Tris­te es­pec­tácu­lo

El es­cán­da­lo ha vuel­to a po­ner en la agen­da pú­bli­ca la con­ve­nien­cia de res­ti­tuir en las re­par­ti­cio­nes del Es­ta­do gra­dos de se­re­ni­dad y pru­den­cia co­mu­ni­ca­cio­nal, que son in­dis­pen­sa­bles pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes pue­dan fun­cio­nar so­bre una mí­ni­ma ba­se de di

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Lo ocu­rri­do con la lla­ma­da Ope­ra­ción Hu­ra­cán es es­pe­cial­men­te des­alen­ta­dor ya no só­lo pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes in­vo­lu­cra­das sino pa­ra el es­ta­do de de­re­cho y el país en su con­jun­to. Va­rios fac­to­res se sa­lie­ron aquí de con­trol. El más dra­má­ti­co, des­de lue­go, es la sos­pe­cha de que la po­li­cía uni­for­ma­da ha­ya fa­bri­ca­do prue­bas pa­ra impu­tar a gen­te inocen­te y tor­cer los ca­mi­nos de la jus­ti­cia. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co se for­jó esa con­vic­ción so­bre la ba­se de pe­ri­ta­jes que juz­gó con­tun­den­tes y to­mó la de­ci­sión de no per­se­ve­rar en la in­ves­ti­ga­ción. El pro­ble­ma es que Ca­ra­bi­ne­ros si­gue in­sis­tien­do en que no hu­bo tal ma­ni­pu­la­ción de prue­bas y, co­mo la fis­ca­lía no es un tri­bu­nal sino un en­te per­se­cu­tor de ac­cio­nes pe­na­les, se su­po­ne que ten­dría que ser la jus­ti­cia la que fi­nal­men­te de­ter­mi­ne cuál de las dos ins­ti­tu­cio­nes fa­lló. Mien­tras eso no ocu­rra, es com­pren­si­ble que el go­bierno ha­ya ma­ne­ja­do el asun­to con cau­te­la, no ne­ce­sa­ria­men­te, co­mo se ha di­cho, con la in­ten­ción de me­diar –por­que fren­te a un de­li­to de ese ca­li­bre no hay ar­bi­tra­je que pro­ce­da-, sino bá­si­ca­men­te pa­ra los efec­tos de con­te­ner el da­ño a la con­fian­za pú­bli­ca en dos ins­ti­tu­cio­nes que son fun­da­men­ta­les pa­ra el tin­gla­do de la jus­ti­cia en el país.

Al mar­gen de es­tas con­si­de­ra­cio­nes, el epi­so­dio, me­jor di­cho, el es­cán­da­lo –en una aris­ta ya no tan sus­tan­ti­va pe­ro que sin du­da es im­por­tan­te- ha vuel­to a po­ner en la agen­da pú­bli­ca la con­ve­nien­cia de res­ti­tuir en las re­par­ti­cio­nes del Es­ta­do gra­dos de se­re­ni­dad y pru­den­cia co­mu­ni­ca­cio­nal que son in­dis­pen­sa­bles pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes pue­dan fun­cio­nar so­bre una mí­ni­ma ba­se de dig­ni­dad. Las de­ser­cio­nes a es­te prin­ci­pio, mo­vi­das ge­ne­ral­men­te por afa­nes pro­ta­gó­ni­cos y por una adic­ción al “fa­ro­leo” que mue­ve a mu­chos mi­nis­te­rios, je­fa­tu­ras de ser­vi­cio y or­ga­nis­mos pú­bli­cos a creer que si no es­tán en los me­dios sus re­par­ti­cio­nes sim­ple­men­te no exis­ten, ha es­ta­do cau­san­do es­tra­gos en di­ver­sas es­fe­ras de la vi­da pú­bli­ca.

A ve­ces es­tos des­bor­des son ve­nia­les y no tie­nen ma­yo­res con­se­cuen­cias. Da lo mis­mo, por ejem­plo, que al di­rec­tor de turno de Sa­lud del Am­bien­te se le ocu­rra en vís­pe­ras de la Se­ma­na San­ta ir to­dos los años a to­mar­le el olor a las chol­gas y mer­lu­zas del mer­ca­do pa­ra in­sis­tir que aho­ra la fis­ca­li­za­ción so­bre los pro­duc­tos del mar se­rá más in­fle­xi­ble que nun­ca, en ga­ran­tía –ob­vio- de la sa­lud de la po­bla­ción. Es­tá bien. Pe­ro no hay có­mo to­mar en se­rio el ri­dícu­lo ri­tual del ca­ba­lle­ro de de­lan­tal blan­co pa­seán­do­se en­tre los pues­tos del Mer­ca­do Cen­tral. Tam­bién da un po­co de pe­na el ague­rri­do fun­cio­na­rio de Trans­por­tes que en vís­pe­ras de los fi­nes de se­ma­na lar­gos ofre­ce el con­sa­bi­do pun­to de pren­sa en el pea­je pa­ra de­cir que to­do es­tá pre­pa­ra­do pa­ra la ava­lan­cha que se an­ti­ci­pa, no obs­tan­te lo cual –cla­ro- es bueno que los au­to­mo­vi­lis­tas sal­gan y vuel­van tem­prano y sean ge­ne­ro­sos al cal­cu­lar sus tiem­pos de via­je. En cor­to, la na­da mis­ma.

Cier­ta­men­te no son es­tos pa­sos de co­me­dia lo que más mo­les­ta en el in­cor­dio en­tre Ca­ra­bi­ne­ros y los fis­ca­les. El pro­ble­ma tie­ne bas­tan­te más fon­do. Pe­ro va­ya que ha­bría con­tri­bui­do a orien­tar a la opi­nión pú­bli­ca al­gu­na cuo­ta de tem­plan­za o de me­su­ra en las de­cla­ra­cio­nes que han es­ta­do for­mu­lan­do por es­tos días dis­tin­tos per­so­ne­ros de las re­par­ti­cio­nes in­vo­lu­cra­das. La opi­nión pú­bli­ca no só­lo ha to­ma­do no­ta de apre­cia­cio­nes con­tra­dic­to­rias y cam­bian­tes. Tam­bién ha exis­ti­do un pro­ble­ma de vo­lu­men, co­mo si la cos­tum­bre de ha­blar fuer­te y gol­pea­do les agre­ga­ra un plus a las ver­da­des in­vo­ca­das. A me­nu­do pa­re­cie­ra que las prio­ri­da­des es­tán, mu­cho más que en re­sol­ver los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca exis­ten­tes, en ga­nar una hi­po­té­ti­ca gue­rra co­mu­ni­ca­cio­nal cu­yos re­tor­nos de­jan al país don­de mis­mo, si es que no peor que an­tes.

No hay que ser muy sus­pi­caz pa­ra ad­ver­tir que el fren­te co­mu­ni­ca­cio­nal en el tra­ba­jo de las po­li­cías y del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co se ha con­ver­ti­do en un área al­go tur­bia o por lo me­nos li­mí­tro­fe de ma­ne­jos y ne­go­cios. Son un po­co ra­ros esos pro­gra­mas de te­le­vi­sión que mues­tran a nues­tros ca­ra­bi­ne­ros y de­tec­ti­ves en la pis­ta de las tru­cu­len­cias de las pe­lí­cu­las de ac­ción. Es preo­cu­pan­te la can­ti­dad de tras­cen­di­dos que lle­gan a los me­dios de in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les que es­tán en cur­so so­bre ac­tua­cio­nes o prue­bas que su­pues­ta­men­te son se­cre­tas. Es cier­to que a me­nu­do son las par­tes las que fil­tran pa­ra fa­vo­re­cer sus pro­pias po­si­cio­nes, pe­ro tam­bién se han vis­to ca­sos don­de no fal­tan ele­men­tos de jui­cio pa­ra in­fe­rir que los tras­cen­di­dos pro­vie­nen de las po­li­cías o de los pro­pios per­se­cu­to­res. Hay que re­co­no­cer que des­de que se pu­so al fren­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co el fis­cal Jor­ge Ab­bott vie­ne ha­cien­do un es­fuer­zo aten­di­ble por es­ta­bi­li­zar el ser­vi­cio y sus­traer­lo de la di­ná­mi­ca asam­bleís­ti­ca que, so­bre to­do a ni­vel de re­des so­cia­les, en al­gún mo­men­to lo cap­tu­ró. Pe­ro va­ya que que­da tra­ba­jo por ha­cer. Al fi­nal, pa­ra los efec­tos de la ma­jes­tad del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, las fil­tra­cio­nes par­cia­les y la opi­no­lo­gía aso­cia­da a ella son tan­to o más per­ju­di­cia­les que el se­cre­tis­mo y la fal­ta de trans­pa­ren­cia.

¿Apren­de­rá el país al­go de es­ta ex­pe­rien­cia? ¿Cuán­to le to­ma­rá a Ca­ra­bi­ne­ros re­cu­pe­rar la con­fian­za si lle­gan a com­pro­bar­se las gra­ví­si­mas impu­tacio­nes for­mu­la­res, más aho­ra cuan­do es­tá en cur­so la in­ves­ti­ga­ción a la im­pre­sio­nan­te ma­qui­na­ria de de­frau­da­ción que es­ta­ba en­quis­ta­da en su or­ga­ni­za­ción y que ope­ró du­ran­te años? ¿Tie­ne la fis­ca­lía un plan B si sus acu­sa­cio­nes son erró­neas? ¿Qué es­tá pa­san­do que la idea de jus­ti­cia y es­ta­do de de­re­cho se es­tá des­va­ne­cien­do en La Arau­ca­nía a raíz de la im­pu­ni­dad en que si­guen es­tan­do los ca­sos de cien­tos de ca­mio­nes in­cen­dia­dos y dis­tin­tos ataques a las per­so­nas y a la pro­pie­dad? ¿Son las le­yes las que se vol­vie­ron inope­ran­tes, son las ins­ti­tu­cio­nes, son las per­so­nas las que es­tán so­bre­pa­sa­das? ¿Es to­do el sis­te­ma el que no es­tá a la al­tu­ra de sus desafíos?

La ver­dad es que ya no que­da mu­cho tiem­po pa­ra to­mar en se­rio la cri­sis. Lle­gó la ho­ra de ac­tuar. Con más ener­gía y me­nos alar­des me­diá­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.