El mi­nis­tro con­tra el re­loj

La Tercera - Reportajes - - APUNTES -

To­da­vía no ama­ne­cía cuan­do el aún mi­nis­tro de las Cul­tu­ras, Mau­ri­cio Ro­jas, lle­gó has­ta las de­pen­den­cias de su car­te­ra, el lu­nes 13, para re­unir­se con su equi­po más es­tre­cho. Re­cién eran las 7.20 de la ma­ña­na.

“No soy un ne­ga­cio­nis­ta. Res­pe­to los de­re­chos hu­ma­nos y se han ma­lin­ter­pre­ta­do mis di­chos. Es­ta es una po­lé­mi­ca que no co­rres­pon­de”, se­ña­ló Ro­jas a los sub­se­cre­ta­rios Emi­lio de la Cer­da, de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral, y Juan Carlos Sil­va, de las Cul­tu­ras y de las Ar­tes. Jun­to a ellos es­ta­ban los miem­bros del equi­po de co­mu­ni­ca­cio­nes y el je­fe de ga­bi­ne­te del mi­nis­tro, Pa­blo Ver­du­go. To­dos es­cu­cha­ron en si­len­cio.

A esa al­tu­ra, ca­si to­dos es­ta­ban con­ven­ci­dos de que la sa­li­da de Ro­jas era in­mi­nen­te, pe­ro el pro­pio mi­nis­tro evi­tó dar lu­ces so­bre su fu­tu­ro in­me­dia­to. Las 90 ho­ras que ter­mi­na­ría du­ran­do su no­mi­na­ción en re­em­pla­zo de Ale­jan­dra Pé­rez -el jue­ves 9- es­ta­ban por ter­mi­nar.

El úni­co que po­día dar cer­te­za del es­ta­do de áni­mo de Ro­jas era su ex­je­fe del se­gun­do pi­so, Cris­tián La­rrou­let, con quien man­tu­vo con­tac­to per­ma­nen­te el fin de se­ma­na y a quien lla­mó esa ma­ña­na por te­lé­fono: “Es­toy dis­po­ni­ble para con­ti­nuar en mi car­go, pe­ro de­bo trans­mi­tir que es­toy con­ven­ci­do de que no hay po­si­bi­li­dad de que pue­da rea­li­zar mis la­bo­res co­mo mi­nis­tro”.

El men­sa­je fue en­tre­ga­do al Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra por La­rrou­let. Fue en­ton­ces que el Man­da­ta­rio pi­dió que el aún ti­tu­lar de las Cul­tu­ras lle­ga­ra a Pa­la­cio, don­de fue re­ci­bi­do cer­ca de las 11.00.

La ín­ti­ma des­pe­di­da de Ro­jas fue una ci­ta con el Pre­si­den­te y La­rrou­let, el mis­mo que al ini­cio del go­bierno le ha­bía ofre­ci­do el rol de director de Con­te­ni­dos y ghostw­ri­ter de Pi­ñe­ra en su se­gun­do pa­so por La Mo­ne­da.

Al­tos per­so­ne­ros de go­bierno sos­tie­nen que Ro­jas se ha­bía des­mo­ro­na­do aními­ca­men­te el día an­te­rior, cuan­do co­men­zó a po­ner­se en en­tre­di­cho su de­cla­ra­da mi­li­tan­cia en el MIR en los años 70 y el pa­so de su ma­dre por Vi­lla Gri­mal­di.

Ha­bía si­do pre­ci­sa­men­te su con­di­ción de “con­ver­so” -co­mo se au­to­ca­li­fi­ca­ba- la que lo ha­bía he­cho un per­so­ne­ro atrac­ti­vo en el en­torno más cer­cano a Pi­ñe­ra, a quien co­no­ció en 2005, du­ran­te una vi­si­ta del hoy Pre­si­den­te a Sue­cia. Fue esa ca­li­dad tam­bién la que ati­zó sus la­zos con el can­ci­ller Ro­ber­to Ampuero, un ex­di­ri­gen­te co­mu­nis­ta que tam­bién re­ne­gó de los so­cia­lis­mos reales.

Con Ampuero es­cri­bió en 2015 Diá­lo­go de con­ver­sos, don­de es­tá es­tam­pa­da la alu­sión

al Mu­seo de la Me­mo­ria -que re­cuer­da las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos per­pe­tra­das du­ran­te el ré­gi­men mi­li­tar- que ter­mi­nó por cos­tar­le el car­go lue­go de que La Ter­ce­ra las re­flo­ta­ra.

“Más que un mu­seo (…) se tra­ta de un mon­ta­je, cu­yo pro­pó­si­to, que sin du­da lo­gra, es im­pac­tar al es­pec­ta­dor, de­jar­lo ató­ni­to, im­pe­dir­le ra­zo­nar (…). Es un uso des­ver­gon­za­do y men­ti­ro­so de una tra­ge­dia na­cio­nal que a tan­tos nos to­có tan du­ra y di­rec­ta­men­te”.

Las pa­la­bras de Ro­jas ge­ne­ra­ron una ola de crí­ti­cas. No so­lo lo­gra­ron unir a la opo­si­ción -des­de el Fren­te Am­plio has­ta la DC-, sino que, ade­más, to­dos los gre­mios re­la­cio­na­dos al mun­do de la cul­tu­ra se fu­sio­na­ron ba­jo la con­vic­ción de que el mi­nis­tro es­ta­ba in­ha­bi­li­ta­do para ejer­cer su car­go. El gru­po mu­si­cal Los Jai­vas, que el do­min­go 12 rea­li­za­ría una con­fe­ren­cia de pren­sa jun­to al re­cién nom­bra­do se­cre­ta­rio de Es­ta­do y en­tre­ga­rían en­tra­das gra­tui­tas para el even­to de ce­le­bra­ción de sus 55 años, de­ci­dió res­tar­se del pun­to de pren­sa y el pre­mio na­cio­nal Raúl Zu­ri­ta hi­zo un lla­ma­do “a no par­ti­ci­par en nin­gu­na ins­tan­cia en que es­te per­so­na­je es­té in­vo­lu­cra­do”.

La cuen­ta re­gre­si­va para Ro­jas es­ta­ba en mar­cha. El pro­pio mi­nis­tro pa­só par­te im­por­tan­te del fin de se­ma­na en co­mu­ni­ca­ción con el co­mi­té po­lí­ti­co de La Mo­ne­da, que in­ten­tó con­tro­lar los da­ños. Y aun­que Ro­jas ex­pli­có el sen­ti­do de las pa­la­bras plas­ma­das en el li­bro, la cuen­ta po­lí­ti­ca que­dó en ce­ro.

Con to­do, las pri­me­ras ho­ras del go­bierno es­tu­vie­ron en­fo­ca­das en sos­te­ner al se­cre­ta­rio de Es­ta­do, una apues­ta per­so­nal de Pi­ñe­ra, quien aún re­sen­tía la re­cien­te caí­da del ti­tu­lar de Edu­ca­ción, Ge­rar­do Va­re­la, cu­yas con­ti­nuas de­cla­ra­cio­nes man­te­nían en ten­sión al ofi­cia­lis­mo en im­pe­dían el des­plie­gue de la agen­da de go­bierno.

La ha­bi­tual ci­ta de los lu­nes del co­mi­té po­lí­ti­co con Pi­ñe­ra es­tu­vo mar­ca­da por la si­tua­ción de Ro­jas. Los mi­nis­tros que com­po­nen la ins­tan­cia, Andrés Chad­wick, de In­te­rior; Gon­za­lo Blu­mel, de la Seg­pres, y Cecilia Pé­rez, de la Se­ge­gob, ana­li­za­ron el es­ce­na­rio y ya se ins­ta­ló que la pre­sión po­lí­ti­ca de la opo­si­ción es­ta­ba le­jos de de­te­ner­se. En el pro­pio ofi­cia­lis­mo co­men­zó, ade­más, el des­mar­que de las crí­ti­cas de Ro­jas al Mu­seo de la Me­mo­ria.

“Es­pe­ro que po­da­mos se­guir co­la­bo­ran­do, por­que, mi­nis­tro, us­ted lo sa­be, yo le ten­go un gran apre­cio y una gran ad­mi­ra­ción”, di­ría ho­ras más tar­de Pi­ñe­ra en me­dio del ju­ra­men­to de quien se con­vir­tió en la ter­ce­ra mi­nis­tra de las Cul­tu­ras en me­nos de cin­co me­ses de go­bierno, Con­sue­lo Val­dés.

Las pa­la­bras del Man­da­ta­rio evi­den­cia­ron la desa­zón que te­nía por te­ner que de­jar par­tir a su re­cién no­mi­na­do se­cre­ta­rio de Es­ta­do.

Atrás que­da­ba el cro­no­gra­ma de reunio­nes que se ha­bía au­to­im­pues­to Ro­jas el vier­nes 10, cuan­do lle­gó a su ofi­ci­na, ubi­ca­da en el pi­so 8 del Pa­seo Ahu­ma­da. En una pa­red del re­cin­to que­dó ins­ta­la­do un ca­len­da­rio que lla­mó la “agen­da ideal”, con el lis­ta­do de ci­tas con dis­tin­tos ac­to­res que se pro­gra­ma­ría para agos­to.

Ape­nas Pi­ñe­ra in­for­mó a las 12.30 del lu­nes 13 la sa­li­da del ga­bi­ne­te de Ro­jas, el his­to­ria­dor se au­to­eli­mi­na­ba del chat de What­sApp que reúne a los 23 mi­nis­tros y al que ha­bía si­do in­te­gra­do ape­nas 90 ho­ras an­tes.

Lo úni­co cier­to para Ro­jas es que no vol­ve­rá al se­gun­do pi­so de La Mo­ne­da. Se­gún ha se­ña­la­do a sus cer­ca­nos, su tiem­po lo es­pe­ra de­di­car a su fa­mi­lia y ya co­men­zó la re­dac­ción de dos li­bros: uno so­bre Karl Marx y otro que cuen­ta su pa­so por el se­gun­do go­bierno de Pi­ñe­ra, al que so­lo re­tor­na­rá -even­tual­men­te- en ca­li­dad de co­la­bo­ra­dor para ac­ti­vi­da­des es­pe­cí­fi­cas.

El pri­me­ro que ad­vir­tió del mal es­ta­do de áni­mo del mi­nis­tro fue el je­fe del se­gun­do pi­so, Cris­tián La­rrou­let. Es­te trans­mi­tió que Ro­jas no es­ta­ba en con­di­cio­nes de con­ti­nuar en la car­te­ra.

Cer­ca­nos al hoy ex­mi­nis­tro sos­tie­nen que es­te se des­mo­ro­nó aními­ca­men­te cuan­do co­men­zó a po­ner­se en du­da su pa­sa­do po­lí­ti­co de iz­quier­da. Fue en­ton­ces que se de­ci­dió su sa­li­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.