Ro­ber­to Am­pue­ro, es­cri­tor

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR FRE­DI VE­LÁS­QUEZ OJE­DA FO­TO­GRA­FÍA REI­NAL­DO UBILLA

Ten­go ga­nas de se­guir es­cri­bien­do, hay his­to­rias que no me de­jan tran­qui­lo.

Ten­go una ru­ti­na es­ta­ble­ci­da. Me le­van­to a las 6 y me­dia a es­cri­bir du­ran­te ho­ras. En ge­ne­ral, lo ha­go acom­pa­ña­do de un ca­fé. El lu­gar don­de es­cri­bes es muy im­por­tan­te pa­ra tu obra.

Tu­ve pro­fe­so­res que fue­ron sol­da­dos nazis y otros que per­te­ne­cie­ron a la ju­ven­tud hitle­ria­na.

Ha­bían es­ta­do en la gue­rra, ha­bían per­di­do la gue­rra. Es­tu­dié en un co­le­gio ale­mán y to­dos te­nía­mos eso muy pre­sen­te. Cuan­do es­tu­dia­mos historia, la ma­te­ria se de­te­nía en 1929 y se re­to­ma­ba cuan­do Hitler ya ha­bía aban­do­na­do Ale­ma­nia. Se guar­da­ba si­len­cio so­bre el te­ma y eso se no­ta­ba en las au­las.

El mun­do de la cul­tu­ra es­tá cam­bian­do por erro­res de la iz­quier­da.

Ves ar­tis­tas que an­tes se iden­ti­fi­ca­ban fá­cil­men­te con la iz­quier­da que aho­ra man­tie­nen cier­ta dis­tan­cia. No tu­ve pro­ble­mas por ser un mi­nis­tro de de­re­cha. Cuan­do lle­gué el Con­se­jo Na­cio­nal de la Cul­tu­ra es­ta­ba en Di­com y lo­gra­mos sa­car­lo ade­lan­te.

He vi­vi­do me­nos de un ter­cio de mi vi­da en Chi­le.

Me fui a los 20 años y he re­co­rri­do el mun­do. Aho­ra vi­vo en Es­ta­dos Uni­dos. De to­das ma­ne­ras, nun­ca he de­ja­do de sen­tir­me chi­leno. Ca­da vez es­toy más vie­jo y es­toy pen­san­do se­ria­men­te en vol­ver. Ca­da día sien­to más que es­ta tie­rra me lla­ma.

Ser de San­tia­go Wan­de­rers es una for­ma muy pro­fun­da de ser chi­leno.

Soy hin­cha de club des­de chi­co. Es un equi­po que no siem­pre ga­na, igual que la Se­lec­ción chi­le­na. No so­mos un país ga­na­dor, y en eso Wan­de­rers re­pre­sen­ta me­jor al pue­blo chi­leno que cual­quier otro equi­po.

En Es­ta­dos Uni­dos me pre­gun­tan có­mo pu­de ha­ber creí­do en el co­mu­nis­mo.

En cam­bio, en Chi­le me cues­tio­nan mu­cho có­mo lle­gué a ser neo­li­be­ral. Son men­ta­li­da­des dis­tin­tas. De­be­mos apren­der a ser más abier­tos con el mun­do.

Es­ta­mos en un buen momento pa­ra que ha­ya una re­no­va­ción po­lí­ti­ca.

Mi ge­ne­ra­ción no lo­gró sa­car de la dis­cu­sión la di­co­to­mía en­tre Sal­va­dor Allen­de y Au­gus­to Pi­no­chet. Hay que re­sig­nar­se sa­bien­do que mo­ri­re­mos con esa eti­que­ta pues­ta. He­mos co­me­ti­do el error de trans­mi­tir es­tas di­vi­sio­nes his­tó­ri­cas. Es­pe­ro que las ju­ven­tu­des que vie­nen pue­dan su­pe­rar­las.

Es­cri­bí la úni­ca no­ve­la so­bre la dic­ta­du­ra sin ha­blar de Pi­no­chet di­rec­ta­men­te.

Se tra­ta de la Gue­rra del Du­razno, sa­lió el año 1993 y si­gue sien­do la úni­ca obra que se ha­ce car­go de esa at­mós­fe­ra. Me prohi­bie­ron en va­rios co­le­gios, por­que era muy crí­ti­ca al ré­gi­men. Sin em­bar­go, el li­bro se si­gue im­pri­mien­do y ven­dien­do.

Se­bas­tián Pi­ñe­ra le pi­dió a un mi­nis­tro sa­lir de una reunión por no sa­ber res­pon­der sus pre­gun­tas.

Lo que más re­cuer­do de mi pa­so por su ga­bi­ne­te era la in­ten­si­dad del tra­ba­jo. Era súper es­tre­san­te, al­gu­nos mi­nis­tros le te­nían mie­do. Pi­ñe­ra pe­día in­for­mes de lo que se iba a ha­blar en una reunión y lue­go te in­te­rro­ga­ba. Si no te pre­pa­ra­bas bien se no­ta­ba. Era co­mo ren­dir un exa­men de gra­do.

A mis plan­tas las tra­to co­mo a un ami­go.

Son mi hobby y les de­di­co mu­cho tiem­po. Ten­go una re­la­ción con cac­tus, ár­bo­les pla­ta­ne­ros y gua­ya­bas. Me gus­ta cui­dar­los y re­pro­du­cir­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.