LAS LECCIONES DE TEA TI­ME

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR LES­LIE AYA­LA C. FO­TO­GRA­FÍA MA­RIO TELLEZ

Ca­mi­lo Cas­tal­di ase­gu­ra que su re­la­ción con Va­len­ti­na Hen­rí­quez -una ex­pa­re­ja que lo acu­só de vio­len­cia fí­si­ca- era “muy tó­xi­ca”. El tér­mino del pro­ce­so ju­di­cial, que du­ró más de un año -y del que sa­lió sin con­de­na-, sor­pren­de al músico sin tra­ba­jo; hoy ba­rre los pa­si­llos del edi­fi­cio en el que vi­ve con su ma­dre; en reha­bi­li­ta­ción y sin ha­ber vuel­to a cru­zar pa­la­bra con sus an­ti­guos compañeros de “Los Te­tas”.

Ru­gen las tor­men­tas, al in­fierno que des­cien­da / Ten­go dead flow, mor­tí­fe­ra ha­cien­da /Den­tro de ella ten­go una im­pren­ta /Ma­tar­me es­ta­ba den­tro en el plan de su agen­da /Co­mo la ba­la des­tro­zó mi ala, caí a la ma­la/ 30.000 mil de­seos que yo me ma­ta­ra, que me me­tie­ran ki­los en mi sa­la /que la ja­la­ra, oja­lá me apu­ra­ra /caí en el pi­so con pe­so de im­pa­la/ que­rían que no co­rrie­ra, que no hi­cie­ra na­da/ la eter­na no­che se me pre­sen­ta­ba/ mi ca­rre­ra es­ta­ba en el fu­ne­ral, no ha­bía flo­res so­lo ho­rro­res por llo­rar...

Ca­mi­lo Cas­tal­di (41) de­ci­dió en­te­rrar con es­ta can­ción a “Tea Ti­me”, apo­do con el que fue co­no­ci­do du­ran­te 20 años co­mo vo­ca­lis­ta de la ban­da de funk “Los Te­tas”. Así na­ció “El Muer­to”, un nue­vo nom­bre ar­tís­ti­co, con el que lo bau­ti­zó Leo Ro­jas, de Santiago del Nue­vo Ex­tre­mo, y con el que Cas­tal­di busca de­jar atrás la cau­sa ju­di­cial por le­sio­nes a una ex­pa­re­ja que lo man­tu­vo co­mo impu­tado du­ran­te los úl­ti­mos 13 me­ses.

El vier­nes 17, el músico pu­do co­men­zar a ce­rrar el ca­pí­tu­lo. En el 7° Juz­ga­do de Ga­ran­tía se se­lló la sus­pen­sión con­di­cio­nal del pro­ce­so, a pe­ti­ción de Va­len­ti­na Hen­rí­quez, quien el 1 de ju­lio del año pa­sa­do ha­bía de­nun­cia­do a Cas­tal­di co­mo au­tor de una bru­tal gol­pi­za en su con­tra.

La jo­ven, de en­ton­ces 23 años, di­fun­dió a tra­vés de Fa­ce­book una se­rie de fo­tos con su ros­tro mo­re­tea­do y cul­pó a su ex­pa­re­ja de la

agre­sión. La vi­da de Cas­tal­di, en­ton­ces, cam­bió: crí­ti­cas pú­bli­cas y el re­pu­dio de sus compañeros mu­si­ca­les y ami­gos de años fue­ron los epi­so­dios más cru­dos de ese pe­río­do.

Y aun­que el músico bus­ca­ba que se le de­cla­ra­ra inocen­te en un jui­cio -siem­pre ne­gó las agre­sio­nes-, fi­nal­men­te se alla­nó a un acuer­do para re­sol­ver cuan­to an­tes su si­tua­ción. Se­gún su abo­ga­do, Mar­cos Con­tre­ras, se ha­bía lle­ga­do a un pun­to en que exis­tían an­te­ce­den­tes su­fi­cien­tes para des­es­ti­mar las acu­sa­cio­nes de Hen­rí­quez.

El pre­cio no fue ba­jo. Cas­tal­di no pue­de acer­car­se a su ex­po­lo­la por dos años, de­be fi­jar do­mi­ci­lio y ha­cer un ta­ller de mú­si­ca a ni­ños de un co­le­gio en ries­go so­cial. Cuan­do cum­pla to­das esas exi­gen­cias se­rá so­bre­seí­do de­fi­ni­ti­va­men­te y sus an­te­ce­den­tes pe­na­les que­da­rán lim­pios.

“Lo que más di­fí­cil me re­sul­tó so­bre­lle­var fue el jui­cio pú­bli­co”, di­ce el músico, sen­ta­do en el li­ving del de­par­ta­men­to que hoy com­par­te con su ma­dre, Cons­tan­za Li­ra, una pro­fe­so­ra de Li­te­ra­tu­ra con quien vol­vió a vi­vir des­pués de 20 años.

La ac­ti­vi­dad más cons­tan­te de Cas­tal­di en los úl­ti­mos dos me­ses es la reha­bi­li­ta­ción a la que acu­de to­das las ma­ña­nas. El músico, en to­do ca­so, se apu­ra en acla­rar que “es­tá lim­pio” des­de ha­ce más tiem­po, cuan­do de­jó la adic­ción a la co­caí­na. Des­pier­ta en­tre 6 y 7 de la ma­ña­na para avan­zar en dos li­bros que es­tá es­cri­bien­do, uno de fic­ción que em­pe­zó ha­ce cin­co años, y una au­to­bio­gra­fía. Lue­go de eso va al gim­na­sio y vi­si­ta a su hi­jo de seis años. “No pue­do sa­car­lo a lu­ga­res con mu­cha gen­te, por­que me da mie­do que al­guien me re­co­noz­ca y quie­ra fu­nar­me fren­te a él. Aun­que de a po­co he lo­gra­do en el úl­ti­mo tiem­po que po­da­mos es­tar en pla­zas cer­ca­nas”, di­ce.

Con­ti­nua­men­te re­pi­te la frase “ya es­toy muer­to” al re­cor­dar las con­se­cuen­cias del epi­so­dio de vio­len­cia que lo lle­vó a tri­bu­na­les, lo hi­zo pro­ta­go­nis­ta de fu­nas fe­mi­nis­tas y has­ta de una mar­cha pú­bli­ca. “He leí­do har­to so­bre fe­mi­nis­mo, y en Ar­gen­ti­na han avan­za­do mu­cho; una vez es­cu­ché que al­gu­nas sos­tie­nen que es­tán en una eta­pa don­de ya de­ja­ron atrás las fu­nas. Res­pe­tan el de­bi­do pro­ce­so y una vez que la de­nun­cia se con­fir­ma, con una sen­ten­cia, ellas ac­ti­van las fu­nas. Yo es­pe­ro que eso tam­bién avan­ce aquí. Res­pe­to mu­cho las de­man­das de las mu­je­res en Chi­le y en el mun­do, eso sin du­da, pe­ro ha­blo des­de lo que yo vi­ví”, con­clu­ye.

Era la pri­me­ra vez que la po­li­cía lo de­te­nía, lo es­po­sa­ban, pa­sa­ba la no­che en un ca­la­bo­zo y lo for­ma­li­za­ban. Cas­tal­di di­ce que de jo­ven siem­pre so­ñó con ser un ra­pe­ro co­mo Snoop Dog o Tu­pac, “esos que po­sa­ban con pis­to­las en las ca­rá­tu­las de sus dis­cos, pre­su­mien­do sus pa­sa­das por la cár­cel”. Sin em­bar­go, la reali­dad se ale­jó de lo que el músico ima­gi­nó.

Ter­mi­nó for­ma­li­za­do por le­sio­nes en con­tex­to de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, aun­que es­te car­go fue des­es­ti­ma­do por la fis­ca­lía lue­go de que Cas­tal­di de­mos­tra­ra que no exis­tía con­vi­ven­cia con Va­len­ti­na Hen­rí­quez -con quien po­lo­leó un año y me­dio, has­ta el vio­len­to tér­mino, que aca­bó en una de­nun­cia. Fi­nal­men­te, el ca­so que­dó en le­sio­nes.

Dos días des­pués de su pa­so por el Cen­tro de Jus­ti­cia, el 3 de ju­lio del año pa­sa­do, el músico es­ta­ba en su casa cuan­do un ami­go aler­tó a su ma­má de unas fo­tos que Va­len­ti­na ha­bía subido a Fa­ce­book, en las que ex­hi­bía su ros­tro des­fi­gu­ra­do por gol­pes atri­bui­dos a Cas­tal­di. De ahí en más, to­do es­ca­ló.

“Me con­ver­tí en el símbolo del mal­tra­to a las mu­je­res en Chi­le, mi ban­da sa­có un co­mu­ni­ca­do que al­gu­nos cri­ti­ca­ron du­ra­men­te, pe­ro te­nía ese tono en que no me con­de­na­ban, por­que ellos, que eran mis ami­gos, sa­bían de es­ta re­la­ción tor­men­to­sa que yo te­nía. La pre­sión hi­zo que, de in­me­dia­to, me ex­pul­sa­ran... Era lo que co­rres­pon­día, pe­ro era in­ne­ga­ble que an­te es­te lin­cha­mien­to pú­bli­co po­cos que­rían apa­re­cer de­fen­dién­do­me, pe­se a que mis ami­gos sa­ben que no soy vio­len­to. Soy mu­chas co­sas, pe­ro nun­ca ha­bría de­ja­do a al­guien así, me­nos a ella, y ella lo sa­be”, re­cuer­da el músico.

Del pro­ce­so en sí, Cas­tal­di di­ce ha­ber sa­ca­do lecciones y ha­ce un mea cul­pa. En es­tos me­ses -ale­ja­do pro­fe­sio­nal­men­te de la mú­si­ca-, el can­tan­te ha re­vi­sa­do una se­rie de bio- gra­fías de ar­tis­tas fa­mo­sos. “He vis­to mu­chos do­cu­men­ta­les de Ja­mes Brown, Frank Si­na­tra, Ch­ris Brown, Sean Penn. Vi mu­chos ar­tis­tas que fue­ron acu­sa­dos de al­gu­nas co­sas y to­dos han te­ni­do un pun­to de quie­bre en sus ca­rre­ras. No es que me quie­ra com­pa­rar con al­guno de ellos, pe­ro veo co­sas en co­mún: lo di­fí­cil que es mo­ver­se en el mun­do bohe­mio sin ser de­vo­ra­do por él y es­tas si­tua­cio­nes lí­mi­tes que te lle­van a to­car fon­do para re­cu­pe­rar­te”, cuen­ta.

“Era muy adic­to a la dro­ga y la re­la­ción era muy tó­xi­ca. Ella se de­ses­pe­ra­ba por mi adic­ción y ella no sa­bía có­mo reac­cio­nar fren­te a eso. Se de­ses­pe­ra­ba y des­con­tro­la­ba. Tu­ve co­mo ocho re­la­cio­nes lar­gas en mi vi­da y en nin­gu­na de ellas hu­bo nin­gún epi­so­dio de vio­len­cia. Una per­so­na vio­len­ta es siem­pre vio­len­ta, y yo nun­ca ha­bía es­ta­do en una si­tua­ción así. So­lo es­ta ex me acu­sa de eso. Yo quie­ro ase­gu­rar al mun­do que no hu­bo pa­li­zas, ni pu­ñe­ta­zos. Sí ocu­rrie­ron va­rios ac­ci­den­tes en el des­con­trol du­ran­te sus cri­sis, en las que yo in­ten­ta­ba con­te­ner­la”, re­ve­la Cas­tal­di.

So­bre el epi­so­dio que lo ter­mi­nó in­vo­lu­cran­do en acu­sa­cio­nes de vio­len­cia a su ex­pa­re­ja se­ña­la que “eso su­ce­dió una se­ma­na an­tes de que me de­nun­cia­ra. En el ca­so del ojo (fo­to­gra­fía con el ojo iz­quier­do mo­ra­do) ella es­ta­ba com­ple­ta­men­te des­con­tro­la­da y es­ta­ba rom­pien­do el es­tu­dio de mú­si­ca. Yo es­ta­ba what­sap­pean­do con el ce­lu­lar en la mano, me aba­lan­zo so­bre ella para de­te­ner­la y la gol­peo in­vo­lun­ta­ria­men­te con mi ce­lu­lar

en la sien, eso le ge­ne­ra el ojo mo­ra­do. Aun­que no fue vo­lun­ta­rio, me aver­güen­zo de que ha­ya pa­sa­do, mi for­ma de con­te­ner­la no fue la más pru­den­te. No fue a pro­pó­si­to, sino un te­rri­ble ac­ci­den­te, aun­que asu­mo que si hu­bie­ra ma­ne­ja­do la si­tua­ción de otra for­ma se ha­bría evi­ta­do”.

Ella tam­bién subió a Fa­ce­book fo­to­gra­fías an­ti­guas con mo­re­to­nes en su cuer­po. ¿Qué pa­só ahí?

“Lo que te aca­bo de re­la­tar es el úni­co epi­so­dio de ese ti­po . El día que me to­man pre­so lo úni­co que ocu­rrió es que al ter­mi­nar la re­la­ción con ella la sa­qué de mi casa y ella reunió fo­tos que guar­da­ba de to­do su his­to­rial de mo­re­to­nes. De las otras fo­tos no me pue­do ha­cer car­go, al­gu­nas son mo­re­to­nes de cuan­do yo la ba­ja­ba cuan­do se subía a la ven­ta­na y ame­na­za­ba con sui­ci­dar­se. Otras co­rres­pon­den a le­sio­nes en las que yo no tu­ve na­da que ver, que se ex­pli­can por sus pro­ble­mas y que com­pro­bé en la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción”.

¿Có­mo mi­ras hoy esa re­la­ción?

“Me arre­pien­to de esas si­tua­cio­nes. Esa fron­te­ra que cru­cé es mi ver­güen­za. Para mí to­do eso, mi­ra­do des­de hoy, es ha­ber lle­ga­do de­ma­sia­do le­jos al ha­ber se­gui­do una re­la­ción que te­nía que lle­gar a su fin mu­cho an­tes. To­da la gen­te al­re­de­dor me lo di­jo, pe­ro yo es­ta­ba cie­go en ese mo­men­to y pro­fun­da­men­te enamo­ra­do. Lle­ga­mos a un ex­tre­mo en el que por ley no po­de­mos acer­car­nos. En las te­ra­pias he com­pren­di­do que los adic­tos ha­cen su­frir a to­do su en­torno, a sus fa­mi­lia­res, se ale­jan de sus ami­gos y cau­san mu­cho do­lor a la gen­te que los quie­re. En­tien­do que ella (Va­len­ti­na) ca­ye­ra en pro­fun­da de­ses­pe­ra­ción tam­bién al no po­der sa­car­me de al­go que me que­ría sa­car. En su sub­cons­cien­te ella creo que hi­zo to­do es­to para sa­car­me de ahí y con la es­pe­ran­za tam­bién de re­cu­pe­rar­me. No me quie­ro re­fe­rir más en pro­fun­di­dad a si­tua­cio­nes que se ex­pli­can por pro­ble­mas de ella muy pro­fun­dos y que mos­tré con tes­ti­gos y gra­ba­cio­nes de au­dio en la in­ves­ti­ga­ción. Eso es de ella y es de su pri­va­ci­dad. De la mis­ma ma­ne­ra que yo es­toy re­cu­pe­rán­do­me, es­pe­ro que ella tam­bién es­té me­jor”.

***

“Qui­sie­ra con­de­nar los vio­len­tos ata­ques que ha de­nun­cia­do Va­len­ti­na Hen­rí­quez, una jo­ven de 23 años que de­ci­dió ha­cer pú­bli­ca su si­tua­ción por Fa­ce­book. Va­len­ti­na se atre­vió a mos­trar sus he­ri­das, sus gol­pes, y de­nun­ciar el in­fierno que es­ta­ba vi­vien­do, por­que que­ría po­ner fin a su su­fri­mien­to”.

El 5 de ju­lio de 2017, la en­ton­ces Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let dio un dis­cur­so en Co­mu­ni­da­dMu­jer don­de alu­dió al ca­so de Cas­tal­di. El músico re­cuer­da el epi­so­dio con ni­ti­dez. “Has­ta la pri­me­ra au­to­ri­dad del país ha­bla­ba de mí, sin si­quie­ra sa­ber mi ver­sión de lo su­ce­di­do. Yo en­ten­dí que eso es­ta­ba mal, me pa­re­ce que fue irres­pon­sa­ble. Aho­ra que me pa­só es­to, es­toy más cons­cien­te de con­cep­tos co­mo la pre­sun­ción de inocen­cia. Nun­ca es­tu­ve pre­so, pe­ro sé que en Chi­le el año pa­sa­do 3.000 inocen­tes sí lo es­tu­vie­ron y es muy fuer­te pen­sar que la pro­pia Pre­si­den­ta de tu país ha­cía un jui­cio de ese ti­po. De ver­dad re­cuer­do esos días y creo que to­do fue muy fuer­te y do­lo­ro­so”.

¿Que pa­só con “Los Te­tas”? Al ini­cio emi­ten un co­mu­ni­ca­do en que lla­man “a ser res­pon­sa­bles con las ase­ve­ra­cio­nes y de­cla­ra­cio­nes que se ha­gan pú­bli­ca­men­te res­pec­to de es­tas gra­ves acu­sa­cio­nes” y di­cen que es­pe­ra­rán su ver­sión de los he­chos. Tras crí­ti­cas co­mo la de Álex An­wand­ter y otros ar­tis­tas, cam­bian el tono, lo ex­pul­san del gru­po y lo “con­de­nan” an­te la opi­nión pú­bli­ca, ¿Có­mo vi­vió eso?

Álex An­wand­ter, se­gún su­pe, es­tu­vo me­ti­do en un te­ma com­pli­ca­do de una acu­sa­ción gra­ve de un gru­po que él pro­du­cía (“Me lla­mo Se­bas­tián”) y pa­re­ce que ahí no emi­tió opi­nión. Se no­ta que son ar­tis­tas que es­tán preo­cu­pa­dos de su bol­si­llo, son ar­tis­tas co­mer­cia­les que es­tán preo­cu­pa­dos de có­mo le­van­tar su nom­bre sin im­por­tar a cos­ta de quién y có­mo. A mí no me co­no­ce y opi­nó de mí, pe­ro no lo vi opi­nan­do del ca­so de aco­so en el gru­po que es­ta­ba pro­du­cien­do. Los otros ar­tis­tas, bueno, pue­do en­ten­der lo que ocu­rría en ese mo­men­to. Pe­ro po­co a po­co me he en­con­tra­do con ellos en la ca­lle y al­gu­nos me han pe­di­do per­dón. No me in­tere­sa ha­cer con­de­nas de sus ac­tos.

Pe­ro qué pa­sa con los in­te­gran­tes de su ban­da, con “Ru­lo” con “C-Funk”. ¿Us­te­des eran ami­gos, no?

Más que me ex­pul­sa­ran de la ban­da, que pue­do en­ten­der­lo, lo que me do­lió fue que ellos nun­ca se preo­cu­pa­ron de mí. Éra­mos ami­gos, o al me­nos nos co­no­cía­mos ha­ce 20 años, lo que pue­de ser to­da una vi­da para una per­so­na. Fui­mos co­le­gas y ami­gos, y nun­ca in­ten­ta­ron sa­ber có­mo es­ta­ba. Eso me do­lió mu­cho más que la ex­pul­sión del gru­po. O sea, para mí es más im­por­tan­te la amis­tad que una es­tra­te­gia co­mer­cial. Un gru­po de funk ne­ce­si­ta de es­pí­ri­tu y hu­ma­ni­dad para ser funky, si no po­drían de­di­car­se a mú­si­ca co­mer­cial, no de vi­da, ni de ca­lle.

Ellos tam­bién han de­bi­do en­fren­tar co­le­ta­zos a pro­pó­si­to de es­te ca­so. Se co­men­za­ron a ana­li­zar las letras de sus can­cio­nes, los acu­sa­ron de mi­só­gi­nos...

Vi que se fi­ja­ron en la le­tra de Pa­pi, dón­de es­tá el funk, pe­ro no se apun­tó a la par­te en que can­ta­ba yo. Se til­dó a una par­te de la le­tra co­mo mi­só­gi­na, pe­ro no era la que yo es­cri­bía ni can­ta­ba. En mis letras, siem­pre bus­qué la poe­sía. “Sa­co una pis­to­la, ma­to fu­ne­ra­les”. Cuan­do de­cía eso es que es­toy ase­si­nan­do a la muer­te, eso es poé­ti­co. Pue­do en­ten­der que la vi­da se les hi­zo di­fí­cil tam­bién a ellos.

¿Y el epi­so­dio de la gui­ta­rra ro­ba­da a Ja­vie­ra Me­na, tu ex di­jo que sa­bías que era un ins­tru­men­to ro­ba­do?

Cuan­do lo com­pré no sa­bía que era ro­ba­do. No hay prue­ba de eso en el pro­ce­so. Lo que me pa­só es lo que le pue­de pa­sar a cual­quier per­so­na que com­pra en el per­sa. Soy un co­lec­cio­nis­ta em­pe­der­ni­do de ins­tru­men­tos y dis­cos de vi­ni­lo. To­do lo que com­pro es usa­do. De lo que me arre­pien­to es que cuan­do me en­te­ré que el ins­tru­men­to era ro­ba­do no le ha­ya di­cho a la Va­len­ti­na que de­vol­vié­ra­mos la gui­ta­rra que le re­ga­lé. Ahí nos equi­vo­ca­mos los dos, pe­ro más yo, que soy músico y sé cuán­to cues­ta con­se­guir un ins­tru­men­to. Me do­lió que un re­ga­lo lue­go fue­ra uti­li­za­do para acu­sar­me. Que­dé co­mo un la­drón de gui­ta­rra y ja­más hu­bo esa in­ten­ción de mi par­te.

“Yo me arre­pien­to de esas si­tua­cio­nes. Esa fron­te­ra que cru­cé es mi ver­güen­za. Para mí to­do eso mi­ra­do des­de hoy, es ha­ber lle­ga­do de­ma­sia­do le­jos al ha­ber se­gui­do una re­la­ción que te­nía que lle­gar a su fin mu­cho an­tes, to­dos me lo di­je­ron, pe­ro es­ta­ba cie­go”.

***

Cuan­do ha­bla de que ya no se­rá más “Tea Ti­me” y can­ta el te­ma de “El Muer­to”, Cas­tal­di lo ha­ce con op­ti­mis­mo. Es­tá a so­lo ho­ras de la au­dien­cia que lo se­pa­ra­rá, para siem­pre, de la cau­sa pe­nal que fue un pun­to de in­fle­xión en su vi­da.

“Me to­có a los 40, qué bueno que ha­ya si­do aho­ra, pen­san­do en mi hi­jo, ob­vio”, di­ce. Su ma­má le pi­de un ci­ga­rro. “Es mi úni­co vi­cio ac­tual”, ex­pli­ca el músico, quien aña­de que es­pe­ra que la gen­te lea lo que di­ce y no lo juz­gue de la for­ma en que su­ce­dió los pri­me­ros días tras la acu­sa­ción.

“Yo quie­ro que me crean..., y pue­do en­ten­der lo que ocu­rrió ha­ce un tiem­po. Es­ta­mos vi­vien­do una épo­ca de lin­cha­mien­tos vir­tua­les. ¿Por qué no ha­brían de creer­le en prin­ci­pio a quien de­nun­cia al­go tan ho­rro­ro­so co­mo las su­pues­tas gol­pi­zas que yo da­ba? Pe­ro es­te ca­so es dis­tin­to a otros que han apa­re­ci­do en el úl­ti­mo tiem­po. Acá no hay una fi­la de mu­je­res di­cien­do ser víc­ti­mas de mí, no hay más tes­ti­mo­nios que el de Va­len­ti­na y nun­ca he si­do vio­len­to con las mu­je­res ni con na­die. De he­cho, en to­do es­te tiem­po, en vez de sa­lir a ha­blar mal de Va­len­ti­na, sim­ple­men­te guar­dé si­len­cio y me de­fen­dí ex­clu­si­va­men­te an­te la jus­ti­cia, has­ta aho­ra, que to­do se aca­bó. La ma­dre de mi hi­jo, que es se­ca, mu­cho más exi­to­sa que yo, sa­lió a de­fen­der­me, por­que ella pre­sen­ció un epi­so­dio en que mi ex se gol­pea­ba, y ¿qué le pa­só? Tam­bién su­frió per­se­cu­ción, has­ta fue­ron a gri­tar­le a su casa y a la de mi hi­jo de cin­co años, al que ame­na­za­ron de muer­te en las re­des. Eso es un ex­ce­so”.

Cas­tal­di se po­ne la más­ca­ra de “El Muer­to” y po­sa. Es­tá es­pe­ran­za­do en po­der reha­bi­li­tar­se de las dro­gas y vol­ver a los es­ce­na­rios.

“Más que me ex­pul­sa­ran de “Los Te­tas”, que pue­do en­ten­der­lo por la pre­sión del mo­men­to, lo que más me do­lió fue que ellos nun­ca se preo­cu­pa­ron por mí. Éra­mos ami­gos y co­le­gas por más de 20 años. Un gru­po de funk ne­ce­si­ta hu­ma­ni­dad”.

“Hay al­go que ol­vi­da el fe­mi­nis­mo con sus fu­nas pú­bli­cas sin es­pe­rar pro­ce­sos. Yo me que­dé sin pe­ga, pe­ro un ni­ño de seis años se que­dó sin pen­sión y la ma­dre de él per­dió pe­gas por de­fen­der­me”.

¿Cree que ya ter­mi­na­do el pro­ce­so pe­nal no ha­brá más crí­ti­cas?

Ha­ce un par de me­ses in­gre­sé a un pro­gra­ma de reha­bi­li­ta­ción que re­quie­re aten­ción a tiem­po com­ple­to y un jui­cio no me iba a per­mi­tir ha­cer­lo. Ade­más, ocu­rrió que yo pre­sen­té una que­re­lla por de­nun­cia ca­lum­nio­sa por las men­ti­ras evi­den­tes y com­pro­ba­das de Va­len­ti­na en su acu­sa­ción, pre­sen­té prue­bas de esas men­ti­ras, por ejem­plo, para des­men­tir que ella hu­bie­ra con­vi­vi­do con­mi­go, ya que es­to no fue un ca­so de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar co­mo ella lo pin­tó. Sin em­bar­go, esa que­re­lla fue de­cla­ra­da inex­pli­ca­ble­men­te inad­mi­si­ble. Fren­te a eso du­dé de la po­si­bi­li­dad de que la jus­ti­cia hi­cie­ra su la­bor con in­de­pen­den­cia de la pre­sión so­cial. Tan con­tun­den­tes eran mis prue­bas de que no con­vi­vía­mos que la fis­ca­lía eliminó des­pués de eso la ca­li­fi­ca­ción de le­sio­nes en vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, por­que la con­vi­ven­cia no exis­tía. Ade­más, me pa­re­ce que la pre­gun­ta co­rrec­ta es otra, ha­bría que pre­gun­tar­le a la fis­ca­lía por qué no lle­vó el ca­so a jui­cio oral y la res­pues­ta es por­que no te­nían un ca­so”.

¿Có­mo man­tie­ne a su hi­jo?

Es­toy ven­dien­do al­gu­nas co­sas y en la co­mu­ni­dad edi­fi­cio don­de es­toy alle­ga­do (mi­ra a su ma­má) me pa­gan 100 lu­cas ($ 100.000) men­sua­les por sa­car la ba­su­ra y ba­rrer los pa­si­llos tres ve­ces por se­ma­na. Al­go es al­go. Hay co­sas que, bueno, no ten­dría para qué con­tar, pe­ro ya que he­mos ge­ne­ra­do es­ta con­ver­sa­ción hay al­go que ol­vi­da el fe­mi­nis­mo con sus fu­nas pú­bli­cas sin es­pe­rar los pro­ce­sos. Yo me que­dé sin pe­ga, pe­ro un ni­ño de seis años se que­dó sin ma­nu­ten­ción. Y eso que no voy a en­trar en de­ta­lles en pe­gas que la ma­dre de él per­dió por de­cir la ver­dad. Sa­lir a de­fen­der­me. Pe­ro bueno... yo es­toy po­si­ti­vo. “El Muer­to” lo es­tá.

Cas­tal­di tie­ne lis­to un dis­co que se­rá pro­du­ci­do por el fran­cés Box De­la­men­te. El músico afir­ma que co­men­za­rá una nue­va eta­pa de so­lis­ta y no sa­be si “Tea Ti­me” po­drá vol­ver al­gu­na vez. Lo que sí es­tá se­gu­ro era que te­nía que “mo­rir” para “re­na­cer”.

Sue­na el te­lé­fono de Cas­tal­di. Ami­gos lo lla­man para fe­li­ci­tar­lo por el tér­mino del ca­so ju­di­cial. In­gre­sa un men­sa­je de voz en su ce­lu­lar. Lo abre y un re­pre­sen­tan­tes de “Co­ro­na de Oro”, de Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, le ofre­ce, aho­ra que pue­de via­jar, fi­nan­ciar­le shows y gi­ras en Es­ta­dos Uni­dos.

“La ma­la cue­va... es­toy en rehab, pe­ro ‘El Muer­to’ es la tran­si­ción de es­ta épo­ca, la lá­pi­da, pe­ro yo creo que con es­to Tea Ti­me tie­ne chan­ces de re­vi­vir”, son­ríe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.