Car­ta abier­ta a Ro­ber­to Ampuero

¿Quién me­jor que un in­te­lec­tual que es­tá des­de ha­ce buen ra­to de re­gre­so del mar­xis­mo, co­mo dan fe tus abun­dan­tes tes­ti­mo­nios, pa­ra ju­gar es­te ex­ci­tan­te par­ti­do?

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Adi­fe­ren­cia de al­gu­nos ami­gos míos, no me ex­tra­ña que Pi­ñe­ra te ha­ya nom­bra­do mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res (ten­dré que acos­tum­brar­me a no tu­tear­te en pú­bli­co por res­pe­to a tu in­ves­ti­du­ra, pe­ro en es­ta car­ta no te li­bras de ello por­que no has asu­mi­do el car­go to­da­vía). La úl­ti­ma vez que es­tu­ve en San­tia­go, po­co an­tes de las elec­cio­nes, me sor­pren­dió lo sor­pren­di­dos que se que­da­ban mis in­ter­lo­cu­to­res cuan­do les de­cía que creía que eso po­día ocu­rrir. No te­nía nin­gún “in­si­de in­for­ma­tion”, só­lo un pál­pi­to. ¿Ba­sa­do en qué? En la cer­ca­nía de Pi­ñe­ra, di­fí­cil­men­te se po­día en­con­trar a al­guien más ade­cua­do pa­ra el car­go. Lo cual no ga­ran­ti­za, cla­ro, que lo va­yas a ha­cer bien. Pe­ro sí ga­ran­ti­za que tienes to­do pa­ra hacerlo bien.

No eres el pri­mer escritor ni in­te­lec­tual (no to­dos los es­cri­to­res son in­te­lec­tua­les, pe­ro en tu ca­so tienes la do­ble ver­tien­te, la del crea­dor y el pen­sa­dor) que asu­me un muy im­por­tan­te car­go pú­bli­co en Amé­ri­ca La­ti­na. Pe­ro tam­po­co ha ha­bi­do tan­tos: no lle­gan a tres­cien­tos en to­tal en si­glo y me­dio, aun­que la ma­yo­ría co­mo em­ba­ja­do­res.

Con­ven­ga­mos en que la tradición la­ti­noa­me­ri­ca­na es que sean in­te­lec­tua­les de iz­quier­da, y no li­be­ra­les o de cen­tro­de­re­cha, dos eti­que­tas que no son la mis­ma co­sa ne­ce­sa­ria­men­te, los que lo ha­gan. En el si­glo die­ci­nue­ve, y tu país no era una ex­cep­ción, tan­to li­be­ra­les (la iz­quier­da de en­ton­ces) co­mo los con­ser­va­do­res te­nían en­tre sus fi­gu­ras de pri­me­ra lí­nea a gen­tes del mun­do de la cul­tu­ra. Es­ta tradición du­ró has­ta en­tra­do el si­glo 20, pe­ro lue­go se per­dió. Co­mo la cul­tu­ra pa­só a es­tar ca­sa­da con la iz­quier­da, fue so­bre to­do ella la que se interesó en in­cor­po­rar es­cri­to­res e in­te­lec­tua­les a la po­lí­ti­ca. La de­re­cha –con ex­cep­cio­nes- des­pre­ció por mu­cho tiem­po a la cul­tu­ra, tan­to co­mo és­ta a aqué­lla: am­bas es­ta­ban per­fec­ta­men­te de acuer­do en no co­la­bo­rar en­tre sí.

Lo que Pi­ñe­ra ha­ce, no sé cuán cons­cien­te­men­te, ofre­cién­do­te la can­ci­lle­ría, es re­cu­pe­rar pa­ra ese es­pec­tro que va del li­be­ra­lis­mo a la de­re­cha la re­la­ción de pri­mer or­den con el mun­do de la cul­tu­ra. No ig­no­ro que en su pri­mer go­bierno ya tu­vo em­ba­ja­do­res es­cri­to­res (Jor­ge Ed­wards y tú mis­mo) o que ocu­pas­te la car­te­ra de Cul­tu­ra. Pe­ro el rol que te to­ca hoy es dis­tin­to. La lis­ta de es­cri­to­res que fue­ron em­ba­ja­do­res en Amé­ri­ca La­ti­na es nu­tri­da, pe­ro la de quie­nes fue­ron Pre­si­den­tes o can­ci­lle­res es mu­cho más pe­que­ña; de allí que re­pre­sen­tes la re­cu­pe­ra­ción de una tradición per­di­da.

Di­cho es­to, la co­sa es com­pli­ca­da. Por una ra­zón que co­no­ces per­fec­ta­men­te: el escritor, el in­te­lec­tual, des­con­fían del po­der (in­clu­so cuan­do, en re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios, son ins­tru­men­ta­li­za­dos por él pa­ra fi­nes pro­pa­gan­dís­ti­cos). Aho­ra te to­ca sal­tar del otro la­do de la ba­rre­ra y no só­lo con­fiar, sino al­go más di­fí­cil: lo­grar que los de­más con­fíen. Co­mo escritor, es­te desafío es psi­co­ló­gi­co más que otra co­sa. An­tes eras un ob­ser­va­dor, aho­ra eres un ac­tor. El ac­tor no se pue­de dar el lu­jo de ob­ser­var de­ma­sia­do si ha­ce bien su ta­rea, del mis­mo mo­do que el ob­ser­va­dor pier­de ca­pa­ci­dad pa­ra dis­tan­ciar­se de aque­llo que ob­ser­va si ac­túa de­ma­sia­do. A lo que voy con es­to es que ten­drás que adap­tar­te psi­co­ló­gi­ca­men­te a la ru­ti­na de ac­tuar más que ob­ser­var. Pro­ba­ble­men­te se­rá tu sub­cons­cien­te el que va­ya al­ma­ce­nan­do ob­ser­va­cio­nes que al­gún día, ya fue­ra del po­der, aflo­ra­rán y, en­ri­que­ci­do por esa ex­pe­rien­cia, uti­li­za­rás en tu queha­cer li­te­ra­rio. Pe­ro aho­ra tienes, obli­ga­to­ria­men­te, que mu­dar de piel por un tiem­po. In­tere­san­te re­to per­so­nal.

Co­mo can­ci­ller, te to­ca­rá una Amé­ri­ca La­ti­na que vi­ve una tran­si­ción fas­ci­nan­te. In­ser­tar a Chi­le en esa tran­si­ción –de la que en cier­ta for­ma tam­bién los chi­le­nos son par­te— pue­de per­mi­tir­le a tu país re­cu­pe­rar li­de­raz- go en la re­gión, don­de la in­cer­ti­dum­bre de años re­cien­tes le hi­zo per­der per­fil. Cla­ro, pa­ra ma­la suer­te tu­ya no tienes el ca­mino des­pe­ja­do por­que un obs­tácu­lo muy an­ti­pá­ti­co, un ga­to ne­gro, se te va cru­zar cons­tan­te­men­te en el ca­mino, co­mo se le cru­zó al an­te­rior can­ci­ller de Pi­ñe­ra: La Ha­ya.

Has­ta el fa­llo, que po­dría ser es­te mis­mo año, no só­lo ten­drás que ocu­par­te mu­cho de Bo­li­via, sino que ten­drás que bus­car la ma­ne­ra, sin que pa­rez­ca, ni por un ins­tan­te, que de­jas de dar­le la im­por­tan­cia de­bi­da a ese pro­ce­so, de evi­tar la bo­li­via­ni­za­ción de tu ges­tión, es de­cir con­ver­tir­te en rehén de ese es­pi­no­so asun­to (a di­fe­ren­cia de tu par bo­li­viano, a quien sí le con­vie­ne chi­le­ni­zar la po­lí­ti­ca ex­te­rior in­ten­sa­men­te). La ra­zón sal­ta a la vis­ta: no te in­tere­sa, ni mu­cho me­nos, le­van­tar en Chi­le ex­pec­ta­ti­vas de un éxi­to ro­tun­do en La Ha­ya que no de­pen­de de ti (y en reali­dad ni si­quie­ra de los abo­ga­dos chi­le­nos, por­que ese tri­bu­nal tie­ne un com­po­nen­te di­plo­má­ti­co, in­clu­so “flo­ren­tino”, co­mo sa­bes). Só­lo si Chi­le lo­gra­ra la vic­to­ria te con­ven­drá bo­li­via­ni­zar tu ges­tión du­ran­te un bre­ve pe­rio­do. Có­mo evi­tar eso y al mis­mo tiem­po im­pli­car­te a fon­do en la de­fen­sa de los in­tere­ses de tu país –y lo­grar que los chi­le­nos, ade­más de tu je­fe, el Pre­si­den­te, te per­ci­ban im­pli­ca­do— es un se­gun­do re­to in­tere­san­te.

¿El ter­ce­ro? Vuel­vo a la tran­si­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na. La re­gión va aban­do­nan­do el po­pu­lis­mo en to­das sus ver­tien­tes: la au­to­ri­ta­ria ( Ar­gen­ti­na, Ecua­dor), la de­mo­crá­ti­ca (Bra­sil) y la “light” (Chi­le). Se abre un es­pa­cio pa­ra go­bier­nos li­be­ra­les, se­mi­li­be­ra­les o una piz­ca li­be­ra­les, pe­ro en to­do ca­so dis­tin­tos. En otros tiem­pos, te ha­bría to­ca­do ser par­te de eso des­de una cier­ta su­pe­rio­ri­dad: la del Chi­le que aban­do­nó el po­pu­lis­mo ha­ce mu­cho tiem­po. Pe­ro da la ca­sua­li­dad de que Chi­le tu­vo co­que­teos re­cien­tes con el po­pu­lis­mo (y un sec­tor del país que no es pe­que­ño si­gue en ello), lo que te con­fie­re una opor­tu­ni­dad por­que te co­lo­ca en un plano pa­re­ci­do al de tus ve­ci­nos (sin que Chi­le ha­ya pa­de­ci­do, es ob­vio, na­da com­pa­ra­ble a ellos). Ha si­do fre­cuen­te que los la­ti­noa­me­ri­ca­nos vean a Chi­le con al­go de dis­tan­cia. Aho­ra qui­zá sea más fá­cil acor­tar esa bre­cha psi­co­ló­gi­ca. Te­ner re­la­cio­nes ya no só­lo bue­nas sino has­ta cier­to pun­to “cóm­pli­ces” con los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que aban­do­nan el po­pu­lis­mo o in­clu­so el mar­xis­mo es al­go que ofre­ce­rá a la po­lí­ti­ca ex­te­rior chi­le­na es­pa­cios pa­ra ejer­cer li­de­raz­go, pa­ra mar­car pre­sen­cia. ¿Y quién me­jor que un in­te­lec­tual que es­tá des­de ha­ce buen ra­to de re­gre­so del mar­xis­mo, co­mo dan fe tus abun­dan­tes tes­ti­mo­nios, pa­ra ju­gar ese ex­ci­tan­te par­ti­do?

Iba a de­cir que es un buen mo­men­to pa­ra que im­pul­ses a fon­do la Alian­za del Pa­cí­fi­co, que es­tá al­go ve­ni­da a me­nos, pe­ro, cla­ro, hay dos es­co­llos. Uno es que Ló­pez Obra­dor pue­de ga­nar las elec­cio­nes en Mé­xi­co –país que co­no­ces tan bien— en ju­lio; el otro es que el li­de­raz­go de Ar­gen­ti­na y –a pe­sar de to­dos los líos in­ter­nos— de Bra­sil han da­do hoy al Mer­co­sur nue­va no­to­rie­dad. In­clu­so ne­go­cian con Eu­ro­pa el tan­tas ve­ces pos­ter­ga­do tra­ta­do co­mer­cial que, si se ter­mi­na de se­llar, de­vol­ve­rá pres­tan­cia a esa blo­que, re­for­zan­do el pa­pel de Ar­gen­ti­na. ¿A dón­de voy con es­to? A que ca­da vez va sien­do más evi­den­te, y al­gu­nas ve­ces lo he sos­te­ni­do en es­ta co­lum­na, la ne­ce­si­dad de acer­ca­mien­tos más for­ma­les en­tre la Alian­za del Pa­cí­fi­co y el Mer­co­sur, o de al­gu­nos paí­ses de am­bos blo­ques con mi­ras a ir pre­pa­ran­do el te­rreno pa­ra una even­tual in­te­gra­ción… al­gún día. Al can­ci­ller ar­gen­tino (di­plo­má­ti­co de ca­rre­ra) y al bra­si­le­ño (po­lí­ti­co del par­ti­do de Car­do­so) les in­tere­sa tan­to co­mo a ti esa co­ne­xión. Cuar­to re­to sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, Ar­gen­ti­na se ha vuel­to hoy el país re­fe­ren­cia de la re­gión, en gran par­te por el li­de­raz­go de Ma­cri en el trá­gi­co te­ma ve­ne­zo­lano. La po­si­ción de Pi­ñe­ra no es dis­tin­ta de la que tie­ne Ma­cri y el man­da­ta­rio elec­to de Chi­le co­no­ce Es­ta­dos Uni­dos tan bien co­mo el man­da­ta­rio ar­gen­tino, si no me­jor. Tú tam­bién co­no­ces bien Es­ta­dos Uni­dos y no só­lo el mun­do de las cos­tas sino el que ha pa­sa­do hoy a ser cla­ve pa­ra en­ten­der al país de Trump: el del Me­dio Oes­te (Mid­west), don­de vi­vis­te y en­se­ñas­te. In­de­pen­dien­te­men­te de lo an­ti­pá­ti­co que es li­diar con una ad­mi­nis­tra­ción na­cio­na­lis­ta y po­pu­lis­ta, es­tás con­de­na­do a lle­var­te bien con Was­hing­ton y te in­tere­sa tra­ba­jar pa­ra que Chi­le sea, a la par que Ar­gen­ti­na, otra re­fe­ren­cia es­ta­dou­ni­den­se en es­te ve­cin­da­rio.

La re­la­ción se en­ve­ne­na­rá un po­co si Trump ter­mi­na ha­cien­do el mu­ro (que creo que se ha­rá só­lo a me­dias, pa­ra la fo­to) o can­ce­la el NAFTA (la pre­sión es muy fuer­te pa­ra que la re­ne­go­cia­ción que es­tá en mar­cha pro­duz­ca acuer­dos), o lle­va más allá de lo ac­tual la pre­sión a Co­lom­bia pa­ra pri­vi­le­giar la erra­di­ca­ción for­zo­sa de cul­ti­vos de coca, po­lí­ti­ca erró­nea que fra­ca­só en opor­tu­ni­da­des an­te­rio­res. Pe­ro, en ge­ne­ral, na­da in­di­ca que Trump quie­ra a es­tas al­tu­ras al­te­rar o eli­mi­nar los TLC fir­ma­dos con otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Por tan­to, si la po­si­ción de Chi­le so­bre Ve­ne­zue­la se ha­ce no­tar, qui­zá en con­jun­to con la ar­gen­ti­na, Chi­le ten­drá pe­so en Was­hing­ton. Quin­to re­to.

Tam­bién co­no­ces bien Eu­ro­pa y, por su­pues­to, Ale­ma­nia, con la ven­ta­ja de que –al igual que la Pre­si­den­ta Ba­che­let- ha­blas ese idio­ma (el ver­bal y el men­tal). To­do es­tá abo­na­do pa­ra que la re­la­ción con Eu­ro­pa, con la que ata a tu país un im­por­tan­te tra­ta­do co­mer­cial, ten­ga a Ale­ma­nia –ade­más de Es­pa­ña, por ra­zo­nes ob­vias— co­mo gran re­fe­ren­cia. En el mun­do con ten­den­cias na­cio­na­lis­tas y po­pu­lis­tas de nues­tros días, An­ge­la Mer­kel ha si­do una fi­gu­ra sen­sa­ta. En la Eu­ro­pa de la cri­sis fi­nan­cie­ra, fue una lí­der so­li­da­ria y pru­den­te. Pa­ra Ale­ma­nia, ha si­do una fuen­te de es­ta­bi­li­dad. Te to­có vi­vir la te­rri­ble ex­pe­rien­cia de la Ale­ma­nia Orien­tal; hoy puedes ayu­dar a que Chi­le abra­ce la Ale­ma­nia del éxi­to, lí­der in­dis­cu­ti­ble de Eu­ro­pa. Es aca­so un sex­to re­to que te es­pe­ra.

No pue­do ex­pla­yar­me co­mo qui­sie­ra so­bre las opor­tu­ni­da­des fas­ci­nan­tes que tie­ne Chi­le en Asia, que por lo de­más son co­no­ci­das. Apun­ta­ré una co­sa: Chi­le pue­de ju­gar, de la mano de Pi­ñe­ra y de la tu­ya, un pa­pel des­ta­ca­do en los es­fuer­zos por re­cu­pe­rar al­gu­na ver­sión del Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co. Hay ges­tio­nes ya avan­za­das, y lo más in­tere­san­te es que Trump se ha vis­to obli­ga­do a de­cir, al ver que los de­más paí­ses con­ti­núan sin él, que, en cier­tas cir­cuns­tan­cias, no des­car­ta la po­si­bi­li­dad de su­mar­se a un acuer­do de esa na­tu­ra­le­za con el Asia. Chi­le, que tu­vo acuer­dos con Asia an­tes que nin­gún país la­ti­noa­me­ri­cano, pue­de ocu­par allí un si­tio vi­si­ble. Sép­ti­mo re­to de va­rios más.

“Last but not least”, men­ciono uno muy com­pli­ca­do: in­cor­po­rar a la cul­tu­ra a la po­lí­ti­ca ex­te­rior. La cul­tu­ra sue­le ser de iz­quier­da y lo es tam­bién en Chi­le. Pe­ro si pre­va­le­cen los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos so­bre con­si­de­ra­cio­nes ideo­ló­gi­cas, no tie­ne sen­ti­do que las gen­tes de la cul­tu­ra se re­sis­tan a una even­tual in­vi­ta­ción tu­ya pa­ra in­vo­lu­crar­se sin per­der in­de­pen­den­cia crí­ti­ca. La po­lí­ti­ca ex­te­rior de cual­quier país ga­na mu­cho si ella le im­por­ta. Pe­ro, ya lo sé, no hay nin­gu­na ne­ce­si­dad de con­ven­cer­te de eso.

Mu­cha suer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.