Pe­sa­das res­pon­sa­bi­li­da­des

Sea cual sea el re­sul­ta­do, que­da­rá pen­dien­te la re­cons­truc­ción de una cen­troiz­quier­da re­for­mis­ta y se­re­na a la vez, la que de­be­rá re­pen­sar­se.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Es na­tu­ral que fal­tan­do po­cas se­ma­nas pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les se dis­cu­ta con ahín­co so­bre el sig­ni­fi­ca­do de las ci­fras que en­tre­gan las en­cues­tas. Al­gu­nos sa­can cuen­tas de­ma­sia­do ale­gres, otros ven cons­pi­ra­cio­nes y otros, ner­vio­sos, pro­po­nen so­lu­cio­nes de­ses­pe­ra­das pa­ra sal­var los mue­bles.

Sin em­bar­go, se ha­bla po­co de los as­pec­tos no elec­to­ra­les que sur­gen de la en­cues­ta del CEP, co­mo asi­mis­mo de otras en­cues­tas y es­tu­dios, al­gu­nos de fuen­te aca­dé­mi­ca que en­tre­gan pis­tas pa­ra com­pren­der el por­qué de las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les y tam­bién por qué el in­te­rés elec­to­ral tien­de a ser tan ba­jo y pue­de pre­sa­giar una ba­ja asis­ten­cia a las ur­nas.

Le­yen­do esos da­tos e in­for­ma­cio­nes, apa­re­ce una opi­nión pú­bli­ca que pien­sa bas­tan­te dis­tin­to a la que con­sig­nan los re­la­tos elec­to­ra­les de uno y otro signo.

Los chi­le­nos no pa­re­cen per­ci­bir­se co­mo ha­bi­tan­tes de un país desas­tro­so o an­gus­tia­do.

Cu­rio­sa­men­te, pien­san que tan­to a ellos co­mo a sus fa­mi­lias les va bas­tan­te bien, me­jor que a los de­más y, so­bre to­do, que en el fu­tu­ro les irá aún me­jor. Si bien pien­san que a los otros no les va tan bien, tam­po­co afir­man que les va tan mal, y en el fu­tu­ro creen que les irá me­jor. Po­dría­mos con­cluir que son mo­de­ra­da­men­te op­ti­mis­tas.

En­cuen­tran que el país es­tá más bien es­tan­ca­do en el cre­ci­mien­to, pe­ro que cre­ce­rá más en el fu­tu­ro y ha­brá más em­pleos.

Sus preo­cu­pa­cio­nes son muy con­cre­tas, tie­nen que ver con la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, las pen­sio­nes, la sa­lud y la edu­ca­ción.

Son crí­ti­cos fren­te a có­mo las au­to­ri­da­des res­pon­den a es­tos problemas, pe­ro re­co­no­cen que res­pec­to de la sa­lud y la edu­ca­ción han exis­ti­do avan­ces pro­gre­si­vos des­de ha­ce ya va­rios años.

Su in­te­rés es mu­cho me­nor fren­te a te­mas im­por­tan­tes, pe­ro más con­cep­tua­les, co­mo la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y los ni­ve­les de igual­dad.

Sus opi­nio­nes tien­den a ser más se­cu­la­res que en el pa­sa­do en lo que res­pec­ta a la au­to­no­mía de sus de­ci­sio­nes en te­mas de la mo­ral se­xual, y no son pa­ra na­da re­frac­ta­rios al pro­gre­so so­cial.

Esa dis­po­si­ción fa­vo­ra­ble a los cam­bios no se ba­sa en una con­vic­ción doc­tri­na­ria y me­nos aún en po­si­cio­nes an­ti­sis­té­mi­cas, sino más bien en la es­pe­ran­za de que ta­les cam­bios pro­duz­can una me­jo­ría de su si­tua­ción in­di­vi­dual y fa­mi­liar.

Aho­ra bien, si sos­pe­chan que ta­les cam­bios po­nen en pe­li­gro avan­ces ya ad­qui­ri­dos frun­cen la na­riz de in­me­dia­to.

Es­ta­mos en­ton­ces fren­te a una so­cie­dad que per­ci­be sus problemas y de­fec­tos, de­tes­ta los abu­sos, in­jus­ti­cias y pri­vi­le­gios, cri­ti­ca a quie­nes usan mal su po­der pú­bli­co o pri­va­do, pe­ro que tam­bién per­ci­be lo que ha lo­gra­do más de lo que de­ja en­tre­ver su es­ti­lo gru­ñón y que­jum­bro­so.

Los chi­le­nos sa­ben que vi­ven en un país que fun­cio­na ra­zo­na­ble­men­te y en el cual exis­te una cier­ta tran­qui­li­dad.

Apre­cian la vi­da de­mo­crá­ti­ca de ma­ne­ra cir­cuns­pec­ta, pe­ro la pre­fie­ren a cual­quier otra al­ter­na­ti­va; pa­re­cen no que­rer re­tro­ce­sos au­to­ri­ta­rios ni tam­po­co un mun­do re­ple­to de con­flic­tos y pe­lo­te­ras; al fi­nal del día apre­cian más que se lo­gren acuer­dos que vi­vir en un en­fren­ta­mien­to per­pe­tuo y ru­do.

To­do es­to in­di­ca que la so­cie­dad chi­le­na no es­tá in­fla­ma­da de es­pí­ri­tu ja­co­bino, no an­da bus­can­do ha­cer ro­dar ca­be­zas pa­ra sa­ciar su ira, no pre­sen­ta nin­gu­na de las con­di­cio­nes ob­je­ti­vas que V.I. Lenin (que de es­to sí sa­bía) plan­tea­ba pa­ra des­cri­bir una si­tua­ción re­vo­lu­cio­na­ria, va­le de­cir, “cuan­do los de arri­ba no pue­den vi­vir co­mo has­ta en­ton­ces y los de aba­jo no quie­ren vi­vir co­mo an­tes”.

Si las co­sas fue­ran más o me­nos así, es ne­ce­sa­rio bus­car una ex­pli­ca­ción del por­qué los chi­le­nos “aho­ra y só­lo por aho­ra”, co­mo di­ce un lo­cu­tor de­por­ti­vo, es­tán pre­fi­rien­do sin de­ma­sia­do en­tu­sias­mo a un can­di­da­to de de­re­cha y no a una op­ción más pa­re­ci­da a su ta­lan­te me­su­ra­do, pe­ro no con­ser­va­dor.

Pa­re­ce­ría que la res­pues­ta hay que bus­car­la por el la­do de la ofer­ta más que en el de la de­man­da.

Si bien hay can­di­da­tu­ras que se de­fi­nen den­tro del es­pa­cio de la cen­troiz­quier­da, ellas an­dan ca­da una por su la­do, no lo­gran con­for­mar una pro­pues­ta atrac­ti­va, apa­re­cen de­ma­sia­do pá­li­das y en­de­bles, con el agra­van­te de que aque­lla que con­ci­ta más apo­yo es­tá lle­na de con­fu­sio­nes y contradicciones en su in­ten­to de se­du­cir al mis­mo tiem­po pú­bli­cos de­ma­sia­do dis­tin­tos.

No exis­te, en con­se­cuen­cia, un es­pa­cio uni­do de un re­for­mis­mo pro­gre­sis­ta só­li­do, crí­ti­co de sus erro­res, pe­ro or­gu­llo­so del ca­mino de la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca, que es su ma­yor pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co.

Un re­for­mis­mo ca­paz de im­pul­sar los cam­bios de hoy, con un es­ti­lo ade­cua­do, pa­ra su­mar ma­yo­rías ciu­da­da­nas, con es­tán­da­res éti­cos al­tos y cla­ra­men­te di­fe­ren­te al neo­po­pu­lis­mo ra­di­cal y sus le­ta­nías an­ti­sis­té­mi­cas que co­lo­can en un mis­mo sa­co las orien­ta­cio­nes neo­li­be­ra­les de la de­re­cha con la pos­tu­ra re­for­ma­do­ra que plan­tea un es­pa­cio pú­bli­co ac­ti­vo y al mis­mo tiem­po un es­pa­cio pri­va­do efi­cien­te.

Esa op­ción hoy au­sen­te exis­tió en la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca y se ex­pre­só en los go­bier­nos de la Con­cer­ta­ción, los cua­les tu­vie­ron más éxi­tos que erro­res en la con­duc­ción del país por mu­chos años, pe­ro fue­ron fe­roz­men­te ata­ca­dos no so­lo por la de­re­cha, sino tam­bién por una iz­quier­da que los acep­tó por años a re­ga­ña­dien­tes.

In­clu­so, par­te de sus mis­mos pro­ta­go­nis­tas no los de­fien­den cuan­do sus nue­vos com­pa­ñe­ros de ru­ta o los po­pu­lis­tas con­si­de­ran a di­chos go­bier­nos co­mo me­ros “ad­mi­nis­tra­do­res del mo­de­lo”.

Ba­jo el en­can­di­la­mien­to de la ca­lle que unía ca­ren­cias reales con pro­pues­tas sim­plo­nas, el ac­tual go­bierno adop­tó una bu­li­mia re­for­ma­do­ra des­pro­li­ja, con un tono, un re­la­to y una for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca ten­dien­te a mar­car el rom­pi­mien­to con la ex­pe­rien­cia con­cer­ta­cio­nis­ta que ter­mi­nó por de­bi­li­tar su ba­se me­dia y po­pu­lar de apo­yo sin lo­grar el apo­yo del iz­quier­dis­mo ra­di­cal.

Si bien lo­gró sig­ni­fi­ca­ti­vos lo­gros so­cia­les, ins­ti­tu­cio­na­les, edu­ca­ti­vos, cul­tu­ra­les, ener­gé­ti­cos y li­ber­ta­rios que per­du­ra­rán, y le de­ben ser re­co­no­ci­dos, ellos lu­cen opa­ca­dos por la im­pe­ri­cia de la eje­cu­ción en va­rias re­for­mas, el des­cui­do por el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la ba­ja sus­ten­ta­ción ciu­da­da­na, que lle­vó a un re­sul­ta­do po­lí­ti­co po­bre: la cen­troiz­quier­da di­vi­di­da, la de­re­cha vi­go­ri­za­da y un neo­po­pu­lis­mo cons­ti­tui­do que continúa, por lo de­más, re­cha­zan­do con des­dén las pro­pues­tas de la iz­quier­da clá­si­ca.

Por su­pues­to, en la ge­ne­ra­ción de es­te cua­dro la res­pon­sa­bi­li­dad es muy com­par­ti­da en­tre el go­bierno y los par­ti­dos que con­for­ma­ron la Nue­va Ma­yo­ría, am­bos tie­nen pe­sa­das res­pon­sa­bi­li­da­des que de­jan po­co es­pa­cio a la au­to­com­pla­cen­cia y que en­tre­ga­rán un le­ga­do ape­nas de dul­ce y agraz.

En po­lí­ti­ca, sin em­bar­go, ja­más se pue­de an­ti­ci­par a cien­cia cier­ta un re­sul­ta­do elec­to­ral, y de ello de­pen­de­rá en bue­na par­te la for­ma que asu­ma en el fu­tu­ro el reali­nea­mien­to de las fuer­zas po­lí­ti­cas, to­das las cua­les, co­mo bien sa­be­mos, atra­vie­san hoy un pe­rio­do de ba­ja es­ti­ma de la ciu­da­da­nía.

Sea cual sea el re­sul­ta­do, que­da­rá pen­dien­te la re­cons­truc­ción de una cen­troiz­quier­da re­for­mis­ta y se­re­na a la vez, la que de­be­rá re­pen­sar­se no en ba­se a la nos­tal­gia de un pa­sa­do que no vol­ve­rá, y don­de la ma­yor par­te de sus im­pul­so­res per­te­ne­ce­rá a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Se­rá una ta­rea lar­ga, que de­be­ría per­mi­tir ge­ne­rar una ofer­ta pro­gre­sis­ta mo­der­na, con la vis­ta fi­ja en la cons­truc­ción de fu­tu­ro, pe­ro a la vez or­gu­llo­sa de las con­quis­tas acu­mu­la­das en el ca­mi­nar de­mo­crá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.