Los nue­vos cau­di­llos de los par­ti­dos po­lí­ti­cos

El pro­ce­so de re­fi­cha­je de los par­ti­dos po­lí­ti­cos bus­có trans­pa­ren­tar y de­pu­rar el pa­drón de las co­lec­ti­vi­da­des. En la prác­ti­ca, ade­más, per­mi­tió re­for­zar y reor­de­nar los res­pec­ti­vos ma­pas de po­der in­terno.

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR F. ARTAZA Y M. J. AHU­MA­DA C

asi el 60% de los mi­li­tan­tes PPD de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na fue­ron ins­cri­tos por el se­na­dor Gui­do Gi­rar­di y su equi­po. Era ini­cios de es­te año y los par­ti­dos po­lí­ti­cos tu­vie­ron pla­zo has­ta el 14 de abril pa­ra so­me­ter­se a un com­ple­to re­fi­cha­je. Se tra­ta­ba de una medida adop­ta­da por el Con­se­jo Ase­sor Pre­si­den­cial An­ti­co­rrup­ción, li­de­ra­do por el eco­no­mis­ta Eduar­do En­gel, que re­co­men­dó al go­bierno que las co­lec­ti­vi­da­des de­pu­ra­ran sus pa­dro­nes de mi­li­tan­tes.

El pro­ce­so pu­so a prue­ba la ca­pa­ci­dad de los par­ti­dos pa­ra re­no­var a sus ad­he­ren­tes. Y aun­que las co­lec­ti­vi­da­des ase­gu­ran que su pro­ce­so de re­fi­cha­je fue “coor­di­na­do ins­ti­tu­cio­nal­men­te”, lo cier­to es que dio es­pa­cio pa­ra que di­ri­gen­tes des­ta­ca­ran por su ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción y de re­co­lec­ción de ad­he­ren­tes, lo que pa­ra mu­chos lo­gró re­for­zar li­de­raz­gos -como en el ca­so del se­na­dor Gi­rar­di- o po­si­cio­nar a nue­vos ros­tros en los res­pec­ti­vos ma­pas de po­der in­terno.

Va­rias co­lec­ti­vi­da­des se han co­men­za­do a cues­tio­nar qué po­dría ocu­rrir en los pró­xi­mos me­ses, cuan­do los par­ti­dos co­mien­cen a re­no­var sus di­rec­ti­vas par­ti­da­rias. Es­to, to­man­do en cuen­ta que, se­gún los cálcu­los del Ser­vel, en pro­me­dio, más del 90% de las fi­chas en­tre­ga­das al or­ga­nis­mo co­rres­pon­den a mi­li­tan­tes nue­vos.

“Todos sa­bían que los pa­dro­nes de los par­ti­dos es­ta­ban en­ve­je­ci­dos y eran irrea­les. Pero es­te pro­ce­so ja­más se ha he­cho en nin­gún otro lu­gar del mundo. En la ma­yo­ría de los paí­ses los par­ti­dos es­tán obli­ga- dos a ir de­pu­ran­do sus pa­dro­nes en las vo­ta­cio­nes in­ter­nas”, se­ña­la Al­fre­do Joig­nant, cien­tis­ta po­lí­ti­co y miem­bro del di­rec­to­rio del Ser­vel.

Joig­nant es crí­ti­co del me­ca­nis­mo que se im­ple­men­tó pa­ra trans­pa­ren­tar el nú­me­ro real de ins­cri­tos en ca­da par­ti­do, tan­to por la opor­tu­ni­dad en que se hi­zo -en me­dio de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de 2016 y po­co an­tes de las par­la­men­ta­rias y pre­si­den­cia­les de noviembre pró­xi­mo-, como por el he­cho de fo­men­tar la apa­ri­ción de cau­di­llos lo­ca­les, que po­drían bus­car au­men­tar su po­der en las es­truc­tu­ras in­ter­nas de las co­lec­ti­vi­da­des.

De he­cho, tras las re­cien­tes acu­sa­cio­nes en con­tra del al­cal­de de San Ra­món, Miguel Ángel Aguilera, quien fue ex­pul­sa­do del PS tras acu­sa­cio­nes de ne­xos con nar­co­tra­fi­can­tes, se vol­vie­ron a en­cen­der las aler­tas so­bre los efec­tos co­la­te­ra­les del re­cien­te pro­ce­so de re­fi­cha­je de los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

El al­cal­de apor­tó con cer­ca del 12% de las fir­mas de nue­vos mi­li­tan­tes que pre­sen­tó esa co­lec­ti­vi­dad en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na (15.686 en to­tal) y no só­lo lo­gró fir­mas en San Ra­món, tam­bién ex­ten­dió sus re­des a las co­mu­nas ve­ci­nas de La Pin­ta­na, La Gran­ja y El Bos­que.

Aguilera ha­bía lo­gra­do ins­ta­lar­se en una de las vi­ce­pre­si­den­cias del PS tras ser du­ran­te años miem­bro del co­mi­té cen­tral so­cia­lis­ta y so­lía ofre­cer su apo­yo a otros di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas. Es­ta vez -sin em­bar­go- im­pu­so su pro­pio nom­bre en las elec­cio­nes in­ter­nas y no po­cos du­da­ban que -an­tes de su cri­sis- as­pi­ra­ba a dispu­tar la pre­si­den­cia del PS en el pró­xi­mo pe­río­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.