Chi­le: los de aden­tro y los de afue­ra

En el ex­te­rior se pien­sa que Chi­le ha da­do el sal­to de­fi­ni­ti­vo ha­cia el desa­rro­llo y que los in­ten­tos po­pu­lis­tas de mo­di­fi­car el mo­de­lo son ac­ci­den­tes del ca­mino que no po­nen en pe­li­gro na­da de lo im­por­tan­te. En cam­bio, en­tre los chi­le­nos con los que habl

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Tu­ve la oca­sión es­ta se­ma­na de vi­si­tar Chi­le y to­mar con­tac­to bre­ve­men­te con di­ver­sos sec­to­res. Me lla­mó la aten­ción el con­tras­te en­tre la vi­sión que se tie­ne del Chi­le ac­tual des­de el ex­te­rior y la que tie­nen mu­chos chi­le­nos de sí mis­mos. Por ra­zo­nes de res­pe­to a la pri­va­ci­dad, no pue­do di­vul­gar los nom­bres de las per­so­nas que com­par­tie­ron con­mi­go sus opi­nio­nes, pe­ro sí el sen­ti­do ge­ne­ral de lo que es­cu­ché, no­ta­ble­men­te di­ver­gen­te res­pec­to de la ima­gen ex­ter­na del país.

En lí­neas ge­ne­ra­les, di­ría que en Chi­le hay más pe­si­mis­mo res­pec­to del me­diano pla­zo del que exis­te en el ex­tran­je­ro.

¿A qué me re­fie­ro? Re­su­mo, en una so­la idea, lo esen­cial de las dos vi­sio­nes. En el ex­te­rior (la aca­de­mia, la pren­sa, los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, la di­plo­ma­cia) se pien­sa que Chi­le ha da­do el sal­to de­fi­ni­ti­vo ha­cia el desa­rro­llo y que los in­ten­tos po­pu­lis­tas de mo­di­fi­car par­cial­men­te el mo­de­lo en es­tos úl­ti­mos años son ac­ci­den­tes del ca­mino que no po­nen en pe­li­gro na­da de lo im­por­tan­te. En cam­bio, en­tre los chi­le­nos con los que ha­blé la sen­sa­ción es que Chi­le se ha la­ti­noa­me­ri­ca­ni­za­do, en el sen­ti­do de que hay en la so­cie­dad co­rrien­tes so­cia­les y po­lí­ti­cas que, aún si no pue­den im­pe­dir el triun­fo de Se­bas­tián Pi­ñe­ra en los co­mi­cios que vie­nen, pue­den ser de­ter­mi­nan­tes pa­ra im­pe­dir el desa­rro­llo de­fi­ni­ti­vo del país a me­diano pla­zo.

El mun­do ex­te­rior no ve el po­pu­lis­mo que ha bro­ta­do en Chi­le, vi­si­ble en la ca­lle y el go­bierno que con­clui­rá su man­da­to pron­to, una ame­na­za sig­ni­fi­ca­ti­va, mien­tras que un sec­tor in­flu­yen­te de chi­le­nos sí cree que se ha ro­to el con­sen­so bá­si­co y que aun si una par­te am­plia de la cla­se me­dia ha re­cha­za­do las re­for­mas con las que la Pre­si­den­ta Ba­che­let ha tra­ta­do de mo­di­fi­car el mo­de­lo, esas co­rrien­tes pue­den le­sio­nar el pro­yec­to de país que es­ta­ba en mar­cha des­de ha­ce mu­cho ra­to.

No me de­ten­go, en es­ta re­fle­xión, en quién tie­ne ra­zón. La di­co­to­mía es muy in­tere­san­te en sí mis­ma y va­le la pe­na tra­tar de en­ten­der­la.

En el la­do ex­terno, se des­ta­ca que, en com­pa­ra­ción con los pro­yec­tos po­pu­lis­tas de otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, lo que in­ten­tó ha­cer el go­bierno ac­tual no fue una mo­di­fi­ca­ción del sis­te­ma sino un “re­to­que” po­pu­lis­tón que no com­pro­me­te el co­ra­zón del mo­de­lo. Se apun­ta, por ejem­plo, que en ma­te­ria de pen­sio­nes nun­ca se pu­so en ries­go la exis­ten­cia de en­ti­da­des pri­va­das o que la re­for­ma tri­bu­ta­ria no es muy dis­tin­ta de lo que paí­ses ca­pi­ta­lis­tas de pri­mer mun­do ha­cen de tan­to en tan­to, o que la re­for­ma sin­di­cal no da más po­der a los sin­di­ca­tos del que ellos tie­nen en una bue­na par­te de la paí­ses de la Ocde.

Es­tric­ta­men­te ha­blan­do, hay al­go de cier­to. Pe­ro la vi­sión in­ter­na tam­bién tie­ne ra­zón en que exis­te una di­fe­ren­cia sus­tan­cial en­tre un país que ya ha al­can­za­do el desa­rro­llo pleno y cons­tru­ye un es­ta­do del bie­nes­tar one­ro­so (por ejem­plo, Es­pa­ña o Fran­cia) y otro que, co­mo Chi­le, to­da­vía no ha al­can­za­do la con­di­ción de pri­mer mun­do y por tan­to no pue­de dar­se esos lu­jos po­pu­lis­tas.

Tam­bién es ver­dad, co­mo apun­tan en el ex­te­rior, que hu­bo una reac­ción de la cla­se me­dia que fre­nó el im­pul­so po­pu­lis­ta del go­bierno y par­te de la so­cie­dad chi­le­na en es­tos años. Pe­ro no es me­nos cier­to que, co­mo me di­je­ron mu­chos in­ter­lo­cu­to­res en San­tia­go, el pro­gre­so de­pen­de de un con­sen­so bá­si­co del que de­ben for­mar par­te la iz­quier­da y la de­re­cha; ha­bién­do­se co­rri­do la cen­troiz­quier­da chi­le­na ha­cia un ex­tre­mo, ese equi­li­brio se es­tá rom­pien­do. Mu­chos al in­te­rior de Chi­le sos­tie­nen que la ver­da­de­ra pre­gun­ta no es quién ga­na­rá las elec­cio­nes chi­le­nas, cu­yo re­sul­ta­do dan a es­tas al­tu­ras por des­con­ta­do, sino cuán­to des­es­ta­bi­li­za­rá al pró­xi­mo go­bierno una iz­quier­da en la que las co­rrien­tes ra­di­ca­les lle­va­rán la voz can­tan­te y qué cos­to pa­ga­rá la cen­tro­de­re­cha por tra­tar de re­ver­tir al­gu­nas de las re­for­mas he­re­da­das del pe­rio­do ac­tual.

En el ex­te­rior se ve el fre­na­zo que ha pe­ga­do el pro­yec­to po­pu­lis­ta del go­bierno co­mo sín­to­ma de mo­de­ra­ción in­trín­se­ca de la pro­pia cen­troiz­quier­da que es­tá en el po­der. Es­to con­tras­ta muy mar­ca­da­men­te con la con­vic­ción de mu­chos chi­le­nos de que si no hu­bie­se ha­bi­do una reac­ción tan poderosa de am­plios sec­to­res de la so­cie­dad, Ba­che­let hu­bie­ra lle­va­do el pro­yec­to has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias por­que su dis­po­si­ción psi­co­ló­gi­ca y su in­cli­na­ción ideo­ló­gi­ca la hu­bie­ran lle­va­do en esa di­rec­ción.

Pa­ra quie­nes así opi­nan, Ba­che­let no se per­do­na a sí mis­ma ha­ber he­cho el go­bierno que hi­zo la pri­me­ra vez y en es­te se­gun­do pe­rio­do ha que­ri­do bo­rrar de su con­cien­cia el ma­les­tar que le pro­du­ce ha­ber go­ber­na­do tan a la de­re­cha de sus pro­pias con­vic­cio­nes en 2006-2010. El aná­li­sis ex­terno, en cam­bio, a pe­sar de que Ba­che­let es bien co­no­ci­da en círcu­los di­plo­má­ti­cos y en or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les por su ges­tión en Na­cio­nes Uni­das, apun­ta a que ella no es­tá a la iz­quier­da del gran con­sen­so de la tran­si­ción con­sen­so. Se la ve más bien co­mo una pie­za del con­sen­so a la que la pre­sión de la ca­lle arri­mó ha­cia un so­cia­lis­mo de cor­te eu­ro­peo, es de­cir ha­cia la bús­que­da de un es­ta­do de bie­nes­tar ten­dien­te a dar “ca­li­dad de vi­da” a una so­cie­dad im­pa­cien­te que exi­gía me­jor edu­ca­ción, sa­lud y ser­vi­cios pú­bli­cos en ge­ne­ral.

Des­de lue­go, es­ta vi­sión ex­ter­na no es uná­ni­me. Los sec­to­res li­be­ra­les con ma­yor for­ma­ción ideo­ló­gi­ca o cier­tos sec­to­res em­pre­sa­ria­les fa­mi­lia­ri­za­dos con Amé­ri­ca La­ti­na que tie­nen con­tac­to con sus pa­res chi­le­nos al­ber­gan una opi­nión bas­tan­te más crí­ti­ca. Pe­ro in­clu­so ellos tien­den a opi­nar que el po­pu­lis­mo re­pre­sen­ta a un sec­tor mi­no­ri­ta­rio que no tie­ne po­si­bi­li­dad de arrai­gar en una ma­sa crí­ti­ca, co­mo sí ha su­ce­di­do en va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Una preo­cu­pa­ción in­ter­na que el aná­li­sis ex­terno de Chi­le no re­co­ge es el fac­tor de los jó­ve­nes. Oí de­cir a mu­chos chi­le­nos en es­tos días que los jó­ve­nes aco­mo­da­dos se han com­pra­do irres­pon­sa­ble­men­te el po­pu­lis­mo y que lo peor es que han con­ta­gia­do el sa­ram­pión a sus pa­dres. Es­tos úl­ti­mos ju­ga­rían, por tan­to, un pa­pel muy dis­tin­to del que ca­be es­pe­rar de ellos, es de­cir el de ava­les del po­pu­lis­mo de la si­guien­te ge­ne­ra­ción en lu­gar de mo­de­ra­do­res de los im­pul­sos ra­di­ca­les de los fu­tu­ros to­ma­do­res de de­ci­sio­nes.

En el ex­tran­je­ro, na­die ha­ce es­te aná­li­sis. Lo que pre­va­le­ce es la idea de que los jó­ve­nes sim­ple­men­te quie­ren vi­vir co­mo los nor­te­ame­ri­ca­nos o los eu­ro­peos y que pro­tes­tan por­que, a pe­sar de ser Chi­le un país que bor­dea los 20 mil dó­la­res per cá­pi­ta, su “ca­li­dad de vi­da”, ejem­pli­fi­ca­do en los ser­vi­cios pú­bli­cos, va mu­chos pa­sos por de­trás del pro­gre­so ma­te­rial del país.

Pue­de afir­mar­se, pues, que una di­fe­ren­cia no­ta­ble en­tre la vi­sión in­ter­na y la vi­sión ex­ter­na es que aque­lla ve un pe­li­gro­so ele­men­to ideo­ló­gi­co en ac­ción don­de és­ta cree ver una di­ná­mi­ca más bien as­pi­ra­cio­nal, no muy dis­tin­ta del que se ha da­do en otras so­cie­da­des emer­gen­tes (in­clu­yen­do al­gu­nas la­ti­noa­me­ri­ca­nas, co­mo Bra­sil, don­de tam­bién hu­bo en años re­cien­tes mo­vi­mien­tos de pro­tes­ta contra los ser­vi­cios pú­bli­cos).

Exis­te en el ex­te­rior po­ca preo­cu­pa­ción por el ries­go de que la cen­troiz­quier­da chi­le­na vue­le en pe­da­zos en las pró­xi­mas elec­cio­nes y se ato­mi­ce de tal for­ma que co­rrien­tes co­mo la del Fren­te Am­plio pa­sen a ju­gar un pa­pel des­co­llan­te en la opo­si­ción. Se pien­sa, fue­ra de Chi­le, que la Nue­va Ma­yo­ría no de­ja­rá de fun­cio­nar co­mo un blo­que y que en ello ra­di­ca­rá una par­te de la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma en los pró­xi­mos años. En cam­bio, tu­ve la im­pre­sión de que es­tá muy ex­ten­di­da en Chi­le, en sec­to­res in­flu­yen­tes, la idea de que el blo­que de cen­troiz­quier­da que ha si­do un pi­lar del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co no po­drá so­bre­vi­vir a las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Acha­can es­to a los ma­los re­sul­ta­dos que ob­ten­drá la cen­troiz­quier­da, a la fal­ta de un lí­der mo­de­ra­do im­por­tan­te ca­paz de man­te­ner esa uni­dad en fun­ción de la ne­ce­si­dad de evi­tar la ra­di­ca­li­za­ción de la opo­si­ción y al he­cho de que los sec­to­res mo­de­ra­dos tie­nen de­ma­sia­dos com­ple­jos o car­gos de con­cien­cia co­mo pa­ra ten­der una mano a la cen­tro­de­re­cha des­de la opo­si­ción cuan­do las pa­pas que­men.

Un as­pec­to pun­tual don­de las di­ver­gen­cias per­cep­ti­vas sal­tan a la luz es el del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Por to­dos es sa­bi­do que el cre­ci­mien­to de Chi­le -al­re­de­dor de 1,8 por cien­to, si pro­me­dia­mos los úl­ti­mos años, los del en­sa­yo (se­mi)po­pu­lis­ta- no só­lo ha si­do ba­jo sino in­fe­rior al de va­rios paí­ses de la región. ¿Cuán­to de es­to se de­be a la caí­da de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas, el co­bre en par­ti­cu­lar, y cuán­to al efec­to in­hi­bi­dor que ha te­ni­do en el ca­pi­tal la de­ri­va del go­bierno que ter­mi­na­rá pron­to su man­da­to?

En el ex­te­rior se tien­de a dar una im­por­tan­cia ma­yor al pri­mer fac­tor que en los sec­to­res chi­le­nos crí­ti­cos del go­bierno, ma­yo­ri­ta­rios hoy en el país. La per­cep­ción en el ex­tran­je­ro es que dos ter­ce­ras par­tes del pro­ble­ma tie­nen que ver con la co­yun­tu­ra ex­ter-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.