PIÑERA REC­TI­FI­CA EL RUM­BO

El miér­co­les ya se sa­bía que Va­re­la per­de­ría su car­go. El pro­ble­ma se ha­bía re­du­ci­do a quién po­dría acom­pa­ñar­lo.

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - As­ca­nio Ca­va­llo

El he­cho de la se­ma­na ha si­do el cam­bio de ga­bi­ne­te del jue­ves 9, que to­mó por sor­pre­sa a la ma­yor par­te de la cla­se po­lí­ti­ca. En los men­ti­de­ros del go­bierno se sa­bía, por lo me­nos des­de el pa­sa­do fin de se­ma­na, que la pro­gre­si­va ba­ja de po­pu­la­ri­dad del Presidente Piñera, re­gis­tra­da de for­ma si­mi­lar por to­das las en­cues­tas, es­ta­ba im­pul­san­do un re­di­se­ño del equi­po mi­nis­te­rial que po­dría te­ner lu­gar en sep­tiem­bre.

To­da la evi­den­cia es­ta­dís­ti­ca mues­tra que ese des­cen­so se re­la­cio­na con la de­cep­ción pro­du­ci­da por los len­tos re­sul­ta­dos de la economía vis à vis las eu­fó­ri­cas ex­pec­ta­ti­vas ga­ti­lla­das tras las elec­cio­nes. Sin em­bar­go, ron­da­ban tam­bién las in­sis­ten­tes in­ter­pre­ta­cio­nes -co­mo las de Ro­ber­to Izik­son, ana­lis­ta de es­tu­dios en el pri­mer go­bierno de Piñera- re­la­ti­vas a que las de­cla­ra­cio­nes im­pru­den­tes de al­gu­nos mi­nis­tros es­ta­ban en la ba­se de la pér­di­da de po­pu­la­ri­dad pre­si­den­cial, co­mo ca­ram­bo­las del desa­tino.

Da­do que los re­sul­ta­dos de es­te ti­po de me­di­cio­nes son siem­pre mul­ti­cau­sa­les, am­bas co­sas pue­den ser cier­tas. Pe­ro eso le ha da­do al go­bierno la opor­tu­ni­dad de bo­tar un par de pa­li­tro­ques sin te­ner que to­car a los otros. El Presidente pa­re­ce en­ten­der que sa­car a su equi­po eco­nó­mi­co es co­mo cri­ti­car­se a sí mis­mo, lo que ha po­di­do sal­var el pe­lle­jo de Fe­li­pe La­rraín y Jo­sé Ramón Va­len­te, pa­ra cu­yos car­gos lle­gó a ha­ber can­di­da­tos ima­gi­na­rios has­ta el jue­ves por la ma­ña­na. En cam­bio, es­co­gió al muy ob­je­ta­do ti­tu­lar de Edu­ca­ción, Ge­rar­do Va­re­la, que era un evi­den­te error de de­sig­na­ción des­de el mo­men­to mis­mo en que asu­mió.

Ha­cia el miér­co­les en la tar­de, ya se sa­bía que Va­re­la per­de­ría su car­go. El pro­ble­ma se ha­bía re­du­ci­do a quién po­dría acom­pa­ñar­lo pa­ra que esa sa­li­da no pa­re­cie­ra un des­pi­do, sino una eva­lua­ción más ge­ne­ral. Es im­po­si­ble sa­ber si quien pi­dió ser “pro­te­gi­do” del opro­bio fue el mis­mo Va­re­la, o si se tra­tó de una idea del Presidente en ho­nor a quien es, a fin de cuen­tas, un ami­go so­cial. De esa cua­dra­tu­ra más emo­cio­nal que po­lí­ti­ca sal­tó, co­mo en un bin­go, la mi­nis­tra de Cul­tu­ra.

En cual­quier go­bierno desa­rro­lla­do, la sa­li­da si­mul­tá­nea de los ti­tu­la­res de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra sig­ni­fi­ca­ría una cri­sis de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral. En Chi­le, no. Ca­si no hay na­da más le­jos de la cul­tu­ra que la car­te­ra de Edu­ca­ción, por don­de han pa­sa­do eco­no­mis­tas, in­ge­nie­ros, abo­ga­dos, una pa­no­plia de pro­fe­sio­na­les que siem­pre ha aso­cia­do a ese mi­nis­te­rio a las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, so­cia­les, sec­to­ria­les o lo que sea, pe­ro nun­ca cul­tu­ra­les. Los ca­bles de ese mi­nis­te­rio han si­do co­nec­ta­dos a la ad­mi­nis­tra­ción, no a la in­te­lec­tua­li­dad, y to­da la con­tien­da edu­ca­cio­nal se libra en­tre los ul­tra­li­be­ra­les (que vol­vie­ron a per­der con Va­re­la) y los ul­tra­es­ta­tis­tas. Y así es­ta­mos.

En un ca­si per­fec­to lap­sus cá­la­mi, el Presidente re­for­zó es­ta per­cep­ción en su dis­cur­so del cam­bio de ga­bi­ne­te, que, co­mo no­ta­ron de in­me­dia­to los pe­rio­dis­tas eco­nó­mi­cos, es­tu­vo en­te­ra­men­te cen­tra­do en el desem­pe­ño de la ma­cro­eco­no­mía y en nin­gún ca­so en el de la edu­ca­ción o la cul­tu­ra. Es­te des­va­río in­vo­lun­ta­rio ten­dría que fun­cio­nar co­mo una ad­ver­ten­cia pa­ra sus equi­pos de Ha­cien­da y Economía. Pe­ro tam­bién pa­re­ce ser una enoja­da res­pues­ta a los di­chos de la ex­pre­si­den­ta Ba­che­let pu­bli­ca­dos el mis­mo jue­ves en The Cli­nic, un even­to al que no po­cos atri­bu­yen la ace­le­ra­ción del cam­bio de ga­bi­ne­te.

El mi­nis­tro Va­re­la, in­de­pen­dien­te de de­re­cha, sa­le con un ba­jo cos­to, por­que, da­do que no po­día sino ser fiel a sí mis­mo, ha­bía car­ga­do su pro­yec­to li­be­ral con un ai­re de eli­tis­mo, cla­sis­mo y des­dén por el de­ta­lle que vue­la en la di­rec­ción con­tra­ria de los vien­tos co­rrien­tes. Y eso, sin ni si­quie­ra con­tar con que el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción es la rue­da de molino des­de por lo me­nos la mi­tad de los 90, la pie­dra que ma­cha­ca to­do lo que se po­ne ba­jo su pe­so. To­da per­so­na con un mí­ni­mo de as­tu­cia po­lí­ti­ca ha de sa­ber que en ese car­go nun­ca se exa­ge­ra en ma­te­ria de si­len­cio, mo­de­ra­ción y pa­cien­cia. Por eso el error no fue de Va­re­la, sino de quien lo pu­so allí.

El ca­so de la mi­nis­tra Ale­jan­dra Pé­rez, in­de­pen­dien­te fi­lo DC, es li­ge­ra­men­te dis­tin­to. El cos­to in­me­dia­to pue­de pa­re­cer ba­jo, por­que no afec­ta a los par­ti­dos de Chi­le Va­mos –in­clu­so pue­de re­for­zar­los, co­mo ocu­rre con el se­na­dor RN Fran­cis­co Chahuán, crí­ti­co im­pla­ca­ble de la mi­nis­tra, o con Evó­po­li, que tu­vo allí a Lu­ciano Cru­zCo­ke aun an­tes de exis­tir-, pe­ro des­po­ja al go­bierno de la úni­ca sen­si­bi­li­dad cen­tris­ta en el ga­bi­ne­te, sin sus­ti­tu­to mo­men­tá­neo.

Lo que to­do es­to sig­ni­fi­ca en el lar­go pla­zo es aún di­fí­cil de des­ci­frar. Hay una di­men­sión, que es la de los pro­ble­mas de ges­tión, don­de el cam­bio de mi­nis­tros pue­de so­nar co­mo una cam­pa­na­da so­bre las mé­tri­cas de efi­cien­cia -ad­mi­nis­tra­ción, cum­pli­mien­to del pro­gra­ma y ca­li­dad de las co­mu­ni­ca­cio­nes. Otra, la de los pro­ble­mas de exhibición pú­bli­ca, re­pi­ca co­mo un lla­ma­do a la efi­ca­cia ver­bal. Otra, la de las po­lí­ti­cas sec­to­ria­les, no sue­na a na­da, por­que no hay ni una so­la re­la­ción en­tre Edu­ca­ción y Cul­tu­ra. Otra, la del cur­so de la economía, re­tum­ba co­mo un cho­que de gran­des hie­los, y qui­zás los mi­nis­tros a car­go ten­drían que sen­tir­se tan mo­ja­dos co­mo los so­bre­vi­vien­tes de un nau­fra­gio.

Una úl­ti­ma, qui­zás la más des­agra­da­ble: las úni­cas dos per­so­nas que de­ci­den la suer­te de los mi­nis­tros chi­le­nos des­de ha­ce 22 años son Mi­che­lle Ba­che­let y Se­bas­tián Piñera. Y a ve­ces al mis­mo tiem­po.

Piñera, igual que Ba­che­let, ha vuel­to al go­bierno con más ex­pe­rien­cia y más ma­du­rez. A di­fe­ren­cia de la ex­pre­si­den­ta, ha ele­gi­do una ex­po­si­ción más cau­te­lo­sa. Am­bos han ne­ga­do cur­sar las aguas del mis­mo río. Se re­pul­san. Se sa­ti­ri­zan, siem­pre en se­cre­to, siem­pre de cos­ta­do. El país pa­sa por de­ba­jo y por los la­dos de es­ta com­pe­ten­cia. Pe­ro cuan­do uno de ellos pier­de -o sea que ga­na el otro- se pro­du­ce cier­ta des­com­pre­sión, cier­to ai­re de fin de ba­ta­lla. Lo que esos mo­men­tos en­cie­rran no son ideas, sino otra co­sa -¿ra­bie­tas, qui­zás, enojos?- y tie­nen la in­des­ci­fra­ble ló­gi­ca de las per­so­nas, no siem­pre de la po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.