La cap­tu­ra

La Tercera - Reportajes - - Portada -

La ope­ra­ción po­lí­ti­ca de ma­yor al­can­ce en es­ta elec­ción pre­si­den­cial es la que fi­nal­men­te es­tá de­jan­do el le­ga­do de los go­bier­nos de la Con­cer­ta­ción en la can­di­da­tu­ra de la cen­tro­de­re­cha. No se tra­ta de una ope­ra­ción se­cre­ta de cap­tu­ra co­mo le gus­ta­ría a la ima­gi­na­ción cons­pi­ra­ti­va, ni tam­po­co de una com­pul­sión de ra­pa­ci­dad, co­mo se te­me des­de la iz­quier­da. Na­da de eso: es­ta es la trans­fe­ren­cia más pú­bli­ca y de ma­yor en­ver­ga­du­ra que ha vis­to la po­lí­ti­ca chi­le­na en los años re­cien­tes, y de lo úni­co que ha­bla es de lo des­cen­tra­dos que han que­da­do los ejes de la es­ce­na del po­der tras la ex­pe­rien­cia del go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría.

El asun­to vie­ne de an­tes y es an­te­rior, des­de lue­go, a la ac­tual cam­pa­ña. Se re­mon­ta al mo­men­to en que el ofi­cia­lis­mo de­ci­de no so­la­men­te ti­rar a la ho­gue­ra la po­lí­ti­ca de acuer­dos y con­sen­sos ba­jo la cual ope­ra­ron los go­bier­nos de la Con­cer­ta­ción, sino tam­bién acuer­da ab­ju­rar de sus rea­li­za­cio­nes y lo­gros. Lo ha­ce con ru­bor, con ver­güen­za y cul­pa. Por cier­to que fue una ra­re­za: no es­tá en la ló­gi­ca de la po­lí­ti­ca aban­do­nar en el ca­mino las con­quis­tas pro­pias pa­ra que se las lle­ve el pri­me­ro que pa­se. Mu­cho me­nos el an­dar pi­dien­do per­dón por lo que esas con­quis­tas re­pre­sen­ta­ron. Pe­ro pre­ci­sa­men­te eso fue lo que el se­gun­do go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let hi­zo. Has­ta ese mo­men­to, las su­ce­si­vas ad­mi­nis­tra­cio­nes de la cen­troiz­quier­da ope­ra­ron ba­jo el signo de la con­ti­nui­dad y reivin­di­ca­ban el le­ga­do de los go­bier­nos an­te­rio­res, con la pro­me­sa, cla­ro, de ex­pan­dir­lo to­da­vía más en las di­rec­cio­nes dic­ta­das por la de­mo­cra­ti­za­ción, el cre­ci­mien­to o la jus­ti­cia so­cial. Lo que la Pre­si­den­ta qui­so ha­cer el 2014 fue rom­per esa se­cuen­cia­li­dad, asu­mien­do que era tó­xi­ca, que la ru­ta es­ta­ba ex­tra­via­da y que ha­bía que vol­ver a fo­jas ce­ro pa­ra exor­ci­zar de una vez por to­das el cán­cer neo­li­be­ral que la so­cie­dad chi­le­na ha­bía in­cu­ba­do du­ran­te dé­ca­das en su seno.

Al­gu­na vez se ten­drán que es­cri­bir mu­chos de los ca­pí­tu­los de esa his­to­ria que si­guen ocul­tos. No hay nin­gún mis­te­rio res­pec­to de quié­nes la lle­va­ron a ca­bo y de las mo­ti­va­cio­nes que tu­vie­ron. Se sa­be bas­tan­te me­nos de las com­pli­ci­da­des y si­len­cios que am­pa­ra­ron el pro­ce­so. De he­cho, na­die le­van­tó la voz y qui­so pre­ve­nir del ca­lle­jón al que la coa­li­ción se es­ta­ba me­tien­do. Es cier­to que el li­de­raz­go de la Pre­si­den­ta mo­vió, en el fra­gor de la cam­pa­ña del 2013, a las di­ri­gen­cias en mu­chos ca­sos a ha­cer de tri­pas co­ra­zón, por­que esa era la ma­ne­ra de re­cu­pe­rar pa­ra la cen­troiz­quier­da el go­bierno que el blo­que ha­bía per­di­do el año 2010. Pe­ro eso, que pu­do ser aten­di­ble en un pri­mer mo­men­to, re­sul­ta di­fí­cil ex­pli­car lue­go del sos­te­ni­do re­cha­zo ciu­da­dano que co­men­zó a en­fren­tar el pro­gra­ma de re­for­mas. Na­da, por lo tan­to, es tan sim­ple, y no ca­be du­da de que la re­con­ver­sión, si es que la hu­bo, de­be ha­ber te­ni­do epi­so­dios trau­má­ti­cos de des­alien­to y de­rro­ta in­te­rior que nun­ca sa­lie­ron a la su­per­fi­cie.

Y si­guen sin sa­lir. De he­cho, ni la can­di­da­tu­ra de Ale­jan­dro Gui­llier ni la de Ca­ro­li­na Goic res­ca­tan de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta el le­ga­do de la tran­si­ción. La de él, por­que, no obs­tan­te ha­ber na­ci­do en los tér­mi­nos de una fuer­za ciu­da­da­na, ha ter­mi­na­do pre­sen­tán­do­se co­mo la con­ti­nui­dad pu­ra y du­ra del ac­tual go­bierno. La de ella, bá­si­ca­men­te por­que su par­ti­do, te­nien­do qui­zás un jui­cio me­nos la­pi­da­rio de lo que hi­zo la Con­cer­ta­ción, si­gue en­tram­pa­do en la alian­za de go­bierno. El efec­to de dis­tan­cia res­pec­to del pa­sa­do en­ton­ces es igual.

Cuan­do el pro­gra­ma de Se­bas­tián Piñera ex­hor­ta a una se­gun­da tran­si­ción, más allá de quién ten­ga el de­re­cho de lla­ve so­bre el con­cep­to, su plan­tea­mien­to es coin­ci­den­te con el tí­tu­lo del re­cien­te li­bro de con­ver­sa­cio­nes de Ale­jan­dro Fox­ley, ex mi­nis­tro de Ha­cien­da y Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, ac­tual pre­si­den­te de Cie­plan ( La se­gun­da tran­si­ción, Cony Sti­pi­cic y Ce­ci­lia Ba­rría, Ed. Uq­bar). Fox­ley uti­li­za el con­cep­to a par­tir de la ne­ce­si­dad de po­ner­nos de acuer­do en có­mo sor­tear la tram­pa de los paí­ses de in­gre­so me­dio. Piñera lo in­vo­ca pa­ra re­cu­pe­rar el cli­ma de acuer­dos de la pri­me­ra tran­si­ción, que sig­ni­fi­có el re­en­cuen­tro con la de­mo­cra­cia, y que a su mo­do de ver de­bie­ra acom­pa­ñar a la se­gun­da, es­ta vez pa­ra con­du­cir al país al desa­rro­llo in­te­gral.

Tal co­mo es­tán las co­sas, la gran in­cóg­ni­ta pa­ra los pró­xi­mos me­ses, más allá de las in­cer­ti­dum­bres que com­por­ta to­da elec­ción, es cuán­do y de qué mo­do vol­ve­rá a vi­si­bi­li­zar­se la tra­di­ción so­cial­de­mó­cra­ta de la po­lí­ti­ca chi­le­na, tan­to en su ver­sión lai­ca co­mo en su ver­sión DC, y que en es­tos mo­men­tos pa­re­cie­ra es­tar su­mer­gi­da en va­ya a sa­ber­se en qué pro­fun­di­da­des. La hi­pó­te­sis de que ese acer­vo po­lí­ti­co se des­va­ne­ció, se eva­po­ró pa­ra siem­pre el día en que el co­mi­té cen­tral del PS de­jó caer con ig­no­mi­nia la can­di­da­tu­ra del ex Pre­si­den­te La­gos no es en ab­so­lu­to ve­ro­sí­mil. Las trai­cio­nes se pa­gan, los go­bier­nos pa­san, los par­ti­dos que­dan. En al­gún mo­men­to ese ca­pi­tal de­bie­ra re­apa­re­cer. Pe­ro lo con­cre­to es que de mo­men­to na­die en la cen­troiz­quier­da lo es­tá re­cla­man­do y que la can­di­da­tu­ra de la cen­tro­de­re­cha no so­lo lo res­pe­ta, sino tam­bién lo quie­re pa­ra sí.

To­do in­di­ca que ven­drán tiem­pos de re­com­po­si­ción en la po­lí­ti­ca chi­le­na. Piñera ten­drá la res­pon­sa­bi­li­dad de lle­var­la a ca­bo en su sec­tor, mu­cho me­nos mo­no­lí­ti­co de lo que siem­pre se ha pen­sa­do. Y no va a ser fá­cil que par­ti­dos co­mo el PS o el PPD se alla­nen a re­co­no­cer que ya se ins­ta­ló otro do­mi­ci­lio po­lí­ti­co dis­tin­to al de ellos a su iz­quier­da, cual­quie­ra sea la suer­te que co­rra el Fren­te Am­plio en la pró­xi­ma elec­ción. Y no se­rá fá­cil, de par­ti­da, por­que tie­nen el al­ma di­vi­di­da. Al­gu­nos van a que­rer vol­ver a lo que fue­ron. Otros no re­sis­ti­rán el vér­ti­go de la ra­di­ca­li­za­ción. Y en­tre tan­to ajus­te y re­equi­li­brio, bueno, has­ta la DC po­dría re­en­con­trar­se con su iden­ti­dad y su des­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.