A LA CA­ZA DE LA VA­CU­NA

Ape­nas se con­fir­mó el bro­te de fie­bre ama­ri­lla co­lap­sa­ron los va­cu­na­to­rios de San­tia­go. En me­dio de la his­te­ria co­lec­ti­va por la fal­ta de in­for­ma­ción, hoy cen­te­na­res de per­so­nas es­tán en una ca­rre­ra con­tra el tiem­po: al­can­zar al­gu­na de las do­sis dis­po­nibl

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR CAR­LA RUIZ PE­REI­RA FO­TO­GRA­FÍA LUIS SE­VI­LLA / MA­RIO TELLEZ

Nancy, se­sen­ta y tan­tos años, due­ña de casa, es­tá pa­ra­da. Es­tá con su pe­lo cas­ta­ño cor­to sin pei­nar, co­mo si se hu­bie­ra le­van­ta­do re­cién. Es­tá con la ro­pa de ayer, con los za­pa­tos de ayer y con la mis­ma fra­za­da que ocu­pó ayer. Es ver­de, es grande y cae en­ci­ma de sus hom­bros aun cuan­do el pro­nós­ti­co es de 32 gra­dos. Es­tá des­pier­ta, a las seis y me­dia de la ma­ña­na, lue­go de un día de es­pe­ra en una fi­la que no pa­re­ce fi­la, sino más bien un cam­ping im­pro­vi­sa­do. Es­tá can­sa­da, por eso cie­rra los ojos y los abre rá­pi­da­men­te mien­tras si­gue con­ver­san­do. A es­ta ho­ra hay más de se­ten­ta per­so­nas afue­ra del va­cu­na­to­rio de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, en Mar­co­le­ta, en el cen­tro de San­tia­go. Nancy es­pe­ra, y to­dos es­pe­ran, lo mis­mo: que qui­ten el car­tel.

So­bre una hoja blan­ca, ta­ma­ño car­ta, en le­tras ne­gras y grue­sas, el men­sa­je es cla­ro: “No ha lle­ga­do la va­cu­na con­tra la fie­bre ama­ri­lla”.

El via­je an­tes del via­je

Aun­que las puer­tas re­cién se abren a las nue­ve de la ma­ña­na, hay de­ce­nas de per­so­nas es­pe­ran­do. Al­gu­nas, des­de las sie­te de la ma­ña­na del día an­te­rior. Va­rios son de Mo­li­na, otros de Tal­ca, otros lle­ga­ron el día an­te­rior de La Se­re­na, e in­clu­so unos cuan­tos han via­ja­do des­de Con­cep­ción. Vienen con cha­que­tas, con po­lar, con fra­za­das e in­clu­so con sa­cos de dor­mir pa­ra so­por­tar el frío de la ma­dru­ga­da. To­man ca­fé pa­ra aguan­tar la es­pe­ra. Se sien­tan en el sue­lo a mi­rar, a dor­mir y al­gu­nos a in­ves­ti­gar. Sa­ben que mu­chos, igual que ellos, es­tán bus­can­do la va­cu­na por San­tia­go. Y tam­bién sa­ben que en el res­to de las clí­ni­cas don­de pue­den en­con­trar­la ya ha­bía gen­te a las seis de la ma­ña­na.

–To­dos de­ci­di­mos que­dar­nos. Ayer nos di­je­ron ‘no hay do­sis, no hay na­da’ y de re­pen­te lle­ga­ron 80 va­cu­nas. Te di­cen que no hay, pe­ro yo la voy a es­pe­rar –co­men­ta Nancy.

De re­pen­te una mu­jer se acer­ca con una ca­ja ama­ri­lla de cho­co­la­tes que em­pie­za a re­par­tir. Po­co du­ra lo dul­ce del cho­co­la­te pa­ra Nancy. El via­je que tie­ne pla­ni­fi­ca­do des­de agos­to del año pa­sa­do a Bu­zios, en Bra­sil, iba a ser dis­tin­to. Era la lu­na de miel que su ma­ri­do le ha­bía re­ga­la­do por sus 45 años de ma­tri­mo­nio.

–Y mi­ra don­de es­toy pa­ra dis­fru­tar­la. Aquí dur­mien­do en el sue­lo. Es una si­tua­ción muy de­ni­gran­te –di­ce.

El 23 de enero co­men­zó a cir­cu­lar la no­ti­cia de que ha­bía un bro­te de fie­bre ama­ri­lla en Bra­sil y que ya ha­bían muer­to 70 per­so­nas. La po­si­ble pi­ca­du­ra del mos­qui­to que trans­mi­te el vi­rus se con­vir­tió en el te­rror de los chi­le­nos. El pri­mer se­mes­tre de 2017, 87 mil chi­le­nos via­ja­ron a Bra­sil, con­vir­tién­do­lo en uno de los des­ti­nos pre­fe­ri­dos a la ho­ra de va­ca­cio­nar. Pa­ra 2018 va­rios ya ha­bían com­pra­do los pa­sa­jes.

Wal­do y su fa­mi­lia eli­gie­ron Bu­zios. Pa­ga­ron los pa­sa­jes en ju­nio y lis­to. Eso has­ta que se en­te­ra­ron del bro­te y no les que­dó más que pe­re­gri­nar. De Mo­li­na a Cu­ri­có, pa­ra dor­mir y lue­go le­van­tar­se a las cua­tro de la ma­ña­na, pe­dir un ta­xi, lle­gar al ter­mi­nal y to­mar el bus a San­tia­go. Su via­je a Bra­sil es­ta­ba pla­ni­fi­ca­do pa­ra el 10 de fe­bre­ro, así que es­ta­ban con­tra el tiem­po por­que es ne­ce­sa­rio ino­cu­lar­se al me­nos diez días an­tes de par­tir. Pe­ro co­mo el Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca anun­ció que li­be­ra­rían ocho mil do­sis el 29 de enero, no ima­gi­na­ron que se acu­mu­la­ría tan­ta gen­te a es­pe­rar la va­cu­na.

A las 8:14 de la ma­ña­na hay 170 per­so­nas afue­ra del va­cu­na­to­rio UC. De pron­to lle­ga una mu­jer de pe­lo lar­go y ne­gro, y se acer­ca a pre­gun­tar.

–¿Es­tán or­de­na­dos se­gún la lis­ta? Lo que pa­sa es que vi­ne ayer y se hi­zo una –di­ce.

–Acá es por or­den de lle­ga­da. No­so­tros lle­va­mos 24 ho­ras aquí y usted se fue. Es­ta­mos en es­te or­den y en el mis­mo va­mos a en­trar –ex­pli­ca Ma­ría Ale­jan­dra, quien pa­só la no­che en la ca­lle.

Ni la UC ni nin­gu­na clí­ni­ca u hos­pi­tal tie­ne pro­to­co­lo de aten­ción pa­ra va­cu­nar. Tam­po­co hay prio­ri­dad pa­ra quie­nes via­jan an­tes a Bra­sil. La úni­ca for­ma de ges­tión es la au­to­ges­tión: las mis­mas per­so­nas de­ben de­ci­dir có­mo se or­de­nan.

Más allá, en el pues­to 74 de la fi­la, es­tá Mar­co Antonio y su hi­jo. Usa len­tes y vis­te jeans y una cha­que­ta azul. En la mano de­re­cha tie­ne una car­pe­ta y den­tro de ella los da­tos de con­tac­to de to­dos los va­cu­na­to­rios, los 18 au­to­ri­za­dos por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud en la Re­gión Me­tro-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.