El efec­to bin­go

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Óscar Con­tar­do

Las úl­ti­mas no­ti­cias so­bre edu­ca­ción pú­bli­ca di­fun­di­das por los me­dios pro­vo­can un des­alien­to os­cu­ro. El pe­sa­do desáni­mo que sur­ge cuan­do se con­tem­pla lo apa­ren­te­men­te irre­me­dia­ble. En un no­ti­cie­ro vi, por ejem­plo, un gru­po de exa­lum­nos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal or­ga­ni­zán­do­se pa­ra re­pa­rar una sa­la en es­ta­do rui­no­so. Lo lo­gra­ron, re­mo­de­la­ron la sa­la fi­nan­cian­do ellos mis­mos los ma­te­ria­les, con jor­na­das au­to­im­pues­tas a cos­ta de fi­nes de se­ma­na y ho­ras li­bres. En la no­ta apa­re­cían fe­li­ci­tán­do­se por la mi­sión cum­pli­da. La ale­gría del ges­to, sin em­bar­go, de­ja­ba flo­tan­do va­rias pre­gun­tas: si el li­ceo más im­por­tan­te de Chi­le lu­ce así de aban­do­na­do, ¿qué pa­sa en los otros que no con­cen­tran ni una mi­lé­si­ma par­te de la aten­ción de la que go­za en Ins­ti­tu­to Na­cio­nal? ¿De­pen­de to­do de la bue­na vo­lun­tad de los en­ca­ri­ña­dos con la ins­ti­tu­ción? ¿Qué pa­sa cuan­do las es­cue­las no tie­nen exa­lum­nos que pue­dan ha­cer­se car­go de ellas?

Le­yen­do la pren­sa me en­te­ré de que exis­te un gru­po de per­so­nas que ca­da tan­to, ves­ti­das con ove­ro­les blan­cos, lan­zan bom­bas mo­lo­tov des­de el Li­ceo de Apli­ca­ción. Ocu­pan el lu­gar con vio­len­cia y lo usan co­mo cen­tro de ope­ra­cio­nes. Van y vie­nen. Pa­re­cen bus­car la aten­ción de las cá­ma­ras co­mo si lo que hi­cie­ran –lan­zar bom­bas, cor­tar la ca­lle- fue­ra una ba­ta­lla con­tra un enemi­go que nun­ca se ha­ce pre­sen­te. Leí tam­bién que du­ran­te una to­ma del Li­ceo Amu­ná­te­gui una sa­la que­dó des­trui­da por un in­cen­dio. ¿Cuán­to tiem­po lle­va­ba la to­ma? Pa­re­ce que bas­tan­te, pe­ro a na­die de­bió im­por­tar­le de­ma­sia­do. Las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les or­de­na­ron el tras­la­do de los alum­nos a otros es­ta­ble­ci­mien­tos. Ha­bía que re­par­tir­los por don­de se pu­die­ra, co­mo quien dis­po­ne de un bul­to que es­tor­ba. Lue­go, en un no­ti­cie­ro, es­cu­ché có­mo una pro­fe­so­ra ex­pli­ca­ba que no exis­tía se­gu­ri­dad de que los es­ta­ble­ci­mien­tos que aco­ge­rían a los alum­nos tras­la­da­dos tu­vie­ran la ca­pa­ci­dad fí­si­ca pa­ra re­ci­bir­los. To­do es­to pa­sa­ba en Santiago. ¿Qué pa­sa­rá en las es­cue­las de la pe­ri­fe­ria o de pro­vin­cia?

Ca­da uno de los he­chos de­ta­lla­dos ocu­rrió an­tes de que Ge­rar­do Va­re­la, el re­cién re­em­pla­za­do mi­nis­tro de Edu­ca­ción, pro­pu­sie­ra or­ga­ni­zar bin­gos pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de in­fra­es­truc­tu­ra de los “co­le­gios” (usó esa pa­la­bra, no “es­cue­la” ni “li­ceo”). Su­ge­ría en su dis­cur­so que es­ta­ba har­to de rue­gos y sos­te­nía que era ho­ra de aca­bar con “el asis­ten­cia­lis­mo”. La fra­se de Va­re­la nos es­can­da­li­zó y a la lar­ga sig­ni­fi­có su sa­li­da del ga­bi­ne­te. Pe­ro tam­bién sig­ni­fi­có al­go más im­por­tan­te: gra­cias al desa­tino del ex­mi­nis­tro vol­vi­mos a ha­blar de edu­ca­ción pú­bli­ca, un asun­to que por al­gu­na ra­zón ha­bía que­da­do su­mer­gi­do, qui­zás de­bi­do al ago­ta­mien­to. Co­mo sea, el te­ma ha­bía des­pa­re­ci­do del de­ba­te co­ti­diano y de los dis­cur­sos de la opo­si­ción, in­clu­so más, ya no es­ta­ba en bo­ca de quie­nes ha­bían li­de­ra­do el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til en 2011. Cu­rio­sa­men­te, fue el pro­pio Va­re­la quien re­co­no­cía en el dis­cur­so del bin­go que “to­dos los días” re­ci­bía re­cla­mos de dis­tin­tas par­tes del país por las con­di­cio­nes en que es­ta­ban los es­ta­ble­ci­mien­tos. ¿Cuán­tos re­cla­mos? ¿Qué pe­dían? ¿Qué con­di­cio­nes so­bre­lle­va­ban esos li­ceos? Es fá­cil de­du­cir, por sus pro­pias pa­la­bras, la res­pues­ta que da­ba Va­re­la a esas pe­ti­cio­nes.

Du­ran­te los úl­ti­mos años, la edu­ca­ción pú­bli­ca que­dó se­pul­ta­da ba­jo la idea de la gra­tui­dad, que a su vez pu­so in­di­rec­ta­men­te el én­fa­sis en el cos­to de la en­se­ñan­za pa­ra las fa­mi­lias, en el di­ne­ro, y no en un pro­yec­to edu­ca­ti­vo con un ho­ri­zon­te más an­cho que se hi­cie­ra car­go de lo que exis­tía y lo pro­yec­ta­ra al fu­tu­ro. La gra­tui­dad sig­ni­fi­có que el Es­ta­do se hi­zo pre­sen­te en la for­ma de una can­ti­dad de di­ne­ro asig­na­do ba­jo cier­tas con­di­cio­nes, un gran vou­cher que ayu­da­ría al es­tu­dian­te po­bre a com­pe­tir en esa can­cha ima­gi­na­ria que tan­to les gus­ta di­bu­jar a los eco­no­mis­tas. Un im­pul­so in­di­vi­dual pa­ra un cam­peo­na­to per­pe­tuo. Lo que se dis­cu­tió du­ran­te años fue­ron ci­fras, no ideas.

Los dis­cur­sos en torno a “la gra­tui­dad” res­ca­ta­ron en oca­sio­nes fra­ses suel­tas -“go­ber­nar es edu­car”- que apa­ren­ta­ban re­to­mar una ges­ta his­tó­ri­ca, con la va­gue­dad de quien su­po­ne en­car­nar un pa­sa­do que en reali­dad des­co­no­ce. Con­sig­nas que sim­pli­fi­ca­ron el desafío has­ta con­ver­tir­lo en po­co más que una glo­sa pre­su­pues­ta­ria. Dis­cu­sio­nes por mon­tos de pla­ta que se acom­pa­ña­ban de se­ña­les me­diá­ti­cas so­bre el en­sue­ño de sis­te­mas edu­ca­ti­vos es­can­di­na­vos, to­man­do co­mo mo­de­lo paí­ses con in­gre­sos mu­chí­si­mo ma­yo­res que el de Chi­le, con la mi­tad de su po­bla­ción, un quin­to de nues­tros ín­di­ces de de­sigual­dad y una cul­tu­ra tan dis­tin­ta co­mo dis­tan­te. Na­tu­ral­men­te, los más en­tu­sias­ma­dos por el mo­de­lo nór­di­co eran di­ri­gen­tes que ja­más ha­bían pa­sa­do por el sis­te­ma de edu­ca­ción pú­bli­ca lo­cal.

La his­to­ria­do­ra Sol Se­rrano sos­tie­ne en su en­sa­yo El Li­ceo que el fu­tu­ro sin con­cien­cia his­tó­ri­ca es aban­dono. Pa­ra­fra­seán­do­la, es po­si­ble con­cluir que en la dis­cu­sión po­lí­ti­ca ac­tual la his­to­ria de la edu­ca­ción pú­bli­ca chi­le­na -sus cir­cuns­tan­cias, sig­ni­fi­ca­dos y re­per­cu­sio­nes- que­dó re­du­ci­da a un bar­niz, o me­nos que eso, a una sal­pi­ca­du­ra.

El epi­so­dio del bin­go no so­lo sig­ni­fi­có una fuen­te de in­dig­na­ción y bur­la que aca­bó con la sa­li­da de Ge­rar­do Va­re­la del mi­nis­te­rio; su fra­se nos re­cor­dó que los es­com­bros de la edu­ca­ción pú­bli­ca si­guen ahí, es­par­ci­dos a vis­ta y pa­cien­cia de to­dos; que de vez en cuan­do tro­pe­za­mos con ellos en al­gu­na no­ta de te­le­vi­sión o en las cró­ni­cas de la pren­sa, en los seg­men­tos de­di­ca­dos a la vio­len­cia, la po­bre­za y la de­ses­pe­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.