Ca­me­ron en Ran­co

Co­mo ocu­rrió en el Reino Uni­do, las ex­pec­ta­ti­vas de es­ta de­re­cha se pue­den ver in­fla­ma­das con la per­cep­ción de un ad­ver­sa­rio muy de­rro­ta­do, in­ca­paz de as­pi­rar de nue­vo a ga­nar en las ur­nas, que es más o me­nos lo que le pa­sa a la ex Nue­va Ma­yo­ría, sin vi­so

La Tercera - Reportajes - - Portada -

En la nue­va ca­pi­tal ve­ra­nie­ga de la po­lí­ti­ca, el la­go Ran­co, el pre­si­den­te elec­to y su equi­po po­lí­ti­co han es­ta­do de­li­nean­do es­ta se­ma­na la dis­tri­bu­ción de las va­rias de­ce­nas de car­gos que de­ben com­ple­tar las se­gun­das fi­las del go­bierno. Es­ta ta­rea es vi­tal pa­ra ase­gu­rar la cohe­sión de los par­ti­dos de Chi­le Va­mos y las frac­cio­nes que lo or­bi­tan, una re­ta­guar­dia que ten­dría que apo­yar al Eje­cu­ti­vo des­de el Con­gre­so, los co­res y los mu­ni­ci­pios.

No pue­de co­me­ter erro­res tác­ti­cos en es­to. Pe­ro lo prin­ci­pal, lo es­tra­té­gi­co, ya es­tá di­se­ña­do. Pi­ñe­ra ha cons­ti­tui­do su pro­yec­to en torno a un su­je­to so­cial que ha es­ta­do des­aten­di­do en los úl­ti­mos años: la fa­mi­lia. Ca­be ima­gi­nar que no in­cu­rri­rá en la ton­te­ría de de­fi­nir qué es fa­mi­lia se­gún las ca­te­go­rías de la so­cio­lo­gía tra­di­cio­nal, ni me­nos de los pa­tro­nes re­li­gio­sos. La fa­mi­lia de hoy, aquí y acu­llá, es cual­quier cé­lu­la mí­ni­ma de per­so­nas que se reúnen pa­ra cui­dar­se en una vi­da co­mún.

Des­de es­te pun­to de vis­ta, el úl­ti­mo go­bierno que pres­tó aten­ción a la fa­mi­lia fue el de Mi­che­lle Ba­che­let en­tre 2006-2010, que con su in­tui­ti­va “red de pro­tec­ción so­cial” lle­vó luz a la noc­tur­na fra­gi­li­dad de las cla­ses me­dias ba­jas, a los es­ca­pa­dos a ara­ña­zos de la po­bre­za. Por ra­zo­nes de ata­vis­mo ideo­ló­gi­co, la fa­mi­lia es­tá fue­ra del ca­te­quis­mo de iz­quier­da (Marx es­cri­bió que se­ría ne­ce­sa­rio lle­gar a su abo­li­ción pa­ra eli­mi­nar la ex­plo­ta­ción de los hi­jos por los pa­dres), lo que pue­de ser una de las ra­zo­nes de la frus­tra­ción de Ba­che­let con su pri­mer go­bierno y de su gi­ro ha­cia los tó­pi­cos más tra­di­cio­na­les de su sec­tor, que son los in­tere­ses de los gru­pos de pre­sión con ses­go an­ti­ca­pi­ta­lis­ta (es­tu­dian­tes, tra­ba­ja­do­res, sin­di­ca­tos). La mues­tra más elo­cuen­te es la re­for­ma edu­ca­cio­nal, apu­ra­da en res­pon­der a las de­man­das uni­ver­si­ta­rias, aun­que el pro­ble­ma es­truc­tu­ral es­tá mu­cho an­tes de esa fa­se. La clá­si­ca ca­rre­ta de­lan­te de los bue­yes.

Es­ta es la pa­ra­do­ja: el pi­ñe­ris­mo ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que el ver­da­de­ro “le­ga­do” de Ba­che­let se pro­du­jo ha­ce ocho años, mien­tras que las “re­for­mas es­truc­tu­ra­les” del se­gun­do man­da­to no se­rían más que pro­ce­sos erra­dos e in­com­ple­tos. El equi­po de Pi­ñe­ra se ha pro­pues­to bus­car la fór­mu­la pa­ra evi­tar que sus in­ter­ven­cio­nes en esas re­for­mas sean vis­tas co­mo re­tro­ce­sos, re­tro­ex­ca­va­do­ras pues­tas del re­vés. Ya apren­dió que esa idea pue­de des­gra­ciar a un go­bierno.

Así, la se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción de Ba­che­let le ha de­ja­do a Pi­ñe­ra el es­pa­cio pa­ra con­ti­nuar con la pri­me­ra de la mis­ma Pre­si­den­ta. ¿Que con ello ha “co­rri­do el cer­co”, se­gún ese feo lu­gar co­mún, de la de­re­cha? Por su­pues­to: la gra­cia y des­gra­cia de la de­mo­cra­cia es que to­dos se mue­van el cer­co se­gún to­que. Pe­ro en es­te ca­so, a Pi­ñe­ra le ha da­do la opor­tu­ni­dad de mo­ver­se ha­cia un te­rri­to­rio don­de pue­de, a la vez, con­fron­tar a la iz­quier­da y con­te­ner a esa de­re­cha que no es su­ya, por mu­cho que de mo­men­to lo acom­pa­ñe.

La idea de la pro­tec­ción de la fa­mi­lia es­tá co­pia­da ca­si a la le­tra del go­bierno con­ser­va­dor de Da­vid Ca­me­ron, un re­no­va­dor de la de­re­cha bri­tá­ni­ca equi­va­len­te a lo que fue pa­ra la iz­quier­da Tony Blair. Co­piar no es una pa­la­bra ne­ga­ti­va en po­lí­ti­ca. Lo ha­cen to­dos. Pe­ro eso vuel­ve in­tere­san­te en­ten­der tam­bién qué pa­só con el ori­gi­nal.

Ca­me­ron, el pri­mer mi­nis­tro más jo­ven del Reino Uni­do en dos si­glos, fue ele­gi­do en el 2010 y de­bía go­ber­nar por unos diez años, co­mo mí­ni­mo. Su programa se ti­tu­la­ba: “Strong leadership. A clear eco­no­mic plan. A brigh­ter, more se­cu­re fu­tu­re”. El “fu­tu­ro más bri­llan­te y más se­gu­ro” ve­nía acom­pa­ña­do de un plan eco­nó­mi­co di­se­ña­do pa­ra “ayu­dar­lo a us­ted y su fa­mi­lia”, des­de el na­ci­mien­to has­ta “la dig­ni­dad en su ju­bi­la­ción”. En su apli­ca­ción lo­cal, mu­chas de es­tas ideas que­da­rán alo­ja­das en el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial, que, tal co­mo van las co­sas, apun­ta a con­ver­tir­se en el más po­de­ro­so del nue­vo go­bierno.

Pe­ro en el 2016 se al­zó con­tra Ca­me­ron, des­de su mis­mo sec­tor, una frac­ción más a la de­re­cha, con un lí­der ca­ris­má­ti­co y un par­ti­do in­ven­ta­do, el UKIP, que co­rrie­ron el cer­co ha­cia el ul­tra­na­cio­na­lis­mo y la xe­no­fo­bia, pa­ra lle­var a los edu­ca­dos bri­tá­ni­cos a una de las de­ci­sio­nes más mal­edu­ca­das de su his­to­ria: sa­lir de la Unión Eu­ro­pea. Cuando una ines­pe­ra­da ma­yo­ría de los bri­tá­ni­cos vo­tó en el re­fe­ren­do a fa­vor del Bre­xit, Ca­me­ron tu­vo que re­nun­ciar, a pe­sar de que re­cién ini­cia­ba su se­gun­do pe­río­do.

Da­to adi­cio­nal: los con­ser­va­do­res si­guen go­ber­na­do en Gran Bre­ta­ña, pe­ro úni­ca­men­te por­que los la­bo­ris­tas han es­ta­do peor, con un di­ri­gen­te iz­quier­dis­ta, Je­remy Corbyn, que só­lo po­dría te­ner una opor­tu­ni­dad si se pro­du­ce una de­vas­ta­ción en el go­bierno de The­re­sa May. La pri­me­ra mi­nis­tra di­ri­ge las ne­go­cia­cio­nes del Bre­xit con Bru­se­las, y pa­re­ce pro­ba­ble que esa pe­no­sa ta­rea cons­ti­tu­ya to­do su le­ga­do.

¿Ha­brá un UKIP pa­ra Pi­ñe­ra? ¿Quién se­rá: Os­san­dón, Jo­sé An­to­nio Kast, un desconocido? Nun­ca se sa­be, pe­ro de mo­men­to es­tas his­to­rias sir­ven pa­ra per­ge­ñar cuá­les se­rán las prin­ci­pa­les ame­na­zas del se­gun­do go­bierno de Pi­ñe­ra, por en­ci­ma de las ya muy anun­cia­das di­fi­cul­ta­des en el Con­gre­so, las ad­ver­ten­cias es­tu­dian­ti­les y el pe­so de un apa­ra­to pú­bli­co que se ha in­fla­do con em­pleos pre­ca­rios.

El pri­mer ries­go es que, vi­sua­li­zan­do des­de ya la po­si­bi­li­dad de un se­gun­do man­da­to pa­ra Chi­le Va­mos, se le pro­duz­ca un des­bor­de por la de­re­cha –lo mis­mo que le pa­só a Ca­me­ron-, con con­sig­nas po­pu­lis­tas co­mo las que ya se in­si­nua­ron en las pri­ma­rias e in­clu­so en la se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial. Es un ti­po de dis­cur­so que se pue­de am­pa­rar bien en la idea de pro­tec­ción a las fa­mi­lias, y bas­ta­ría un gi­ro con­ser­va­dor y agre­si­vo pa­ra con­ver­tir­lo en el programa de una de­re­cha “du­ra”, que, aun­que mar­gi­na­li­za­da y a la de­fen­si­va, no ha de­ja­do de exis­tir.

Co­mo ocu­rrió en el Reino Uni­do, las ex­pec­ta­ti­vas de es­ta de­re­cha se pue­den ver in­fla­ma­das con la per­cep­ción de un ad­ver­sa­rio muy de­rro­ta­do, in­ca­paz de as­pi­rar de nue­vo a ga­nar en las ur­nas, que es más o me­nos lo que le pa­sa a la ex Nue­va Ma­yo­ría, sin vi­sos de re­pa­ra­ción cer­ca­na.

Si la po­lí­ti­ca fue­ra una prác­ti­ca per­fec­ta­men­te ra­cio­nal, lo que ca­bría es­pe­rar es que los sec­to­res de­rro­ta­dos en una elec­ción ha­gan su au­to­crí­ti­ca, sa­quen sus lec­cio­nes y ge­ne­ren una ofer­ta re­no­va­da. Pe­ro sue­le no ser así. En el 2010, la de­rro­ta de la Con­cer­ta­ción no pro­du­jo nin­gún pro­ce­so, por­que to­da­vía es­ta­ba dis­po­ni­ble la po­pu­la­ri­dad de la sa­lien­te Pre­si­den­ta Ba­che­let. En cua­tro años no se hi­zo na­da más que ima­gi­nar una Nue­va Ma­yo­ría pa­ra cap­tar los 5 pun­tos del PC.

Es­ta es, pre­ci­sa­men­te, la otra ame­na­za pa­ra Pi­ñe­ra: que la frase “hay Ba­che­let pa­ra ra­to”, di­cha por la pro­pia Pre­si­den­ta, se con­vier­ta de nue­vo en el fac­tor no ra­cio­nal pa­ra elu­dir la au­to­crí­ti­ca y or­ga­ni­zar­se, sim­ple­men­te, en torno a una nue­va can­di­da­tu­ra cu­yo ob­je­ti­vo no sea ex­pli­car lo que pa­só, sino ig­no­rar que pa­só.

El he­mis­fe­rio de la po­lí­ti­ca que al­ber­ga los sue­ños, bue­nos y ma­los, nun­ca ce­sa de tra­ba­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.