Las elec­cio­nes y la in­va­sión de los “ro­bots”

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Dicen que estas han si­do las elec­cio­nes más abu­rri­das des­de la vuel­ta de la de­mo­cra­cia. Elec­cio­nes exen­tas de dra­mas y con­fron­ta­cio­nes se­rias, una com­pe­ten­cia don­de los más chi­cos han tra­ta­do de aca­pa­rar la aten­ción con bu­fo­na­das y malos mo­da­les (Na­va­rro y las mo­ne­das). Elec­cio­nes don­de los pe­rio­dis­tas lu­chan por ser pro­ta­go­nis­tas e in­te­rrum­pen a los can­di­da­tos en for­ma re­pe­ti­da y ma­ja­de­ra, en un es­fuer­zo por lu­cir­se an­te las cá­ma­ras. Elec­cio­nes don­de uno de los pe­sos pe­sa­dos que­dó fue­ra de­bi­do a la co­di­cia des­me­su­ra­da y ver­gon­zan­te de su par­ti­do -Ri­car­do La­gos y el PS.

To­do lo an­te­rior pue­de ser ver­dad. Pero pa­ra mí lo más de­cep­cio­nan­te es que los can­di­da­tos ha­yan to­ma­do una ac­ti­tud tan “si­glo XX”, tan ex­tra­or­di­na­ria­men­te pa­sa­da de mo­da, una ac­ti­tud to­tal­men­te ca­ren­te de vi­sión de fu­tu­ro y de lar­go pla­zo. Las pro­pues­tas son in­creí­ble­men­te ge­né­ri­cas y “bue­na on­da”, que es ca­si im­po­si­ble es­tar en con­tra de ellas: ter­mi­nar con los abu­sos, me­jo­rar la ca­li­dad de la edu­ca­ción, re­to­mar la sen­da del crecimiento, ve­lar por el bie­nes­tar de los ni­ños de­sam­pa­ra­dos. ¿Quién po­dría opo­ner­se a estas ideas?

Una in­va­sión ma­si­va

Qui­zás la ma­yor fa­len­cia es que to­das las can­di­da­tu­ras, sin ex­cep­ción, ig­no­ran el he­cho de que en los pró­xi­mos ocho años -el tiem­po que la de­re­cha es­pe­ra go­ber­nar- nues­tro mer­ca­do la­bo­ral se­rá diez­ma­do por una me­ga­in­va­sión de ex­tran­je­ros.

No, no me re­fie­ro a los mi­gran­tes -bien­ve­ni­dos sean ellos, le han da­do un ne­ce­sa­rio toque cos­mo­po­li­ta al país-, sino que a los “ro­bots”.

Es­te es un te­ma so­bre el que ya he es­cri­to en estas pá­gi­nas. Ha­ce ca­si dos años di­je que en un pla­zo de 84 me­ses la mi­tad de los em­pleos en Chi­le des­apa­re­ce­rían, y se­rían re­em­pla­za­dos por má­qui­nas in­te­li­gen­tes. Mu­cha gen­te se rió y di­jo que yo es­ta­ba com­ple­ta­men­te lo­co. Pero al parecer la lo­cu­ra no era tal: a los 10 me­ses de pu­bli­ca­da esa columna, la afa­ma­da con­sul­to­ra McKin­sey pre­sen­tó un es­tu­dio de­ta­lla­do y con­cre­to don­de mos­tra­ba con nú­me­ros du­ros y mo­de­los so­fis­ti­ca­dos lo mis­mo que yo ha­bía di­cho. La úni­ca di­fe­ren­cia es que ellos di­je­ron que con la tec­no­lo­gía exis­ten­te en es­tos mo­men­tos un 51% de los em­pleos na­cio­na­les po­drían ser re­em­pla­za­dos ins­tan­tá­nea­men­te por “ro­bots”.

Pen­se­mos en lo que es­tá pa­san­do en es­tos días. La nue­va Lí­nea 6 de Me­tro tie­ne tre­nes sin con­duc­to­res y bo­le­te­rías sin per­so­nas en la ca­ja. Apro­ve­chan­do el al­za en el pre­cio de co­bre, Co­del­co se apres­ta a lan­zar un nue­vo plan de in­ver­sio­nes. En es­te plan, la ma­yo­ría de los equi­pos en las fae­nas mi­ne­ras se­rán ma­ne­ja­dos por ro­bots. Los gran­des ca­mio­nes ama­ri­llos no ten­drán con­duc­to­res, y los ta­la­dros gi­gan­tes en las mi­nas sub­te­rrá­neas se­rán guia­dos por al­go­rit­mos en vez de per­so­nas (má­qui­nas fa­bri­ca­das en Fin­lan­dia). Ca­da vez que Latam cancela un vue­lo -co­sa que, pa­ra la irri­ta­ción de mi­les de chi­le­nos, su­ce­de con cre­cien­te fre­cuen­cia-, los pa­sa­je­ros son reasig­na­dos a nue­vos avio­nes por un ro­bot. Va­rios es­tu­dios de abo­ga­dos han des­pe­di­do a un nú­me­ro im­por­tan­te de se­cre­ta­rias, ya que aho­ra los in­for­mes los me­ca­no­gra­fía un ro­bot lla­ma­do “Dra­gón”. La ma­yor fá­bri­ca de fi­deos del país ya ha re­em­pla­za­do al 60% de su fuer­za de tra­ba­jo por má­qui­nas in­te­li­gen­tes y ro­bots. Mu­chas vi­ñas han sus­ti­tui­do a ope­ra­rios por dro­nes que so­bre­vue­lan los vi­ñe­dos mo­ni­to­reán­do­los por pes­tes u otros pro­ble­mas. To­do es­to es­tá su­ce­dien­do día a día, ba­jo nues­tros pro­pios ojos.

La ver­dad es es­ta: la in­va­sión de los “ro­bots” viene, y na­da los de­ten­drá.

Y los can­di­da­tos no han di­cho na­da al res­pec­to. Ni una pa­la­bra de có­mo en­fren­tar es­ta realidad in­mi­nen­te. Ac­túan como si el pro­ble- ma no exis­tie­ra, como si es­to fue­ra tan so­lo una cues­tión del ci­ne y la cien­cia fic­ción, de pe­lí­cu­las como Bla­de Run­ner 2049.

¿Qué ha­cer?

Una res­pues­ta rá­pi­da e im­pro­vi­sa­da es de­cir que nos pro­te­ge­re­mos eri­gien­do mu­ros inex­pug­na­bles. En con­cre­to, po­dría­mos po­ner­les un im­pues­to a los ro­bots, pa­ra que no sea eco­nó­mi­co usar­los. Des­pués de to­do, esa es una op­ción dis­cu­ti­da por lum­bre­ras como Bill Ga­tes y el Pre­si­den­te fran­cés, Ma­cron. El pro­ble­ma con es­ta solución es que si otros paí­ses adop­tan las nuevas tec­no­lo­gías y las aprovechan, no­so­tros que­da­re­mos fue­ra de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Per­de­re­mos pro­duc­ti­vi­dad en tér­mi­nos re­la­ti­vos, nues­tras ex­por­ta­cio­nes cae­rán, y con ellas los em­pleos.

En­ton­ces, ¿có­mo en­fren­tar es­ta in­va­sión que nos cae­rá con enor­me fuer­za?

Lo pri­me­ro, cla­ro, es re­co­no­cer el pro­ble­ma; acep­tar que es una realidad. Y es­to nin­gún candidato lo ha he­cho.

En segundo tér­mino, hay que re­co­no­cer que to­da pér­di­da de em­pleos por ra­zo­nes tec­no­ló­gi­cas trae con­si­go la creación de nuevas fuen­tes de tra­ba­jo; es­to es lo que Jo­seph Schum­pte­ter lla­mó “des­truc­ción crea­ti­va”.

Se ne­ce­si­ta­rán mi­les de téc­ni­cos que pue­dan re­pa­rar a los ro­bots, que adop­ten los al­go­rit­mos a nuestra realidad, que les ha­gan man­ten­ción a los dro­nes, que pla­ni­fi­quen y su­per­vi­sen la la­bor con­jun­ta de per­so­nas y ro­bots. Es­to último es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te, ya que to­do in­di­ca que el ma­yor éxi­to se­rá lo­gra­do por equi­pos for­ma­dos por má­qui­nas in­te­li­gen­tes y se­res hu­ma­nos. Eso ya lo he­mos vis­to en el mundo del ajedrez, don­de, si bien las má­qui­nas in­te­li­gen­tes siem­pre le ga­nan al cam­peón mun­dial, equi­pos de má­qui­nas menos po­ten­tes y aje­dre­cis­tas de segundo ni­vel ven­cen en for­ma sis­te­má­ti­ca a las me­jo­res compu­tado­ras.

El pro­ble­ma, cla­ro, es que en es­tos mo­men­tos no te­ne­mos la ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir es­tos nue­vos em­plea­dos tec­ni­fi­ca­dos y mo­der­nos. Nues­tro me­dio­cre sis­te­ma edu­ca­ti­vo no pro­du­ce los téc­ni­cos pa­ra el si­glo XXI. Nues­tras uni­ver­si­da­des si­guen ge­ne­ran­do abo­ga­dos -200 nuevas va­can­tes tan so­lo en la Uni­ver­si­dad de Chi­le-, in­ge­nie­ros co­mer­cia­les de du­do­sa ca­li­dad y pe­rio­dis­tas con­de­na­dos a que­dar ce­san­tes. Con ur­gen­cia se re­quie­re un cam­bio ma­si­vo y ab­so­lu­to de los cu­rrícu­los uni­ver­si­ta­rios y de la edu­ca­ción téc­ni­ca.

Pero ni un so­lo candidato ha­bla so­bre el te­ma. Si­len­cio se­pul­cral, na­ci­do de la de­sidia o de la ig­no­ran­cia, o de am­bos. Los pla­nes de es­tu­dio uni­ver­si­ta­rios de­bie­ran mo­ver­se ha­cia una for­ma­ción básica de cua­tro años de cor­te ge­ne­ra­lis­ta, los que se­rían com­ple­men­ta­dos con maes­trías de es­pe­cia­li­za­ción y cur­sos fre­cuen­tes de ac­tua­li­za­ción. La gra­tui­dad, des­de lue­go, de­bie­ra ha­ber em­pe­za­do en las ca­rre­ras téc­ni­cas. Pero na­da de es­to ha su­ce­di­do, o se dis­cu­te por par­te de los as­pi­ran­tes a La Mo­ne­da

En ter­cer lu­gar, hay que re­co­no­cer que el ajus­te a la nue­va realidad la­bo­ral y tec­no­ló­gi­ca se­rá di­fí­cil, y pa­ra mu­chos trau­má­ti­co. Por ello es ne­ce­sa­rio ayu­dar a la gen­te a tran­si­tar de em­pleos “si­glo XX” a nuevas la­bo­res más acor­des con el “si­glo XXI”. Ello re­que­ri­rá una enor­me fle­xi­bi­li­dad en la le­gis­la­ción la­bo­ral. La re­for­ma de es­te go­bierno hi­zo to­do lo con­tra­rio. Al re­gu­lar los re­em­pla­zos in­ter­nos, se fuer­za a las em­pre­sas a de­fi­nir la­bo­res es­pe­cí­fi­cas en for­ma de­ta­lla­da, lo que di­fi­cul­ta, jus­ta­men­te, po­der reasig­nar la­bo­res. Mu­chas de estas des­crip­cio­nes son de em­pleos y la­bo­res con­de­na­das a des­apa­re­cer en el cor­to pla­zo por ra­zo­nes pu­ra­men­te de avan­ces cien­tí­fi­cos. Es­ta le­gis­la­ción tie­ne que ser re­vi­sa­da a la bre­ve­dad. No pa­ra des­pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res, o qui­tar­les po­der a los sin­di­ca­tos. Se tra­ta de pre­pa­rar­nos pa­ra en­fren­tar la in­va­sión que nos ace­cha a la vuel­ta de la es­qui­na. Se tra­ta de ser com­pe­ti­ti­vos en la eco­no­mía glo­bal. Se tra­ta de en­trar de lleno en el si­glo XXI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.