100 años de la re­vo­lu­ción ru­sa

To­dos los par­ti­dos del mun­do, en cier­ta for­ma, ado­le­cen de un cier­to “le­ni­nis­mo”, la ten­den­cia a de­po­si­tar en un cau­di­llo y su gen­te de con­fian­za un po­der ex­ce­si­vo.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

El mar­tes se cum­plen cien años de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre (de acuer­do con el ca­len­da­rio ju­liano) que lle­vó a los bol­che­vi­ques, li­de­ra­dos por Lenin, al po­der en Ru­sia. Aun­que en otros te­rre­nos, co­mo el eco­nó­mi­co o el cul­tu­ral, mu­chos otros acon­te­ci­mien­tos, fe­nó­me­nos o ten­den­cias ri­va­li­zan o su­pe­ran la im­por­tan­cia de la re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta de 1917 pa­ra el si­glo XX, en el po­lí­ti­co nin­gún otro asun­to, con ex­cep­ción del as­cen­so de Hitler y el triun­fo de Mao, tie­ne di­men­sio­nes com­pa­ra­bles. Es pro­ba­ble que, me­di­da en su pro­lon­ga­ción en el tiem­po, su am­pli­tud en el es­pa­cio y su re­ver­be­ra­ción ideo­ló­gi­ca, no ten­ga pa­ran­gón ni si­quie­ra en esos ca­sos.

¿Qué re­si­duos que­dan de aque­llo un si­glo des­pués? No me re­fie­ro a la su­per­vi­ven­cia de un ín­fi­mo nú­me­ro de dic­ta­du­ras co­mu­nis­tas, co­mo la cu­ba­na o la nor­co­rea­na, o de paí­ses go­ber­na­dos por un co­mu­nis­mo tra­ves­ti­do en ré­gi­men na­cio­na­lis­ta con sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta y cen­tra­lis­mo po­lí­ti­co ba­jo el par­ti­do úni­co, co­mo Chi­na o Viet­nam, sino a al­go me­nos cir­cuns­tan­cial: los re­si­duos his­tó­ri­cos, lo que per­du­ra de to­do aque­llo co­mo en­se­ñan­za.

Lo pri­me­ro es la im­por­tan­cia -y el pe­li­gro­del fa­na­tis­mo en la his­to­ria. Lenin de­mos­tró ser una fi­gu­ra ge­nial des­de el pun­to de vis­ta es­tra­té­gi­co: des­de 1903, cuan­do se crea el Par­ti­do Obre­ro So­cial­de­mó­cra­ta de Ru­sia, que reunía a las dis­tin­tas co­rrien­tes re­vo­lu­cio­na­rias y mar­xis­tas, has­ta la to­ma del Pa­la­cio de In­vierno, en Pe­tro­gra­do, en 1917, re­sul­ta evi­den­te que lo que ha­ce la di­fe­ren­cia en­tre los bol­che­vi­ques, na­ci­dos co­mo una fac­ción muy pe­que­ña, y to­dos los de­más gru- pos es la con­sa­gra­ción de Lenin, a tra­vés de los años y los mu­chos con­tra­tiem­pos, a una idea fi­ja, una zarza ar­dien­te, que lo jus­ti­fi­ca­ba ab­so­lu­ta­men­te to­do.

Jus­ti­fi­ca­ba, in­clu­so, to­do ti­po de ac­tua­cio­nes con­tra­dic­to­rias, o apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rias, con el ob­je­ti­vo fi­nal, por ra­zo­nes tác­ti­cas. Lenin de­mos­tró que el fa­na­tis­mo no es­tá re­ñi­do con la fle­xi­bi­li­dad, el fa­mo­so pa­so atrás. Cuan­do, ya en el po­der, com­pro­bó las re­sis­ten­cias agre­si­vas del cam­pe­si­na­do con­tra sus dic­ta­dos, de­cre­tó la Nue­va Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca que per­mi­tió du­ran­te unos años, de for­ma li­mi­ta­da, la ac­ti­vi­dad mer­can­til y pri­va­da. El fa­na­tis­mo no es avan­zar siem­pre ha­cia el ob­je­ti­vo, sino es­tar dis­pues­to a to­do, in­clu­so a con­tra­de­cir­se, pa­ra al­can­zar­lo.

Es una lec­ción que de­be ser­vir­nos, hoy, cien años des­pués, pa­ra pre­ve­nir la lle­ga­da al po­der de los fa­ná­ti­cos, en­fren­tar­se a ellos cuan­do es­to no re­sul­ta po­si­ble pa­ra im­pe­dir sus es­tro­pi­cios, y, lo que es más im­por­tan­te, de­rro­tar­los en el cam­po de las ideas, se lla­men na­cio­na­lis­mo, na­ti­vis­mo, po­pu­lis­mo o cual­quier otra co­sa. El fa­na­tis­mo de los Castro, en Cu­ba, o de Hu­go Chá­vez, en Ve­ne­zue­la, o de los mi­li­ta­res que en los años 70 creían es­tar en una cru­za­da cris­tia­na con­tra el mal, pue­de ha­ber te­ni­do dis­tin­tos gra­dos e in­ten­si­da­des, y ope­ra­do en con­tex­tos muy di­fe­ren­tes, pe­ro no de­be­mos per­der de vis­ta, co­mo lec­ción pa­ra el fu­tu­ro, la gé­ne­sis del pro­ble­ma.

Una se­gun­da en­se­ñan­za tie­ne que ver con el con­tex­to. Na­da ayu­dó tan­to a Lenin a triun­far co­mo el con­tex­to ru­so. A di­fe­ren­cia de las de­mo­cra­cias li­be­ra­les, en las que los in­ten­tos de in­su­rrec­ción o cap­tu­ra del po­der por par­te del co­mu­nis­mo nor­mal­men­te han cho­ca­do con­tra un con­tex­to que los de­bi­li­ta­ba pre­ci­sa­men­te por­que esos sis­te­mas es­tán he­chos pa­ra evi­tar el ex­ce­so de fa­na­tis­mo, en Ru­sia to­do ju­ga­ba en fa­vor del fa­ná­ti­co.

Se­ría la­bo­rio­so pin­tar to­do el pai­sa­je de en­ton­ces. Bas­ta de­cir que el au­to­ri­ta­ris­mo y las exac­cio­nes del zar, el em­po­bre­ci­mien­to de la so­cie­dad y la au­sen­cia de una so­cie­dad ci­vil fuer­te lle­va­ban pro­vo­can­do des­de me­dia­dos del si­glo XIX un fer­men­to ideo­ló­gi­co re­vo­lu­cio­na­rio que ha­bía pa­sa­do por dis­tin­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes, in­clui­da la violencia po­lí­ti­ca (un her­mano de Lenin, he­cho cru­cial en la bio­gra­fía y for­ma­ción del fu­tu­ro lí­der de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre, fue ahor­ca­do por las au­to­ri­da­des por in­ten­tar ase­si­nar al zar). To­do ello su­frió una exa­cer­ba­ción con el ad­ve­ni­mien­to de la Gran Gue­rra, cu­ya con­se­cuen­cia in­ter­na fue ero­sión de la au­to­ri­dad cen­tral y el sur­gi­mien­to de una ac­ti­vi­dad re­vo­lu­cio­na­ria aún ma­yor. En una de­mo­cra­cia li­be­ral que no atra­vie­se por un es­ta­do de con­mo­ción (co­mo una gue­rra), el fa­ná­ti­co es un ser mar­gi­nal. En la Ru­sia de en­ton­ces, el fa­ná­ti­co era el que ofre­cía cla­ri­dad, orien­ta­ción, de­ter­mi­na­ción, en me­dio del caos y el des­or­den.

Lo que pro­te­ge, pues, a una so­cie­dad con­tra el co­mu­nis­mo no es la violencia de signo ideo­ló­gi­co con­tra­rio, co­mo se ha creí­do du­ran­te tan­to tiem­po en Amé­ri­ca La­ti­na, sino un or­den po­lí­ti­co y so­cial que per­mi­ta re­sol­ver dispu­tas ra­zo­na­ble­men­te, y en el que el ejer­ci­cio del po­der no sea un obs­tácu­lo pa­ra la rea­li­za­ción per­so­nal, la di­ver­si­dad y la pro­li­fe­ra­ción de aso­cia­cio­nes vo­lun­ta­rias en la so­cie­dad ci­vil.

En la Ru­sia de fi­na­les del XIX y co­mien­zos del XX, por ejem­plo, los cam­pe­si­nos vi­vían, a pe­sar de es­tar agru­pa­dos en co­mu­ni­da­des pe­que­ñas y dis­per­sas, ba­jo una in­ter­fe­ren­cia del po­der que no ha­bía per­mi­ti­do el desa­rro­llo. Lue­go de la fa­lli­da re­vo­lu­ción de 1905, el zar in­tro­du­jo re­for­mas, pe­ro no al­can­za­ron al grue­so del cam­pe­si­na­do y fue­ron he­chas con tor­pe­za, de ma­ne­ra que pro­vo­ca­ron, en cier­tos sec­to­res, re­cha­zo por dis­lo­car for­mas tra­di­cio­na­les de cul­ti­vo de la tie­rra y pro­pie­dad co­mu­nal. En las ciu­da­des, la ma­nu­fac­tu­ra na­cien­te no era el re­fle­jo de la in­dus­tria eu­ro­pea y ca­pi­ta­lis­ta, sino un pro­ce­so in­su­fi­cien­te que en lo in­me­dia­to ha­bía pro­du­ci­do una “cla­se” tra­ba­ja­do­ra in­sa­tis­fe­cha con mu­chas exi­gen­cias y dis­po­si­ción a la agi­ta­ción po­lí­ti­ca con­cen­tra­da en po­cas ciu­da­des. Ese am­bien­te re­sul­ta­ba de ha­ber im­pe­di­do, du­ran­te si­glos, el sur­gi­mien­to de una eco­no­mía mo­der­na.

Una ter­ce­ra en­se­ñan­za tie­ne que ver con el gran pre­cur­sor de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre: el po­pu­lis­mo. Ru­sia y Es­ta­dos Uni­dos in­ven­ta­ron el po­pu­lis­mo, no Amé­ri­ca La­ti­na (ni la Eu­ro­pa de los 30). Los po­pu­lis­tas -ade­más, se lla­ma­ban así- tra­ta­ron de ace­le­rar los tiem­pos del mar­xis­mo, evi­tan­do, pa­ra dar el sal­to al so­cia­lis­mo, el pa­so por el ca­pi­ta­lis­mo in­dus­trial. En la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, mu­chos jó­ve­nes e in­te­lec­tua­les se tras­la­da­ron al cam­po y pro­pug­na­ron el la­van­ta­mien­to de los cam­pe­si­nos con­tra el zar. El mo­vi­mien­to, com­pues­to de múl­ti­ples gru­pos y fac­cio­nes, de­ri­vó en el te­rro­ris­mo con­tra el au­tó­cra­ta y su ré­gi­men, prác­ti­ca a la que ad­hi­rió el her­mano de Lenin. El bol­che­vis­mo, co­mo otras co­rrien­tes de lo que se lla­mó en un prin­ci­pio “so­cial­de­mo­cra­cia”, fue un hi­jo di­rec­to del po­pu­lis­mo agra­ris­ta, la pri­me­ra de las ma­ni­fes­ta­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias im­por­tan­tes en Ru­sia.

El po­pu­lis­mo la­ti­noa­me­ri­cano, que sur­ge en la dé­ca­da de 1920, aun­que al­can­za su ma­du­rez a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, en cier­ta for­ma ha si­do un obs­tácu­lo pa­ra el co­mu­nis­mo, sal­vo en Cu­ba, don­de los va­sos co­mu­ni­can­tes en­tre am­bas co­sas han si­do sig­ni­fi­ca­ti­vos, y en Ve­ne­zue­la, don­de el cha­vis­mo lo ha uti­li­za­do co­mo tran­si­ción ha­cia el pro­yec­to to­ta­li­ta­rio. En otros paí­ses, en cam­bio, por ejem­plo en Mé­xi­co, el po­pu­lis­mo fue en par­te un an­tí­do­to, un com­pe­ti­dor pre­ven­ti­vo, del co­mu­nis­mo en la me­di­da en que as­pi­ra­ba tam­bién a mo­di­fi­car el es­ta­do de co­sas im­pe­ran­te ra­di­cal­men­te, sa­cri­fi­can­do la de­mo­cra­cia li­be­ral y a cen­tra­li­zar el po­der po­lí­ti­co y, par­cial­men­te, el eco­nó­mi­co. La Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, que se ti­ñó de po­pu­lis­mo, fue un ar­ma efi­caz pa­ra im­pe­dir en ese país la re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta. En otros paí­ses, co­mo el Pe­rú, el po­pu­lis­mo del Apra tam­bién aco­tó los es­pa­cios del co­mu­nis­mo.

Una en­se­ñan­za adi­cio­nal, y con ple­na vi­gen­cia, que po­de­mos ex­traer de lo ocu­rri­do ha­ce cien años es que el “le­ni­nis­mo” no mu­rió con Lenin. Em­plean­do las ideas del aus­tría­co Karl Kautsky (co­mo en­fa­ti­za bien, di­cho sea de pa­so, Mau­ri­cio Ro­jas en un li­bro re­cien­te so­bre el lí­der de la re­vo­lu­ción ru­sa), Lenin de­po­si­tó en un gru­po ex­clu­si­vo de in­te­lec­tua­les vi­sio­na­rios la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer lo que los pro­le­ta­rios no po­dían, por ig­no­ran­cia, ha­cer por sí mis­mos. En ese pro­ce­so, se­cues­tró a la cla­se a la que, se su­po­nía, que­ría li­be­rar, ha­cien­do del par­ti­do, ya en el po­der, esa “no­men­cla­tu­ra” eli­tis­ta que re­du­jo el ob­je­ti­vo li­be­ra­dor de los tra­ba­ja­do­res in­dus­tria­les a una fic­ción ideo­ló­gi­ca.

To­dos los par­ti­dos del mun­do, en cier­ta for­ma, ado­le­cen de un cier­to “le­ni­nis­mo”, la ten­den­cia a de­po­si­tar en un cau­di­llo y su gen­te de con­fian­za un po­der ex­ce­si­vo y a ha­cer de él no tan­to una co­rrea de trans­mi­sión so­cial de aba­jo ha­cia arri­ba co­mo una co­rrea de trans­mi­sión del po­der de arri­ba ha­cia aba­jo.

Con­vie­ne te­ner muy en cuen­ta es­to aho­ra que los par­ti­dos es­tán en cri­sis y que la ex­plo­sión de las co­mu­ni­ca­cio­nes ha des­cen­tra­li­za­do la po­lí­ti­ca al ex­tre­mo de con­ver­tir a ca­da usua­rio de re­des so­cia­les en al­go así co­mo un par­ti­do uni­per­so­nal. Si bien la de­mo­cra­cia sin par­ti­dos -al me­nos en es­te es­ta­dio de la evo­lu­ción cul­tu­ral de la es­pe­cie- no es po­si­ble, por­que de­ri­va de in­me­dia­to en dic­ta­du­ra, tam­bién es cier­to que el par­ti­do tra­di­cio­nal, de­fi­ni­do se­gún la des­crip­ción an­te­rior, es ca­da vez más in­via­ble en una so­cie­dad en la que el in­di­vi­duo en­cuen­tra ma­ne­ras de co­mu­ni­car­se con el pró­ji­mo y con el po­der que no pa­san por la po­lí­ti­ca or­ga­ni­za­da. El “le­ni­nis­mo” que ha­bi­ta par­cial­men­te en to­do par­ti­do, in­clui­do el más de­mo­crá­ti­co, en­fren­ta hoy el desafío des­co­mu­nal de una so­cie­dad que pre­ten­de, qui­zá pe­li­gro­sa­men­te, tras­cen­der a los par­ti­dos. En ese sen­ti­do, vi­vi­mos la cri­sis de una for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca que en su ex­pre­sión más ex­tre­ma tie­ne su ori­gen en la ex­pe­rien­cia del bol­che­vis­mo.

Una re­fle­xión fi­nal. Aun­que Lenin in­tro­du­jo, por ra­zo­nes más tác­ti­cas que de otro ti­po, un li­mi­ta­do gra­do de mer­can­ti­lis­mo en la eco­no­mía co­mu­nis­ta pa­ra evi­tar, mien­tras con­so­li­da­ba su po­der, la ero­sión de su re­vo­lu­ción, la con­vic­ción de que ha­bía que abo­lir la pro­pie­dad pri­va­da era en él ab­so­lu­ta. Sta­lin, des­pués de su muerte, se en­car­ga­ría de es­ta­ble­cer el cen­tra­lis­mo eco­nó­mi­co de­fi­ni­ti­vo. Sa­be­mos hoy que, a la lar­ga, la in­via­bi­li­dad de la eco­no­mía so­cia­lis­ta ju­gó un pa­pel en la ero­sión del co­mu­nis­mo y por tan­to en su des­plo­me, jun­to con el Es­ta­do co­mu­nis­ta, en 1991.

Es­to, que pa­re­ce una lec­ción po­si­ti­va en fa­vor de la eco­no­mía de mer­ca­do, es un ar­ma de do­ble fi­lo por­que for­ta­le­ce la idea de que, si se los com­bi­na con el ca­pi­ta­lis­mo, o al me­nos con al­gún gra­do de eco­no­mía de mer­ca­do, el au­to­ri­ta­ris­mo y el par­ti­do úni­co pue­den pros­pe­rar. Es lo que ha lo­gra­do has­ta aho­ra con tan­to éxi­to el co­mu­nis­mo chino y lo que in­ten­ta des­de ha­ce unos el co­mu­nis­mo cu­bano. Pe­ro es tam­bién lo que re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios de de­re­cha han tra­ta­do de ha­cer y si­guen in­ten­tan­do rea­li­zar. Al­gu­nos au­to­ri­ta­ris­mos de de­re­cha que con­vi­vie­ron con el ca­pi­ta­lis­mo, co­mo los de Tai­wán y Co­rea del Sur, desem­bo­ca­ron en la de­mo­cra­cia, pe­ro otros no. Esa en­se­ñan­za de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre tie­ne un sen­ti­do con­tra­dic­to­rio y desafian­te pa­ra la cau­sa de la li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.