¿Y si la so­cial de­mo­cra­cia no es­tu­vie­ra muer­ta?

Son muy po­cos los cam­pos don­de los paí­ses con una fuer­te in­fluen­cia so­cial­de­mó­cra­ta no es­tán a la ca­be­za de la con­vi­ven­cia hu­ma­na. Por lo tan­to muer­ta, lo que es muer­ta, no es­tá.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Ese es el sub­tí­tu­lo en cas­te­llano de un li­bro pe­que­ño pe­ro sus­tan­cio­so edi­ta­do el año pa­sa­do en Fran­cia que es­tu­dia la ex­pe­rien­cia sue­ca y lle­va por tí­tu­lo El mo­de­lo sue­co, es­cri­to por Woj­tek Ko­li­noswsky. Ese li­bro ha­ce un aná­li­sis me­ticu­loso del re­co­rri­do de la so­cial­de­mo­cra­cia sue­ca que se man­tu­vo en el go­bierno de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da y de­mo­crá­ti­ca en­tre 1932 y 1976 pa­ra re­gre­sar al go­bierno en­tre 1982 y 1991, des­pués en­tre 1994 y el 2006 pa­ra vol­ver a ser ele­gi­da nue­va­men­te en el año 2014 has­ta hoy.

Sue­cia en ese pe­rio­do histórico pa­só de ser una so­cie­dad to­da­vía po­bre, ru­ral y de­sigual a una so­cie­dad avan­za­da mo­der­na e igua­li­ta­ria, con al­tos ni­ve­les de con­fian­za que pri­vi­le­gia el diá­lo­go al en­fren­ta­mien­to y con una gran ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a los cam­bios de las re­la­cio­nes so­cia­les.

El sub­tí­tu­lo del li­bro es par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te por­que hay di­ver­sos pen­sa­do­res y ana­lis­tas muy res­pe­ta­bles que con­si­de­ran que la so­cial­de­mo­cra­cia que tan­tos mé­ri­tos acu­mu­ló en la his­to­ria eu­ro­pea con­tem­po­rá­nea es­tá prác­ti­ca­men­te sin vi­da, ape­nas sub­sis­tien­do o al me­nos que per­dió su “im­pul­so pro­pul­si­vo”, co­mo di­jo con ele­gan­cia En­ri­co Ber­lin­guer, el gran po­lí­ti­co ita­liano re­fi­rién­do­se a co­mien­zo de los años ochen­ta a la Unión So­vié­ti­ca y los so­cia­lis­mos reales, los cua­les se des­mo­ro­na­rían po­cos años des­pués.

Al­gu­na ra­zón tie­nen los que así pien­san si mi­ra­mos el ma­pa del po­der po­lí­ti­co eu­ro­peo.

Es evi­den­te que los par­ti­dos po­lí­ti­cos so­cial­de­mó­cra­tas o so­cia­lis­tas que re­co­no­cen sus raí­ces his­tó­ri­cas en la ver­sión re­for­ma­do­ra del mo­vi­mien­to obre­ro de fi­nes del Si­glo XIX no es­tán pa­san­do por su me­jor mo­men­to.

La cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008 a la que en Eu­ro­pa se su­mó la cri­sis de la deu­da pú­bli­ca tu­vo un efec­to ne­fas­to pa­ra esos par­ti­dos, so­bre to­do los que es­ta­ban en el po­der, pe­ro tam­bién pa­ra los que en­ca­be­za­ban la opo­si­ción.

Ellos ha­bían re­to­ma­do fuer­zas a fi­nes de los años no­ven­ta des­pués de ha­ber per­di­do re­le­van­cia a ma­nos de la re­vo­lu­ción con­ser­va­do­ra de los ochen­ta.

La “ter­ce­ra vía” les ha­bía da­do un im­pul­so pa­ra po­ner­se al día con los cam­bios ocu­rri­dos en la eco­no­mía mun­dial y ade­cuar el Es­ta­do de Bie­nes­tar a las nue­vas reali­da­des.

Sin em­bar­go, ce­ga­dos por el ci­clo po­si­ti­vo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co fue­ron in­ca­pa­ces de vi­sua­li­zar y de­te­ner el pro­ce­so de des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra que acu­nó la cri­sis, y pa­ga­ron du­ra- men­te por ello.

Prác­ti­ca­men­te des­apa­re­cie­ron en Gre­cia y en va­rios paí­ses del es­te eu­ro­peo, per­die­ron fuer­za en Es­pa­ña, en Aus­tria y en Ale­ma­nia.

Des­pués de di­ver­sos ava­ta­res lo hi­cie­ron tam­bién en Ita­lia y Fran­cia, y la lis­ta de de­rro­tas es de­ma­sia­do lar­ga pa­ra enu­me­rar­las una a una.

To­da­vía no sa­be­mos cuán só­li­do es el ac­tual re­pun­te en In­gla­te­rra y Por­tu­gal.

Don­de es­tán me­jor pa­ra­dos, sin es­tar del to­do in­dem­nes, es en los paí­ses nór­di­cos, don­de han ju­ga­do his­tó­ri­ca­men­te un pa­pel cen­tral en la cons­truc­ción de un Es­ta­do so­cial que ha con­ju­ga­do vir­tuo­sa­men­te una eco­no­mía de mer­ca­do, ni­ve­les al­tí­si­mos de li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, con­quis­tas ci­vi­li­za­to­rias, un buen fun­cio­na­mien­to del apa­ra­to pú­bli­co y so­cie­da­des igua­li­ta­rias.

Son muy po­cos los cam­pos don­de esos paí­ses, con una fuer­te in­fluen­cia so­cial­de­mó­cra­ta, no es­tán a la ca­be­za de la con­vi­ven­cia hu­ma­na.

Por lo tan­to muer­ta, lo que es muer­ta, no es­tá, aun­que tam­po­co tie­ne una sa­lud ro­za­gan­te, sino más bien lu­ce al­go ma­ci­len­ta y mus­tia.

Pe­ro es­ta reali­dad mar­chi­ta no es ex­clu­si­va de ella, los pro­ble­mas que pre­sen­ta la so­cial­de­mo­cra­cia son en par­te los que atra­vie­san to­dos los par­ti­dos del ar­co de­mo­crá­ti­co, so­cial­cris­tia­nos, li­be­ra­les o con­ser­va­do­res, y res­pon­den a la cri­sis de la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad en la era de la in­for­ma­ción.

Era en la cual se ge­ne­ran los cam­bios en la tec­no­lo­gía de la co­mu­ni­ca­ción que per­mi­ten al ciu­da­dano ejer­cer una suer­te de de­mo­cra­cia con­ti­nua al po­der in­ter­ve­nir en cual­quier mo­men­to y des­de cual­quier lu­gar pa­ra ma­ni­fes­tar sus opi­nio­nes, desacuer­dos, emo­cio­nes y bron­cas al mar­gen de los ca­na­les ins­ti­tu­cio­na­les, dis­mi­nu­yen­do así el rol de los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Ello ha­ce que es­tos vean de­bi­li­ta­do su rol de me­dia­ción y sean des­bor­da­dos por mo­vi­mien­tos efí­me­ros, por las re­des so­cia­les, o for­mas va­rias de po­pu­lis­mo, per­so­na­lis­mos y me­sia­nis­mos, que in­ter­pre­tan es­ta­dos de áni­mos más bien pa­sa­je­ros y no ge­ne­ran co­rrien­tes de opi­nión y leal­ta­des más cons­tan­tes en el tiem­po.

Si a ello su­ma­mos los de­fec­tos que es­tos par­ti­dos han ido acu­mu­lan­do en prác­ti­cas mal­sa­nas, cor­po­ra­ti­vas y co­rrup­tas que per­ju­di­can la con­fian­za so­cial, po­de­mos ex­pli­car­nos la si­tua­ción ac­tual que abre las puer­tas a los po­pu­lis­mos de iz­quier­da y de­re­cha.

La de­ca­den­cia so­cial­de­mó­cra­ta es en­ton­ces par­te tam­bién de la de­ca­den­cia más ge­ne­ral del “et­hos de­mo­crá­ti­co”.

Aho­ra, en lo que con­cier­ne más es­pe­cí­fi­ca­men- te a la so­cial­de­mo­cra­cia, ha­bría que re­se­ñar la par­ti­cu­lar fuer­za con que la afec­tó el fin de la so­cie­dad in­dus­trial, la caída de la sig­ni­fi­ca­ción po­lí­ti­ca del su­je­to obre­ro y del sin­di­ca­lis­mo, con quien tu­vo una re­la­ción sim­bió­ti­ca des­de su sur­gi­mien­to, so­bre to­do en los trein­ta años glo­rio­sos de la post­gue­rra.

En ver­dad esa so­cial­de­mo­cra­cia de la so­cie­dad in­dus­trial ya no tie­ne ba­ses pa­ra re­pro­du­cir­se co­mo tal en el fu­tu­ro.

Ella “o al­go que se le pa­rez­ca”, co­mo de­cía el gran his­to­ria­dor in­glés Tony Judt, só­lo ten­drá sen­ti­do si es ca­paz de in­ter­pre­tar a un sec­tor su­fi­cien­te­men­te am­plio de la ciu­da­da­nía y en­con­trar las res­pues­tas ade­cua­das a un mun­do que cam­bia ver­ti­gi­no­sa­men­te, pe­ro que cre­ce­rá de ma­ne­ra más in­cier­ta que en el pa­sa­do con nue­vos desafíos co­mo los pro­ble­mas de­ri­va­dos del en­ve­je­ci­mien­to de su po­bla­ción, las de­sigual­da­des que tien­den a acre­cen­tar­se, aun cuan­do la po­bre­za tien­da a ba­jar; la exis­ten­cia de una ma­yor in­di­vi­dua­ción y una nue­va reali­dad don­de los as­pec­tos cul­tu­ra­les y éti­cos cons­ti­tui­rán un eje muy cen­tral de la ac­ción so­cial. Un mun­do don­de el cam­bio cli­má­ti­co y sus efec­tos ya es­tán ins­ta­la­dos y en el cual no sa­be­mos los efec­tos la­bo­ra­les y so­cie­ta­les que ge­ne­ra­rá la di­gi­ta­li­za­ción, la ro­bo­ti­za­ción y las bio­tec­no­lo­gías.

¿Por qué pen­sar en la so­cial­de­mo­cra­cia o “al­go que se le pa­rez­ca”, in­clu­yen­do ex­pe­rien­cias co­mo la de Ma­cron en Fran­cia, co­mo una com­po­nen­te im­por­tan­te y desea­ble de al­ter­na­ti­va po­lí­ti­ca pa­ra cons­truir el fu­tu­ro?

Hay ra­zo­nes his­tó­ri­cas pa­ra pen­sar­lo. Si bien la so­cial­de­mo­cra­cia tie­ne co­mo to­da fuer­za po­lí­ti­ca con una lar­ga vi­da pá­gi­nas po­co glo­rio­sas, tam­bién es­tá li­ga­da a las con­quis­tas más im­por­tan­tes al­can­za­das en el plano de­mo­crá­ti­co, en la pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos y el im­pul­so de los de­re­chos so­cia­les. Su ba­lan­ce en el lo­gro del bie­nes­tar eco­nó­mi­co tam­bién es no­ta­ble.

Pe­ro al mar­gen de ello, hay al­go de esa ex­pe­rien­cia que se man­tie­ne ex­tre­ma­da­men­te ac­tual y di­ce re­la­ción con el mé­to­do po­lí­ti­co, que se re­que­ri­rá en el fu­tu­ro pa­ra pro­du­cir cam­bios que ex­pan­dan la li­ber­tad in­di­vi­dual, y la igual­dad so­cial de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca, li­bre y re­for­zan­do la de­mo­cra­cia.

Lo que es­tá vi­vo y re­si­lien­te de ca­ra al fu­tu­ro es su op­ción por una me­to­do­lo­gía de­mo­crá­ti­ca y gra­dua­lis­ta y un tono se­reno pa­ra im­pul­sar los cam­bios que pre­fie­ra am­plios acuer­dos a las po­la­ri­za­cio­nes y rup­tu­ras de la con­vi­ven­cia ciu­da­da­na.

Esa es la ma­dre del cor­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.