­li­quias con to­da la apa­rien­cia de vi­da pe­ro per­fec­ta­men­te muer­tas, me­lan­có­li­cos res­tos de un ser que re­vo­lo­teó ha­ce 150 mi­llo­nes de años.

Pro­gra­mas

Pa­ra com­pro­bar es­te la­men­ta­ble ca­so de pa­leon­to­lo­gía po­lí­ti­ca bas­ta echar un vis­ta­zo a las ideas del sec­tor. A pri­me­ra vis­ta el ciu­da­dano po­dría ha­cer­se la ilu­sión de en­ca­rar una ge­ne­ro­sa ofer­ta por­que, des­pués de to­do, a dis­po­si­ción del res­pe­ta­ble pú­bli­co hay cin­co pro­gra­mas de otros tan­tos can­di­da­tos y agru­pa­cio­nes. Sin em­bar­go, si se los exa­mi­na uno a uno, con gran des­alien­to el pa­pi­ró­lo­go, en­to­mó­lo­go o fu­tu­ro vo­tan­te com­pro­ba­rán que es­tán an­te una bi­za­rra ma­te­má­ti­ca en la que ni el or­den en que se arre­glen las pa­la­bras ni la su­ma de los án­gu­los se­mán­ti­cos de las fra­ses ni la res­ta ni la di­vi­sión de los pá­rra­fos pro­du­cen otra co­sa que un CE­RO co­mo re­sul­ta­do. CE­RO, por­que un pro­gra­ma de go­bierno no pue­de ser una me­ra lis­ta de la­van­de­ría con ítems agregados al gus­to de los re­dac­to­res. Tam­po­co pue­de con­sis­tir en po­ner en un pa­pel, en hi­le­ra, lo que agra­de el oí­do de los “mo­vi­mien­tos so­cia­les”, lo que eva­cue un ple­bis­ci­to en­tre 500 ac­ti­vis­tas o los pro­fun­dos pen­sa­mien­tos de los tam­bo­ri­le­ros de Val­pa­raí­so. Un pro­gra­ma no es echar a an­dar la ima­gi­na­ción con tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad ha­cia el nor­te, puer­tos se­cos en Bo­li­via, per­do­na­zos a los ca­pi­ta­les que re­gre­sen, im­pues­tos ex­tras a los “ul­tra ri­cos” o dar­les a los an­cia­nos pa­sa­je gra­tis en el Tran­san­tia­go una vez a la se­ma­na. Tam­po­co bas­ta re­pe­tir el man­tra “hay que de­rro­tar a la de­re­cha”. Eso no le di­ce al país ni si­quie­ra una men­ti­ra, siem­pre gra­tas por­que pa­ra eso se in­ven­tan; en es­te ca­so se afir­ma lo que por ex­cep­ción es la pu­ra y san­ta ver­dad: no hay otra sus­tan­cia que el afán por lle­gar al po­der o con­ser­var­lo.

De­re­cha, iz­quier­da…

La de­re­cha no tie­ne ese pro­ble­ma. Su pro­gra­ma es siem­pre el mis­mo, sin otras va­ria­cio­nes que las im­pues­tas por las cos­tum­bres de los tiem­pos y las obli­ga­cio­nes que im­po­ne el mar­ke­ting. Es­to úl­ti­mo es la par­te pu­ra­men­te lí­ri­ca del pa­que­te, el mo­do de en­to­nar la can­ción de la li­ber­tad y los bue­nos ne­go­cios pa­ra atraer a unos y no es­pan­tar a otros. Su doc­tri­na es sim­ple y con­tun­den­te: con­si­de­ra la li­bre em­pre­sa co­mo mo­tor del cre­ci­mien­to, pro­po­ne un Es­ta­do ágil pe­ro no muy gran­de y fo­men­ta una cul­tu­ra in­di­vi­dua­lis­ta que pro­mue­va la ini­cia­ti­va y el de­seo de lo­grar lo más po­si­ble en to­dos los cam­pos, des­de di­ne­ro a éxi­to y des­de fa­ma a pres­ti­gio. Sub­ya­ce a esa doc­tri­na no só­lo el in­te­rés de quie­nes la pre­di­can y prac­ti­can, nor­mal­men­te gen­te con al­gún gra­do de éxi­to en al me­nos uno de esos cam­pos, sino ade­más por la con­vic­ción, com­pro­ba­da en la reali­dad, de que no hay ni ha ha­bi­do otro mo­do pa­ra evi­tar que el or­ga­nis­mo so­cial cai­ga en la atro­fia y la pa­rá­li­sis. Es por tan­to un pro­gra­ma y/o vi­sión sim­ple y cohe­ren­te que ofre­ce una ru­ta cla­ra. Se la acep­ta o re­cha­za a sa­bien­das.

La iz­quier­da, en cam­bio, se agi­ta en me­dio de un do­ble pro­ble­ma; por un la­do la te­sis al me­nos pre­ci­sa y cla­ra del so­cia­lis­mo pu­ro y sim­ple de­mos­tró so­bra­da­men­te no pro­du­cir otra co­sa que es­tan­ca­mien­to, as­fi­xia cul­tu­ral, cul­to a “lí­de­res su­pre­mos” y re­pre­sión po­lí­ti­ca a ve­ces de­ge­ne­ran­do en fran­co ge­no­ci­dio; por el otro el afán de es­ca­par de esa vía ca­la­mi­to­sa no ha da­do lu­gar a la cons­truc­ción de nin­gu­na otra por­que no ha apa­re­ci­do un nue­vo Marx. Esa fa­len­cia es el ori­gen de su ac­tual dis­cur­so tan re­ple­to de am­bi­güe­da­des y eu­fe­mis­mos; es la cris­ta­li­za­da se­nes­cen­cia pro­pia de una fe que no se pier­de nun­ca. La fe es así: si un anun­cio de fin del mun­do no re­sul­ta, no se aban­do­na al Me­sías sino se co­rre la fe­cha. De ahí de­ri­va la pro­pues­ta de Ca­ro­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.