La no­che des­pués

La Tercera - Reportajes - - Portada -

La elec­ción pre­si­den­cial pa­re­ce ha­ber de­ja­do de exis­tir. Ha­brá un de­ba­te más, uno me­nos, pe­ro el es­pec­tácu­lo reite­ra­do de los ocho con­ten­do­res ha su­fri­do una es­pe­cie de co­lap­so ha­cia aden­tro y se ha vuel­to in­clu­so me­nos atrac­ti­vo que el de los nue­ve de la pre­si­den­cial an­te­rior. El go­bierno se com­por­ta co­mo si ya es­tu­vie­ra en la oposición y las coa­li­cio­nes de la iz­quier­da mues­tran an­te sus can­di­da­tu­ras di­ver­sas mo­da­li­da­des de la au­sen­cia, in­clu­yen­do ese es­pí­ri­tu crí­ti­co que es tan sa­lu­da­ble en la po­lí­ti­ca, ex­cep­to cuan­do fal­tan 14 días pa­ra vo­tar.

Por un aún más ra­ro fe­nó­meno de pa­res­te­sia po­lí­ti­ca, los can­di­da­tos co­me­ten erro­res de afi­cio­na­dos en la fa­se crí­ti­ca de la cam­pa­ña e in­ten­tan sub­sa­nar­los con más y más erro­res, co­mo si el ce­re­bro en­via­ra se­ña­les equi­vo­ca­das a to­dos los ter­mi­na­les ner­vio­sos.

Al­gu­nos de es­tos can­di­da­tos no son pro­fe­sio­na­les de la po­lí­ti­ca: no sa­ben que en es­te mun­do las con­fron­ta­cio­nes y los in­sul­tos ca­re­cen de en­sa­ña­mien­to y tie­nen un lí­mi­te que no de­be ser tras­pa­sa­do. No se pue­de de­cir de to­do, y me­nos sen­tir­lo co­mo cier­to. La po­lí­ti­ca es sin llo­rar y exi­ge cue­ro de ele­fan­te, pe­ro aun así tie­ne su lí­mi­te. No po­cas ve­ces ese lí­mi­te tie­ne que ver con que la gen­te de a pie, la gen­te co­mún y co­rrien­te, sea ad­ver­ti­da de que se ha­ce ne­ce­sa­ria una cier­ta tea­tra­li­dad, una dra­ma­tur­gia sin­gu­lar que a me­nu­do exi­ge exa­ge­rar, pre­sio­nar, po­la­ri­zar, sin que en ello es­tén en­vuel­tos emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos gra­vo­sos. No se tra­ta de una mas­ca­ra­da ni de una ron­da de men­ti­ras, sino de que la lu­cha de las ideas se lle­va con la inefa­ble im­per­fec­ción de las per­so­nas. El ver­da­de­ro odio es siem­pre an­ti­de­mo­crá­ti­co.

Y bien: mu­chas de las co­sas que se han di­cho y he­cho en es­ta cam­pa­ña ex­ce­den esos lí­mi­tes, lo que es una per­fec­ta ra­zón pa­ra creer que es im­po­si­ble que en se­gun­da vuel­ta -si la hay- se pro­duz­can re­agru­pa­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas. El lla­ma­do a ac­tuar con ge­ne­ro­si­dad “pa­ra im­pe­dir que ga­ne” –en es­te ca­so la de­re­cha- no pa­sa de ser otro ar­te­fac­to de cam­pa­ña, una si­mu­la­ción pa­ra cau­ti­var a un elec­to­ra­do ya bas­tan­te con­fun­di­do, aun­que no es­tú­pi­do.

Lo que ha es­ta­do ocu­rrien­do en la iz­quier­da es un es­pec­tácu­lo de an­tro­po­fa­gia, don­de a lo me­nos cua­tro can­di­da­tos se es­fuer­zan por de­vo­rar ji­ro­nes del elec­to­ra­do de Ale­jan­dro Gui­llier, o de lo que que­da de la Nue­va Ma­yo­ría, sin de­te­ner­se en los lí­mi­tes que so­li­ci­ta el pro­fe­sio­na­lis­mo po­lí­ti­co. Al­go si­mi­lar le ocu­rrió a Eduar­do Frei Ruiz-Ta­gle en su re­pos­tu­la­ción del 2009 y las lla­gas de esa con­fla­gra­ción no han ter­mi­na­do de ci­ca­tri­zar.

Es­ta vez es un po­co peor. Ha­blan­do pa­ra el dia­rio es­pa­ñol El País, Car­los Ominami ha di­cho que si las co­sas si­guen co­mo van, la cen­troiz­quier­da chi­le­na “en­tra­rá en una no­che lar­ga”, don­de van a pri­mar los ajus­tes de cuen­tas mu­cho an­tes de que se em­pie­ce a bus­car un nue­vo ca­mino, cu­ya sa­li­da es la res­tau­ra­ción de la alian­za en­tre el cen­tro y la iz­quier­da.

Es­tá bien, na­die ofen­de­ría a Ominami lla­mán­do­lo op­ti­mis­ta, pe­ro es­te aná­li­sis des­nu- da lo que mu­chos se nie­gan a ver: la des­truc­ción del gran ar­co de la cen­troiz­quier­da es mu­cho más re­le­van­te que el desem­pe­ño o la eva­lua­ción cir­cuns­tan­cial del go­bierno. Pa­ra otra vez que­da la re­fle­xión acer­ca de cuán­ta res­pon­sa­bi­li­dad pue­da te­ner el go­bierno en esa des­truc­ción. Las elec­cio­nes se re­fie­ren só­lo se­cun­da­ria­men­te a la se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción de Mi­che­lle Ba­che­let; el te­ma prin­ci­pal es la ani­qui­la­ción de la alian­za que fue he­ge­mó­ni­ca, lo que ha per­mi­ti­do que la otra alian­za, la que res­pal­da a Piñera, ten­ga una cohe­sión co­mo nun­ca an­tes ha­bía ex­hi­bi­do. Que las fi­gu­ras que re­pre­sen­tan a esa alian­za sean más o me­nos frá­gi­les es ac­ce­so­rio: lo cen­tral es que ella ha de­ja­do de exis­tir.

Y es la muerte más re­le­van­te de los úl­ti­mos 30 años. O, pa­ra de­cir­lo de otra for­ma: los úl­ti­mos 30 años, sus lu­ces y som­bras, sus acier­tos y desa­cier­tos, no se ex­pli­can sin ella. Si la po­lí­ti­ca tu­vie­ra fu­ne­ra­les, es­ta ten­dría que ser una ce­re­mo­nia ma­yor.

No ha­brá fu­ne­ra­les, pe­ro hay dra­ma. Y pa­ra de­cir la ver­dad com­ple­ta, los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les no son pro­ta­go­nis­tas en ese dra­ma. Los can­di­da­tos ya han si­do des­con­ta­dos. No van a fi­gu­rar en el ba­lan­ce. Na­die los va a acu­sar de ser los cul­pa­bles de la “no­che lar­ga”. Ese mo­men­to de os­cu­re­ci­mien­to se­rá mo­du­la­do por los re­sul­ta­dos par­la­men­ta­rios, que se ex­pli­can por el desem­pe­ño de los par­ti­dos, por la mi­cro­po­lí­ti­ca de las má­qui­nas elec­to­ra­les. La san­gre co­rre­rá en esos en­tre­si­jos. En mu­chos de los men­ti­de­ros de los par­ti­dos ya se res­pi­ra un ai­re en­ve­ne­na­do.

El ejer­ci­cio de cuen­tas y co­bran­zas es inevi­ta­ble, por­que es con­sus­tan­cial a la po­lí­ti­ca. Pe­ro es­to tam­bién ne­ce­si­ta de lí­mi­tes. Es bas­tan­te pro­ba­ble que las di­ri­gen­cias de al­gu­nos par­ti­dos sean cas­ti­ga­das, que otras se ha­gan las sor­das y que otras pa­sen de lar­go. To­do de­pen­de de quién im­pon­ga la in­ter­pre­ta­ción de los re­sul­ta­dos, no de los re­sul­ta­dos mis­mos. El PS, la DC y, even­tual­men­te, el PC ya son ma­te­ria de ten­sión, lo que ha­ce su­po­ner que allí se con­cen­tra­rán las par­tes más du­ras de los ajus­tes de cuen­tas.

Pe­ro en es­te plano, los lí­mi­tes es­tán mar­ca­dos pri­me­ro por la su­per­vi­ven­cia y lue­go por una cier­ta idea del fu­tu­ro, de qué es lo que se de­be cui­dar pa­ra no arrui­nar lo que vie­ne. Las in­te­li­gen­cias po­lí­ti­cas de la cen­troiz­quier­da no es­tán tan preo­cu­pa­das del cua­dro par­la­men­ta­rio que re­sul­ta­rá de las elec­cio­nes. Aun sin de­te­ner­se en las pre­dic­cio­nes más ra­zo­na­das, es fá­cil su­po­ner que ha­brá un Con­gre­so al­go más frag­men­ta­do que el de los úl­ti­mos años, que na­die dis­pon­drá de una he­ge­mo­nía cla­ra y que las ma­yo­rías se con­se­gui­rán me­dian­te ne­go­cia­cio­nes en el mar­gen, co­mo ya ocu­rrió con el ac­tual go­bierno. Na­die espera al­go muy sor­pren­den­te en el cua­dro ge­ne­ral, a pe­sar de que en lo par­ti­cu­lar ese sea el ali­men­to de las gui­llo­ti­nas par­ti­da­rias.

Lo que real­men­te preo­cu­pa a los es­tra­te­gas de la cen­troiz­quier­da es có­mo sa­le del ato­lla­de­ro en que es­tá, có­mo re­for­mu­la los tér­mi­nos en que se ha plan­tea­do el con­flic­to in­terno y de qué ma­ne­ra de­ci­de qué es lo im­por­tan­te y qué lo ac­ce­so­rio. No ha­bían te­ni­do un desafío se­me­jan­te des­de los años 80 del si­glo an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.