La sor­pren­den­te Chi­na

La Tercera - Reportajes - - Portada -

La pri­me­ra vez que fui a Chi­na fue ha­ce 23 años, en 1995. A pe­sar de que ya lle­va­ban 15 años de re­for­mas y ha­bían cre­ci­do a ta­sas muy ele­va­das, me que­dé con la im­pre­sión de un país po­bre y muy atra­sa­do. Es­tu­ve en tres ciu­da­des, in­clui­da Bei­jing, don­de en las ca­lles cir­cu­la­ban bá­si­ca­men­te bi­ci­cle­tas, es­ta­ban su­cias y se veía po­ca mo­der­ni­dad. Re­cuer­do que un día, lue­go de tra- ba­jar, sa­lí en bus­ca de un lu­gar pa­ra co­mer cer­ca del ho­tel y ter­mi­né de­vol­vién­do­me por­que los olo­res en la ca­lle no eran muy ten­ta­do­res.

Vol­ví quin­ce años des­pués, en 2010, y des­de en­ton­ces he ido ca­si to­dos los años, la úl­ti­ma vez en 2017. El cam­bio es no­ta­ble. Al me­nos en las gran­des ciu­da­des don­de he es­ta­do se res­pi­ra mo­der­ni­dad, pro­gre­so y bie­nes­tar. Si en 1995 el PIB per cá­pi­ta de Chi­na era 6,5 por cien­to del de Es­ta­dos Uni­dos, hoy lle­ga a 25 por cien­to. No só­lo eso, da­da su ele­va­da po­bla­ción, se es­ti­ma que al­re­de­dor del 2030 la eco­no­mía chi­na su­pe­rará en ta­ma­ño a la de Es­ta­dos Uni­dos (si las ci­fras se ajus­tan por pa­ri­dad del po­der de com­pra hoy ya es de ma­yor ta­ma­ño). Las bi­ci­cle­tas de las ca­lles de Bei­jing si­guen abun­dan­do, pe­ro han ce­di­do es­pa­cio a au­tos mo­der­nos y en el co­mer­cio es­tán pre­sen­tes las prin­ci­pa­les mar­cas mun­dia­les. Sus edi­fi­cios, al­tos y de cris­ta­les son si­mi­la­res a los que se ven en las prin­ci­pa­les ur­bes del mun­do. Shang­hái es in­clu­so más lla­ma­ti­vo, en cuan­to jun­ta ba­rrios an­ti­guos de la épo­ca co­lo­nial con una sec­ción mo­der­na don­de se en­cuen­tran va­rios de los ras­ca­cie­los más al­tos e im­pre­sio­nan­tes del mun­do.

Hoy Chi­na le dispu­ta la he­ge­mo­nía a Es­ta­dos Uni­dos en dis­tin­tos ám­bi­tos. Su Pre­si­den­te, Xi Jin­ping, se con­si­de­ra co­mo el lí­der más im­por­tan­te de ese gi­gan­te asiá­ti­co des­de la era de Mao y to­ma po­si­cio­nes a ni­vel glo­bal que ha­ce só­lo unos años hu­bie­sen si­do im­pen­sa­das. Sin ir más le­jos, lue­go de la agen­da pro­tec­cio­nis­ta de Trump, Xi Jin­ping se po­si­cio­nó co­mo lí­der de la glo­ba­li­za­ción y el li­bre co­mer­cio. Pa­ra una eco­no­mía cen­tra­li­za­da (o al me­nos fuer­te­men­te es­ta­tal) don­de no hay de­mo­cra­cia, no de­ja es­to de ser una pa­ra­do­ja.

La ten­sión en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos ha ido en au­men­to en el úl­ti­mo tiem­po y la pre­gun­ta que ron­da en mu­chos círcu­los aca­dé­mi­cos y po­lí­ti­cos es si la po­ten­cia emer­gen­te (Chi­na) cho­ca­rá fi­nal­men­te con Es­ta­dos Uni­dos, la po­ten­cia do­mi­nan­te. Esa es la pre­gun­ta que el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Harvard, Graham Alli­son, in­ten­ta di­lu­ci­dar en un in­tere­san­te li­bro ti­tu­la­do: Des­ti­na­dos a la gue­rra: ¿ Pue­den Amé­ri­ca y Chi­na evi­tar la tram­pa de Tu­cí­di­des? Tu­cí­di­des fue un his­to­ria­dor grie­go que vi­vió al­re­de­dor del 400 a.C. y que en su His­to­ria so­bre la Gue­rra del Pe­lo­po­ne­so re­la­ta el fa­mo­so con­flic­to en­tre Ate­nas y Es­par­ta. Sos­tie­ne que era es­pe­ra­ble que la po­ten­cia en au­ge, en es­te ca­so Ate­nas, se en­fren­ta­ra con la po­ten­cia do­mi­nan­te, Es­par­ta. Alli­son re­la­ta 16 de es­te ti­po de si­tua­cio­nes en los úl­ti­mos 500 años, con­clu­yen­do que en 12 de ellas efec­ti­va­men­te se ter­mi­nó en gue­rra. Por su­pues­to lo que to­dos es­pe­ra­mos es que la si­tua­ción ac­tual en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos es­té en­tre las me­nos fre­cuen­tes des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca y no ter­mi­ne en con­flic­to bé­li­co, en­tre otras co­sas por­que las con­se­cuen­cias en la era ac­tual se­rían desas­tro­sas pa­ra el mun­do en­te­ro. Los desafíos pa­ra Chi­le A prin­ci­pios de los años 90 las exportaciones chi­le­nas a Chi­na re­pre­sen­ta­ban me­nos del 1 por cien­to del to­tal de nues­tros en­víos. Hoy se acer­can al 30 por cien­to, lo que ha­ce que ese país sea el prin­ci­pal des­tino de nues­tras exportaciones. No son só­lo mi­ne­ra­les, sino fru­tas (pien­sen en lo que ha pa­sa­do con las ce­re­zas), vino, sal­món y mu­chos otros pro­duc­tos. Ade­más, es por un buen mar­gen el ma­yor con­su­mi­dor de co­bre del mun­do, con lo que es de­ter­mi­nan­te en el pre­cio de es­te me­tal, tan im­por­tan­te pa­ra nues­tro país. En sín­te­sis, es hoy por hoy clave en lo que de­no­mi­na­mos el fac­tor ex­terno que afec­ta a nues­tra eco­no­mía. Más aún, en mi opi­nión uno de los ma­yo­res ries­gos que po­dría ve­nir del ex­te­rior y afec­tar a Chi­le se­ría, por ejem­plo, una fuer­te des­ace­le­ra­ción chi­na. Afor­tu­na­da­men­te ello no só­lo no ha su­ce­di­do, sino que en 2017 ese país cre­ció 6,9 por cien­to, su­pe­rior al 6,5 por cien­to pro­yec­ta­do a prin­ci­pios de año. Con to­do, en la úl­ti­ma dé­ca­da ha ha­bi­do un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la deu­da de las em­pre­sas, lo que cons­ti­tu­ye un ries­go no me­nor. Tal es así que Kenneth Rogoff, eco­no­mis­ta, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Harvard y es­tu­dio­so, jun­to a Car­men Rein­hart, de las cri­sis fi­nan­cie­ras in­ter­na­cio­na­les, sos­tie­ne que es pro­ba­ble que la pró­xi­ma cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal se ori­gi­ne o ten­ga su cen­tro pre­ci­sa­men­te en Chi­na.

Más allá de esa u otra con­tin­gen­cia, Chi­le de­be acer­car­se aún más a Chi­na. Nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior tie­ne que po­ner un én­fa­sis es­pe­cial en di­cha po­ten­cia. No es fá­cil el cam­bio cul­tu­ral. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a mi­rar con más sim­pa­tía y cer­ca­nía a Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro hoy y en el fu­tu­ro pre­vi­si­ble la ba­lan­za se in­cli­na ha­cia Orien­te. En mis años de pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral de Chi­le fir­ma­mos di­ver­sos con­ve­nios con nues­tros pa­res del Ban­co Cen­tral de Chi­na, bá­si­ca­men­te di­ri­gi­dos a par­ti­ci­par de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la mo­ne­da chi­na (el ren­min­bi) y a pro­mo­ver la in­te­gra­ción fi­nan­cie­ra con di­cho país. Ese ti­po de ini­cia­ti­vas de­be ex­pan­dir­se a to­dos los ám­bi­tos. El sec­tor pri­va­do ha he­cho una la­bor no­ta­ble abrien­do es­pa­cios en esa po­ten­cia; el sec­tor pú­bli­co ha co­la­bo­ra­do. Pe­ro pa­ra apro­ve­char las enor­mes opor­tu­ni­da­des que se nos abren día a día, es­ti­mo que de­be exis­tir una po­lí­ti­ca de Es­ta­do más de­ci­di­da. Si no lo ha­ce­mos, se­rán otros paí­ses los que apro­ve­chen los es­pa­cios que de­je­mos no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.