“Apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co”

La Tercera - Reportajes - - Portada -

En el ex­tra­or­di­na­ria­men­te ma­ja­de­ro len­gua­je de la po­lí­ti­ca chi­le­na exis­te una ex­pre­sión de re­cha­zo y pre­sun­ta­men­te tam­bién de de­fen­sa que go­za de gran fa­vo­ri­tis­mo. Se la usa sin fal­ta, au­to­má­ti­ca­men­te, ca­da vez que un ban­do re­ci­be un re­pro­che por bien fun­da­men­ta­do y/o plau­si­ble que es­te sea. La fra­se, pro­nun­cia­da con el ai­re de da­ma ul­tra­ja­da por­que aca­ban de dar­le un pe­lliz­co en el po­to, es la si­guien­te: so­mos blan­co de un in­ten­to de “apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co”.

Con esa alar­man­te alo­cu­ción se da a en­ten­der una de dos co­sas: o que la crí­ti­ca no tie­ne otra ba­se que el ma­ligno de­seo de uti­li­zar des­pro­por­cio­na­da­men­te una si­tua­ción real pe­ro me­nor pa­ra des­le­gi­ti­mar y ba­su­rear, o más aún, peor aún, que no tie­ne nin­gu­na ba­se, ni si­quie­ra mí­ni­ma, sien­do de ca­bo a ra­bo una in­ven­ción pa­ra ese mis­mo fin, la des­le­gi­ti­ma­ción. Hay otras ma­ne­ras y otras ex­pre­sio­nes pa­ra re­cha­zar una crí­ti­ca; es­tá el qui­zás al­go an­ti­cua­do mé­to­do de re­fu­tar­la con ar­gu­men­tos y/o he­chos y exis­te el de desoír­la del to­do dan­do a en­ten­der que ni si­quie­ra ne­ce­si­ta ser re­cha­za­da de­bi­do a su to­tal ca­ren­cia de mé­ri­to, pe­ro des­de el mo­men­to mis­mo en que la crí­ti­ca SÍ tie­ne ba­se y/o el acu­sa­do NO tie­ne nin­gún ar­gu­men­to só­li­do pa­ra re­fu­tar­la, en­ton­ces se re­cu­rre a es­te la­gri­mo­so re­cur­so de am­pa­ro y de que­ja: hay “apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co”.

La fra­se es po­pu­lar en to­dos los sec­to­res, pe­ro muy en es­pe­cial en los te­rri­to­rios don­de el mar­ti­ro­lo­gio, la vic­ti­mi­za­ción y el con­si­guien­te cul­to a los “caí­dos”, a las re­li­quias, a los ex­hu­ma­dos y a los mu­seos y fu­ne­ra­rias don­de se api­la to­do eso es par­te cons­ti­tu­ti­va de su he­ren­cia o tal vez de­bié­ra­mos de­cir, de su “le­ga­do”. No de­ja de ser com­pren­si­ble. A di­cha ac­ti­tud la ali­men­ta el de­seo de sa­car­le uti­li­dad y pro­ve­cho aun al fra­ca­so y las me­ti­das de pa­ta, pro­pó­si­to pa­ra el cual se los con­vier­te en epo­pe­yas o en mar­ti­rios; por eso di­cha pos­tu­ra se en­cuen­tra en abun­dan­cia en los co­lec­ti­vos de cual­quier ín­do­le pa­ra los que el desas­tre es co­sa co­mún, al­go en lo que siem­pre han si­do top one. Tal vez el ejem­plo más pu­ro y des­nu­do del por­qué y dón­de y cuán­do pre­va­le­cen los már­ti­res y su pa­ra­le­la sa­cra­li­za­ción y ado­ra­ción es el de los paí­ses que han si­do ma­la­men­te de­rro­ta­dos en una gue­rra. Co­mo es bas­tan­te fá­cil de en­ten­der, ine­vi­ta­ble­men­te su his­to­rio­gra­fía bus­ca­rá con­sue­lo y com­pen­sa­ción con­vir­tien­do en hé­roes de la más ele­va­da mag­ni­tud a quien­quie­ra ha­ya si­do par­te su­frien­te del fra­ca­so, pe­ro al me­nos con al­gu­na mí­ni­ma notoriedad y has­ta de­cen­cia. Y en­ton­ces la muerte y/o el apa­leo -véa­se el re­cien­te ca­so de Ca­ta­lu­ña- es trans­mu­ta­do en gran­dio­sa in­mo­la­ción. Es lo su­ce­di­do con Eduar­do Aba­roa, hé­roe ofi­cial de Bo­li­via en la Gue­rra del Pa­cí­fi­co. Aba­roa dio ba­ta­lla en una es­ca­ra­mu­za de po­ca mon­ta y mu­rió en el desem­pe­ño de di­cho trá­mi­te mien­tras sus co­le­gas huían en es­tam­pi­da, en- sa­yo ge­ne­ral de lo que más tar­de ha­rían en ma­sa hu­yen­do ha­cia sus se­rra­nías tras la ba­ta­lla de Cam­po de la Alian­za. Por con­si­guien­te a Aba­roa, hoy y siem­pre, los his­to­ria­do­res ofi­cia­les de Bo­li­via le ad­ju­di­can más fra­ses lí­ri­cas y he­roi­cas es­pe­ta­das en sus mo­men­tos fi­na­les que las ha­bi­tua­les en la úl­ti­ma aria de las ópe­ras o en las obras com­ple­tas de los va­tes del Si­glo de Oro es­pa­ñol.

In­cen­ti­vos…

La se­ño­ra mi­nis­tra de Sa­lud, Car­men Cas­ti­llo, sor­pren­di­da por una ra­dio y lue­go por to­da la pren­sa a pun­to de ini­ciar o em­pu­jar el trá­mi­te que le per­mi­ti­ría ha­cer­se de 80 pa­los por con­cep­to de “Bono de In­cen­ti­vo”, ha si­do la úl­ti­ma -has­ta el mo­men­to de es­cri­bir­se es­tas lí­neas-pro­ta­go­nis­ta de una in­mo­la­ción de esa cla­se, en to­do y por to­do dig­na del Mu­seo de la Me­mo­ria. Ha ale­ga­do, cuan­do se su­po lo su­yo, ha­ber gen­te ma­la in­ten­tan­do sa­car “pro­ve­cho po­lí­ti­co”. ¿Y qué con­si­de­ra “pro­ve­cho po­lí­ti­co”? Sim­ple: que se la in­te­rro­gue por los me­dios y/o se le re­pro­che en los mis­mos por ha­cer­se de esos di­ne­ros en su ca­li­dad de mi­nis­tra, eso es, ha­cien­do uso de ella mis­ma pa­ra fir­mar o ha­cer fir­mar los do­cu­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra tal co­bro. Aho­ra di­ce que no lo ha­rá -¡más sa­cri­fi­cios y mar­ti­rios!- y se­gui­rá jun­to a S.E. has­ta el úl­ti­mo día, lo cual no ex­clu­ye, di­cho sea de pa­so, la con­ti­nua­ción del pro­ce­so vin­cu­la­do al ju­go­so in­cen­ti­vo. Uno pue­de es­tar has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to en el bar­co que se hun­de, pe­ro no por eso de­jar de res­ca­tar los va­lo­res de­po­si­ta­dos en la ca­ja fuer­te.

En­tre pa­rén­te­sis, ¿qué es un “Bono de In­cen­ti­vo”? ¿Qué in­cen­ti­va? ¿Es pre­ci­so aho­ra pre­miar a quie­nes desean ir­se de un car­go an­tes de cumplirse su fe­cha de ju­bi­la­ción o an­tes de que los car­gos ce­sen o an­tes de que los des­pi­dan? Ima­gi­na­ba uno con inocen­cia com­ple­ta­men­te pa­sa­da de mo­da en es­ta ma­ra­vi­llo­sa era tan pro­gre­si­va y pro­gre­sis­ta que un in­cen­ti­vo es pa­ra con­ven­cer a al­guien pa­ra que se que­de, no pa­ra que se va­ya. Creía­mos que se in­cen­ti­va un sa­cri­fi­cio, el asu­mir una nue­va car­ga, el acep­tar pro­lon­gar un tra­ba­jo, no la ce­sa­ción o ali­vio de aque­llos. Es o de­bie­ra ser de ese mo­do A ME­NOS que el o la fun­cio­na­rio (a) sea tan inep­to (a) de que me­jor se­ría se des­va­nez­ca, PE­RO por ra­zo­nes de inamo­vi­li­dad no se le pue­de des­vin­cu­lar an­tes de cumplirse la fe­cha de su ju­bi­la­ción; se le pa­ga­ría en­ton­ces pa­ra que, por fa­vor, há­ga­nos el ser­vi­cio de sa­lir de en me­dio aho­ra mis­mo. O en la siú­ti­ca jer­ga ac­tual, “dé un pa­so al cos­ta­do”. Ig­no­ra­mos cuál sea el ca­so de Cas­ti­llo y de los al­re­de­dor de 100 fun­cio­na­rios de sa­lud que es­tán en la co­la pa­ra lo mis­mo. Pa­re­ce que se mue­ren de ga­nas de dar un pa­so al cos­ta­do.

Apro­ve­cha­mien­tos y pre­ce­den­tes

Hay un ilus­tre pre­ce­den­te en el uso de la dolida acu­sa­ción de que se es­ta­ría ha­cien­do “apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co”. Es el da­do in­nu­me­ra­bles ve­ces por la Pre­si­den­ta. Se ha­bría he­cho tan­to apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co de S.E. en es­te in­ter­mi­na­ble Get­se­ma­ní que pa­ra ella y pa­ra el país ha si­do su man­da­to que ya ca­bría ba­ra­jar la idea de en­car­gar a al­gún ar­tis­ta una re­pro­duc­ción de su per­so­na -co­mo las del fa­mo­so mu­seo de ce­ra de Ma­da­me Tus­sauds­pa­ra ubi­car­la en el Hall de la Fa­ma del pro­gre­sis­mo. Mar­ti­ri­za­da una y otra vez, ha de­ja­do efec­ti­va­men­te un le­ga­do de mar­ti­ro­lo­gio - amén de sus gran­des éxi­tos eco­nó­mi­cos- y una ca­rre­to­na­da de dis­cí­pu­los(as). ¿No hu­bo un ca­ba­lle­ro ha­blan­do de “apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co” por las crí­ti­cas a su pé­si­mo ma­ne­jo du­ran­te los in­cen­dios del ve­rano?

Par­ta­mos por Ca­val, ca­so en el que el hi­jo de la Pre­si­den­ta par­ti­ci­pó co­mo actor de re­par­to; to­do lo que a raíz de eso se ven­ti­ló en la pren­sa fue, de acuer­do a S.E., un ho­rri­ble APRO­VE­CHA­MIEN­TO PO­LÍ­TI­CO. Res­pec­to del ca­so Se­na­me en el cual es­tu­vo vin­cu­la­da su “pro­te­gé” y ami­ga Ja­vie­ra Blan­co, ha­bría ha­bi­do un mi­se­ra­ble APRO­VE­CHA­MIEN­TO PO­LÍ­TI­CO. Des­de lue­go to­das las acu­sa­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les y lla­ma­dos a mi­nis­tros a co­mi­sio­nes pa­ra re­vi­sar -sin efec­tos- sus tor­pe­zas han si­do til­da­das de APRO­VE­CHA­MIEN­TO PO­LÍ­TI­CO. Lo de Pe­ñai­li­llo y Fer­nán­dez fue­ron APRO­VE­CHA­MIEN­TO PO­LÍ­TI­CO.

Na­tu­ral­men­te hay gen­te ma­la -la hay en es­to co­mo en to­do- ar­gu­yen­do que el apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co ha si­do el de Su Ex­ce­len­cia al ha­blar una y otra vez de apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co y así pin­tar­se co­mo víc­ti­ma inocen­te en vez de res­pon­sa­ble ac­ti­va o inac­ti­va. Re­cha­za­mos de plano esa imputación. Es una acu­sa­ción au­daz e in­fun­da­da por­que exa­ge­ra des­me­di­da­men­te las co­sas; des­pués de to­do no es la Pre­si­den­ta la crea­do­ra y fun­da­do­ra de di­cho sis­te­ma, sino só­lo una usua­ria a tiem­po com­ple­to. Lo del “apro­ve­cha­mien­to” es mar­ca re­gis­tra­da del car­tel po­lí­ti­co en su con­jun­to y co­mo tal ha si­do usa­do des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Al Cé­sar lo que es del Cé­sar.

Es­ta mul­ti­pli­ca­ción mi­la­gro­sa de los apro­ve­cha­mien­tos po­lí­ti­cos po­dría ha­cer su­po­ner a los sus­pi­ca­ces y/o de­du­cir a Sher­lock Hol­mes de que ha ha­bi­do mu­chos ca­sos pa­si­bles de re­pro­che en los que no hu­bo ar­gu­men­ta­ción sus­tan­cio­sa pa­ra re­fu­tar­los; eso, a su vez, po­dría lle­var al si­guien­te pa­so del pro­ce­so de­duc­ti­vo, a sa­ber, que he­mos es­ta­do en pre­sen­cia de un go­bierno más da­do a los fra­ca­sos que a los éxi­tos pues­to que, por de­fi­ni­ción, na­die sa­ca “pro­ve­cho po­lí­ti­co” de los acier­tos del ad­ver­sa­rio. Pe­ro ¿quién es Sher­lock Hol­mes pa­ra ve­nir a me­ter­se en nues­tros asun­tos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.