“Lo mío era un juego pí­ca­ro, no aco­so”

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Se ha desata­do un te­ma -a ni­vel mun­dial- en la in­dus­tria del cine, la TV, el es­pec­tácu­lo, so­bre prác­ti­cas de aco­so se­xual…

A mí me han acu­sa­do de aco­so y te pue­do de­cir que des­de eso han pa­sa­do 15 años y que fue fal­so. Par­ti­ci­pé en el Con­gre­so en la re­dac­ción de la ley de aco­so, por­que cuan­do a mí me acu­sa­ron no exis­tía esa ley. Me han acu­sa­do de va­rias co­sas y te pue­do de­cir, res­pon­sa­ble­men­te, que to­dos lo hi­cie­ron por el uso y el abu­so de mi nom­bre pa­ra ex­tor­sio­nar­me eco­nó­mi­ca­men­te.

¿Se pro­du­cen ese ti­po de prác­ti­cas en la TV chi­le­na?

Hay co­sas que son di­fí­ci­les de ex­pli­car en una en­tre­vis­ta es­cri­ta, por ejem­plo, es­to en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do nos des­pe­di­mos es aco­so...

Se re­fie­re a un be­so en la me­ji­lla…

Pe­ro cul­tu­ral­men­te, pa­ra no­so­tros un be­so en la me­ji­lla no es aco­so, en­ton­ces te­ne­mos per­cep­cio­nes dis­tin­tas de aco­so se­gún los paí­ses. Yo, por ejem­plo, creo que aco­so es uti­li­zar tu po­si­ción pa­ra con­se­guir fa­vo­res se­xua­les.

Cuan­do us­ted ani­ma­ba

ha­bía ac­ti­tu­des que se to­ma­ban co­mo hu­mo­ra­da, co­mo -por ejem­plo­tra­tar de ro­bar­le un be­so a una mo­de­lo...

Cla­ro, yo no to­mo eso co­mo aco­so. Qui­zás los tiem­pos han cam­bia­do y hoy día por mi edad no lo pue­do ha­cer, por­que se ve­ría muy feo...

En lo per­so­nal, ¿ha he­cho al­gu­na re­va­lua­ción de esas si­tua­cio­nes con los años?

Pe­ro no so­la­men­te una re­va­lua­ción, tam­bién los tiem­pos han cam­bia­do y mi edad ha cam­bia­do. Don Francisco no se acues­ta con na­die, don Francisco no tie­ne se­xo, Ma­rio Kreutzberger tie­ne se­xo. Lo que ha­go en un es­ce­na­rio es al­go que no ha­ría nun­ca en la vi­da pri­va­da, soy tí­mi­do en la vi­da pri­va­da. Es di­fí­cil de ex­pli­car, por­que con es­to no me quie­ro dis­cul­par. Tam­po­co quie­ro de­cir que al­gu­na vez al­gu­na de esas bro­mas mías pu­die­ron pro­pa­sar­se y so­bre eso siem­pre me dis­cul­po. Me dis­cul­po aho­ra mis­mo, in­clu­so, cuan­do me he com­por­ta­do más allá de lo que me co­rres­pon­de, por ejem­plo al en­tre­vis­tar a al­guien, yo des­pués pú­bli­ca­men­te me he dis­cul­pa­do.

¿Exis­te aco­so se­xual en la te­le­vi­sión en Chi­le?

Te soy sin­ce­ro, no lo sé.

Al­gu­nas fi­gu­ras pú­bli­cas, co­mo la ani­ma­do­ra Ton­ka To­mi­cic, por ejem­plo, han ad­ver­ti­do so­bre con­duc­tas im­pro­pias…

Yo nun­ca lo he vis­to y tam­po­co lo acu­sa­ría yo, por­que no soy un acu­sa­dor. Di­ga­mos que me man­ten­dría al mar­gen de eso, pa­ra de­cir la ver­dad. Aun­que la acosadora fue­ra una mu­jer.

¿Cree que al­gu­nas prác­ti­cas de an­ta­ño en la te­le­vi­sión va­li­da­ban ac­ti­tu­des pa­ra el pú­bli­co que hoy -con re­tros­pec­ti­va­po­drían cons­ti­tuir prác­ti­cas abu­si­vas?

Si me lo po­nes tal cual, hay al­go mu­cho peor. La te­le ha­bla a pu­ras chu­cha­das. ¿Y no crees que eso es al­go ma­lo pa­ra la co­mu­ni­dad? Yo creo que sí... Cuan­do hi­ce las bro­mas, las hi­ce des­de el pun­to de vis­ta sim­pá­ti­co, pi­ca­res­co, co­mo un juego, por­que ese ro­bo de un be­so no tu­vo nin­gu­na con­se­cuen­cia que no fue­ra una ri­sa del pú­bli­co en su ca­sa. La­men­ta­ble­men­te, cuan­do tú im­pro­vi­sas y es­tás en vivo, a ve­ces te pro­pa­sas, por­que te ce­bas con el aplau­so, te ce­bas con la ri­sa... Es di­fí­cil de en­ten­der pa­ra uno que no ha­ce es­te tra­ba­jo. Don Francisco es un per­so­na­je que lo úni­co que quie­re es en­tre­te­ner a la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.