Como un ec­to­plas­ma

La Tercera - Reportajes - - Portada -

En una cam­pa­ña nor­mal, a estas al­tu­ras de la con­tien­da los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les les es­ta­rían ha­blan­do a los in­de­ci­sos, que, se­gún la en­cues­ta del CEP, se­ría ca­si un 30% en el uni­ver­so to­tal y ca­si un 14% en­tre los que dicen que vo­ta­rán con se­gu­ri­dad. En es­te último gru­po es­tán los que no han ter­mi­na­do de es­co­ger candidato. Es un por­cen­ta­je ju­go­so, pero si na­die los ha­bía con­ven­ci­do ha­cia oc­tu­bre (el cie­rre del CEP), es bas­tan­te di­fí­cil que sean se­du­ci­dos de gol­pe por una so­la de las op­cio­nes.

Más enig­má­ti­co (y atrac­ti­vo) es el primer gru­po, don­de es­tán los abs­ten­cio­nis­tas, que se­gún todos los datos son bas­tan­tes más que un ter­cio. Un es­tu­dio del PNUD –tam­bién del pasado oc­tu­bre- con­clu­yó, a partir de res­pues­tas so­bre la vo­ta­ción an­te­rior y la próxima, que ha­bría un 30% de abs­ten­cio­nis­tas “du­ros”, por­fia­dos, que no han vo­ta­do ni lo ha­rán, y un 25% de “in­de­ci­sos” que, de acuer­do a las su­mas y res­tas, tien­den más bien a su­mar­se a los abs­ten­cio­nis­tas, aun­que guar­dan un po­ten­cial de vo­to. Es­to de­ja a los vo­tan­tes “se­gu­ros” en un 45%. Los que le han di­cho al CEP que van a vo­tar con se­gu­ri­dad tam­bién lle­ga a un 43%, es­ti­ma­ción que, ade­más, coin­ci­de con la de di­ver­sos ex­per­tos elec­to­ra­les. Un to­tal de alrededor de 6,7 mi­llo­nes de per­so­nas.

Todos es­tos datos se da­rían por fir­mes en una cam­pa­ña nor­mal. Pero la del 2017 no es nor­mal, y su prin­ci­pal ano­ma­lía es la bal­ca­ni­za­ción de la cen­troiz­quier­da y la po­si­ble vo­la­ti­li­dad del vo­to en­tre todos sus can­di­da­tos.

Quien pa­re­ce ha­ber per­ci­bi­do esa fal­ta de fir­me­za, esa flo­je­ra, esa ca­ren­cia de con­vic­ción que flu­ye como un ec­to­plas­ma des­de los can­di­da­tos ha­cia los elec­to­res, es Marco En­rí­quez-Omi­na­mi. Con su ya co­no­ci­do ol­fa­to pa­ra la san­gre, el candidato de sí mis­mo ha ocu­pa­do to­do el es­pa­cio de no­to­rie­dad con una an­cha ofen­si­va so­bre el po­ten­cial elec­to­ra­do de Ale­jan­dro Gui­llier (con la DC no se me­te, por­que no le gus­ta y por­que pre­sien­te que ahí aún hay he­ri­das sin coa­gu­lar): arre­ba­tán­do­le la de­fen­sa de Mi­che­lle Ba­che­let, ha­blán­do­le al elec­to­ra­do que quie­re más se­gu­ri­dad, lle­ván­do­se las re­for­mas de la Nue­va Ma­yo­ría, ofre­cien­do apo­yo pa­ra la se­gun­da vuel­ta, y así, ad nau­seam.

Gui­llier no res­pon­de (¿qué po­dría res­pon­der?) y es bas­tan­te pro­ba­ble que En­rí­que­zO­mi­na­mi es­té per­ci­bien­do los pe­que­ños ré­di­tos de esa es­tra­te­gia de bo­xeo in­cle­men­te. No es al­guien que pue­da ser acu­sa­do de ren­dir­se an­te los por­fia­dos he­chos, pero ac­túa con ra­cio­na­li­dad, es­to es, con cálcu­lo. De acuer­do, den­tro de esos cálcu­los ten­dría que es­tar la idea de que si sus re­sul­ta­dos son muy in­fe­rio­res a los que tu­vo en el pasado, su ca­rre­ra po­lí­ti­ca po­dría que­dar en ries­go ter­mi­nal, pero no es es­to lo im­por­tan­te.

En­rí­quez-Omi­na­mi no le ha­bla a la éli­te de la Nue­va Ma­yo­ría, que ya es­tá bas­tan­te ocu­pa­da con su pro­pia su­per­vi­ven­cia; no es­tá pro­yec­tan­do un re­gre­so hu­mil­de y con­ver­sa­do a esa ca­sa, aun­que va­ya a sa­ber dón­de es­ta­ría si hu­bie­se he­cho eso ha­ce cua­tro años. No, na­da de eso. Se di­ri­ge a un vo­tan­te que tu­vo su do­mi­ci­lio en la Con­cer­ta­ción y la Nue­va Ma­yo­ría, que se­gu­ra­men­te se sien­te en des­cam­pa­do y que a una se­ma­na de las elec­cio­nes pue­de es­tar vol­vien­do a du­dar, como lo ha he­cho por lo menos des­de que el PS le hi­zo a La­gos lo que le hi­zo. De he­cho, les ha­bla a los mi­li­tan­tes so­cia­lis­tas que es­tán mo­les­tos con su di­ri­gen­cia y que con­tem­plan con es­tu­por có­mo el par­ti­do es aso­cia­do con el mundo nar­co a cau­sa de un so­lo mu­ni­ci­pio.

En­rí­quez-Omi­na­mi sa­be que hay mu­cha des­truc­ción en la cen­troiz­quier­da, que lo que que­da­rá en pie des­pués de una even­tual de­rro­ta se­rá po­co, frá­gil e ines­ta­ble.

A la pér­di­da mis­ma en las ur­nas -pér­di­da de can­di­da­tos, de cam­pa­ñas, de ad­he­ren­tes­se­gui­rá una ola de re­cri­mi­na­cio­nes y cul­pas, y pa­sa­rá un lar­go tiem­po an­tes de que la pro­fun­da ene­mis­tad cí­vi­ca que ha si­do sem­bra­da en ese sec­tor em­pie­ce a en­con­trar un ca­mino de sa­na­ción.

Eso sí: a menos que a al­guien se le ocu­rra que Ba­che­let re­pos­tu­le pa­ra un ter­cer man­da­to pre­si­den­cial, es­ta vez no ha­brá ra­zo­nes pa­ra que la cen­troiz­quier­da se que­de apol­tro­na­da es­pe­ran­do el res­ca­te, como hi­zo en­tre el 2010 y el 2013, des­pués de ha­ber su­fri­do su pri­me­ra de­rro­ta a ma­nos de Pi­ñe­ra.

No ha­brá ra­zo­nes pa­ra no em­pren­der el de­ba­te crí­ti­co que le per­mi­ta ra­zo­nar acer­ca de có­mo se rear­ti­cu­la, si es que eso es po­si­ble, y qué le es­tá so­li­ci­tan­do el país, mu­cho an­tes si­quie­ra de pen­sar en ga­nar otra elec­ción. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia que se di­vi­sa hoy en­tre los dos ma­cro­sec­to­res po­lí­ti­cos es que hay uno -la cen­tro­de­re­cha- que ha con­se­gui­do ofre­cer un pro­yec­to uni­fi­ca­do y con­sis­ten­te, que tie­ne el con­tin­gen­te pa­ra lle­var­lo a ca­bo y que dis­po­ne de fuerzas jó­ve­nes en la re­ta­guar­dia.

Al otro la­do hay, no exac­ta­men­te rui­nas, sino unos can­di­da­tos cu­ya ener­gía los ha­ce fá­cil­men­te mal­tra­ta­bles por cualquier per­so­na­li­dad agre­si­va que, ade­más, an­de en bus­ca de vo­tos. No es una cam­pa­ña nor­mal.

La cen­tro­de­re­cha ha con­se­gui­do ofre­cer un pro­yec­to uni­fi­ca­do y con­sis­ten­te, tie­ne el con­tin­gen­te pa­ra lle­var­lo a ca­bo y dis­po­ne de fuerzas jó­ve­nes en la re­ta­guar­dia.

En la cen­troiz­quier­da no hay exac­ta­men­te rui­nas, sino unos can­di­da­tos cu­ya ener­gía los ha­ce fá­cil­men­te mal­tra­ta­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.