EU­TA­NA­SIA, ¿DE­RE­CHO A MO­RIR?

Ape­nas se vi­ra­li­zó el ca­so de Pau­la Díaz, el de­ba­te so­bre la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria de la vi­da se to­mó la agen­da. Pese a que se han pre­sen­ta­do va­rios pro­yec­tos de ley, aún no exis­te la fi­gu­ra de la muer­te asis­ti­da en Chi­le y son va­rias las per­so­nas -con

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR CAR­LA RUIZ Y PAZ RA­DO­VIC FOTOGRAFÍA MAR­CE­LO SE­GU­RA

“En 2007 le pe­dí a mi ma­ri­do que me ayu­da­ra a mo­rir”. Car­men Jo­fré tie­ne 54 años, vi­ve en la re­gión de Val­pa­raí­so y ha­ce 24 años que su­fre de fi­bro­mial­gia. -Me di­jo que no, que no po­día, que si lo ha­cía lo iban a lle­var pre­so. Pe­ro yo me que­ría mo­rir. Y tra­tó. Pri­me­ro con el gas, no re­sul­tó. Gol­peán­do­se en la ca­be­za, tam­po­co. In­clu­so se in­ten­tó sui­ci­dar lan­zán­do­se a las vías del tren.

Así han pa­sa­do 24 años que pa­ra Car­men tie­nen un so­lo sen­ti­do:

-Mo­rir, lo úni­co que pi­do to­dos los días es mo­rir.

La eter­na po­lé­mi­ca

La eu­ta­na­sia vol­vió a ser te­ma lue­go de que se hi­cie­ra pú­bli­ca la his­to­ria de Pau­la Díaz, una jo­ven de 19 años que a tra­vés de re­des so­cia­les le pi­dió a la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let mo­rir. Una en­fer­me­dad que no tie­ne ni diag­nós­ti­co ni cu­ra la man­tie­ne pos­tra­da en una ca­ma con do­lo­res per­ma­nen­tes.

Car­men sa­be que la fi­bro­mial­gia no es una en­fer­me­dad ter­mi­nal, pe­ro tam­bién sa­be que pro­ba­ble­men­te la su­fra du­ran­te to­da su vi­da. Los sín­to­mas co­men­za­ron en 1994. Pri­me­ro fue­ron los do­lo­res en la es­pal­da, lue­go el co­lon irri­ta­ble, des­pués una in­fec­ción uri­na­ria, ce­fa­leas, res­fríos que lle­ga­ban a neu­mo­nías, el do­lor lum­bar, el cer­vi­cal, la cos­to­con­dri­tis que le in­fla­mó las cos­ti­llas. Y, ade­más, la dis­ti­mia, un ti­po de de­pre­sión cró­ni­ca que tam­bién pa­de­ce.

Du­ran­te los pri­me­ros años pu­do se­guir tra­ba­jan­do de ma­ne­ra nor­mal. Era ad­mi­nis­tra­do­ra de un co­le­gio y, di­ce, era fe­liz en lo que ha­cía.

–Era co­mo un pez en el agua, la di­rec­to­ra de or­ques­ta me de­cían. Aho­ra es­toy siem­pre del ce­ro pa­ra aba­jo –ex­pli­ca Car­men.

En 2002 pre­sen­tó su pri­me­ra li­cen­cia mé­di­ca. Al prin­ci­pio fue una al año, lue­go dos, des­pués tres. To­das por ra­zo­nes dis­tin­tas. Trau­ma­to­ló­gi­cas, psi­quiá­tri­cas y un largo et­cé­te­ra que hoy la tie­ne con una in­va­li­dez, psi­quiá­tri­ca y fí­si­ca, del 78 por cien­to. Es com­ple­ta­men­te de­pen­dien­te de su es­po­so. Él cui­da a Car­men, se en­car­ga de la ca­sa, de los trá­mi­tes, in­clu­so de co­ci­nar por­que ella no es ca­paz de ha­cer un pla­to so­la, olvida la re­ce­ta, de­ja el gas pren­di­do. Le cues­ta ha­blar e in­clu­so or­de­nar sus ideas. Su ce­re­bro, ex­pli­ca Car­men, pro­ce­sa to­do mal: es co­mo si se re­se­tea­ra cons­tan­te­men­te.

–Mi­ro a la gen­te que tra­ba­ja, que ca­mi­na, que ha­ce to­do lo que yo no pue­do ha­cer. Ma­ña­na ni si­quie­ra me voy a acor­dar de que di­je es­to. A mí se me aca­bó la vi­da, pe­ro si­go des­pier­ta.

Se­gún el ar­tícu­lo “Eu­ta­na­sia en Chi­le: una dis­cu­sión per­ma­nen­te” -es­cri­to por el doc­tor Víc­tor Ca­rras­co y la doc­to­ra Fran­cis­ca Cris­pi, de la Uni­ver­si­dad de Chi­le- exis­ten dos con­cep­tos que se de­ben di­fe­ren­ciar: eu­ta­na­sia pa­si­va y ac­ti­va.

La eu­ta­na­sia ac­ti­va es cuando el mé­di­co ter­mi­na con la vi­da de un pa­cien­te ba­jo la vo­lun­tad del mis­mo, con cier­tas nor­ma­ti­vas des­cri­tas en una ley. En cam­bio, la eu­ta­na­sia pa­si­va es el ac­to de re­ti­rar tra­ta­mien­tos que pro­lon­guen la vi­da de un pa­cien­te con una en­fer­me­dad ter­mi­nal.

El pri­mer país en le­ga­li­zar la eu­ta­na­sia, jun­to con el sui­ci­dio asis­ti­do, fue Ho­lan­da, en 2001. Ac­tual­men­te, en el mun­do los paí­ses que la per­mi­ten son otros cua­tro: Bél­gi­ca, Colombia, Ca­na­dá, Lu­xem­bur­go y al­gu­nos es­ta­dos de EE.UU. En Sui­za el pa­no­ra­ma es dis­tin­to: la eu­ta­na­sia no es­tá per­mi­ti­da, pe­ro sí el sui­ci­dio asis­ti­do que se pro­du­ce cuando se fa­ci­li­tan los me­dios a la per­so­na pa­ra que mue­ra.

En Chi­le, am­bos es­tán prohi­bi­dos. Es­ta res­tric­ción es­tá con­te­ni­da en dos ar­tícu­los de la Ley que re­gu­la los De­re­chos y De­be­res del Pa­cien­te, de 2012, que es­ta­ble­ce que “nin­gún re­cha­zo a tra­ta­mien­tos po­drá te­ner co­mo ob­je­ti­vo la ace­le­ra­ción ar­ti­fi­cial de la muer­te, la rea­li­za­ción de prác­ti­cas eu­ta­ná­si­cas o el au­xi­lio al sui­ci­dio”. Sin em­bar­go, des­de ha­ce ca­si 15 años que se ha in­ten­ta­do le­gis­lar so­bre la muer­te asis­ti­da.

Fue en 2004 cuando el en­ton­ces se­na­dor Nel­son Ávi­la pre­sen­tó el pri­mer pro­yec­to pa­ra le­ga­li­zar la eu­ta­na­sia en ca­sos res­trin­gi­dos. La mo­ción se in­gre­só el 5 de oc­tu­bre de ese año pa­ra que­dar des­de el 2007 archivada en la Co­mi­sión de Sa­lud, has­ta la ac­tua­li­dad.

En 2006 hu­bo un se­gun­do in­ten­to pro­pues­to por Gui­do Gui­rar­di y otros cua­tro se­na­do­res. La ini­cia­ti­va es­ta­ble­cía el de­re­cho a la muer­te dig­na, pe­ro fue re­cha­za­da el 18 de no­viem­bre de 2015 en una dis­cu­sión ge­ne­ral del Se­na­do.

El 2014 los in­ten­tos se in­ten­si­fi­ca­ron y se pre­sen­ta­ron dos nue­vos pro­yec­tos. Uno fue pre­sen­ta­do en sep­tiem­bre por Ful­vio Ros­si y Al­fon­so de Urresti, y otro, en oc­tu­bre del mis­mo año, por Vla­do Mi­ro­se­vic, que per­mi­tía la eu­ta­na­sia en pa­cien­te ter­mi­na­les. Nin­guno avan­zó.

El de­ba­te so­bre la eu­ta­na­sia o la “muer­te dig­na” ge­ne­ra po­lé­mi­ca por­que se con­si­de­ra una dis­cu­sión va­ló­ri­ca so­bre el de­re­cho a de­ci­dir so­bre la pro­pia vi­da. Has­ta dón­de lle­ga la li­ber­tad in­di­vi­dual y el pa­pel que de­be ejer­cer la me­di­ci­na en es­tos ca­sos son par­te de la po­lé­mi­ca.

Ra­vo­tril y re­la­jan­tes mus­cu­la­res, di­ce Car­men, son lo úni­co que la ayu­dan a so­por­tar el do­lor. Si­gue yen­do al mé­di­co y gas­ta, apro­xi­ma­da­men­te, $ 500 mil men­sua­les en su tra­ta­mien­to. En 24 años su en­fer­me­dad le ha cos­ta­do más de $ 100 mi­llo­nes, a pe­sar de que su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.