Los in­for­mes mul­ti­pli­ca­dos de los think tanks

La Tercera - Reportajes - - PORTADA -

El re­gla­men­to ya no es el mis­mo. Des­de sep­tiem­bre del año pa­sa­do, des­pués de que se su­pie­ra lo de las co­pias y los pla­gios, la Cá­ma­ra de Dipu­tados obli­ga a sus in­te­gran­tes a ha­cer al­go que nun­ca an­tes ha­bían he­cho: pu­bli­car en la web los in­for­mes ori­gi­na­dos en ase­so­rías ex­ter­nas. Por eso, el dipu­tado Jor­ge Ales­san­dri (UDI), el pri­me­ro en la lis­ta, tie­ne ahí re­gis­tra­das tres ase­so­rías dis­tin­tas, to­das a car­go de la Fun­da­ción Jai­me Guz­mán ( FJG). Dos de ellas lle­van el mis­mo nom­bre: “Re­su­men a la sa­la”. Si se re­vi­sa el pri­me­ro, de abril de 2018, es un de­ta­lla­do aná­li­sis téc­ni­co-po­lí­ti­co de 81 pá­gi­nas so­bre los prin­ci­pa­les pro­yec­tos de ley que se tra­mi­ta­rían ese mes. In­clu­ye, in­clu­so, una re­co­men­da­ción so­bre có­mo vo­tar ca­da uno de ellos. Apro­bar o re­cha­zar. Pa­gó por ese re­por­te me­dio mi­llón de pe­sos.

Lo mis­mo pa­ga­ron por el mis­mo in­for­me otros 22 par­la­men­ta­rios UDI. Si bien esos do­cu­men­tos en par­ti­cu­lar no son ob­je­to de cues­tio­na­mien­to, pues son de aho­ra, de es­te año, y no del pe­río­do que es­tán re­vi­san­do fis­ca­les y po­li­cías, co­rres­pon­den a un ser­vi­cio que la FJG pres­ta al me­nos des­de 2012 a to­dos los dipu­tados de la ban­ca­da gre­mia­lis­ta. Es una es­pe­cie de pa­que­te: una sus­crip­ción al ser­vi­cio de re­sú­me­nes que el cen­tro de es­tu­dios les en­tre­ga semanal, men­sual o bi­men­sual­men­te, y que se su­man a los con­tra­tos so­li­ci­ta­dos por ca­da le­gis­la­dor por ase­so­rías en ma­te­rias es­pe­cí­fi­cas. Esos re­sú­me­nes con­sig­na­dos en el pe­río­do 2012-2016 sí es­tán ba­jo la lu­pa del fis­cal Gue­rra. De los más de $ 1.187 mi­llo­nes fac­tu­ra­dos du­ran­te esos cin­co años por el prin­ci­pal think tank vin­cu­la­do a la UDI, ca­si un ter­cio se ge­ne­ró a par­tir de esos “re­sú­me­nes a la sa­la”.

En la re­vi­sión de los an­te­ce­den­tes en­tre­ga­dos por la Cá­ma­ra y por los pro­pios cen­tros de es­tu­dios re­la­cio­na­dos a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, el per­se­cu­tor ha iden­ti­fi­ca­do có­mo es­tos ge­ne­ran no so­lo ase­so­rías pun­tua­les a pe­ti­ción de ca­da par­la­men­ta­rio, se­gún los te­mas que ten­gan que ver en sus res­pec­ti­vas co­mi­sio­nes o en sa­la. Tam­bién ar­man re-

Los re­por­tes pe­rió­di­cos y ge­né­ri­cos que los cen­tros de es­tu­dios ven­den una y otra vez, con­vir­tien­do esa prác­ti­ca en una vía pa­ra ase­gu­rar un flu­jo cons­tan­te de di­ne­ro, es uno de los prin­ci­pa­les fo­cos que hoy in­ves­ti­ga Gue­rra.

por­tes pe­rió­di­cos y ge­né­ri­cos que ven­den una y otra vez, con­vir­tien­do esa prác­ti­ca en una vía pa­ra ase­gu­rar un flu­jo cons­tan­te de di­ne­ro ha­cia esas ins­ti­tu­cio­nes. Ese es uno de los prin­ci­pa­les fo­cos que hoy in­ves­ti­ga Gue­rra.

No se cues­tio­na la exis­ten­cia o ido­nei­dad de esos in­for­mes, sino la du­pli­ca­ción de los pa­gos. Al­go que en los re­gis­tros apa­re­ce ha­cien­do de un co­mien­zo la FJG.

An­tes de sus “re­sú­me­nes a la sa­la”, en 2011, los in­for­mes eran es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da co­mi­sión de la Cá­ma­ra. Pe­ro el ser­vi­cio no era gru­pal, sino que se co­bra­ba a ca­da dipu­tado UDI que par­ti­ci­pa­ba en las ins­tan­cias: las ase­so­rías se pa­ga­ron tres ve­ces en las co­mi­sio­nes de Mi­ne­ría, Sa­lud, Agri­cul­tu­ra y Tra­ba­jo; cua­tro en la de Cons­ti­tu­ción, y seis en la de Edu­ca­ción.

Pe­ro lo mis­mo ha­cen las otras ban­ca­das. Por ejem­plo, es­tá lo que ocu­rre con el Par­ti­do Co­mu­nis­ta (PC) y el Ins­ti­tu­to de Cien­cias Ale­jan­dro Lips­chutz ( Ical). Con los $ 426 mi­llo­nes que le tras­pa­sa­ron en­tre 2011 y 2016 por con­cep­to de ase­so­rías ex­ter­nas, el ins­ti­tu­to fue du­ran­te ese pe­río­do el cuar­to ma­yor pro­vee­dor de ese ti­po de ser­vi­cios en la Cá­ma­ra Ba­ja. Gran par­te de las pres­ta­cio­nes en­tre­ga­das fue­ron los lla­ma­dos “bo­le­ti­nes dia­rios de pro­yec­tos de ley en sa­la”, a los que es­ta­ban sus­cri­tos to­dos los par­la­men­ta­rios co­mu­nis­tas. El mis­mo bo­le­tín pa­ra ca­da uno de ellos. Pa­ga­ban anual­men­te en­tre cua­tro y 18 mi­llo­nes de pe­sos, que se su­ma­ban a los otros in­for­mes que ca­da cual so­li­ci­ta­ba por te­mas es­pe­cí­fi­cos.

El Ins­ti­tu­to Li­ber­tad, li­ga­do a Re­no­va­ción Na­cio­nal (RN), ven­día en 2011 a ca­da dipu­tado de ese par­ti­do un mis­mo in­for­me men­sual so­bre pro­yec­tos de ley en tra­mi­ta­ción. Los en­tre­ga­ba por una sus­crip­ción anual de $ 2,2 mi­llo­nes. En­tre to­dos pa­ga­ron ese año po­co más de $ 34 mi­llo­nes. El mis­mo monto y por el mis­mo ser­vi­cio pa­gó la ban­ca­da RN, aun­que en su ca­so in­cluía otros ser­vi­cios le­gis­la­ti­vos anexos, co­mo la ela­bo­ra­ción de pro­yec­tos e in­di­ca­cio­nes y su se­gui­mien­to. Des­pués de ese año, el ins­ti­tu­to de­jó esos in­for­mes men­sua­les y se en­fo­có úni­ca­men­te en es­tu­dios en­car­ga­dos por ma­te­rias es­pe­cí­fi­cas.

En la De­mo­cra­cia Cris­tia­na (DC) tie­nen al Cen­tro de Es­tu­dio y Ges­tión Am­bien­tal pa­ra el De­sa­rro­llo (Ce­ga­des). Son 31 las ase­so­rías que le pres­tó a una de­ce­na de par­la­men­ta­rios y a la ban­ca­da del par­ti­do. Sus prin­ci­pa­les pro­duc­tos: la agen­da pú­bli­ca y el in­for­me po­lí­ti­co le­gis­la­ti­vo, am­bos de ca­rác­ter men­sual, por las que ca­da uno pa­ga­ba anual­men­te en­tre dos y 13 mi­llo­nes de pe­sos.

Tam­bién pa­sa con el Par­ti­do So­cia­lis­ta ( PS) y su cen­tro, el Ins­ti­tu­to Igual­dad, el se­gun­do ma­yor pro­vee­dor en tér­mi­nos de fac­tu­ra­ción, aun­que no en can­ti­dad de ase­so­rías. Con ape­nas 62 con­tra­ta­cio­nes, en­tre 2011 y 2016 per­ci­bió in­gre­sos por más de $ 545 mi­llo­nes des­de la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Has­ta 2013, so­lo le ven­día al co­mi­té de par­la­men­ta­rios so­cia­lis­tas, que fun­cio­na­ban co­mo una cen­tral que re­par­tía a los miem­bros de la ban­ca­da los do­cu­men­tos que sur­gían del con­tra­to que lle­va­ba por glo­sa “Ela­bo­ra­ción de mi­nu­tas, in­for­mes y ase­so­ría so­bre ma­te­rias le­gis­la­ti­vas u otras análo­gas pa­ra asis­tir la la­bor par­la­men­ta­ria”. Pe­ro en 2014, ca­da uno em­pe­zó a pa­gar por ese ser­vi­cio, por lo que los in­gre­sos del ins­ti­tu­to pro­duc­to de ase­so­rías se quin­tu­pli­ca­ron.

Por to­do eso es que ha­ce unas se­ma­nas, fun­cio­na­rios de la Bri­ga­da de De­li­tos Fun­cio­na­rios de la PDI (Bri­def), man­da­ta­dos por Gue­rra, lle­ga­ron a las ofi­ci­nas de los dis­tin­tos cen­tros de es­tu­dio. No fue­ron alla­na­mien­tos, sino acer­ca­mien­tos pa­ra so­li­ci­tar to­da la do­cu­men­ta­ción que tu­vie­ran en su po­der y les sir­vie­ra de res­pal­do a los tra­ba­jos con­tra­ta­dos por la Cá­ma­ra. Des­de en­ton­ces que han co­men­za­do un tra­ba­jo de re­cu­pe­ra­ción de ca­da uno de los in­for­mes, los con­tra­tos y la in­for­ma­ción con­ta­ble que res­pal­da la rea­li­za­ción de su tra­ba­jo.

Si bien re­co­no­cen que es una de sus prin­ci­pa­les vías de fi­nan­cia­mien­to, des­de los cen­tros de es­tu­dios des­car­tan cual­quier ti­po de irre­gu­la­ri­dad y ase­gu­ran ope­rar den­tro de los mar­cos le­ga­les. En la FJG, su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Jor­ge Ja­ra­que­ma­da, di­ce que co­bra por se­pa­ra­do a ca­da par­la­men­ta­rio UDI los re­sú­me­nes de la sa­la co­mo una for­ma de pro­rra­tear en­tre to­dos el al­to va­lor de su tra­ba­jo. “Es lo que cues­ta man­te­ner al equi­po de 11 abo­ga­dos es­tu­dian­do los cer­ca de 20 o 40 pro­yec­tos de ley que ca­da mes se ana­li­zan en el Con­gre­so”, di­ce.

La mis­ma ló­gi­ca se­ña­lan en el Ins­ti­tu­to Igual­dad, don­de ase­gu­ran que la ban­ca­da PS de­ci­dió prio­ri­zar sus ase­so­rías des­de 2014, cuan­do au­men­ta­ron su equi­po de ase­so­res de tres a 13 fun­cio­na­rios, mu­chos de ellos con de­di­ca­ción ex­clu­si­va. Di­cen que si bien re­par­ten la mis­ma mi­nu­ta a to­dos y que se fi­nan­cian me­dian­te el fon­do que apor­tan en­tre to­dos, su tra­ba­jo va mu­cho más allá: in­clu­ye, ade­más de los in­for­mes, la asis­ten­cia a co­mi­sio­nes, el apo­yo en reunio­nes con mi­nis­te­rios y otros or­ga­nis­mos pú­bli­cos y el apo­yo en te­rreno a los dipu­tados que lo re­quie­ran. Cuen­tan, ade­más, que lle­van se­ma­nas re­vi­san­do sus bodegas y ar­chi­va­do­res y jun­tan­do to­da la in­for­ma­ción de res­pal­do. Y que ya tie­nen 20 car­pe­tas con más de 3.000 do­cu­men­tos que pron­to en­tre­ga­rán a la fis­ca­lía.

En los cen­tros de es­tu­dios ex­pli­can que -por ejem­plo­co­bran por se­pa­ra­do a ca­da par­la­men­ta­rio los re­sú­me­nes de la sa­la, por­que es lo que cues­ta man­te­ner al equi­po de abo­ga­dos que ela­bo­ra esos tex­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.