Los pro­to­co­los ne­ce­sa­rios

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Los pro­to­co­los es­ta­ble­cen que na­cer po­bre en Chi­le no es una bue­na al­ter­na­ti­va. Que salir de la po­bre­za es ta­rea de ti­ta­nes y per­ma­ne­cer en esa con­di­ción una lar­ga y amar­ga jor­na­da rum­bo a una muer­te ta­pi­za­da de de­rro­tas. Que, por ejem­plo, me­jor ha­bér­se­lo pen­sa­do bien an­tes de na­cer en una fa­mi­lia des­en­ca­ja­da en una is­la del sur, tal como hi­zo Da­nie­la Vargas. ¿Pa­ra qué co­rrer el ries­go de na­cer po­bre? Eso es lo que uno po­dría pre­gun­tar­se lue­go de leer los pro­to­co­los y pro­yec­tar, con mínimo mar­gen de du­da, el por­ve­nir de una mu­cha­cha cria­da en las ás­pe­ras con­di­cio­nes que acom­pa­ñan a la mi­se­ria. Pero Da­nie­la Vargas in­sis­tió, na­ció allí y, como era de es­pe­rar, las co­sas fue­ron em­peo­ran­do pa­ra ella. En co­sa de años sur­gie­ron evi­den­cias de abu­sos que la trans­for­ma­ron en un ca­so más de esos que se acu­mu­lan en tri­bu­na­les. En estas si­tua­cio­nes los pro­to­co­los brin­dan una sa­li­da al­ter­na­ti­va que con­sis­te en que la bu­ro­cra­cia del Es­ta­do ha­ga su tra­ba­jo y le brin­de un plan B a la mu­cha­cha: in­gre­sar a un ho­gar del Se­na­me. Así ocu­rrió. Es­tu­vo ba­jo el cui­da­do de una guar­da­do­ra en Cas­tro has­ta que en­fer­mó y fue tras­la­da­da a San­tia­go, en don­de los mé­di­cos con­clu­ye­ron que ne­ce­si­ta­ba un tras­plan­te al co­ra­zón.

Un co­mi­té de es­pe­cia­lis­tas ana­li­zó su ca­so y to­mó la de­ci­sión de ne­gár­se­lo por­que no cum­plía las con­di­cio­nes es­ta­ble­ci­das por el pro­to­co­lo de la Red UC Ch­ris­tus. En­tre los cri­te­rios pa­ra in­cluir a al­guien en la lis­ta de tras­plan­tes se es­ta­ble­ce la ne­ce­si­dad de un cui­da­dor adul­to per­ma­nen­te, cier­tas con­di­cio­nes de la vi­vien­da y una re­si­den­cia en San­tia­go.

Da­nie­la era po­bre y no lle­na­ba nin­guno de los re­qui­si­tos. Fue da­da de al­ta, re­gre­só a Chi­loé por tie­rra, mu­rió dos se­ma­nas des­pués, el 13 de abril de 2015. Te­nía 13 años. Es­ta se­ma­na la pren­sa co­no­ció su historia y la hi­zo pú­bli­ca. La mujer que fue su guar­da­do­ra de­cla­ró en La Es­tre­lla de Chi­loé que Da­nie­la “lo que más te­nía ga­nas era de vi­vir”.

Cuan­do leí la historia es­pe­ré que al­guno de los mé­di­cos a car­go die­ra una ex­pli­ca­ción so­bre có­mo es que fun­cio­nan los cri­te­rios que ha­cen de al­guien candidato a ser trasplantado. La res­pues­ta fue que un pa­cien­te en esas con­di­cio­nes de­bía te­ner los me­dios pa­ra pro­cu­rar­se los cui­da­dos y que si no los te­nía, no ha­bía ca­so. Así eran los pro­to­co­los y que a ellos –los mé­di­cos­só­lo les que­da­ba cum­plir­los.

Ig­na­cio Sánchez, el rec­tor de la uni­ver­si­dad a car­go de la Red Sa­lud UC Ch­ris­tus fue mu­cho más es­cue­to. Cuan­do un pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó so­bre el in­for­me del co­mi­té mé­di­co que sin­te­ti­za­ba las ra­zo­nes pa­ra ne­gar­le a Da­nie­la Vargas el tras­plan­te con la fór­mu­la “pre­ca­rie­dad so­cial”, el rec­tor, que has­ta ha­ce po­co so­lía ser elo­cuen­te y en­tu­sias­ta pa­ra co­mu­ni­car­nos su com­pro­mi­so con la vida, res­pon­dió: “Bús­que­lo en el dic­cio­na­rio”.

Yo bus­qué en el dic­cio­na­rio. La pri­me­ra acep­ción de pre­ca­rio es “de po­ca es­ta­bi­li­dad o du­ra­ción”. La se­gun­da: “Que no po­see los me­dios su­fi­cien­tes”. Con­clu­yo en­ton­ces que la ma­yo­ría de los po­bres en Chi­le no cum­ple con los re­qui­si­tos pa­ra re­ci­bir un tras­plan­te. Y que sus pro­ba­bi­li­da­des de ser trasplantados son aun me­no­res en el ca­so de no re­si­dir en San­tia­go. In­fie­ro tam­bién que en es­te ca­so los pro­to­co­los ins­ti­tu­cio­na­les con­sa­gran una di­fe­ren­cia de tra­to más allá de fac­to­res clí­ni­cos y que –da­da la mo­les­tia que ge­ne­ra en­tre el cuer­po mé­di­co- el so­lo he­cho de que un ciu­da­dano cual­quie­ra pi­da al­gu­na ex­pli­ca­ción es per­ci­bi­do como una es­pe­cie de fal­ta de res­pe­to, una suer­te de blas­fe­mia que de­be aca­llar­se con ener­gía. In­tere­san­te.

Con se­gu­ri­dad que­da­rán mu­chas du­das pen­dien­tes so­bre los pro­ce­di­mien­tos en ca­sos como el de Da­nie­la, en­tre otras interrogantes –que du­do que al­guien tu­vie­ra la ama­bi­li­dad de res­pon­der-, dos que me pa­re­cen fun­da­men­ta­les pa­ra ce­rrar es­ta historia: ¿Quién ha­brá si­do el en­car­ga­do de de­cir­les a Da­nie­la y a su fa­mi­lia que no se­ría tras­plan­ta­da por­que no cum­plía los re­qui­si­tos por­que eran po­bres? ¿Quién y có­mo le ha­brá di­cho: mi­ra, ve­te a morir al sur por­que es lo que es­ta­ble­cen los pro­to­co­los?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.