Sop­hia, el mons­truo y la muer­te

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Po­de­mos lle­gar a pen­sar en la muer­te co­mo un pun­to fi­nal que nos li­be­re de la fu­ria y el es­pan­to. La fu­ria que nos des­pier­ta co­no­cer los por­me­no­res de las tor­tu­ras a las que fue so­me­ti­da Sop­hia, la ni­ña que vi­vió un año y on­ce me­ses ba­jo el abu­so y los gol­pes de su pro­pio pa­dre. Su cuerpo no re­sis­tió y só­lo su­pi­mos de ella a tra­vés de un in­for­me fo­ren­se. En­ton­ces lo que nos que­dó fue el mons­truo, el pa­dre de la ni­ña, la fi­gu­ra de un hom­bre jo­ven con el ros­tro im­pá­vi­do su­bien­do a un ca­rro po­li­cial. Su apa­rien­cia nos re­cuer­da que lo abo­mi­na­ble pue­de ves­tir de jeans y po­le­ra de­por­ti­va, que pue­de es­tar en cual­quier si­tio, que lo po­de­mos te­ner tan cer­ca que es me­jor no pen­sar­lo y arro­jar­nos con­tra él, de­mos­trar­le que sa­be­mos lo que hi­zo y que no es­ta­mos dis­pues­tos a con­vi­vir con una cria­tu­ra así de des­pre­cia­ble.

Ne­ce­si­ta­mos desaho­gar­nos, re­fu­giar­nos en eso que se sue­le lla­mar sen­ti­do co­mún, el mis­mo que in­di­ca que la tie­rra es pla­na y que es­te ti­po de crí­me­nes son co­sa del pre­sen­te, del mun­do que nos to­có vi­vir a no­so­tros –“has­ta don­de he­mos lle­ga­do”, re­pi­te una ve­ci­na- y no del pa­sa­do. De al­gu­na os­cu­ra for­ma nos com­pla­ce pen­sar que lo omi­no­so es fru­to de la te­le­vi­sión, las cos­tum­bres nue­vas o me­jor que eso, de un Es­ta­do que de­ci­dió abo­lir la pe­na de muer­te.

Apa­re­ce en­ton­ces una re­cién elec­ta dipu­tada, en­cum­brán­do­se en la jus­ti­fi­ca­da ira que le­van­ta el cri­men de Sop­hia en la opi­nión pú­bli­ca, y su­gie­re que el de­re­cho a la vi­da es un asun­to que hay que ir vien­do ca­so a ca­so, que los de­re­chos hu­ma­nos son un asun­to que hay que po­ner en una ba­lan­za y que es­te es el ca­so jus­to pa­ra de­jar caer so­bre esa ba­lan­za el cla­mor fu­ri­bun­do de la mu­che­dum­bre. La dipu­tada elec­ta tie­ne el apo­yo de una ga­le­ría ira­cun­da que ne­ce­si­ta ex­pre­sar su des­pre­cio por el mons­truo. Hay que re­po­ner la pe­na de muer­te, eso se­gu­ro nos li­bra­rá de cri­mi­na­les co­mo el pa­dre de Sop­hia. ¿Qué prue­bas exis­ten de que al­go así su­ce­da? Nin­gu­na. ¿Qué po­si­bi­li­da­des ha­brían exis­ti­do de que el mons­truo se de­tu­vie­ra a pen­sar en las pe­nas que arries­ga­ba an­tes de co­me­ter sus abe­rra­cio­nes? Me atre­vo a pen­sar que muy po­cas.

Me pa­re­ce que bus­car que el Es­ta­do con­sa­gre la muer­te co­mo cas­ti­go, es un sín­to­ma dis­tin­to al de la jus­ti­cia; en­car­na la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de es­cri­bir un pun­to apar­te que nos pon­ga a dis­tan­cia de lo abo­mi­na­ble; un mo­do de de­jar cons­tan­cia de lo di­fe­ren­tes que so­mos del cri­mi­nal, arro­ján­do­lo en un po­zo os­cu­ro, aun más in­son­da­ble que el en­cie­rro en al­gu­na de las cár­ce­les chi­le­nas, un uni­ver­so de ha­ci­na­mien­to y po­bre­za en don­de la vio­len­cia hier­ve de un mo­do pa­re­ci­do a nues­tra idea po­pu­lar del in­fierno.

Pre­fe­ri­mos exi­gir­le al Es­ta­do apar­tar de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va al mons­truo por­que, en cier­ta me­di­da, eso nos dis­trae de pen­sar en dón­de es­tá­ba­mos no­so­tros y el Es­ta­do du­ran­te el año y on­ce me­ses en que Sop­hia fue tor­tu­ra­da. Op­ta­mos por exi­gir que fu­si­len, ahor­quen o en­ve­ne­nen al cri­mi­nal en lu­gar de re­fle­xio­nar so­bre las aler­tas que na­die es­cu­chó, las oca­sio­nes en que las con­di­cio­nes de sa­lud de la ni­ña pu­die­ron ha­ber ser­vi­do de avi­so pa­ra que al­gún pro­fe­sio­nal o al­gu­na au­to­ri­dad to­ma­ra me­di­das; en de­fi­ni­ti­va, ha­blar de ma­tar al cri­mi­nal nos sal­va de en­fren­tar­nos a to­dos los in­di­cios que pu­die­ron ser­vir pa­ra fre­nar el ho­rror que la ni­ñi­ta de­bía so­por­tar en su ca­sa. Arro­jar al mons­truo a la muer­te es una ta­rea que nos con­vo­ca por­que la ira nos enciende, nos mo­vi­li­za y es­tá con­cen­tra­da en cas­ti­gar, ubi­cán­do­nos en el lu­gar de los jus­ti­cie­ros; en cam­bio, con­cen­trar­nos en la vi­da de Sop­hia, en las po­si­bi­li­da­des que te­nía de sal­var­se nos pue­de lle­var a un pro­fun­do des­alien­to y nos si­túa en nues­tra pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad co­mo ciu­da­da­nos. ¿Y si al­guien hu­bie­ra de­nun­cia­do an­tes? ¿Qué ha­bría pa­sa­do con esa ni­ña de ha­ber­se co­rro­bo­ra­do el da­ño que es­ta­ba su­frien­do? Res­pon­der a esas pre­gun­tas sig­ni­fi­ca en­fren­tar­nos a que su des­tino po­dría ha­ber es­ta­do se­lla­do del mis­mo mo­do en el que lo ha es­ta­do el de cien­tos de ni­ños que van a pa­rar a las ins­ti­tu­cio­nes del Se­na­me. ¿Qué por­ve­nir le es­pe­ra­ba ahí?

La idea de pe­dir que el Es­ta­do re­pon­ga la pe­na de muer­te co­mo cas­ti­go pa­ra hon­rar la me­mo­ria de Sop­hia com­pen­sa el te­rror que nos pro­vo­ca nues­tra pro­pia in­di­fe­ren­cia fren­te al su­fri­mien­to de otras ni­ñas co­mo ella, con­de­na­das a una vi­da de mal­tra­to, abu­so y si­len­cio. Buscamos ha­cer jus­ti­cia con la muer­te del mons­truo pa­ra tran­qui­li­zar una in­dig­na­ción jus­ti­fi­ca­da, pe­ro pa­sa­je­ra. La fan­ta­sía de eli­mi­nar al cri­mi­nal tal vez apla­ca­ría nues­tra ira, pe­ro no com­pen­sa­ría ni una piz­ca el su­fri­mien­to que vi­vió Sop­hia, tam­po­co el de los ni­ños y ni­ñas que aho­ra mis­mo es­tán a mer­ced de otros mons­truos me­no­res sin que na­die ha­ga al­go por ellos. Nues­tra idea de jus­ti­cia no pue­de con­cen­trar­se en exi­gir que el Es­ta­do sea un gen­dar­me o un ver­du­go só­lo por­que, de vez en cuando, nos es­ta­lla en la ca­ra la for­ma en que mu­chos ni­ños chi­le­nos vi­ven su in­fan­cia co­mo quien atra­vie­sa un cam­po mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.